Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Un golpe continental silencioso llevado a cabo por Estados Unidos está en marcha

Tras la elección de Javier Milei, Argentina es el eje de una nueva etapa en la reaccionaria estrategia de dominio continental del imperio anglo-estadounidense. El guión que produjo a Milei no es nuevo: un supuesto “outsider” carismático que promete enterrar a la “casta política” mientras ondea la bandera falsa de la “lucha contra la corrupción”. Este tipo de candidaturas, advierte Eduardo Vasco en un artículo publicado por Strategic Culture, se ha puesto de moda en los últimos años. Nayib Bukele en El Salvador, Daniel Noboa en Ecuador, Vladimir Zelensky en Ucrania y Donald Trump en Estados Unidos son grandes exponentes de esta tendencia, aunque este último, a diferencia de los demás, es más multidimensional y no está completamente alineado a la rama ultraglobalista que domina el establishment estadounidense. Pero todos ellos llegaron al poder siguiendo el mismo guión que utilizó Milei. Tal como sucedió antes de su entrada en la Segunda Guerra Mundial, el orden unipolar anglo-estadounidense necesita garantizar una vez más la cohesión de las Américas (región que siempre ha sido su zona natural de influencia) en torno a su política, ante un escenario de inestabilidad internacional, mayores tensiones con el bloque multipolar en expansión y la creciente posibilidad de una Tercera Guerra Mundial. Es por esta razón que Estados Unidos está reordenando su política continental, reemplazando gobiernos soberanos por otros sumisos para evitar que se alineen con Rusia, China e Irán.

 

 

Por Eduardo Vasco

Argentina es el eje de una nueva etapa en la estrategia de dominio continental de Estados Unidos, tras la elección de Javier Milei. Su objetivo es establecer un nuevo control sobre las Américas frente a un escenario global de intensificación de las contradicciones y pérdida acelerada de hegemonía por parte del imperialismo estadounidense, dentro del cual no se descarta una nueva guerra mundial.

Los estrechos vínculos de Milei con EE.UU. han sido expuestos principalmente por la prensa alternativa argentina y sudamericana, además de las manifestaciones públicas del recién inaugurado líder argentino.

El guión no era nada nuevo: un supuesto “forastero” con fuerte atractivo en las redes sociales que promete enterrar a la “casta política” en nombre de la “libertad” de los ciudadanos comunes y corrientes. Un nuevo partido político con mirada de movimiento. La bandera de la “lucha contra la corrupción”. Este tipo de candidaturas se ha puesto de moda en los últimos años y es precisamente la historia reciente la que ayuda a comprender la implicación del imperialismo norteamericano en este juego.

Nayib Bukele en El Salvador, Daniel Noboa en Ecuador, Vladimir Zelensky en Ucrania y Donald Trump en Estados Unidos son grandes exponentes de esta tendencia, aunque este último, a diferencia de los demás, no es unánime dentro del aparato que domina el establishment estadounidense. Todos llegaron al poder siguiendo un guión que también utilizó Milei. Jair Bolsonaro es también un ejemplo famoso de este proyecto.

Pero si bien estas figuras políticas sólo tenían como herramientas las redes sociales, sus partidos recién creados y la demagogia anticorrupción, la participación de Estados Unidos estuvo oculta a la mayoría de los observadores. Sin embargo, luego comenzaron a recibir gran atención por parte de los principales medios de comunicación, a mantener reuniones con grandes empresarios, a recibir elogios de banqueros y actores extranjeros para, finalmente, llegar al poder.

En el caso de Milei, es aún más fácil reconocer su relación con el imperialismo estadounidense. A diferencia de Bukele y Noboa, y tanto como Bolsonaro, el nuevo presidente de Argentina declara abiertamente su amor por Estados Unidos.

Estas declaraciones son reveladoras y preocupantes, pero más reveladoras y preocupantes son las medidas que está aplicando el mandatario bonaerense. Esta es la verdadera terapia de shock neoliberal, es decir, la política de poner en práctica su plan de gobierno en el menor tiempo posible, la devastación completa e inmediata de todos los derechos sociales y económicos de los trabajadores, la gran mayoría de la población.

Milei no fue elegido en unas elecciones libres y democráticas. Nadie puede hacerse la ilusión de que un programa como el suyo pueda ser elegido libre y espontáneamente por la mayoría de los votantes. Logró ser elegido gracias a una complicada y prolongada trama, que comenzó con el abandono de la candidatura de Cristina Kirchner para favorecer a los aliados de derecha del peronismo y terminó con el apoyo a Milei de los principales representantes de los banqueros de Argentina, el macrismo.

Kirchner sufrió durante años (y continúa) una feroz persecución, similar a la que perpetró al presidente Lula en Brasil, promovida por el poder judicial y la prensa oligopolítica. Finalmente se ha llegado a un consenso entre la izquierda latinoamericana de que este “lawfare” es en realidad un golpe a escala continental, planeado en Washington. Y de eso no puede haber ninguna duda. Toda la burguesía argentina, subordinada a Estados Unidos, se unió para derrotar al kirchnerismo. El único que pudo hacerlo fue Milei, cuya demagogia y apoyo empresarial le valieron una masa de votantes. El pacto con Macri y Patricia Bullrich, candidata de la “tercera vía”, selló el compromiso entre Milei y el imperialismo estadounidense.

Al golpe suave de las elecciones le sigue un golpe más duro para asegurar el éxito de la terapia de choque. Sabiendo que su programa es rechazado por las amplias masas argentinas, Milei no vio ningún problema en establecer una protodictadura para frenar la oposición a sus medidas. Las multas y sanciones contra los manifestantes, aparte de la tradicional represión policial, son claras medidas dictatoriales. Está abierta la temporada de persecución política contra sindicatos, partidos y movimientos sociales, inspirada en la última dictadura militar vivida por los argentinos: no es sólo de palabra, sino principalmente en la práctica que Milei y sus aliados expresan simpatía por el período de Videla y compañía.

Mientras reprime la oposición popular, Milei lleva a cabo las primeras medidas de su programa, como recortar programas sociales, acabar con los subsidios a los pobres, privatizar empresas estatales, despedir a miles de servidores públicos, censurar la prensa (por supuesto, no a los monopolios que lo eligieron), el intento (aún no implementado) de desdolarizar la economía.

Tal como lo hicieron Pinochet e Ielstin, la represión de Milei va acompañada de una fuerte operación psicológica para justificar lo indefendible. Su propaganda culpa a gobiernos anteriores, principalmente al peronismo, por la “ruina” en que quedó el país. Al igual que Bolsonaro, Milei recupera el fantasma del comunismo y, en la línea de Hitler y Mussolini, exalta un supuesto pasado casi mitológico y nostálgico, cuando la Argentina habría sido un país puro e inmaculado. Además, el miedo y el chantaje, instrumentos tradicionales del fascismo, también son esgrimidos por Milei, quien advierte a los argentinos que una hecatombe caerá sobre el país si no se implementan sus reformas neoliberales.

 

Milei es el líder de la reacción imperialista en el continente

Los pasos dados por la política exterior del gobierno argentino muestran que no se limitará a la devastación interna. Como si las hostilidades hacia los “comunistas” Maduro, Ortega y Díaz-Canel, y el propio presidente Lula, no fueran suficientes, Milei cumplió su promesa de no unirse a los BRICS. Esta fue la señal más importante de que el nuevo gobierno argentino servirá como representante de Estados Unidos y actuará contra la integración sudamericana y la independencia de los países de la región.

Estados Unidos siempre ha considerado a Brasil como el país más importante del hemisferio sur y de América Latina, con potencial histórico para liderar toda esta porción del planeta. Por tanto, Brasil es un adversario geopolítico de Estados Unidos. Incluso en la década de 1990, en el apogeo de la hegemonía neoliberal y con el títere Fernando Henrique en el gobierno de Brasil, a Henry Kissinger le preocupaba que la integración económica de los países sudamericanos a través de la creación del Mercosur pudiera “generar un conflicto potencial entre Brasil y Estados Unidos en el futuro del Cono Sur”, como escribió en su libro “¿Necesita Estados Unidos una política exterior?”.

Y, de hecho, desde el primer gobierno del PT, Brasil ha reforzado su liderazgo sobre otros países latinoamericanos, particularmente los del Cono Sur: la asociación estratégica de Brasil con China, su acercamiento con Rusia y el hecho de ser el único país en el hemisferio occidental unirse a los BRICS es un peligro para la dominación estadounidense. Para los intereses imperialistas estadounidenses, Brasil no puede continuar por este camino.

Siendo la segunda nación más importante del continente y un rival histórico de Brasil —particularmente durante los primeros 100 años de vida independiente en América Latina—, Argentina debería entonces servir para contrarrestar la influencia brasileña, en opinión de Estados Unidos. Y esa es la misión de Milei. Si Lula es el agente de la integración progresista y soberana del continente, Milei es ahora el agente de una pseudo integración reaccionaria y sumisa a los intereses de la Casa Blanca. Lo que Estados Unidos no pudo hacer plenamente con Bolsonaro, lo intentará con Milei.

No es casualidad que, poco después de que Milei asumiera el poder en Argentina, estallara una crisis en Ecuador, que llevó al nuevo gobierno del derechista Daniel Noboa a instaurar, en la práctica, una dictadura militar, bajo la excusa de combatir el crimen organizado. Y Milei afirmó estar dispuesto a enviar fuerzas argentinas para ayudar en la represión.

Noboa también fue elegido mediante un golpe electoral suave. Siempre es necesario recordar que Rafael Correa y su “revolución ciudadana” fueron destituidos del poder por la traición de Lenín Moreno, guiado por Estados Unidos, y la justicia ecuatoriana les impidió para siempre regresar al poder. Esto castró el potencial de victoria de sus seguidores en las dos elecciones siguientes, incluida la de 2023. Poco después de asumir el gobierno, Noboa decretó el estado de emergencia y el toque de queda. En la práctica, entregó el poder a los militares para combatir el “terrorismo” en lo que llamó un “conflicto armado interno”.

Noboa recibió pleno apoyo del parlamento, que ofreció amnistía a los militares y policías que cometieran crímenes contra los derechos humanos durante el estado de emergencia. De hecho, las fuerzas represivas ahora tienen licencia oficial para matar y pueden invadir cualquier hogar sin necesidad de una orden judicial.

Probablemente agentes estadounidenses han estado operando desde el inicio de la crisis en Ecuador, pero el anuncio oficial de que enviarán asesores y expertos y la aceptación de Noboa despejaron cualquier duda sobre una conexión estadounidense. Ecuador ya era el país que recibió más apoyo militar estadounidense en la región, gracias al realineamiento impulsado tras el golpe electoral de Moreno y particularmente durante el mandato del banquero Guillermo Lasso. Los acuerdos permiten al Pentágono enviar personal militar para combatir el crimen organizado a pedido de Quito. Ecuador tiene una posición estratégica, cerca de Venezuela y el Caribe y bañado por el Océano Pacífico —posible escenario para un eventual enfrentamiento bélico de Estados Unidos con China— y las Islas Galápagos podrían eventualmente albergar una base estadounidense.

“Necesitamos cooperación internacional. Estoy feliz de aceptar la cooperación estadounidense. Necesitamos equipos, armas, información y creo que este es un problema global”, afirmó Noboa. Y concluyó afirmando que el terrorismo y el narcotráfico no son sólo un problema de su país, sino que “trasciende las fronteras nacionales”. Con razón, algunos analistas ya consideran que esta es una oportunidad para que Estados Unidos ejecute un “Plan Ecuador”, reviviendo el Plan Colombia, que fue una intervención militar sobre el vecino de Ecuador durante la primera década del siglo XXI. De hecho, este plan perfectamente podría extenderse a todo el continente, ya que el crimen organizado es un problema social en prácticamente todos los países latinoamericanos y EE.UU. considera que esto afecta a su seguridad nacional. La excusa para la intervención ya existe, sólo se necesita “convencer” a los países para que la acepten.

La crisis en Ecuador también sirvió como pretexto para que Perú movilizara sus fuerzas represivas, planteando la posibilidad de que criminales ecuatorianos pudieran cruzar la frontera y desestabilizar el país. Perú es otro país sudamericano donde rige una dictadura desde el golpe de Estado contra Pedro Castillo. La elección de Milei en Argentina y la militarización en Ecuador impulsan el resurgimiento del régimen peruano, que viene ocurriendo de manera regular. La fiscalía pidió 34 años de prisión para Castillo, al mismo tiempo que salía de prisión el exdictador Alberto Fujimori. Y el gobierno de Dina Boluarte no es el más reaccionario que los peruanos podrían enfrentar: la liberación de Fujimori indica una posible opción estadounidense por el fujimorismo (cuya fuerza ha vuelto a crecer, tanto entre la clase media y la burguesía, como dentro del aparato estatal y las fuerzas armadas).

Las fuerzas de extrema derecha se han ido reorganizando en los últimos años en el continente, con mayor o menor apoyo — pero siempre con apoyo — de Estados Unidos, dependiendo de la situación política de cada país. José Antonio Kast casi gana las últimas elecciones en Chile, Camacho fue uno de los líderes del golpe y la desestabilización de 2019 en Bolivia y el uribismo sigue fuerte en Colombia. Este año habrá elecciones en Uruguay, gobernado por la derecha tradicional con el apoyo de la extrema derecha, cuyos militares del Cabildo Abierto han puesto sus botas en la política después de casi 40 años. También en El Salvador, donde Bukele organizó el ejecutivo, el legislativo y el judicial, que anuló la ley para permitir su candidatura a la reelección, y controla la prensa con mano de hierro. Bukele también es responsable de hacer de El Salvador un estado policial y un modelo a seguir para Noboa, así como un contrapunto reaccionario a la influencia de la Nicaragua sandinista y el México de Obrador en Centroamérica. El propio México también tendrá elecciones y AMLO ya no gobernará el país, que volverá a un gobierno más alineado con EE.UU., incluso si gana Morena, el partido de Obrador.

 

 

El papel de Brasil

La reacción imperialista buscará, como uno de sus objetivos inmediatos, la derrota de Nicolás Maduro y el chavismo en las elecciones venezolanas previstas para este año. Como siempre, al no ganar en las urnas, Estados Unidos impulsará un golpe de Estado opositor, primero con una difamación generalizada en los medios venezolanos e internacionales, para allanar el camino a una desestabilización similar a las guarimbas de 2013-2019.

Esto dependerá de la fuerza que tendrá Estados Unidos para inmiscuirse en los asuntos venezolanos. En este momento, parece imposible que la oposición consiga algo debido a su fragilidad y división tras las sucesivas derrotas golpistas. Al mismo tiempo, China y Rusia son aliados estratégicos de Caracas y ven la victoria de Maduro como fundamental para mantener sus posiciones cada vez más influyentes en América Latina y el Caribe, así como para contrarrestar la política estadounidense.

Sin embargo, el mayor peligro del avance de la extrema derecha proimperialista desde Argentina está en alentar a la extrema derecha dentro del propio Brasil. La derrota de 2022 ante Lula fue importante, pero no decisiva. El bolsonarismo sigue fuerte y las contradicciones que tiene con el ala tradicional de la derecha brasileña — la más subordinada a EE.UU. — no significan que ésta haya descartado nuevos apoyos para sacar a Lula y al PT del gobierno. Quien se deje engañar por la supuesta lucha de las instituciones contra el bolsonarismo debería comparar la campaña antibolsonarista del poder judicial y de la prensa con la campaña que esos mismos agentes llevaron a cabo contra el PT entre 2012 y 2018.

La familia Bolsonaro es aliada y amiga de Milei, así como de Donald Trump. También éste podría regresar al gobierno en las elecciones de este año en Estados Unidos, y si eso sucede la presión contra Lula y a favor del bolsonarismo será muy violenta. Bolsonaro y Milei son también los grandes bastiones políticos del sionismo en Brasil y Argentina y tienen buenas relaciones con el Mossad, que, al igual que la CIA, es un importante factor de desestabilización que debería ser absolutamente rechazado por cualquier gobernante que quiera completar su mandato.

Brasil ha tenido tradicionalmente como principal estrategia, al menos desde el siglo XX, la alianza con Argentina en Sudamérica, por eso Lula insistió tanto en que los BRICS integraran a Argentina, además de visitar Buenos Aires primero después de jurar en 2023 y por ello demuestra pragmatismo en las relaciones con Milei, deseando públicamente mantener las tradicionales y buenas relaciones con el país vecino.

Al contrario de lo que algunos ingenuos piensan, no existe una hegemonía brasileña en América del Sur, la hegemonía es estadounidense, a pesar de estar en crisis. Por otro lado, Brasil es, como admitió Kissinger, el mayor rival potencial de Estados Unidos en la región. Lógicamente, esto no significa que Brasil tenga intenciones imperialistas, pues para tenerlas sería necesario tener una economía capitalista plenamente avanzada, algo que Brasil nunca tuvo precisamente debido a la opresión del imperialismo estadounidense. Para que Brasil cumpla su papel de sustituto de EE.UU. como gran potencia en Sudamérica, es imprescindible que EE.UU. ya no pueda ejercer su hegemonía y esto está sucediendo poco a poco debido a la crisis del sistema capitalista.

Sin embargo, la lucha de Brasil, que es una lucha antiimperialista por naturaleza, no puede triunfar con una política de conciliación con el imperialismo estadounidense, ni sin una alianza con los países vecinos. Por lo tanto, la propia Argentina es el principal punto de apoyo de Brasil contra Estados Unidos. Y Brasil también necesita aliados fuera de la región que tengan las mismas visiones estratégicas, como China y Rusia. Lula lo sabe perfectamente y por eso prefiere el acercamiento con Pekín y Moscú, así como con la Unión Europea, dejando relativamente de lado las relaciones con Estados Unidos.

Lula y el PT disfrutan de una ventaja que la mayoría de la izquierda latinoamericana no tiene. Reciben un gran apoyo de la clase trabajadora brasileña, y su estrecha relación con los sindicatos y el movimiento de los sin tierra los ha protegido del canto de sirena del identitarismo y de las ONG financiadas por Estados Unidos —aunque ha cooptado a las clases medias dentro del PT y el gobierno. El carácter artificial y/o el compromiso con un ala imperialista supuestamente progresista (agrupada en el Partido Demócrata de Estados Unidos) hace que gobiernos como los de AMLO, Luis Arce, Gustavo Petro, Gabriel Boric y el recién instalado Bernardo Arévalo sean extremadamente vulnerables a golpes de estado y desestabilizaciones.

Lula es el principal objetivo del golpe imperialista y, por tanto, es imperativo sacar las malas influencias del gobierno (que en realidad consiste en una quinta columna al servicio del golpe). Al mismo tiempo, debería fortalecer los vínculos con la capa que lo protege internamente (los sindicatos y movimientos populares) y con aliados estratégicos en la lucha por la independencia frente al acoso imperialista (los BRICS).

Tal como sucedió antes de su entrada en la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos necesita nuevamente garantizar la cohesión de las Américas (región que siempre ha sido su zona natural de influencia) en torno a su política, ante un escenario de inestabilidad internacional, mayores tensiones con sus rivales rusos, chinos e iraníes y la creciente posibilidad de una Tercera Guerra Mundial. Es por esta razón que Estados Unidos está reordenando su política continental, reemplazando gobiernos soberanos por otros sumisos, trabajando sobre todo para evitar que se alineen Rusia, China e Irán, países que lideran el proceso de expulsión de Estados Unidos de Asia occidental y otras partes del mundo.

En esta situación, el gobierno brasileño necesita trabajar en la dirección opuesta y prevenir y revertir la tendencia golpista en América Latina, dando ejemplo a la izquierda continental, apoyando movimientos verdaderamente antiimperialistas y retomando asociaciones comerciales y de infraestructura que fueron suspendidas debido el desmantelamiento de las empresas brasileñas con el golpe imperialista de 2016. Porque el principal objetivo de estos golpes es Brasil.

 

Obstáculos a la multipolaridad en Argentina y Sudamérica

 

Fuente:

Eduardo Vasco, en Strategic Culture Foundation: Un golpe continental silencioso llevado a cabo por Estados Unidos está en marcha. 23 de enero de 2024.

Contenidos

Por Mente Alternativa El 13 de junio, en el marco de la cumbre anual del G7 en Italia “Biden y Zelenskyy firmaron un acuerdo...

Ciencia y Tecnología

Por Malek Dudakov Elon Musk está cortando lazos con la El Estados UYnidos liberal. Ahora Tesla cambia su lugar de constitución de Delaware a...

Contenidos

Por Malek Dudakov A Canadá le asusta la perspectiva de una guerra civil en Estados Unidos después de las elecciones. Los politólogos canadienses piden...

Contenidos

Por Malek Dudakov El equipo de Trump está preparando activamente un plan de reformas importantes para los primeros 100 días de la presidencia. Los...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram