Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Cómo agentes de la inteligencia británica ayudaron a divulgar la farsa de los ‘ataques con armas químicas sirias’ para impulsar la guerra sucia contra Siria

La versión original de este artículo en inglés, con imágenes y enlaces, puede consultarse en The Grayzone.

 

 

Por Klit Karenberg

Mientras los medios de comunicación occidentales encubren sus problemas de credibilidad, estos pseudoexpertos y espías han contribuido a impulsar la guerra sucia contra Siria.

Un ajustado elenco de personajes ha tratado de desestabilizar al gobierno sirio convenciendo a los sirios, a los ciudadanos occidentales, a los Estados extranjeros y a los organismos internacionales de que el Ejército Sirio Libre, respaldado por la CIA, es una alternativa legítima y “moderada”, al tiempo que inunda las noticias de todo el mundo con propaganda de la oposición.

Sus actores clave también han desempeñado un papel central en los engaños de alto perfil sobre las armas químicas, participando en la puesta en escena de los ataques, generando cobertura mediática, orquestando investigaciones oficiales e incluso acciones legales, todo ello con el claro objetivo de cultivar el apoyo occidental al cambio de régimen.

A pesar de enfrentarse a una investigación oficial por prácticas corruptas y de haber sido expuestos por graves problemas de credibilidad, estos personajes han sido tratados con adulación por unos medios de comunicación occidentales que parecen tan comprometidos con la desestabilización de Siria como ellos.

Uno de los más destacados entre este grupo de autoproclamados expertos es el supuesto especialista en armas químicas Hamish de Bretton-Gordon. Anteriormente comandante del Regimiento QBRN del Reino Unido y del Batallón QBRN de Reacción Rápida de la OTAN, sus despliegues anteriores han incluido estancias en Afganistán, Bosnia, Chipre, Kosovo e Irak.

Hace tiempo, el perfil de Twitter de Bretton Gordon lo identificaba como miembro de la 77ª Brigada, la tenebrosa división de guerra psicológica del ejército británico, que mantiene una amplia milicia de cuentas reales, falsas y automatizadas en las redes sociales que despliega para difundir propaganda en apoyo de los objetivos del Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido, y desacreditar a los críticos del gobierno.

 

hamish-dbg

 

De forma escalofriante, la doctrina oficial del Ejército afirma que la Brigada es “notablemente” clave en la supuesta “zona gris entre la paz y la guerra” que informa el pensamiento militar del Reino Unido en el siglo XXI. La designación fue eliminada de la cuenta de Twitter de de Bretton-Gordon después de que este periodista llamara la atención sobre ella.

En los medios de comunicación británicos, de Bretton-Gordon es presentado como un galante héroe de los derechos humanos responsable de “formar a los médicos locales en el tratamiento de los ataques con gas y de arriesgar su vida en los campos de batalla, para convencer a los líderes mundiales de que se tomen en serio las amenazas”.

Un elogioso perfil del Times de Londres presenta una foto de de Bretton- Gordon posando junto a un trofeo de caza y un bar bien surtido en su elegante casa de campo, vestido con una chaqueta de fumar de color camuflaje del desierto. El artículo comienza con el siguiente pasaje: “Bajo la luz estrellada y humeante de la noche del desierto, un joven capitán de tanque esperaba su momento de guerra. Era un hombre romántico y era su primer conflicto”.

 

Del perfil de Hamish de Bretton-Gordon en el Times of London del 5 de septiembre de 2020

Del perfil de Hamish de Bretton-Gordon en el Times of London del 5 de septiembre de 2020.

 

Detrás del aura legendaria que han creado los medios de comunicación británicos, persisten los interrogantes sobre el trabajo de campo de de Bretton-Gordon. A menudo se le menciona como fundador o director de Doctors Under Fire, una ONG o grupo humanitario. Sin embargo, ninguna operación con ese nombre está registrada como entidad comercial o benéfica en el Reino Unido, o aparentemente en cualquier otra parte del mundo – evidentemente, ningún periodista de la corriente principal lo ha comprobado. También ha sido alabado por su recogida de muestras de suelo en Siria, realizada a través de otra organización sospechosa que fundó en Alepo llamada CBRN Taskforce.

La cuestión vital de cómo y por qué de Bretton-Gordon llegó a participar en una actividad tan peligrosa y delicada ha quedado sin explorar. Se trata de un fallo extraordinario por parte de los medios de comunicación, dado que el trabajo requeriría necesariamente que operara en zonas ocupadas por insurgentes salafistas yihadistas. También habría colaborado potencialmente con estos elementos, o al menos habría estado muy cerca de ellos, que tienen todas las razones para acusar falsamente al gobierno sirio del uso de armas químicas.

Además, hay fuertes indicios de que las actividades de de Bretton Gordon se llevaron a cabo en apoyo explícito del cambio de régimen, y en nombre de al menos un Estado beligerante participante en el conflicto sirio.

 

Señales de una fuerte edición

En un artículo de opinión publicado en abril de 2015 en The Guardian, de Bretton-Gordon reveló que sus actividades de recogida de muestras comenzaron dos años antes. Los informes de los medios de comunicación contemporáneos se refieren a que el servicio de inteligencia extranjera del Reino Unido MI6 llevó a cabo operaciones para sacar de forma encubierta muestras de suelo de Siria para su análisis en Porton Down precisamente en ese momento, lo que sugiere claramente su participación en el plan.

Un artículo de 2016 también lo caracteriza como “antiguo espía”, una designación única que no aparece en ninguna biografía en línea de de Bretton Gordon ni en otras noticias que lo mencionan.

Un informe sobre el programa del MI6 citaba a una “alta fuente occidental” anónima, que sugería que un objetivo de estas operaciones era fomentar la intervención de Estados Unidos.

“El MI6 desempeñó el papel principal, pero los militares estadounidenses quieren más pruebas antes de aceptar que Assad ha cruzado la línea en el uso de armas químicas. La cuestión es qué va a hacer ahora Occidente. Si nadie reacciona, no tenía mucho sentido realizar las pruebas”, dijeron.

En consecuencia, algunas de estas muestras fueron entregadas directamente a Washington. En abril de 2015, las pruebas que de Bretton-Gordon recogió de un supuesto ataque con cloro en Sarmin (Siria) fueron presentadas al Consejo de Seguridad de la ONU por Samantha Power, entonces embajadora de Estados Unidos ante el organismo y una de las más notorias intervencionistas del gobierno.

En septiembre de 2016, de Bretton-Gordon se dirigió al ya desaparecido Grupo de Amigos de Siria del Parlamento británico. En sus comentarios, se jactó de cómo la documentación relativa a un presunto ataque con bombas de barril del 21 de abril de 2014 en la ciudad siria de Talmenes que CBRN Taskforce suministró a una investigación del Mecanismo Conjunto de Investigación (JIM) de la OPAQ y la ONU dio lugar a que ambos anunciaran que poseían “pruebas concluyentes” de que las fuerzas gubernamentales estaban detrás del ataque.

El informe del JIM sobre el incidente de Talmenes efectivamente hizo esa acusación. Sin embargo, también indicaba que el material presentado por el CBRN Taskforce mostraba signos inequívocos de falsificación. En total, un testigo anónimo relacionado con la organización proporcionó al JIM testimonios, 42 vídeos de supuestos lugares de impacto y muestras de suelo. Los resultados, según el informe, fueron publicados por el conservador Daily Telegraph en un artículo que presentaba a de Bretton Gordon como un valiente investigador.

Aunque el JIM no dependió finalmente de las muestras suministradas por el CBRN, los vídeos se convirtieron en una fuente de pruebas clave. Sin embargo, los vídeos relacionados con el primer emplazamiento, el “lugar nº 1”, no pasaron la prueba.

Dos vídeos mostraban a un individuo midiendo un cráter de tres metros de ancho y un metro de profundidad en un patio trasero, sin que fueran visibles los restos de la bomba. El examen del JIM concluyó que no mostraban las consecuencias de un impacto de una bomba de barril, y que, en cambio, el pozo presentado había sido causado “probablemente” por un pequeño explosivo (“equivalente al TNT”) enterrado en el suelo.

Otro vídeo del mismo cráter, difundido por medios de comunicación “locales”, mostraba la cubierta exterior dañada de un barril bomba junto al citado cráter, con cadáveres de animales esparcidos por los alrededores. El examen de los expertos del clip reforzó la decisión del JIM de que no se había producido ningún ataque con barriles bomba. De hecho, se dijo que los cuerpos de los animales estaban “limpios e intactos”, por lo que era “altamente improbable” que estuvieran cerca de lo que realmente causó el cráter al explotar. Además, el análisis de los metadatos del vídeo reveló que había sido creado un día antes del supuesto incidente, y otro clip que mostraba el mismo patio fue descartado debido a “signos de fuerte edición”.

Como resultado de estas “incoherencias”, el lugar nº 1 fue excluido por completo de la investigación del JIM. No está claro por qué no se descartaron automáticamente todas las demás presentaciones del Grupo Especial QBRN.

Además, sigue siendo un enigma muy inquietante cómo se ha permitido que una persona u organización que ha suministrado material probadamente fraudulento haya desempeñado algún tipo de papel en las múltiples investigaciones de los organismos internacionales sobre los supuestos ataques con armas químicas en Siria desde entonces.

 

El periodismo ciudadano y los salvadores civiles, hechos por el Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido

La referencia del informe a que los medios de comunicación “locales” -o de la oposición- han difundido uno de los vídeos falsos suministrados por el Grupo de Trabajo de Bretton Gordon también resulta llamativa si se tiene en cuenta que la inteligencia británica bien podría haber creado el medio de comunicación, además de ayudar a maquetar los clips.

Los archivos internos del Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido publicados por el colectivo de hacktivistas autoproclamados Anonymous en septiembre de 2020 revelan que ARK, una oscura “consultoría de transformación y estabilización de conflictos” dirigida por el probable agente del MI6 Alistair Harris, entrenó y equipó a cientos de periodistas ciudadanos en Siria durante muchos años.

 

Los Cinco Ojos: La red global de espionaje del imperio británico que nos controla a todos

 

Los “activistas” fueron instruidos en “manejo de la cámara, iluminación, sonido, entrevistas, filmación de un reportaje”, técnicas de postproducción que incluían “edición y software de vídeo y sonido, voz en off, redacción de guiones” y “diseño y software de gráficos y animación en 2D y 3D”.

Los estudiantes de ARK recibieron incluso instrucciones sobre la teoría práctica de la propaganda, a saber, “identificación del público objetivo, técnicas cualitativas y cuantitativas, análisis y seguimiento de los medios de comunicación y de la narrativa de los medios de comunicación”, “identificación/comprensión del comportamiento”, “planificación de campañas”, “comportamiento, cambio de comportamiento y cómo las comunicaciones pueden influir en él [énfasis añadido]”, y mucho más.

El contenido que crearon estos “colaboradores” se difundió a través de “la televisión, la radio FM, los medios sociales [plataformas] y el material impreso [incluyendo] carteles, revistas y cómics” establecidos por ARK, con el fin de “promover la oposición moderada” dentro y fuera del país.

La empresa declaró que “con frecuencia dirige y pone en contacto a periodistas internacionales” -que trabajan para la BBC, CNN, Guardian, New York Times y Reuters, entre otros- “con figuras de la oposición apropiadas”. A su vez, ARK fue “contactada regularmente” por el Consejo Nacional Sirio de la oposición para “asesoramiento sobre el manejo de los medios de comunicación”, incluso a raíz del muy sospechoso ataque químico de agosto de 2013 en Ghouta.

La creación más conocida de ARK fue el supuesto grupo de rescate conocido como los Cascos Blancos. El contratista encabezó una “campaña de comunicación centrada en el ámbito internacional, diseñada para aumentar la conciencia mundial” de los supuestos socorristas y “mantener a Siria en las noticias” durante varios años.

Esto fue antes de que la gestión del esfuerzo fuera entregada a Mayday Rescue, la creación del difunto mercenario británico James Le Mesurier, un ex empleado de ARK que aparentemente se suicidó en 2019 en medio de una investigación de corrupción por parte de los donantes estatales sobre la contabilidad de los Cascos Blancos.

La tercera esposa de Le Mesurier, Emma Winberg, también estuvo muy involucrada en las operaciones de guerra de información de Whitehall en Siria a través de una empresa llamada Innovative Communications and Strategy (Incostrat). Fundó la empresa en 2014 junto con el veterano de la inteligencia militar Paul Tilley, ex director de comunicaciones estratégicas del Ministerio de Defensa del Reino Unido para Oriente Medio y el Norte de África, quien, al igual que Le Mesurier, había asistido a la Academia Militar de élite de Sandhurst.

En la misma línea que ARK, la empresa produjo una hábil propaganda que promovía a los grupos extremistas como alternativas creíbles al gobierno sirio, al tiempo que encubría los actos de barbarie que se convirtieron en su tarjeta de presentación en las zonas que ocupaban. Una de esas entidades yihadistas puede haber sido el fundamentalista Jaysh Al-Islam (el Ejército del Islam), respaldado por Arabia Saudí, que trabajó estrechamente con los Cascos Blancos en las zonas que ocupó, incluida Douma en el momento del ahora famoso engaño de las armas químicas de abril de 2018.

No es una coincidencia que ARK, los Cascos Blancos, Le Mesurier, Mayday Rescue y de Bretton-Gordon jugaran cada uno un papel fundamental en la operación de propaganda que vendió el incidente de Douma al mundo – y el posterior sabotaje de la investigación de la OPAQ sobre lo sucedido.

 

Una contradicción irreconciliable

En marzo de 2019, la OPAQ emitió un informe final sobre Douma, en el que concluía que había “motivos razonables” para creer que se había producido un ataque con armas químicas, y que “el producto químico tóxico era probablemente cloro molecular.” Archivos filtrados han revelado que estas conclusiones eran explícitamente contrarias a las pruebas recogidas por los investigadores que realmente visitaron la ciudad, que apuntaban fuertemente a un incidente de falsa bandera.

Un consorcio de académicos con sede en el Reino Unido, llamado Grupo de Trabajo sobre Siria, Propaganda y Medios de Comunicación, ha documentado meticulosamente cómo la investigación fue “manipulada”. Según el Grupo de Trabajo, la OPAQ envió dos equipos, uno a Siria y otro a Turquía, y este último recogió muestras y entrevistó a testigos suministrados por los Cascos Blancos, todo lo cual sugería un ataque con armas químicas. El informe final se basó casi exclusivamente en estas pruebas amañadas.

También hubo fuertes indicios de que Len Phillips, un antiguo jefe de equipo de inspección de la OPAQ que se convirtió en freelance en abril de 2018, y del que se dice que se reunía frecuentemente con Le Mesurier, fue parte integral de la influencia en la investigación.

Antes de dejar la OPAQ, Phillips supervisó otras cuatro investigaciones sobre supuestos ataques con armas químicas en Siria entre 2015 y 2017, todas ellas muy dependientes de las pruebas aportadas por los Cascos Blancos. El Grupo de Trabajo encontró que al menos tres de las sondas excluyeron o ignoraron signos inequívocos de que los eventos habían sido escenificados.

En abril de 2019, Phillips registró una empresa en el Reino Unido, PHBG Consultants Ltd. Aunque figura como único director y accionista, el nombre de la empresa implica que hay otros involucrados.

Si el “PH” es Phillips, ¿es el BG de Bretton-Gordon?

La “naturaleza de la actividad” de la empresa es la “evaluación de riesgos y daños” en relación con “actividades de consultoría científica y técnica relacionadas con la ingeniería”.

El informe final de la OPAQ sobre Douma se refiere a “consultas con expertos en ingeniería”, que es seguramente la forma en que se resolvió el problema de que sus investigadores in situ encontraran que había una “mayor probabilidad” de que los cilindros que supuestamente se lanzaron desde helicópteros de la Fuerza Aérea Siria fueran “colocados manualmente… en lugar de ser entregados desde aviones”.

El informe final también se basó en consultas externas con expertos en toxicología para llegar a su conclusión de que se utilizó un arma química. Sin embargo, esos especialistas fueron incapaces de conciliar el problema de las fotos y vídeos difundidos por los Cascos Blancos de cadáveres, incluidos niños, que yacían apilados en un complejo de viviendas, echando espuma por la boca, claros signos de exposición a un agente nervioso, cuando no se encontró ninguno ni en Siria ni en Turquía.

Un proyecto de informe provisional suprimido sobre el incidente contenía una larga sección en la que se explicaba detalladamente por qué era inconcebible que las víctimas pudieran haber sido afectadas por el cloro, y cómo no se podía identificar ningún otro culpable químico alternativo. Esta contradicción se consideró tan notable, de hecho, que se mencionó repetidamente en el resumen inicial del documento de 116 páginas, descrito como una “incoherencia” que “no puede ser racionalizada”.

La apreciación reflejaba las opiniones de cuatro especialistas en armas químicas expresadas a los investigadores de la OPAQ en junio de 2018. El informe final no hace referencia a estos hallazgos, o a la reunión, concluyendo simplemente que “no era posible actualmente” vincular con precisión los síntomas con un “producto químico específico”, mientras que astutamente confunde las propiedades e indicadores altamente divergentes de sarín y cloro.

Los entusiastas del cambio de régimen han ofrecido una panoplia de explicaciones peculiares para la grave incongruencia en el corazón mismo del incidente de Douma.

Sin embargo, los informes de los principales medios de comunicación publicados inmediatamente después del suceso y antes de la llegada de los investigadores de la OPAQ a la ciudad muestran que los especialistas en armas químicas fueron al principio unánimes en declarar que las víctimas habían sido afectadas por un agente nervioso.

 

Podrían haber escapado

El 10 de abril, el veterano investigador de armas químicas Alastair Hay, entonces miembro de la junta de Educación y Divulgación de la OPAQ, y galardonado con el Premio de La Haya de la organización en 2015, rechazó enérgicamente la idea de que los cadáveres que aparecen en las imágenes suministradas por los Cascos Blancos pudieran haber sido afectados por el cloro, ya que sus síntomas eran “mucho, mucho más consistentes con la exposición al tipo de agente nervioso”.

“Son sólo cuerpos apilados… Hay un niño pequeño con espuma en la nariz y un niño con espuma en su [sic] boca. Las víctimas del cloro normalmente consiguen salir a algún lugar donde puedan recibir tratamiento”, dijo. “El agente nervioso mata de forma bastante instantánea… La gente ha muerto más o menos donde estaba cuando inhaló el agente. Simplemente han caído muertos”.

Un artículo posterior del Washington Post reforzaba el análisis de Hay, informando de que “expertos externos” habían llegado a la conclusión de que “la rapidez con la que murieron las víctimas sugería que se había utilizado un agente nervioso”, ya que “el cloro suele tardar más en actuar”. Sin embargo, ese mismo día, de Bretton-Gordon apareció en el Financial Times vendiendo una nueva teoría.

“La gran pregunta es si fue cloro o sarín. Me inclino por una mezcla de los dos”, afirmó. De Bretton-Gordon argumentó entonces que si Washington lanzaba posteriormente ataques aéreos contra Damasco -lo que ocurrió tres días después- sería “un indicio de evidencia irrefutable” de la culpabilidad del gobierno sirio en el ataque.

El 16 de abril, reiteró esta opinión al Daily Mail. El mismo artículo también citaba la firmeza de un operativo de los Cascos Blancos al descartar el cloro como agente responsable.

“El sarín lo respiras y te mata. Hubo muchos que murieron en las escaleras. Si fuera cloro, podrían haber escapado. Pero murieron después de dar unos pocos pasos”, dijeron.

 

Productor de BBC acepta que video de ataque de gas en Siria fue un montaje, Rusia pide enjuiciar a Cascos Blancos

 

Químicamente, una combinación de cloro y sarín no tiene sentido como arma, ya que los compuestos de cloro simplemente descompondrían el agente nervioso en el caso de que se almacenaran con éxito en el mismo contenedor.

Por supuesto, de Bretton-Gordon puede haber hablado por pura ignorancia. Tiene un extenso historial de afirmaciones poco científicas que acaparan titulares, incluyendo la advertencia de la amenaza potencial de que los yihadistas que regresan al Reino Unido desde Siria utilicen componentes de los frigoríficos domésticos para construir artefactos explosivos improvisados. También afirmó que los militares rusos podían emplear granadas de mano de novichok en los campos de batalla.

Otra interpretación puede ser que de Bretton-Gordon intentaba explicar la inminente e irresoluble desconexión entre los síntomas exhibidos por las víctimas de la supuesta huelga y los hallazgos químicos reales de la FFM. Dada la inevitable paradoja creada por esa enorme discrepancia, la resolución de este dilema era sin duda una preocupación suprema para todos los involucrados en la puesta en escena del evento.

Por otra parte, está la cuestión de si el propio de Bretton-Gordon había estado preparando muestras que contenían cloro y sarín. Las conclusiones de una investigación del Equipo de Investigación e Identificación (IIT) de la OPAQ sobre un presunto ataque químico en la ciudad siria de Saraqib en febrero de 2018 dejaron claro que alguien estaba cocinando pruebas de esta manera.

La investigación, que dictaminó que el gobierno sirio había lanzado “al menos” un cilindro que contenía cloro en la ciudad, dependía por completo de una investigación de la FFM de la OPAQ de mayo de 2018 sobre el incidente, que llegó a la misma conclusión.

El personal de la FFM no visitó realmente el lugar del supuesto ataque, y todas las muestras revisadas fueron proporcionadas por los Cascos Blancos. El informe del IIT afirma que contenían sustancias químicas relacionadas con el cloro y el sarín.

Sorprendentemente, el IIT registró que sería “difícil” llenar un cilindro con ambos productos químicos, por lo que exploró la cuestión de si la “contaminación cruzada” puede haber ocurrido durante el proceso de muestreo, “o en una etapa posterior en el manejo de las propias muestras”.

Sus conclusiones dejaban abierta la posibilidad de que “la contaminación se produjera antes del muestreo o después de que se tomaran las muestras, pero antes de que la OPAQ las asegurara en un embalaje sellado”. Sin embargo, “dado que la FFM no hizo conclusiones relacionadas con el uso de sarín en Saraqib… el IIT se abstuvo de seguir investigando este aspecto del incidente [énfasis añadido]”.

Desde cualquier punto de vista objetivo, el hecho de que el IIT no explorara esa tentadora pista constituyó un abandono absolutamente asombroso de sus obligaciones de investigación, lo que equivale a una ceguera deliberada en términos legales.

Otras áreas del informe subrayan igualmente la determinación de los inspectores de no oír nada malo, no ver nada malo y no hablar nada malo. Uno de los cilindros supuestamente implicados en el ataque fue excluido de la consideración del IIT, a pesar de los relatos “coherentes” de los testigos que indican que ambos fueron lanzados por un único helicóptero del Ejército Árabe Sirio, debido a la “falta de certeza” sobre si fue trasladado a un lugar “más alejado” del cráter que supuestamente creó “sin una explicación clara”.

No obstante, el IIT sostuvo que esta flagrante incongruencia no implicaba en modo alguno que el incidente fuera un montaje, razonando que si había sido orquestado por actores de la oposición, era “difícil de comprender” por qué el cilindro fue colocado y grabado en vídeo tan lejos del cráter que lo acompañaba, “creando así incertidumbres en cuanto a su importancia para este incidente”.

En otras palabras, si se tratara de una bandera falsa, los que la coreografiaron seguramente habrían hecho un mejor trabajo. La confianza de los inspectores en las “pruebas” recogidas por los Cascos Blancos es aún más cuestionable dado el protocolo de la OPAQ, que desde hace tiempo establece que la cadena de custodia de todas las pruebas físicas es “100% crítica”.

“La OPAQ nunca se involucraría en el análisis de muestras que nuestros propios inspectores no recogen en el campo, porque necesitamos mantener la cadena de custodia de las muestras desde el campo hasta el laboratorio para garantizar su integridad”, dijo un portavoz de la OPAQ en abril de 2013.

 

Listos para el juicio: Los guerreros de la información del Reino Unido pasan de la guerra a la guerra legal

El claro papel de la inteligencia británica en la falsificación de material ha influido enormemente en la cobertura mediática mundial. Como resultado, ha impulsado el apoyo público al cambio de régimen en todo Occidente, ha corrompido las investigaciones oficiales de los organismos internacionales y ha ayudado a desencadenar intervenciones militares destructivas.

Los mismos hallazgos falsos cocinados por los guerreros de la información del Reino Unido pueden ser utilizados en futuros juicios kangaroo de funcionarios sirios por crímenes de guerra, reforzando así la percepción de que la larga guerra sucia de Occidente contra Damasco fue una misión justa.

El cambio de objetivo de la guerra a la lawfare lo dejó claro Emma Winberg en junio de 2018, en un evento sobre el tema de “archivar atrocidades” organizado por el think tank no oficial de la OTAN en Washington, The Atlantic Council.

“Estamos en una fase del conflicto en la que tenemos que mirar hacia adelante y planificar la siguiente fase, en la que no se trata tanto de abogar por actuar en Siria, sino de cómo preservar mejor lo que tenemos, cómo capturar eso de la manera más significativa y efectiva, que ayude con la documentación y los procesos futuros”, dijo.

Sin embargo, estos esfuerzos se remontan al principio de la crisis. Los documentos filtrados revelan que en 2011, el contratista de inteligencia del Reino Unido, ARK, colaboró con una consultora en la sombra llamada Tsamota para “extraer documentación contemporánea de la zona de conflicto”, y así “[asegurar] que cuando el conflicto termine, la materia prima de un proceso de crímenes de guerra post-conflicto esté lista para ser juzgada, proporcionando a su vez una contribución clave para contar la verdad, la reconciliación y el futuro de Siria”.

 

Conozca a los sucesores ‘Violeta’ de los ‘Cascos Blancos’, la operación psicológica del MI6 en Siria

 

Para ello, un esfuerzo creado por Tsamota y llamado Comisión para la Justicia Internacional y la Rendición de Cuentas (CIJA) ha recogido miles de kilos de documentación de edificios gubernamentales abandonados en zonas del país ocupadas por la oposición. Tal y como documentó Grayzone en 2019, estas operaciones requirieron que CIJA se asegurara la protección y la asistencia de numerosas milicias islamistas activas en estas zonas, incluida la filial de Al Qaeda, Jabhat al Nusra.

Aunque la organización ha recibido decenas de millones de financiación de los gobiernos de Canadá, Dinamarca, Alemania, Países Bajos, Noruega, Reino Unido y Estados Unidos para sus esfuerzos, se han producido pocas acusaciones. Una rara excepción fue el juicio de abril de 2020 en Coblenza (Alemania), en el que dos antiguos oficiales de los servicios de seguridad sirios que desertaron en 2012, fueron procesados por tortura. Uno de ellos proporcionó voluntariamente a sus homólogos occidentales información sensible, mientras que el otro se convirtió en miembro de la delegación de la oposición.

Uno de los acusados ha sido declarado culpable de complicidad en crímenes contra la humanidad, y ha recibido una pena algo mísera de cuatro años y medio de prisión. Su condena dependía en gran medida de los documentos que registraban las reuniones y directivas de la “Célula Central de Gestión de Crisis”, creada por el gobierno sirio a finales de marzo de 2011 en respuesta al levantamiento.

En particular, los archivos registran que los ataques letales contra las fuerzas de seguridad sirias comenzaron casi inmediatamente después de que se iniciaran las protestas supuestamente pacíficas. Sin embargo, los soldados tenían órdenes claras desde el principio de “contrarrestar con armas” sólo a aquellos “que lleven armas contra el Estado”, garantizando al mismo tiempo que “los civiles no sufran daños.”

“Garantizar que no se derrame ninguna gota de sangre al enfrentarse y dispersar manifestaciones pacíficas”, decía inequívocamente una directiva de agosto de 2011.

La cuestión de a dónde fueron a parar las enormes sumas que recibió el CIJA es especialmente urgente, dado que la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF) lo ha acusado formalmente de fraude y “presentación de documentos falsos, facturación irregular y lucro”.

La OLAF formuló la acusación en relación con un proyecto ejecutado por el CIJA en el marco del proyecto “Estado de Derecho” de la UE en Siria, y recomendó a las autoridades del Reino Unido, los Países Bajos y Bélgica que procesaran al grupo.

En la junta directiva del CIJA está Toby Cadman, un abogado que “[asesora] a los clientes sobre la mejor manera de identificar, abordar e influir en los principales responsables de la toma de decisiones de Westminster, Washington DC, Bruselas y más allá.” En 2016, fundó la “cámara de justicia internacional” Guernica 37, que cuenta con la guerrera de la información británica Emma Winberg entre su personal.

Ese mismo año, Cadman escribió un artículo de opinión para el Huffington Post en el que anunciaba que se había unido a un “grupo sin ánimo de lucro que reúne a médicos, especialistas militares y humanitarios y abogados”, Medics Under Fire -el nombre original de la obra de ficción Doctors Under Fire, de Bretton-Gordon-.

Los juicios en ausencia por ataques escenificados con armas químicas podrían estar a la vista en el futuro.

En octubre de 2020, Aaron Maté, de The Grayzone, descubrió que la plataforma de propaganda Bellingcat, financiada por los gobiernos de Estados Unidos y Reino Unido, publicaba un falso borrador de carta a un denunciante de la OPAQ que nunca se envió.

Tras la debacle, Chris York, un antiguo periodista del Huffington Post con un historial de desprestigio fanático del Grupo de Trabajo sobre Siria, Propaganda y Medios de Comunicación, intentó defender la autenticidad de la carta en comunicaciones privadas con este periodista.

En el proceso, hizo una revelación intrigante.

“Hay un montón de cosas sobre Douma que aún no son públicas porque pondrían en peligro cualquier investigación futura y posibles juicios penales”, afirmó York.

Puede que fuera un farol, tratando de legitimar una evidente estafa en la que él mismo había caído bien meses antes, y que estuvo a punto de publicar. Pero también existe la posibilidad de que York sepa algo que el resto de nosotros no sabemos.

 

Información prohibida: Armas químicas usadas por rebeldes en Siria son fabricadas en Reino Unido y Alemania

 

Fuente:

Klit Karenberg: How a network of UK intel-linked operatives helped sell every alleged Syrian chemical weapons attack.

Contenidos

Por Dennis Small La cumbre de la OTAN celebrada del 9 al 11 de julio en Washington, D.C. concluyó pisando el acelerador en una...

Contenidos

Por Mente Alternativa El exministro de Veteranos, Johnny Mercer, podría enfrentar una pena de cárcel por negarse a revelar los nombres de los denunciantes...

Contenidos

Por Mente Alternativa Polonia debe alistar a su ejército para un conflicto de gran escala, afirmó el general Wieslaw Kukula, jefe del Estado Mayor...

Contenidos

Por Mente Alternativa La “Declaración Ucraniana” de la OTAN ha generado una división significativa dentro de la alianza advierte el analista Serguéi Markov. Solo...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram