Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Anna Von Reitz: La usanza británica

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Por Anna Von Reitz

Siempre ha habido tories [1] en los Estado Unidos. Todavía los hay. Tengo pruebas. Y ellos me atacan, de una forma u otra, cada día de mi vida.

Esta gente viene de muchos orígenes, incluyendo los obvios vástagos ingleses, pero están unidos en su creencia de que todo lo que viene de Inglaterra es superior.

La mera idea de que a cualquier colono estadounidense advenedizo se le ocurra algo mejor que ser gobernado por un monarca británico es un anatema demasiado inquietante como para se tomado en cuenta. Incluso brevemente.

Tal vez temen que si lo observan, se darán cuenta…

¿Y encontrarán algo que no deberían saber?

¿Cuál es la mezquindad, la crueldad y la astucia que subyacen en las tradiciones más finas de Inglaterra?

Inglaterra es como un Hijo Predilecto entre las naciones, pero con un carácter profundamente defectuoso… tanto que está en el fondo de casi toda la podredumbre que aqueja al mundo moderno.

¿El Medio Oriente? Inglaterra.

¿La “amenaza” china? Inglaterra.

¿El feudalismo corporativo? Inglaterra.

Es difícil imaginar cómo una pequeña nación aislada por todos lados por el mar podría convertirse en una potencia mundial, y mucho menos en un destructor mundial. Hay que atribuirlo al carácter único y a las habilidades de algunas de las personas que ahí habitan.

 

El verdadero ‘Imperio del Mal’ que debe ser derrotado es el británico

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Aquí, en los Estados Unidos, los tories se atrincheraron desde el primer día. Sobrevivieron a la Revolución muy fácilmente, y sólo unos pocos conservadores de alto perfil se sintieron obligados a huir a Inglaterra, o después a Canadá.

Más importante aún, sobrevivieron a la Guerra Civil, que promovieron y de la que se beneficiaron enormemente.

 

Recuerden siempre que el Gobierno Territorial [Británico] de los Estados Unidos controla e influye en gran medida en nuestro ejército, especialmente la Marina de los Estados Unidos, que navega bajo el Monarca Británico cuando está en alta mar y en las vías navegables interiores. Y en menor medida, el Cuerpo de Marines y la Guardia Costera.

Hay una razón por la que Colin Powell fue nombrado caballero por la Reina.

Y no es una buena razón desde el punto de vista estadounidense.

 

La usanza británica

 

La semana pasada participé (nuevamente) en un debate con British Legal Eagles sobre la naturaleza y eficacia de la Ley Británica y los remedios disponibles para los estadounidenses que decidan vivir bajo ella.

Aquellos que promueven el sistema británico tal cual, que incluye la esclavitud “voluntaria” y los remedios que equivalen a curar nuestras propias heridas endeudándonos aún más de lo que sus gastos ya han hecho, no parecen entender la perspectiva estadounidense.

¿Por qué no podemos contentarnos con recibir el guión militar como dinero y recompensar todo lo que nos han hecho y robado?

Como me dijo uno de ellos: “Se gasta, ¿no?”

No podía entender el hecho de que gastar más de mi propio crédito para compensar el injerto británico no era realmente un remedio en mi opinión.

Fue igualmente abyecto cuando las glorias de la “discreción judicial” británica se extraviaron en mí.

“Cuando el cumplimiento de la Ley Pública se vuelve discrecional, no tienes ley”, le dije. Se calló por un momento, se quedó perplejo, pero rápidamente se desvió y finalmente, para no ser derrotado, se ofreció… ¿qué es lo que quiere?

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

“Quiero que obedezcan sus obligaciones constitucionales”, dije rotundamente. Ladeó la cabeza, como si no lo hubiera hecho todo el tiempo. Así que se lo deletree.

Cuando nosotros, los estadounidenses, estamos en alta mar y en vías navegables interiores, el monarca británico es nuestro fideicomisario y está obligado a garantizar nuestra seguridad; esto es similar a cuando los tripulantes y pasajeros suben a un barco y su seguridad se convierte en la responsabilidad del capitán.

Lo mismo se aplica cuando se entra en bases y arsenales militares “estadounidenses” e instalaciones similares. Se aplican las reglas del capitán. Todos lo sabemos y lo damos por sentado, pero de alguna manera pasamos por alto el punto importante: este es un tipo diferente de ley, la Ley del Almirantazgo, y es literalmente una “ley extranjera” con respecto a nosotros los civiles, como lo es todo el Código Federal y sus reglamentos, y toda la ley estatutaria del Estado.

Todas estas son “leyes extranjeras” con respecto a nosotros, y según las Constituciones, Enmienda XI, los estadounidenses no están sujetos a leyes extranjeras.

El único otro caso en el que los estadounidenses están sujetos a la legislación extranjera es si se dedican a la fabricación, venta o transporte de alcohol, tabaco o armas de fuego a través de las fronteras estatales.

Si los británicos obedecieran las Constituciones con respecto a nosotros, no estarían “presumiendo” ninguna forma de Derecho Británico sobre nosotros, excepto en las situaciones mencionadas.

Así que, concluí diciendo que todo lo que “quiero” es lo que usted prometió, que honre sus obligaciones bajo las Constituciones, y que deje de tratar de traficar con los estadounidenses en las obligaciones de la Ciudadanía Británica y deje de tratar de someternos al Derecho Británico y al Derecho Civil Romano, ambos.

No he vuelto a escuchar ni una palabra. El silencio es ensordecedor.

 

la usanza británica

Notas

[1]. Un Tory es una persona que sostiene una filosofía política conocida como Toryismo, basada en una versión británica del tradicionalismo y el conservadurismo, que sostiene la supremacía del orden social tal como ha evolucionado en la cultura inglesa a lo largo de la historia.

 

Las leyes que nos esclavizan al Imperio Romano Vaticano y la Corona Británica

 

Fuente:

Anna Von Reitz — The British Way.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Te puede interesar

Contenidos

Por Anna Von Reitz Ayer les hice una pregunta muy importante a todos ustedes: ¿Adónde fueron los tories, los simpatizantes británicos? ¿Qué les pasó...

Colapso Económico

Esta es la transcripción editada de la presentación de la Sra. Zepp-LaRouche en la conferencia del Instituto Schiller el 5 de septiembre. Ella es...

Contenidos

Scott Thompson y Michele Steinberg publicaron este artículo en agosto de 2006, cuando la Sociedad Henry Jackson se encontraba “en su fase larvaria”, después...

Contenidos

El siguiente dossier de documentos publicados por LaRouche PAC, el Instituto Schiller y Executive Intelligence Review, revela la historia suprimida por la oficialidad sobre...

Publicidad comprar oro
Publicidad Que es LBRY

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad servicio de VPN

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.