Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Abuso Infantil

Conozca a los sucesores ‘Violeta’ de los ‘Cascos Blancos’, la operación psicológica del MI6 en Siria

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Un extenso artículo publicado por Unlimited Hangout y reproducido por el portal Anti-Empire, del cual reproducimos algunos fragmentos, advierte por qué aunque cambie de blanco a violeta, esta organización es heredera de la misma operación psicológica dirigida por los islamistas y financiada e instruida por Occidente.

 

“Ser púrpura significa ser dotado, esperanzado y sacrificado” — Lema de la Organización Violeta.

Mientras el mundo está distraído por la crisis del Covid-19, se ha prestado escasa atención a los acontecimientos en Siria. La coalición encabezada por los Estados Unidos mantiene una salvaje guerra multiespecífica contra el país, pero pocos son conscientes del sufrimiento del pueblo sirio, ya que los medios de comunicación apenas han informado sobre la hambruna, la catástrofe económica, la política de quema de tierras y los crímenes de guerra cometidos directamente por la coalición encabezada por los Estados Unidos e indirectamente a través de sus grupos terroristas proxy. Todos ellos son componentes de la política de saboteo encabezada por los Estados Unidos destinada a reducir económicamente a Siria a un Estado fallido, un objetivo siniestro que no pudieron alcanzar militarmente.

Durante los siete años de la guerra híbrida contra Siria que llevó a cabo la coalición dirigida por los Estados Unidos, los Cascos Blancos fueron los principales fabricantes de gran parte de la propaganda destinada a mantener la criminalización del Estado sirio, su ejército y sus aliados. Sin embargo, su imagen multimillonaria de relaciones públicas ha recibido recientemente una paliza. Desde su participación en el engaño de las armas químicas de Douma hasta las acusaciones de que asesinaron a civiles y plantaron cadáveres para utilizarlos como “accesorios” en las imágenes utilizadas para justificar los bombardeos de la coalición dirigida por los Estados Unidos contra Siria, la organización Cascos Blancos ha sido desacreditada en varias ocasiones y ya no es una marca prístina.

Incluso antes de que se expusiera su colaboración con la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), que ha sido recientemente expuesta como una organización corrupta y comprometida, se informó de que los Cascos Blancos habían participado en varios crímenes de guerra terroristas, incluida la ejecución de prisioneros de guerra y civiles. Un estudio realizado por Maxim Grigoriev de la Fundación para el Estudio de la Democracia planteó la cuestión del tráfico de órganos y personas y el abuso de niños por este mismo grupo. La investigación fundamental de Grigoriev se apoya en testimonios que también he recopilado durante mis años de informar sobre este grupo afiliado al terrorismo.

 

Estudio revela que Cascos Blancos están involucrados en el tráfico de órganos en Siria

 

Aunque no se trata de un grupo de reciente creación, la Organización Violeta ha ido adquiriendo recientemente una mayor prominencia en los principales medios de comunicación que cubren el conflicto de Siria.

La organización fue supuestamente fundada en la ciudad de Idlib en 2011 como un grupo de voluntarios “humanitarios” que distribuyen alimentos y ayuda. El grupo está ahora registrado en Turquía, lo que puede ofrecer la primera pista sobre sus afiliaciones en el conflicto de Siria. Una mirada a sus socios y patrocinadores aumenta aún más la sospecha de que el grupo puede estar siguiendo los pasos de la construcción de Cascos Blancos como instrumento del imperialismo de los Estados Unidos y sus aliados.

Las Violetas no se encogen cuando se habla de sus socios. Su conjunto de prominentes agencias gubernamentales, agencias de la ONU y organizaciones alineadas es sorprendente por la similitud con los patrocinadores de los Cascos Blancos. A pesar de trabajar en un país que ha sido salvajemente afectado por las sanciones económicas de la coalición liderada por los Estados Unidos, incluidas las vinculadas a las sanciones de la Ley César recientemente impuestas, los Violetas recaudan donaciones a través del Bank of America, que aparentemente no pone restricciones a la financiación de una organización que trabaja en zonas controladas por Al Qaeda. El total de donaciones “públicas” ha ascendido a casi 1 millón de dólares en lo que va de año.

En una carta enviada al ex Secretario de Estado de los Estados Unidos, John Kerry, en 2016, por la Red de Caridad y Seguridad, con sede en Washington, se indica por qué los Violetas, los Cascos Blancos, la Fundación Asfari y otras organizaciones alineadas con la coalición dirigida por los Estados Unidos podrían haber quedado exentos de las sanciones:

“Encontrar una solución a este problema debería ser una prioridad para los Departamentos de Tesoro y Estado. Es necesario apoyar los objetivos de la política exterior de los Estados Unidos. Muchas organizaciones sin fines de lucro llevan a cabo trabajos financiados por la USAID, el Departamento de Estado y el Tesoro de las Naciones Unidas deben apoyar los objetivos gubernamentales de estas agencias fomentando un entorno en el que las OSFL puedan acceder a los servicios financieros y continuar sus operaciones”. (Mi énfasis)

 

En otras palabras, las organizaciones que apoyan los objetivos de la política exterior de los Estados Unidos deben ser protegidas de las presiones económicas que se ejercen sobre la población de la nación objetivo que dicen estar “salvando” para servir a los intereses del neocolonialismo estadounidense.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Otros patrocinadores de los Violetas son un grupo similar de organismos y gobiernos afiliados al Estado que han financiado a los Cascos Blancos, todos ellos tienen un claro interés en la destitución del actual gobierno sirio y de su presidente, Bashar Al Assad.

El Gobierno británico, a través del Departamento de Desarrollo Internacional (DFID), también participa una vez más en la financiación de lo que es efectivamente otra construcción de Estado en la sombra, que opera sólo en territorio controlado por los terroristas e incubado en Turquía. Ese Idlib está controlado por Al Qaeda mientras que el gobierno británico está financiando otra organización que trabaja bajo la dirección de un grupo terrorista no parece ser de ninguna preocupación:

“La mayor parte de Idlib está actualmente bajo el control de Hayat Tahrir al-Sham (HTS), una alianza de grupos combatientes que incluye facciones anteriormente alineadas con Al Qaeda, que es considerada una organización terrorista por el gobierno británico”. — Ojo del Medio Oriente

 

La Fundación Asfari fue creada por el magnate petrolero sirio con sede en el Reino Unido, Ayman Asfari. Asfari es el director ejecutivo del grupo de Petrofac Limited. Es una figura controvertida incluso en Europa, habiendo sido investigado previamente por la Oficina de Fraudes Graves del Reino Unido tras las denuncias de soborno y corrupción en la industria del gas y el petróleo. Desde 2009, Asfari ha donado casi 700.000 libras esterlinas al Partido Conservador del Reino Unido, que ha estado en el poder desde que comenzaron en serio los esfuerzos de cambio de régimen contra Siria. Es miembro del Leaders Group, un “círculo de donantes de élite” que son invitados regularmente a almorzar con influyentes conservadores a cambio de pagar 50.000 libras esterlinas al año.

Asfari forma parte de los consejos asesores de Chatham House y de la fundación Carnegie Endowment for International Peace, grupos de reflexión vinculados a la inteligencia y personas influyentes en la política del gobierno en el Reino Unido y los Estados Unidos, respectivamente.

 

La era de Chatham House y las raíces británicas de la OTAN

 

Asfari ha sido fundamental en la creación y financiación de muchas organizaciones dentro del complejo multimillonario de ONGs que se ha infiltrado en Siria desde 2011 junto con los grupos extremistas. Muchas de las ONGs sospechosas dentro de esta red han sido muy utilizadas por los medios de comunicación occidentales y los organismos de las Naciones Unidas en su esfuerzo por ennegrecer la reputación de quienes luchan contra el terrorismo en suelo sirio. Lo más importante es que Asfari estuvo detrás de la creación de la Campaña Siria, que es, efectivamente, la agencia de relaciones públicas de los Cascos Blancos y un poderoso grupo de presión de intervención militar contra Siria.

La organización Violeta se encuentra en el fondo de una larga cadena de ONGs de alto perfil. Como se muestra en este artículo, muchas de las ONG y agencias de las Naciones Unidas que están fuertemente involucradas en los derechos, el desarrollo y la educación de los niños también tienen una historia inquietante de abuso de los mismos niños cuyas vidas son puestas a su cuidado. Las Violetas trabajan con los Cascos Blancos y los grupos extremistas que llevan a cabo operaciones de tipo mafioso para recaudar ingresos para sus operaciones. Históricamente, el comercio de órganos, a veces llamado el Mercado Rojo, y la trata de seres humanos se encuentran entre las empresas más espantosamente lucrativas en situaciones de conflicto. Veintiún millones de seres humanos en todo el mundo son víctimas de la trata de personas, según diversos informes. El comercio ilegal de órganos genera hasta 1.700 millones de dólares de ingresos en todo el mundo.

La pregunta que debemos hacernos es ¿confiamos de todo corazón en estas organizaciones para que se ocupen realmente de los derechos de los niños? ¿Hay la más mínima duda en nuestra mente de que sus intenciones pueden no ser tan benévolas como sus agencias de relaciones públicas nos quieren hacer creer? Los niños vulnerables de todo el mundo, que corren el riesgo de ser objeto de trata y explotación, merecen nada menos que garantías de oro de que las organizaciones encargadas de protegerlos no participarán en sus abusos.

El futuro de estos niños depende de que miembros preocupados del público presionen a nuestros gobiernos y organismos asociados para que haya transparencia y responsabilidad y para que se ponga fin a las guerras intervencionistas que ponen a los niños desplazados en manos de cárteles de tráfico criminales y depredadores que a menudo se disfrazan de defensores de los niños. Estos delitos deben prevenirse, y no sólo “investigarse” años después de que los daños hayan sido causados por las mismas organizaciones que los cometieron en primer lugar.

Artículo completo en inglés en este enlace.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Fuente:

Anti-Empire — Meet the “Violet” Successors to MI6’s “White Helmets” Syria Psy Op.

Te puede interesar

Abuso Infantil

Netflix lanzó una película llamada “Cuties” (Adorables), en la que pagaron a niñas de 11 años de edad para que actúen como objetos pornográficos,...

Abuso Infantil

Por Alfredo Jalife-Rahme El pasado 2 de septiembre, Maria Cheng de la agencia estadunidense AP, desde una de sus sedes en Londres (sic), tituló...

Abuso Infantil

Philip Giraldi esboza una serie de indicios que le hacen sospechar que la detención de Ghislaine Maxwell fue previamente acordada, pues el timing de...

Abuso Infantil

Según reporta Newsweek, la jueza de distrito de los EE.UU., Loretta Preska, dictaminó el 1º de julio que los abogados de Virginia Giuffre —quien...

Publicidad comprar oro
Publicidad Que es LBRY

Archivos

Facebook

Publicidad servicio de VPN

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.