Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.

El siguiente texto del Dr. Gjergj Sinani, de la Universidad de Tirana, Albania, fue presentado en la Conferencia sobre el Diálogo de las Civilizaciones Asiáticas, un programa organizado por la Academia China de Ciencias Sociales (CASS) del 15 al 16 de mayo de 2019, en Beijing, China. Voltaire es un famoso pensador quien ha sido considerado fundador de la “conciencia europea”, algo que hizo evocando el ejemplo de la civilización china y buscando crear una mejor Europa al contraponer su crítica de los vicios europeos en comparación con los valores de la civilización china. Los siglos XVII y XVIII son considerados como el período de la crisis de la conciencia europea, y, paradójicamente, uno de los elementos de esta crisis fue el triunfo de Europa y de la noción del eurocentrismo que ha prevalecido sobre la “cristiandad.” Por ello, en los tiempos actuales en que la intolerancia y los movimientos fanáticos amenazan la coexistencia de los pueblos en muchas regiones del mundo, es importante reflexionar sobre las ideas de un gran filósofo cosmopolita como Voltaire.

 

“Hemos calumniado a los chinos solo porque su metafísica no es la nuestra; Deberíamos haber admirado en ellos dos méritos que condenan tanto las supersticiones de los paganos como la moral de los cristianos. Nunca la religión de los eruditos fue deshonrada por las fábulas, ni contaminada por las peleas y las guerras civiles.” (Voltaire, Ensayo sobre la moral)

Es en términos europeos que todos los soberanos, ministros y escritores han analizado la situación de Europa. Para Montesquieu, Europa es la tierra donde la ley y la libertad dominan, mientras que Asia es despótica. Voltaire, en cambio, proyectó otra perspectiva al glorificar a la antigua China en su obra de dos volúmenes titulada “Ensayo sobre la moral” y subtitulada como “el espíritu de las naciones y los principales hechos de la historia de Carlomagno a Luis XIII.”

Como filósofo, Voltaire busca demostrar que no hemos acabado de definir la historia. Y si consideramos su obra como una filosofía de la historia, se comprende por qué Voltaire no sigue el orden de una relación cronológica. Volando sobre el tiempo y los continentes, él examina la cuestión de los orígenes, y tomando en cuenta que el capítulo inicial de su obra trata sobre China, se entiende que el análisis del filósofo busca mostrar que la historia comienza con la contrahistoria, es decir mediante la negación de la historia oficial.

 

Voltaire y la negación de la historia fanática eurocentrista

Voltaire se ocupa de China en la Introducción y los dos primeros capítulos de su “Ensayo sobre la moral.” Debemos tener en cuenta el hecho de que él organiza su historia de la Edad Media en torno al conflicto del sacerdocio y el imperio. Sin duda, tal conflicto fue de interés primordial para todos los “ilustradores”: alrededor de 1760, a iniciativa de los diversos despotismos ilustrados, la lucha entre el poder secular y el poder clerical comenzó en Europa, al mismo tiempo que captó “el espíritu de los hombres” a partir de la moral. Fue así que las costumbres adquirieron un significado, convirtiéndose en un objeto digno de atención a medida que el historiador regresa a revisar las ideas de las que proceden las costumbres.

Por eso, Voltaire escribió:

“¿Nos atrevemos a hablar de los chinos sin referirnos a sus anales? Están confirmados por el testimonio unánime de nuestros viajeros de diferentes sectas, jacobinos, jesuitas, luteranos, calvinistas, anglicanos” (…) Los chinos han marcado sus épocas por eclipses y por las conjunciones de los planetas de manera constante; y nuestros astrónomos, que han examinado sus cálculos, se han asombrado al encontrarlos casi todos verdaderos; los chinos escribieron su historia, pluma y astrolabio en mano, con una simplicidad de la que no podemos encontrar ningún ejemplo en el resto de Asia.” (1)

Voltaire quiere enfatizar que son la razón y la ciencia lo que está en la base de las instituciones chinas. Esta exactitud científica se basa incluso en su historia que contrasta con las paradojas de las cronologías europeas que se contradicen entre sí.

Voltaire cita el ejemplo del sabio emperador Cang-hi, quien al escuchar que los misioneros europeos mostraban variaciones considerables en la cronología de la vulgate, la septuaginta y los samaritanos, les respondió con el siguiente cuestionamiento:

“¿Será posible que los libros en los que crees estén peleados entre sí?”

A lo que Voltaire comenta:

“Los chinos escribieron en tabletas de bambú ligero, cuando los caldeos escribieron solo en ladrillos en bruto; e incluso tienen estas viejas tabletas que su barniz ha conservado de la podredumbre: son quizás los monumentos más antiguos del mundo.” (2)

Según él, tan pronto como esta gente se puso a escribir, lo hicieron razonablemente.

 

China no rinde culto a una clase sacerdotal despótica como Occidente

Especialmente, China se diferencia de otras naciones en que su historia no rinde culto a un colegio de sacerdotes que haya influido en las leyes. Los chinos no están anclados a los días salvajes cuando los hombres necesitaban ser engañados para guiarles. Según Voltaire, hubo otros pueblos que iniciaron su historia en referencia al origen del mundo, como por ejemplo el Zend de los persas, el Shasta y el Veidam de los indios, y finalmente hasta Hesiod. Todos ellos regresan al origen de las cosas, a la formación del universo.

En cambio, escribe Voltaire:

“Los chinos no tenían esta locura; su historia es sólo la de los tiempos históricos. Es aquí donde debemos aplicar, sobre todo, nuestro gran principio de que una nación cuyas primeras crónicas atestigüen la existencia de un vasto imperio, poderoso y sabio, debe haberse reunido en un cuerpo de personas durante los siglos pasados.” (3)

Según él, esta gente civilizada era civil cuando éramos salvajes. Y finalmente, escribe Voltaire, “no depende de nosotros ni del fin de nuestro Oeste, disputar los archivos de una nación que fue civilizada cuando solo éramos salvajes” (4). Lo más importante es el hecho de que los chinos se organizaron como un cuerpo de personas (en corps de peuple).

 

¿Cuáles son las razones por las que los chinos lograron criarse como un cuerpo civil humano?

La razón es que perfeccionaron la moral, que es la primera de las ciencias. Aquí está la descripción de Voltaire, quien, al mismo tiempo, apunta al defecto de Europa.

“Su vasto y poblado imperio ya estaba gobernado como una familia de la cual el monarca era el padre, y de los cuales cuarenta tribunales de justicia eran considerados como los hermanos mayores, cuando estábamos vagando en pequeñas cantidades en el bosque de las Ardenas. Su religión era simple, sabia, augusta, libre de toda superstición y barbarie, cuando ni siquiera teníamos Teutates, a quienes los druidas sacrificaban a los hijos de nuestros antepasados.” (5)

Conocemos la actitud anticlerical de Voltaire y especialmente su lucha contra la intolerancia y el fanatismo. No olvidemos que Europa surge de las guerras de las religiones. Es por eso que Voltaire glorifica la vida pública en China.

“Nunca se ha deshonrado la religión de los emperadores y los tribunales por las imposturas, nunca se ha visto afectado por las disputas del sacerdocio y el imperio, nunca ha sido acusada de innovaciones absurdas que luchan entre sí con argumentos absurdos. Ellos, cuya locura acabó con la daga en manos de los fanáticos, fueron liderados por hombres astutos. Es aquí donde los chinos prevalecen sobre todas las naciones del universo.” (6)

 

Confucio: ‘Para aprender a gobernar debes dedicar todos tus días a corregirte’

De ahí la glorificación del gran pensador chino, Confucio. Según Voltaire, Confucio no imaginó nuevas opiniones ni nuevos ritos. No hizo ni de inspirado ni de profeta. Él era un magistrado sabio que enseñó las antiguas leyes. Él recomienda sólo la virtud. Él no predicó a ningún maestro.

En su primer libro, dice que para aprender a gobernar debes dedicar todos tus días a corregirte.

En su segundo libro, prueba que Dios mismo graba la virtud en el corazón del hombre; él dice que el hombre no nace malvado, sino que se desvía por su propia culpa.

El tercer libro es una colección de máximas puras, donde no se encuentra nada bajo ni de una alegoría ridícula.

Según Voltaire, Confucio tenía cinco mil discípulos, podía ponerse a la cabeza de un grupo poderoso, y le gustaba más enseñar a los hombres que gobernarlos. Después de su muerte, sus discípulos fueron emperadores, el colao, es decir, los mandarines, los eruditos y todo lo que no es pueblo.

Al mismo tiempo, Voltaire se opone firmemente a la idea de atribuirle el ateísmo a Confucio, porque un francés llamado Maigrot trató a Confucio como ateo, basándose en las palabras de este gran hombre:

“El cielo me dio la virtud, el hombre no puede hacerme daño.”

Según Voltaire, Confucio, que vivió hace dos mil trescientos años y poco antes de Pitágoras, restaura esta religión, que consiste en ser justo. Comenzó diciendo, en su libro, que quien esté destinado a gobernar “debe rectificar la razón que recibió del cielo, mientras uno limpia un espejo empañado; que también debe renovarse a sí mismo, para renovar a la gente con su ejemplo.”

Todo tiende a este fin; no es un profeta, no es inspirado; no conoce inspiración, pero la continua atención para reprimir sus pasiones; él solo escribe sabiamente, y es considerado por los chinos como un sabio.

“Su moral, escribe Voltaire, es tan pura, tan severa y al mismo tiempo tan humana como la de Epicteto. Él no dice: No hagas a los demás lo que no quisieras que te hicieran a ti; sino: ‘Haz a los demás lo que quieres que te hagamos a ti.’ (…) Sus discípulos fueron un pueblo de hermanos. El momento más feliz y más respetable en la Tierra fue cuando uno siguió sus leyes.” (7)

Es evidente que Voltaire quería mostrar la grandeza del pensamiento de Confucio al contrastarlo con el fanatismo y la idolatría del Papa que reinó en Europa.

Según Voltaire, Confucio tiene todos los honores, no los honores divinos, que ningún hombre debe, sino aquellos que merecen a un hombre que ha dado por la Divinidad las ideas más sanas que pueden formar la mente humana.

“Por eso, escribe Voltaire, el P. le Comte y otros misioneros escriben que los chinos han conocido al verdadero Dios, cuando las otras personas eran idólatras, y le sacrificaron en el templo más antiguo del universo.” (8)

 

Aspectos de la religión en China y sus efectos beneficiosos en la vida social

Voltaire ha mencionado una obra titulada Nueva memoria sobre el estado de China, (Nouveaux mémoire sur l’état de la Chine), publicada en 1697, donde el autor escribe que China ha mantenido el conocimiento del Dios verdadero durante más de dos mil años y ha practicado las máximas de la moral más pura, mientras que Europa y casi todo el resto del mundo vivían en el error y la corrupción. Estas memorias fueron condenadas por el tribunal de Roma en 1702.

Una cosa que ha fascinado a Voltaire sobre la religión en China es el hecho de que esta religión no admite el castigo eterno y las recompensas. Es Voltaire quien escribe que:

“Es cierto que su religión no admite el castigo eterno y las recompensas; y eso es lo que muestra la edad de esta religión. El Pentateuco no habla de la otra vida en sus leyes: los saduceos entre los judíos nunca lo creyeron” (9).

Cabe destacar que en la Introducción de este trabajo, Voltaire había destacado todos los aspectos de la religión en China y sus efectos beneficiosos en la vida social. En la Introducción escribió que:

“Es cierto que las leyes de China no hablan de sanciones y recompensas después de la muerte; pues no querían afirmar lo que no sabían. Esta diferencia entre ellos y todos los grandes pueblos civilizados es muy sorprendente. La doctrina del infierno fue útil, y el gobierno de los chinos nunca la admitió. Simplemente exhortaron a los hombres a reverenciar al cielo y ser justos.” (10)

Voltaire es muy crítico con la idea de que los estudiosos chinos no tienen una idea distinta de un Dios inmaterial, pero según él, es injusto inferir que son ateos. Para apoyar esta idea, cita al arzobispo Navarrete, quien ha dicho que, según todos los intérpretes de los libros sagrados de China, el alma es una parte airosa e ígnea que, al separarse del cuerpo, se encuentra en la esencia del cielo. Pero este sentimiento es el mismo que el de los estoicos. Según Voltaire, todo esto se encuentra en el sexto libro de la Eneida de Virgilio y en el Manual de Epictetus, y estas obras no están infectadas con el ateísmo. Así lo pensaron todos los primeros padres de la Iglesia.

“Hemos calumniado a los chinos solo porque su metafísica no es la nuestra; Deberíamos haber admirado en ellos dos méritos que condenan tanto las supersticiones de los paganos como la moral de los cristianos. Nunca la religión de los eruditos fue deshonrada por las fábulas, ni contaminada por las peleas y las guerras civiles.” (11)

Al criticar los prejuicios y malentendidos sobre la religión y los ritos en China, hemos dado un principio metódico muy importante. No debemos juzgar los usos de los demás por los nuestros, porque llevamos al fin del mundo los prejuicios de nuestro espíritu polémico.

La justicia, la moral y la adoración al cielo y al padre de la familia son los cimientos morales de China

Es por esto que el rey es considerado el padre del imperio, y los mandarines como los padres de las ciudades y provincias (lo que significaba que todo el mundo estaba basado en la idea de la autoridad paterna). Debemos agregar el papel de la ciencia, y especialmente de la astronomía, que explica su cronología muy exacta. Las virtudes y la ciencia se ven, por ejemplo, en el emperador Hiao. Es por eso que su nombre todavía es venerado en China, como en Europa el de Titus, Trajan y Antonine.

“Para su época (escribió Voltaire sobre el emperador), él era un matemático inteligente que solo demuestra que nació en una nación muy civilizada. No vemos que los antiguos jefes de las ciudades alemanas o de Gaulle hubieran reformado la astronomía: Clovis no tenía observatorio.” (12)

Es el ejemplo perfecto de la idea del rey iluminado que soñaron los filósofos de la Ilustración.

Voltaire también manifestó su simpatía por el periódico del imperio:

“El Diario del Imperio Chino es el diario más auténtico y útil del mundo, ya que contiene los detalles de todas las necesidades públicas, recursos e intereses de todas las órdenes del Estado.” (13)

Las descripciones de las fuerzas del estado, las ciudades, el ejército y las fortificaciones demuestran la grandeza de China. Incluso la gran muralla es el monumento más alto en comparación con las pirámides de Egipto, por su utilidad y por su inmensidad.

En el tercer libro de Confucio, Voltaire encontró una peculiaridad que muestra cuán viejo el uso de carros armados. En su día, el vice-rey y los gobernadores de las provincias se vieron obligados a proporcionar al jefe de estado, o emperador, mil carros de guerra con cuatro caballos al frente. Homero, que floreció mucho antes que el filósofo chino, nunca habló de otra cosa que de dos o tres carros tirados por caballos. Además, China tiene casi todas las frutas trasplantadas en nuestra Europa y muchas otras que extrañamos. El precioso insecto que produce la tela es nativo de China, y sus telas eran tan raras, incluso en la época de Justiniano, que se vendían en Europa a peso de oro. El fino y brillante papel blanco fue hecho por los chinos desde tiempos inmemoriales. Fue realizado con redes de madera de bambú cocida. La imprenta fue inventada por los chinos al mismo tiempo. Sabemos que este trabajo de impresión es un grabado sobre tablas de madera, por lo que Gutenberg lo practicó por primera vez en Maguncia en el siglo XV. Cultivaron la química; ellos inventaron la pólvora; pero la usaron solo en festivales, en el arte de los fuegos artificiales, donde superaron a otras naciones. Estos son algunos inventos chinos.

Pero, según Voltaire, lo que mejor saben y en lo que están más cultivados y más perfeccionados es en la moralidad y las leyes. El respeto a los niños por sus padres es la base del gobierno chino. Esta es la razón por la que:

“La ley fundamental es que el imperio es una familia, hemos buscado más que en otras partes, el bien público es el primer deber. De esto viene la atención constante del emperador y los tribunales para reparar las carreteras, unirse a los ríos, cavar canales, favorecer el cultivo de tierras y manufacturas.” (14).

Al enfatizar el bien público, Voltaire apuntó al despotismo europeo, en general, y al despotismo francés, en particular, donde el bien público estaba al servicio del capricho del príncipe. ¿Los chinos tienen vicios? Sí. Todos los vicios existen en China, como en otros lugares, pero ciertamente están más reprimidos por el freno de las leyes, porque las leyes son siempre uniformes.

Voltaire menciona la historia de un autor inglés de Memorias del Almirante Anson, quien fue engañado en el pueblo de Canton:

“¿Debe juzgarse al gobierno de una gran nación por las costumbres de la población de sus fronteras? ¿Qué habrían dicho los chinos sobre nosotros si hubieran naufragado en nuestras costas en un momento en que las leyes de las naciones de Europa confiscaban los efectos del naufragio y permitían que los propietarios fueran asesinados?” (15)

Aquí hay un vínculo muy estrecho entre las virtudes, la moral y las leyes. Voltaire, como hijo de la época de los Iluministas, ve la ley como un factor que influye en la cohesión de la sociedad. Las leyes representan el espíritu de las personas, y no deben impactar a la sociedad. Al mismo tiempo, la ley no debe basarse únicamente en la lógica del castigo, sino que debe contribuir al fortalecimiento de la virtud. Al glorificar la realidad legal de China, quiere criticar el despotismo que reinaba en muchos Estados de Europa.

“En otros países las leyes castigan el crimen. En China hacen más que eso, premian la virtud. El sonido de una acción generosa y rara se extiende en una provincia. El mandarín está obligado a informar al Emperador de ello, y el emperador envía una marca de honor a quien lo ha merecido tan bien.” (16)

Prof. El Dr. Gjergj Sinani, Facultad de Ciencias Sociales, Departamento de Filosofía, Universidad de Tirana, Albania.

 

Notas

1 Voltaire, Essai sur les mœurs, T.I, Classiques Garnier, Paris, 1990, p. 66-67.
2 Voltaire, Essai sur les mœurs, T.I, p. 67.
3 Voltaire, Essai sur les mœurs, T.I, p. 67.
4 Voltaire, idem, T.I, p. 208.
5 Voltaire, idem, p. 69.
6 Voltaire, idem, p. 69.
7 Voltaire, idem, p. 220.
8 Voltaire, idem, T.I, p. 220.
9 Voltaire, idem, T.I, p. 221.
10 Voltaire, idem, T.I,  p. 71.
11 Voltaire, idem, T.I, p. 222.
12 Voltaire, idem, T.I, p. 206.
13 Voltaire, idem, T.I, p. 210.
14 Voltaire, idem, T.I, p. 216.
15 Voltaire, idem, T.I, p. 217.
16 Voltaire, idem, T.I, p. 217.

 

Fuente:

Prof. Dr. Gjergj Sinani / Global Research — Voltaire’s Analysis of Chinese Civilization. A Model for a “Better Europe.”

Los contenidos publicados son responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de Mente Alternativa.