Connect with us

Hi, what are you looking for?

Contenidos

Thierry Meyssan: Irán Petrificado

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Exacerbar las tensiones en el Golfo Pérsico es un juego peligroso que puede degenerar ‎en cualquier momento. Los ataques de autores no identificados contra barcos que ‎transportaban crudo pueden haber sido perpetrados por prácticamente cualquiera de ‎las partes, incluyendo a Estados Unidos, país que históricamente ha basado su acción ‎internacional en la realización de acciones de bandera falsa. Sin embargo, un análisis ‎racional de la situación muestra que Irán no se halla actualmente en una coyuntura ‎que lo predisponga a realizar ese tipo de acto. ‎Pues lo que algunos analistas han interpretado como “paciencia estratégica”, para Thierry Meyssan es en realidad un estado de “petrificación” de ‎la teocracia iraní, que contrariamente a lo que todo el mundo cree, suele ser una clase muy habilidosa ‎en materia de comercio… pero torpe en diplomacia. De cualquier forma, el método de Trump no tendrá éxito en este caso, agrega Meyssan, pues la cultura persa hace de los iraníes un ‎pueblo capaz de soportar muy largos periodos de sufrimiento con tal de triunfar.

 

Estados Unidos y Reino Unido atribuyen a Irán los actos de sabotaje cometidos contra ‎‎6 petroleros en el Golfo Pérsico y la única “prueba” que presentan es un video estadounidense ‎cuya autenticidad es inverificable. Según Estados Unidos y Reino Unido, el video muestra una ‎embarcación de los Guardianes de la Revolución iraníes que se acerca a uno de los petroleros ‎atacados para retirar de su casco una mina magnética que no había estallado. Sin embargo, los ‎marinos del barco atacado aseguran que la nave fue alcanzada por un «objeto volante», o sea ‎un drone o un misil.

La naturaleza del duelo entre Estados Unidos e Irán cambió desde que Donald Trump llegó a la ‎Casa Blanca, en enero de 2017, pero sólo es posible comprender la reacción iraní analizando ‎sucesos anteriores y la posterior evolución de los acontecimientos.

Después de la invasión y ocupación de Irak, el presidente republicano George Bush hijo hizo todo ‎lo que estaba a su alcance por desatar una guerra contra Irán. Su objetivo era continuar la ‎destrucción sistemática de las estructuras de los Estados en los países del «Medio Oriente ‎ampliado», conforme a la estrategia Rumsfeld/Cebrowski (1).

La primera vez, la Comisión Baker-Hamilton (2006) le impidió hacerlo. La clase dirigente ‎estadounidense estimaba que todavía no había “recuperado” lo invertido en la guerra y la ‎posterior ocupación de Irak, así que no quería meterse en otra «guerra sin fin». La segunda ‎vez (2007-2008), el almirante William Fallon, el comandante del CentCom, quien había ‎comenzado a conversar con el entonces presidente iraní Mahmud Ahmadineyad sobre la ‎posibilidad de estabilizar el Medio Oriente, se opuso al proyecto de guerra contra Irán. Después, ‎el vicepresidente Dick Cheney instruyó a Israel para que alquilara aeropuertos georgianos desde ‎los cuales la aviación israelí podría bombardear Irán sin tener que reabastecer sus aviones ‎en vuelo. Pero, desde las primeras horas de la guerra en Osetia del Sur (en agosto de 2008), ‎Rusia destruyó en tierra los bombarderos israelíes ya estacionados en Georgia.

A su llegada a la Casa Blanca, el demócrata Barack Obama trató de proseguir la misma estrategia, ‎aunque de manera menos brutal. Al igual que su predecesor Bush hijo y que Dick Cheney, Obama ‎estaba convencido de que había que actuar con rapidez para apoderarse del petróleo iraní antes ‎de que comenzara la escasez de crudo (según la teoría del «pico petrolero»). En vez de iniciar ‎una nueva guerra –no deseada por la opinión pública estadounidense– el presidente Obama ‎magnificó en Irán una serie de manifestaciones para tratar de derrocar al presidente ‎Ahmadineyad (en 2009). Luego del fracaso de aquel intento de «revolución de color» ‎contra Ahmadineyad, la administración Obama emprendió (en marzo de 2013) conversaciones ‎en Omán con los interlocutores habituales de Washington en Teherán desde los tiempos de la ‎Revolución del imam Khomeini, o sea con el clan de Hachemi Rafsandyani, y sobre todo con ‎el jeque Hassan Rohani, quien había sido el primer contacto de Estados Unidos en Irán ‎en tiempos del caso Irán-Contras. Cuando Rohani fue electo presidente (en 2013), Obama inició ‎inmediatamente negociaciones entre Teherán y Washington para dividir el Medio Oriente entre ‎iraníes y sauditas, supuestamente en aras de garantizar la lucha contra la proliferación nuclear. ‎En presencia de otras grandes potencias, estadounidenses e iraníes negociaron un tratado ‎en Suiza, cuya firma se retrasó hasta el año 2015. En ese tratado, Irán obtenía el derecho a ‎volver a exportar su petróleo para reactivar su economía. ‎

Poco a poco, las relaciones entre Irán y Estados Unidos volvieron a la ‎normalidad. Hasta que Donald Trump llegó a la Casa Blanca, en 2017. Trump tenía un objetivo ‎totalmente diferente: en la Casa Blanca ya nadie creía que el petróleo iba a escasear sino que, ‎al contrario, hay demasiado crudo en el mercado internacional. Trump no estaba interesado en ‎seguir la política imperialista de sus predecesores sino sólo en hacer dinero. En vez de tratar de ‎organizar el control estadounidense sobre el Medio Oriente, la administración Trump pretendía ‎limitar la cantidad de crudo disponible en el mercado internacional para mantener los precios a un ‎nivel que haga rentable la explotación de los hidrocarburos estadounidenses de esquistos. Así que ‎Estados Unidos estimuló las manifestaciones contra la clase político-religiosa iraní (en 2017-‎‎2018) y luego (en 2018) se retiró del acuerdo 5+1 (JCPOA) firmado con Irán.

Desde entonces, Irán parece como petrificado. La diferencia entre los políticos y los religiosos ‎reside en que los religiosos son rígidos y no saben ser autocríticos. Se ven a sí mismos como los ‎representantes de Dios en este mundo… y Dios no puede equivocarse. Esa simple razón hace de ‎la teocracia iraní –contrariamente a lo que todo el mundo cree– una clase muy habilidosa ‎en materia de comercio… pero torpe en diplomacia.

Por eso vemos a Irán seguir rechazando las ofertas estadounidenses de negociación en una ‎desesperada espera del hipotético regreso de los demócratas al poder en Washington, una ‎apuesta altamente riesgosa si se tiene en cuenta que Donald Trump puede resultar reelecto para ‎un nuevo mandato de 4 años y que la economía iraní está al borde del colapso.

Esa espera, como en estado de petrificación, impide a Irán planificar su respuesta a maniobras ‎como las actuales acusaciones provenientes de Washington y Londres, acusaciones de ataques ‎contra los intereses occidentales que además comprometen las futuras relaciones de Teherán con ‎los demócratas estadounidenses.

Pero, el método de Trump no tendrá éxito en este caso. La cultura persa hace de los iraníes un ‎pueblo capaz de soportar muy largos periodos de sufrimiento con tal de triunfar.

 

Irán tiene la ‘mano ganadora’ contra EE.UU. y presionará a Trump al máximo

 

Advertisement. Scroll to continue reading.

 

Terrorismo de bandera falsa: Una historia de mentiras y decepción

Robert David Steele, el segundo más importante civil del cuerpo de Inteligencia de los Marine Corps de los Estados Unidos, y ex-oficial de servicios clandestinos de la CIA, asegura que la mayoría de los ataques terroristas en el mundo son de bandera falsa. Es decir que son creados artificialmente por servicios de inteligencia de los Estados Unidos, principalmente, para culpar a agentes externos y justificar acciones sobre ellos.

“La mayoría de terroristas, son terroristas de bandera falsa, o son creados por nuestros propios servicios de inteligencia. En los Estados Unidos, cada atentado terrorista que hemos tenido ha sido de bandera falsa, o ha sido confeccionado por el FBI a través de informantes. De hecho, hay ciudadanos tramitando órdenes de restricción contra informantes del FBI que intentan incitar al terrorismo. Nos hemos convertido en un asilo de lunáticos.”

 

Terrorismo de bandera falsa: Una historia de mentiras y decepción

 

Notas:

1. «El proyecto militar de ‎Estados Unidos para el mundo», por Thierry Meyssan, ‎‎Haïti Liberté (Haití), Red Voltaire, 22 de agosto de 2017.

 

Fuente:

Thierry Meyssan / Redo Voltaire — Irán Petrificado.

Advertisement que es lbry

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Girl in a jacket

Archivos

Facebook

Te puede interesar

Contenidos

[ Hay evidencia impactante que indica que “alguien” está tratando de orquestar un levantamiento interno dentro de los Estados Unidos. Las autoridades policiales de...

Ciencia y Tecnología

La corporatización constante del espacio para el dominio del espectro total continúa con Space X llenando el espacio de satélites 5G y lanzando con...

Contenidos

por Thierry Meyssan Colegialidad de fachada ‎La epidemia de Covid-19 tomó desprevenidos a los responsables políticos, que habían olvidado su ‎principal función: garantizar la...

Contenidos

Watch the latest video at foxnews.com Flanqueado por el Fiscal General Bill Barr, el presidente Trump firmó el jueves una orden ejecutiva en la...

Advertisement

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.