Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Archivos desclasificados revelan el papel británico en los ejércitos terroristas Gladio de la OTAN

Archivos británicos recientemente desclasificados arrojan una luz inquietante sobre los orígenes y el funcionamiento interno de la Operación Gladio, un complot encubierto de la OTAN que desplegó milicias terroristas fascistas por toda Italia. La amplia experiencia que la inteligencia británica obtuvo en la Operación Gladio plantea interrogantes sobre las lecciones que el MI6 ha aplicado a las actuales operaciones encubiertas en teatros de conflicto. Como reveló The Grayzone en noviembre de 2022, veteranos militares y de inteligencia británicos han entrenado y patrocinado un ejército secreto de terroristas partisanos en el este de Ucrania para llevar a cabo actos de sabotaje en Crimea y otras zonas de mayoría rusa. El plan preveía el entrenamiento de células de ucranianos ideológicamente dedicados a “disparar, moverse, comunicarse, sobrevivir.” ¿Han aplicado los espías de Londres estas lecciones en Ucrania?

 

Archivos desclasificados revelan el papel británico en los ejércitos terroristas Gladio de la OTAN

 

Por Kit Klarenberg

Archivos recientemente desclasificados del Ministerio de Asuntos Exteriores británico han añadido detalles inquietantes a la historia de la Operación Gladio. La operación encubierta se descubrió en 1990, cuando la opinión pública se enteró de que la CIA, el MI6 y la OTAN entrenaban y dirigían un ejército clandestino de unidades paramilitares fascistas por toda Europa, desplegando sus activos para socavar a los oponentes políticos, incluso mediante atentados terroristas de falsa bandera.

Entre ellos se encontraba un joven Silvio Berlusconi, el oligarca mediático que fue primer ministro italiano en cuatro gobiernos distintos entre 1994 y 2011. Catalogado como miembro de la P2, la cábala secreta de las élites políticas de la época de la Guerra Fría dedicada a los objetivos de Gladio, Berlusconi se llevó sin duda algunos secretos de peso a la tumba cuando murió este 12 de junio.

Resulta casi imposible creer que no se eliminaran verdades incómodas de la documentación británica sobre la Operación Gladio antes de su desclasificación. Sin embargo, el material recientemente publicado es muy esclarecedor. Los documentos, que abarcan un tenso periodo de doce meses tras la primera revelación pública de la existencia de Gladio, ilustran cómo el aparato de inteligencia exterior de Londres mantuvo un ojo avizor sobre el continente a medida que se desarrollaban los acontecimientos.

Los documentos no sólo arrojan nueva luz sobre la conspiración, sino que subrayan la relevancia de Gladio cuando la inteligencia británica se une a sus homólogos estadounidenses en tramas contemporáneas que implican a fuerzas secretas partisanas desde Siria a Ucrania.

Varios pasajes salpicados en el expediente sugieren claramente que los británicos sabían mucho más de lo que admitieron públicamente sobre atroces actos criminales, incluido el intento de derrocamiento de un gobierno italiano aliado y el secuestro y asesinato de su líder.

 

Una “red clandestina de resistencia” se pone manos a la obra

Gladio consistía en una constelación de ejércitos de partisanos anticomunistas “rezagados” cuya misión ostensible era rechazar al Ejército Rojo en caso de invasión soviética. En realidad, estas fuerzas cometieron innumerables actos violentos y criminales como parte de una “estrategia de tensión” diseñada para desacreditar a la izquierda y justificar la represión del Estado de seguridad.

Como explicó Vincenzo Vinciguerra, un operativo del Gladio encarcelado de por vida en 1984 por un atentado con coche bomba en Italia en el que murieron tres policías y dos resultaron heridos:

“Se suponía que había que atacar a civiles, mujeres, niños, gente inocente de fuera del ámbito político. La razón era sencilla, obligar a la población a dirigirse al Estado y pedirle más seguridad… La gente cambiaría de buen grado su libertad por la seguridad de poder pasear por la calle, ir en tren o entrar en un banco. Esta era la lógica política de los atentados. Permanecen impunes porque el Estado no puede condenarse a sí mismo”.

El escándalo provocado en las capitales occidentales por la revelación de Gladio dominó los titulares de los medios de comunicación durante meses. El Parlamento Europeo respondió aprobando una resolución en la que condenaba la existencia de una “organización paralela clandestina de inteligencia y operaciones armadas [que] escapaba a todos los controles democráticos, puede haber interferido ilegalmente en los asuntos políticos internos de los Estados miembros [y] dispone de arsenales y recursos militares independientes… poniendo así en peligro las estructuras democráticas de los países en los que opera”.

La resolución pedía investigaciones judiciales y parlamentarias independientes sobre Gladio en todos los Estados europeos. Pero aparte de las investigaciones en Bélgica, Italia y Suiza, no se materializó nada sustancial. Es más, los investigadores redactaron en gran medida sus conclusiones y evitaron traducirlas al inglés. Esto puede ayudar a explicar por qué este escándalo histórico ha caído en el olvido.

En este contexto, los documentos recientemente desclasificados pueden ser una de las fuentes primarias más valiosas hasta la fecha que ofrecen nuevas perspectivas sobre los orígenes y el funcionamiento interno de las milicias secretas de la OTAN contra el terrorismo en Italia.

Tomemos, por ejemplo, un aide-mémoire (véalo aquí) preparado por Francesco Fulci, representante permanente de Italia ante la ONU, que se compartió en una reunión “superrestringida” del 6 de noviembre de 1990 del Consejo del Atlántico Norte, el principal órgano político de toma de decisiones de la OTAN, y que luego se remitió a altos funcionarios británicos dentro y fuera del país.

Basada en una nota facilitada por el entonces Primer Ministro de Roma, Giulio Andreotti, al “Jefe de la Comisión Parlamentaria Italiana encargada de investigar los incidentes terroristas”, la ayuda memoria comienza señalando que, tras la Segunda Guerra Mundial, las agencias de inteligencia occidentales idearon “medios de defensa no convencionales, creando en sus territorios una red oculta de resistencia destinada a operar, en caso de ocupación enemiga, mediante la recogida de información, el sabotaje, la propaganda y la guerra de guerrillas”.

Según el aide-mémoire, las autoridades de Roma comenzaron a sentar las bases de dicha organización en 1951. Cuatro años más tarde, la Inteligencia Militar italiana (SIFAR) y “un servicio aliado correspondiente” -en referencia a la CIA- acordaron formalmente la organización y las actividades de una “red clandestina posterior a la ocupación”:

“[Gladio] era; formada por agentes activos en el territorio que, en virtud de su edad, sexo y actividades, pudieran razonablemente evitar una eventual deportación y-prisión por parte de los ocupantes extranjeros; fácil de dirigir incluso desde una estructura de mando fuera del territorio ocupado; a nivel de alto secreto y, por tanto, subdividida en “células” para minimizar cualquier posible daño causado por deserciones, accidentes o penetración en la red.”

La “red clandestina de resistencia” estaba subdividida en ramas separadas, que abarcaban las operaciones de información, sabotaje, propaganda, radiocomunicaciones, cifrado, recepción y evacuación de personas y equipos. Cada una de estas estructuras debía operar de forma autónoma, “con enlace y coordinación asegurados por una base externa”.

La SIFAR creó una sección secreta para reclutar y entrenar a los agentes del Gladio. Mientras tanto, mantenía cinco “unidades de guerrilla listas para el despliegue en zonas de especial interés” en toda Italia que esperaban ser activadas de forma continua.

El “material operativo”, que incluía una gran variedad de explosivos, armas -como morteros, granadas de mano, pistolas y cuchillos- y munición, estaba escondido en 139 alijos secretos subterráneos repartidos por todo el país. En abril de 1972, “para mejorar la seguridad”, estos arsenales fueron exhumados y trasladados a dependencias de los Carabinieri, la policía militar de Roma, cerca de los emplazamientos originales.

Sólo 127 de los depósitos de armas fueron recuperados oficialmente. El aide-mémoir afirma que al menos dos “fueron muy probablemente sustraídos por desconocidos” en el momento en que fueron enterrados, en octubre de 1964. Se deja a la imaginación quiénes eran estos agentes y qué hicieron con las armas robadas.

 

La alianza entre el MI6, la CIA y los banderistas: El ‎resurgimiento del racialismo nazi en Ucrania

 

 

Implicación británica en el golpe de Estado

Los asistentes a la cumbre del Consejo del Atlántico Norte preguntaron a Fulci “si Gladio se había desviado de sus objetivos apropiados”. En otras palabras, más allá de operar estrictamente como una fuerza de “retaguardia”, que se activaría en caso de invasión soviética. Aunque “no podía añadir nada a lo que figuraba en el aide-mémoire”, Fulci confirmó que “las armas utilizadas en algunos incidentes terroristas habían procedido de almacenes establecidos por Gladio”.

Esto puede reflejar el hecho de que la violencia política era uno de los “objetivos propios” de Gladio. Un informe de la SIFAR de junio de 1959 desenterrado por el historiador Daniele Ganser confirma que la acción guerrillera contra las “amenazas domésticas” estaba integrada en la operación desde sus inicios. En el contexto italiano, esto implicaba aterrorizar sistemáticamente a la izquierda.

Mientras el partido comunista italiano subía en las encuestas antes de las elecciones de 1948, la CIA inyectó dinero en las arcas de los democristianos y en una campaña de propaganda anticomunista. La operación de espionaje tuvo tanto éxito en impedir la formación de un gobierno de izquierdas en Roma que Langley intervino en secreto en cada una de las elecciones de Roma durante al menos los 24 años siguientes.

Sin embargo, las operaciones encubiertas de la CIA fueron insuficientes para evitar que los italianos eligieran de vez en cuando gobiernos equivocados. En las elecciones generales de 1963 se impuso de nuevo la Democracia Cristiana, esta vez bajo el liderazgo del político de izquierdas Aldo Moro, que intentó construir una coalición con los socialistas y los socialistas democráticos. Durante el año siguiente estallaron prolongadas disputas entre estos partidos sobre la forma que adoptaría su administración.

Mientras tanto, la SIFAR y especialistas en operaciones encubiertas de la CIA como William Harvey, conocido como “el James Bond americano”, urdieron un complot para impedir que ese gobierno tomara posesión. Conocido como “Piano Solo”, envió operativos de Gladio para un intento de asesinato de falsa bandera contra Moro que fracasaría deliberadamente.

Según el plan, se esperaba que el secuestrador afirmara que los comunistas le habían ordenado matar a Moro, justificando así la toma violenta de las sedes de varios partidos políticos y periódicos, junto con el encarcelamiento de izquierdistas problemáticos en la sede secreta de la sección del Gladio en Cerdeña. El plan fue finalmente abortado, aunque permaneció sobre la mesa a lo largo de 1964.

Moro se convirtió en Primer Ministro sin incidentes y gobernó hasta junio de 1968. Piano Solo fue objeto de una investigación oficial cuatro años después, pero los resultados no se publicaron hasta que el público conoció la existencia de Gladio. Aunque los resultados omitieron cualquier referencia al papel de Gran Bretaña en el golpe planeado, los documentos recientemente publicados sugieren claramente la implicación de Londres. (Léalos aquí).

El entonces presidente de Italia, Francesco Cossiga, pidió al ministerio que le entregara “detalles de las medidas de permanencia del Reino Unido en 1964”, según un detallado memorándum del Foreign Office de febrero de 1991 sobre los últimos acontecimientos del escándalo.

Al parecer, Cossiga realizó esta consulta a raíz de que un juez “cuyas investigaciones sobre atentados terroristas sin resolver sacaron a la luz por primera vez la Operación Gladio”, diera el “paso sin precedentes” de exigir al presidente que declarara sobre la conspiración bajo juramento. Para entonces, Cossiga había admitido haberse enterado de la existencia de la fuerza “stay behind” mientras ocupaba el cargo de Ministro de Defensa en 1966.

Su consulta al Ministerio de Asuntos Exteriores sugiere claramente que la inteligencia británica desempeñó un papel en Piano Solo, y que el presidente italiano estaba al corriente de la trama.

 

Foto del condenado primer ministro italiano Aldo Moro durante su cautiverio en las Brigadas Rojas.

Foto del condenado primer ministro italiano Aldo Moro durante su cautiverio en las Brigadas Rojas.

 

“Uno o varios de los secuestradores de Moro estaban en contacto secreto con el aparato de seguridad”

El 16 de marzo de 1978, una unidad de las Brigadas Rojas, militantes de izquierda, secuestró a Moro. Se dirigía a una reunión de alto nivel en la que tenía previsto dar su bendición a un nuevo gobierno de coalición que contaba con el apoyo comunista, cuando los secuestradores le sacaron violentamente de su convoy. Cinco de los guardaespaldas de Moro fueron asesinados en el proceso.

Tras casi dos meses de cautiverio, cuando quedó claro que el gobierno no negociaría con las Brigadas Rojas ni liberaría a ninguno de sus miembros encarcelados a cambio de Moro, los secuestradores ejecutaron al ex Primer Ministro italiano. Su cadáver, acribillado a balazos, fue abandonado en el maletero de un coche para que se pudriera y las autoridades lo encontraran.

El asesinato de Moro ha inspirado sospechas generalizadas y bien fundadas de que agentes del Gladio se infiltraron en las Brigadas Rojas para empujar al grupo a cometer actos excesivamente violentos con el fin de fomentar la demanda popular de un régimen derechista de ley y orden. Quizá más que cualquier otro incidente, su asesinato cumplió los objetivos de la estrategia de tensión del Estado de seguridad.

Tanto si Moro fue una víctima del Gladio como si no, una nota desclasificada del Ministerio de Asuntos Exteriores del 5 de noviembre de 1990, redactada por el entonces embajador británico en Roma, John Ashton, deja claro que Londres sabía mucho más sobre el caso de lo que nunca ha revelado públicamente ninguna fuente oficial. (Lea la nota completa de Ashton aquí).

“Hay pruebas circunstanciales de que uno o varios de los secuestradores de Moro estaban secretamente en contacto con el aparato de seguridad en ese momento; y que este último descuidó deliberadamente el seguimiento de pistas que podrían haber conducido a los secuestradores y haber salvado la vida de Moro”, declaró Ashton.

 

gladio otan

 

Es más, según la diplomática británica, el comité de crisis presidencial encargado de intentar rescatar a Moro formaba parte de la tristemente célebre P2, la “logia masónica subversiva” compuesta por élites políticas leales a Gladio.

Según Ashton, la P2 era sólo una de las muchas “misteriosas fuerzas de la derecha” que se esforzaban “mediante el terrorismo y la violencia callejera por provocar una reacción represiva contra las instituciones democráticas de Italia” bajo la “estrategia de la tensión”. Y el Presidente Cossiga ignoraba por completo que se hubiera infiltrado en su comité de crisis.

En abril de 1981, los magistrados de Milán allanaron la villa de Licio Gelli, un financiero italiano y autoidentificado como fascista que fundó el P2. Allí descubrieron una lista de 2.500 miembros que parecía un “Quién es quién” de políticos, banqueros, espías, financieros, industriales y altos cargos de las fuerzas del orden y el ejército italianos. Entre los miembros más destacados de la cábala se encontraba Silvio Berlusconi.

 

Archivo P2 del futuro Primer Ministro italiano Silvio Berlusconi

Archivo P2 del futuro Primer Ministro italiano Silvio Berlusconi

 

El “compromiso histórico” de Moro, en virtud del cual los comunistas “hicieron posible el gobierno de Andreotti”, sería el “último paso del partido antes de su propia entrada en el gobierno”. Ashton declaró que este desarrollo “era un anatema para el P2”, que estaba “entonces en virtual control del aparato de seguridad [de Italia]”, y también para muchos políticos del establishment que no eran del P2, y también para los EE.UU.”, y buscaba “eliminar de una vez por todas cualquier posibilidad de que el Partido Comunista… pudiera alcanzar el poder nacional”.

Ashton reconoció “pruebas circunstanciales” de “apoyo estadounidense a P2”. En realidad, el fundador de P2, Gelli, estaba tan bien conectado con el aparato de seguridad nacional e inteligencia de Washington, que la estación de Roma de la CIA le había encargado explícitamente el establecimiento de un gobierno paralelo anticomunista en Roma.

Investigaciones posteriores mostraron cómo Henry Kissinger ayudó a supervisar el reclutamiento de 400 oficiales de alto rango italianos y de la OTAN como operativos de la P2 en 1969. Estados Unidos estaba tan agradecido por la purga anticomunista de Gelli que lo convirtió en invitado de honor en las ceremonias de investidura de los presidentes Gerald Ford, Jimmy Carter y Ronald Reagan.

Ashton concluyó su reveladora nota señalando que la verdad sobre la implicación de Washington en los sanguinarios “Años de Plomo” de Roma “probablemente nunca se conocerá”. El alcance total de la implicación británica en atentados terroristas, derrocamientos de gobiernos, campañas de desestabilización y otras atroces artimañas bajo la égida de la Operación Gladio, no sólo en Italia sino en toda Europa, casi con toda seguridad seguirá siendo también un secreto, y de forma deliberada.

No fue hasta 1993 cuando la opinión pública se enteró de cómo Estados Unidos y Gran Bretaña proporcionaron municiones a los agentes de Gladio para fomentar sangrientos actos de terror en toda Italia. Como Francesco Fulci contó a sus amigos de la OTAN en la reunión “superrestringida”, Washington y Londres suministraron a los autores de atentados con víctimas masivas, entre ellos el atentado de 1980 contra la estación de ferrocarril Bologna Centrale, que causó 85 muertos y más de 200 heridos.

Los responsables de estos horrendos crímenes han eludido la justicia en casi todos los casos. Varios de los principales sospechosos de la masacre de Bolonia, entre ellos Robert Fiore, fascista convencido y agente confirmado del MI6, escaparon a Londres. Gran Bretaña se negó a extraditarle a él y a sus cómplices a pesar de haber sido condenados en rebeldía por crímenes violentos.

La amplia experiencia que la inteligencia británica obtuvo en la Operación Gladio plantea interrogantes sobre las lecciones que el MI6 ha aplicado a las actuales operaciones encubiertas en teatros de conflicto. Como reveló The Grayzone en noviembre de 2022, veteranos militares y de inteligencia británicos han entrenado y patrocinado un ejército secreto de terroristas partisanos en el este de Ucrania para llevar a cabo actos de sabotaje en Crimea y otras zonas de mayoría rusa. El plan preveía el entrenamiento de células de ucranianos ideológicamente dedicados a “disparar, moverse, comunicarse, sobrevivir.”

 

La inteligencia británica construye un ejército terrorista secreto en Ucrania, según documentos filtrados a The Grayzone

 

Fuente:

Kit Klarenberg, en The Grayzone: eclassified files expose British role in NATO’s Gladio terror armies. 19 de junio de 2023.

Contenidos

En medio de esta incertidumbre, el mundo observa con cautela los movimientos de las potencias mundiales, a la espera de que se desvele el...

Contenidos

En un artículo publicado por el diario El Común, el patriota argentino Rubén Darío Guzzetti advierte cómo el sistema imperial occidental, aunque esté en...

Contenidos

Por Dennis Small El gambito británico-estadounidense de utilizar el avance de la OTAN a través de Ucrania para demoler a Rusia y derrocar al...

Contenidos

Por Mente Alternativa En un artículo publicado por The Grayzone, el periodista de investigación Kit Klarenberg explica cómo se está extendiendo por Europa una...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram