Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.

El mayor genocidio del siglo XX, y uno de los capítulos poco conocidos de la historia, fue la hambruna generalizada en Irán durante la Primera Guerra Mundial, causada por la presencia británica en aquel país. Después de la Revolución rusa de 1917, Gran Bretaña se convirtió en la principal potencia extranjera en Irán y esta hambruna o, con más precisión, “genocidio” fue cometido por los británicos. Documentación rescatada de los Archivos Americanos informa sobre el hambre y la propagación generalizada de enfermedades epidémicas en Irán, estimando que el número de fallecidos debido a la hambruna es de aproximadamente 8-10 millones durante 1917-19 (1), lo que hace que este sea el mayor genocidio del siglo XX, e Irán la mayor víctima de la Primera Guerra Mundial (2). El profesor Gholi Majd, de la Universidad de Princeton, escribe en su libro The Great Famine and Genocide in Persia (Gran hambruna y genocidio en Persia), que los documentos estadounidenses muestran que los británicos impidieron la importación de trigo y otros granos alimenticios en Irán desde Mesopotamia, Asia y los Estados Unidos, y que a los barcos cargados con trigo no se les permitió descargar en el puerto de Bushehr en el Golfo Pérsico. Majd sostiene que Gran Bretaña creó intencionalmente las condiciones de genocidio para destruir a Irán y controlar efectivamente el país para sus propios fines. Gran Bretaña tiene un largo historial de intentos de ocultar la historia y reescribirla en su propio favor. Las páginas están llenas de conspiraciones que fueron encubiertas por el gobierno británico para ocultar su participación en diferentes episodios que empañarían la imagen del país.

 

Cabe señalar que Irán había sido uno de los principales proveedores de granos alimenticios para las fuerzas británicas estacionadas en las colonias del imperio al sur de Asia. Aunque la mala cosecha durante estos dos años empeoró la situación, no fue de ninguna manera la razón principal por la que ocurrió la Gran Hambruna. El profesor Gholi Majd, de la Universidad de Princeton, escribe en su libro The Great Famine and Genocide in Persia (Gran hambruna y genocidio en Persia), que los documentos estadounidenses muestran que los británicos impidieron la importación de trigo y otros granos alimenticios en Irán desde Mesopotamia, Asia y los Estados Unidos, y que a los barcos cargados con trigo no se les permitió descargar en el puerto de Bushehr en el Golfo Pérsico. El profesor Majd sostiene que Gran Bretaña creó intencionalmente las condiciones de genocidio para destruir a Irán y controlar efectivamente el país para sus propios fines. El comandante Donohoe describe a Irán de esa época como una “tierra de desolación y muerte” (3). Pero este evento pronto se convirtió en el tema de un encubrimiento británico.

Gran Bretaña tiene un largo historial de intentos de ocultar la historia y reescribirla en su propio favor. Las páginas están llenas de conspiraciones que fueron encubiertas por el gobierno británico para ocultar su participación en diferentes episodios que empañarían la imagen del país. Uno de los ejemplos claros es el “Jameson Raid”; un golpe de estado fallido contra el gobierno de Paul Kruger en Sudáfrica. Esta redada fue planeada y ejecutada directamente por el gobierno británico de Joseph Chamberlain bajo las órdenes de la reina Victoria (4) (5). En 2002, las memorias de Sir Graham Bower se publicaron en Sudáfrica, revelando estas implicaciones que se habían cubierto durante más de un siglo, centrando la atención en Bower como chivo expiatorio del incidente (6).

Los registros que se destruyeron para encubrir los crímenes británicos en todo el mundo, o se guardaron en archivos secretos del Ministerio de Relaciones Exteriores, para no solo proteger la reputación del Reino Unido, sino también para proteger al gobierno de los litigios, son indicativos de los intentos realizados. Por los británicos para evadir las consecuencias de sus crímenes. Los documentos en Hanslope Park también incluyen los informes sobre la “eliminación” de los enemigos de la autoridad colonial en Malaya en la década de 1950; los registros muestran que los ministros en Londres sabían de la tortura y el asesinato de los insurgentes de Mau Mau en Kenia y los asaron vivos (7). Estos registros pueden incluir aquellos relacionados con la Gran Hambruna de Irán. ¿Por qué se destruyeron o mantuvieron en secreto estos registros que cubren los secretos más oscuros del Imperio Británico? Simplemente porque podrían avergonzar al gobierno de Su Majestad (8).

Se produjo una hambruna en Irlanda desde 1845 hasta 1852 que mató a una cuarta parte de la población irlandesa. Esta hambruna fue causada por las políticas británicas y se enfrentó a un gran intento de encubrimiento por parte del gobierno británico y la corona de culpar a las “papas” (9). La hambruna, incluso hoy en día, es famosa en el mundo como la “hambruna de papa” cuando, en realidad, fue el resultado de una escasez de alimentos planificada y, por lo tanto, un genocidio deliberado por parte del gobierno británico (10).

La verdadera cara de esta hambruna como genocidio ha sido demostrada por el historiador Tim Pat Coogan en su libro The Famine Plot: Rol de Inglaterra en la tragedia más grande de Irlanda, publicado por Palgrave MacMillan (11). Se planificó una ceremonia en Estados Unidos para presentar el libro de Coogan en Estados Unidos, pero la embajada estadounidense en Dublín le negó una visa (12).

Por lo tanto, resulta obvio que el papel de Gran Bretaña en la Gran hambruna de Irán, que causó la muerte de casi la mitad de la población de Irán, no tiene precedentes. Los documentos publicados por el gobierno británico pasan por alto el genocidio y, en consecuencia, la tragedia sufrió un intento de encubrimiento por parte del gobierno británico. El “manual sobre Irán” de la Oficina de Relaciones Exteriores de 1919 no menciona nada relacionado con la Gran Hambruna.

 

Feudalismo Británico: La Casa de Windsor

 

Julian Bharier, un erudito que estudió la población de Irán, construyó su estimación de “proyección hacia atrás” de la población de Irán (13) basándose en los informes de este “manual” y, como resultado, ignoró el efecto de la Gran Hambruna en la población de Irán en 1917. Algunos autores utilizaron las estimaciones de Bharier para negar la ocurrencia de la Gran Hambruna o para subestimar sus impactos.

Al ignorar la Gran Hambruna de Irán en sus estimaciones, el trabajo de Bharier enfrenta cuatro deficiencias científicas. Bharier no considera la pérdida de población causada por la hambruna en sus cálculos; necesita “ajustar” la cifra del censo oficial en 1956 de 18.97 millones a 20.37 millones, y esto a pesar del hecho de que usa el censo de 1956 como su bloque de construcción principal para su modelo de “proyección hacia atrás.” También ignora las tasas de crecimiento oficiales y utiliza sus suposiciones personales a este respecto, que son mucho más bajas que otras estimaciones. Finalmente, aunque Bharier cita con frecuencia las estimaciones de Amani (14), al final, los hallazgos de Bharier contradicen los de Amani; en particular, la estimación de la población de Bharier para 1911 es de 12,19 millones, mientras que Amani calcula esta cifra en 10,94 millones.

A pesar de las deficiencias en las estimaciones de población ofrecidas por Bharier para el período de Hambruna y su período anterior, su artículo ofrece datos útiles para el período posterior a la Hambruna; esto se debe a que estas cifras se generan a partir de 1956. Es decir, los números generados de 1956 a 1919 son creíbles porque no incluyen el período de hambruna. Además, esta parte de los datos de Bharier también son fieles a la de la Legación Americana. Por ejemplo, Caldwell y Sykes estiman que la población de 1919 es de 10 millones, lo que es comparativo con la cifra de Bharier de 11 millones.

Gholi Majd no fue el primer autor en refutar las cifras de Bharier para este período. Gad G. Gilbar, en su artículo de 1976 sobre desarrollos demográficos durante la segunda mitad del siglo XIX y la primera década del siglo XX, también considera que las estimaciones de Bharier son inexactas para el período.

En una revisión aparentemente parcial del trabajo de Majd, Willem Floor confirma el modelo de Bharier (15), a pesar de sus aparentes deficiencias, y toma un tono burlón hacia el trabajo bien documentado de Gholi Majd para socavar la devastación causada por el hambre instigada por los británicos en Irán, hasta el punto de la negación total de la existencia de tal genocidio. Floor también ofrece información inexacta o falsa para oponerse al hecho de que los británicos privaron a los iraníes de la miel y el caviar en el norte, ya que argumenta que el caviar era haram (prohibido por la religión), mientras que tal fatwa nunca ha existido en la jurisprudencia chiíta y todos los decretos disponibles afirman ese caviar es halal o permisible bajo la ley islámica. Hubo un rumor inventado por los rusos en ese momento, diciendo que el caviar era haram y que Gran Bretaña aprovechó al máximo este rumor.

Otra crítica hecha por Floor fue cuestionar por qué el trabajo de Majd no utiliza fuentes de archivo británicas. Una pregunta más importante es por qué Majd debería haber usado estas fuentes cuando ignoran totalmente la ocurrencia de la hambruna en Irán. El hecho de que Majd usara principalmente fuentes de los Estados Unidos parece razonable por el hecho de que los Estados Unidos eran neutrales con respecto al estado de cosas en Irán en ese momento, e hizo esfuerzos para ayudar alimentándolos (16).

 

Andrei Fursov: El papel de los Rothschild en el Imperio Británico y la alianza con China

 

Notas

1. Majd, Mohammad Gholi. The Great Famine & Genocide in Iran: 1917-1919. Lanham : University Press of America, 2013. p.71: https://books.google.com/books?id=5WgSAAAAQBAJ&pg=PA71&lpg.

2. Sniegoski, Stephen J. Iran as a Twentieth Century Victim: 1900 Through the Aftermath of World War II. mycatbirdseat.com. Online 11 10, 2013. Cited: 10 12, 2015. http://mycatbirdseat.com/2013/11/iran-twentieth-century-victim-1900-aftermath-world-war-ii/.

3. Donohoe, Major M. H. With The Persian Expedition. London : Edward Arnold, 1919. p. 76.

4. Nelson, Michael and Briggs, Asa. Queen Victoria and the Discovery of the Riviera. London : Tauris Parke Paperbacks, 2007. p. 97: https://books.google.com/books?id=6ISE-ZEBfy4C&pg=PA97&lpg.

5. Bower, Graham. Sir Graham Bower’s Secret History of the Jameson Raid and the South African Crisis, 1895-1902. Cape Town : Van Riebeeck Society, 2002. p. xii: https://books.google.fr/books?id=VFYFZKRBXz0C&pg=PR23&lpg.

6. Ibid. p. xvii.

7. Cobain, Ian, Bowcott, Owen and Norton-Taylor, Richard. Britain destroyed records of colonial crimes . The Guardian. Online 03 17, 2012. Cited: 10 10, 2015. http://www.theguardian.com/uk/2012/apr/18/britain-destroyed-records-colonial-crimes.

8. Walton, Calder. Empire of Secrets: British Intelligence, the Cold War, and the Twilight of Empire. New York : The Overlook Press, 2013. p. 15: https://books.google.fr/books?id=f2cjCQAAQBAJ&pg=PT15&lpg.

9. Warfield, Brian. History Corner: The Great Irish Famine. wolfetonesofficialsite.com. Online Cited: 10 12, 2015. http://www.wolfetonesofficialsite.com/famine.htm.

10. Britain’s Cover Up. irishholocaust.org. Online Cited: 10 12, 2015. http://www.irishholocaust.org/britain’scoverup.

11. Coogan, Tim Pat. The Famine Plot: England’s Role in Ireland’s Greatest Tragedy. New York : Palgrave Macmillan, 2012.

12. O’Dowd, Niall. Proving the Irish Famine was genocide by the British. IrishCentral. Online 08 06, 2015. Cited: 10 12, 2015. http://www.irishcentral.com/news/proving-the-irish-famine-was-genocide-by-the-british-tim-pat-coogan-moves-famine-history-unto-a-new-plane-181984471-238161151.html.

13. Bharier, Julien. A Note on the Population of Iran, 1900-1966 . Population Studies. 1968, Vol. 22, 2.

14. Amani, Mehdi. La population de l’Iran. Population (French Edition). 1972, Vol. 27, 3: http://www.jstor.org/stable/1529398.

15. Floor, Willem. Reviewed Work: The Great Famine and Genocide in Persia, 1917-1919 by Mohammad Gholi Majd . Iranian Studies. Iran Facing the New Century, 2005, Vol. 38, 1.

16. Fecitt, Harry. Other Theatres of War. westernfrontassociation.com. Online 09 29, 2013. Cited: 10 12, 2015. http://www.westernfrontassociation.com/the-great-war/great-war-on-land/other-war-theatres/3305-dunsterforce-part-1.html.

 

Fuente:

Global Research — 8-10 Million Iranians Died over Great Famine Caused by British Empire (1917-1919), Documents Reveal.

Los contenidos publicados son responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de Mente Alternativa.