Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Cómo la aristocracia anglo-veneciana convirtió a la humanidad en una logia masónica

Los masones pertenecen al Tercer Estado y son meros instrumentos de las verdaderas élites —ya que los sacerdotes y la aristocracia tienen sus propias órdenes especiales y uniones secretas. El 24 de junio de 1717, en una taberna llamada The Goose and Giridon, representantes de las logias masónicas inglesas crearon la Gran Logia de Inglaterra que definió la historia de la masonería especulativa moderna y el rumbo de desarrollo del Occidente moderno, que es masónico. En el siglo XX, casi todos los planes de la masonería especulativa se inculcaron en la sociedad abierta: la ciencia materialista, el Estado laico y la sociedad civil se han convertido en principios y normas para prácticamente toda la humanidad, que se ha convertido gradualmente en una logia masónica. Por lo que quienes se hacen llamar masones hoy en día son rudimentos atávicos o payasos y no tienen más razón de existir, pues su programa histórico se ha cumplido a escala planetaria. Es sólo cuestión de tiempo antes de que el último paso del programa masónico se convierta en realidad —el establecimiento de una dictadura mundial del Gobierno Mundial—, a menos que el paradigma que se le opone sea capaz de impedirlo.

 

Cómo la aristocracia anglo-veneciana convirtió a la humanidad en una logia masónica

Las tabernas, posadas y cafés desempeñaron un papel importante en la expansión de la masonería en las Islas Británicas. La primera Gran Logia de Inglaterra de francmasones especulativos se estableció en una taberna llamada The Goose and Giridon, en St Paul’s Churchyard, Londres. Era junio de 1717 y, durante las seis décadas siguientes, la Gran Logia siguió reuniéndose en establecimientos similares de Londres y sus alrededores. No fue hasta 1775 cuando se erigió el Freemasons Hall original en Great Queen Street, Londres (1).

 

Por Alexander Dugin

 

El 24 de junio de 1717, representantes de las logias masónicas inglesas crearon la Gran Logia de Inglaterra. A partir de ese día se traza la historia de la masonería moderna.

Cabe señalar que la corporación de los albañiles (“francmasón”, “le maçon” en francés significa “trabajador de la cantería”, “constructor”) eran conocidos en la Edad Media, así como representantes de otras profesiones, unidos en corporaciones cerradas – los talleres. Estas corporaciones eran secretas y sólo se podía acceder a ellas superando una iniciación especial.

 

Daniel Estulin: La organización criminal de la masonería a partir de sus documentos

 

Además de los propios albañiles, había logias secretas de zapateros, pintores, fundidores, bodegueros, sopladores de vidrio e incluso carroñeros y mendigos. A veces se les denominaba con el término genérico de “compagnonage”, “le compagnonage”.

Cada profesión tenía sus propios rituales y símbolos, que en la mayoría de los casos se remontan a la historia bíblica, pero a menudo en su versión apócrifa. Además, era fácil encontrar simbología precristiana por doquier.

La principal característica de masones y compañeros era su pertenencia al Tercer Estado. Los sacerdotes y la aristocracia tenían sus propias órdenes especiales y uniones secretas. Al mismo tiempo, las corporaciones medievales de artesanos, que vivían sobre todo en las ciudades, se diferenciaban también de las comunidades campesinas, que en esta época también se unían a veces en grupos místicos con sus leyendas, símbolos, ritos y doctrinas.

El 24 de junio de 1717 se reformó la antigua masonería, antes llamada “masonería operativa”, es decir, asociada a una profesión concreta: la construcción de templos, castillos y palacios. Ahora pasaba a ser “especulativa”. A partir de entonces, todos los ritos se consideraron alegorías, y los secretos de la artesanía, metáforas místicas. Pero incluso en este estado la Masonería conservó lo principal – la orientación hacia el Tercer Estado, el Tiers -État.

Así se convirtió en la vanguardia de la nueva clase capitalista, precipitándose al poder. Entre las logias masónicas había tanto moderadas como bastante radicales. Por ejemplo, los Illuminati bávaros o las logias masónicas francesas responsables de la gran revolución francesa y del terror sangriento asociado a ella.

Esta masonería revolucionaria radical rechazaba a Dios y se convirtió en el principal enemigo ideológico y político de todo el orden tradicional en Europa. El Tercer Estado bajo la dirección y guía masónica destruyó la Iglesia, derrocó la Monarquía y esclavizó aún más a los campesinos. La ciencia materialista de los Enciclopedistas, toda ella directamente relacionada con la masonería e inspirada por ella, sustituyó al sublime idealismo de la Edad Media cristiana.

La verdadera Europa libró una batalla desesperada en la Vendée, donde el sacerdocio, la aristocracia leal al monarca y el campesinado -las tres funciones clásicas de la sociedad indoeuropea (según G.Dumezil)- se unieron contra el sangriento terrorismo masónico, vanguardia de la civilización materialista liberal-capitalista, que avanzaba sobre Europa. Y, al final, la conquistó.

El Occidente moderno ha seguido el camino masónico de desarrollo.

En el siglo XX, casi todos los planes de la masonería especulativa llegaron a buen puerto. Las propias logias, con sus rituales arcaicos, su moralismo y su simbolismo, quedaron en adelante obsoletas. Pero la ideología masónica del progreso, la evolución, los derechos humanos, la ciencia materialista, el Estado laico y la sociedad civil se han convertido en principios y normas para prácticamente toda la humanidad.

Las ideas que originalmente se originaron en talleres masónicos secretos ahora se inculcan abiertamente en las mentes de los escolares y definen la agenda de la política científica y cultural.

Y no es casualidad que casi todos los presidentes de Estados Unidos, empezando por el primero, George Washington, fueran activistas de la masonería anglosajona y ocuparan puestos de liderazgo en ella.

Hoy en día, los que se hacen llamar masones (y los hay) son rudimentos atávicos o payasos. No tienen más razón de existir. Su programa histórico se cumple a escala planetaria:

Toda la humanidad se ha convertido gradualmente en una logia masónica.

Es sólo cuestión de tiempo antes de que el último paso del programa masónico se convierta en realidad: el establecimiento de una dictadura mundial del Gobierno Mundial.

Pero vemos ciertos obstáculos en el camino. Y espero que sepas lo que quiero decir.

Nosotros somos este obstáculo. Tú y yo.

La nueva raza venidera – la raza del Despertar.

 

Cesáreo Jarabo: La masonería como instrumento de la aristocracia británica para operar los procesos separatistas en América

 

Notas a pie de página

1. Leonardo Monno Anglisani, en Tretraktys: Inns, innkeepers and freemasonry.

Fuente:

Alexander Dugin, en Paideuma: La humanidad es una Logia. 30 de junio de 2021.

Contenidos

La transferencia de bienes y poder de los reinos soberanos europeos a órdenes internacionales ocultistas a partir del siglo XII de nuestra era revela...

Geopolítica

La marea descendente del orden unipolar ultraglobalista está dando paso a una creciente e inevitable multipolaridad. El dragón del globalismo está herido de muerte....

Contenidos

Mientras los laboristas se niegan a sumarse a los llamamientos en favor de un alto el fuego en Gaza, Declassified UK ha revelado cómo...

Contenidos

En el siglo XX, el antropólogo Franz Boas, a menudo apodado el “padre de la antropología moderna”, introdujo la noción de relativismo cultural (que...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram