Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Militares alemanes planean ataques contra el puente de Crimea, según audio filtrado

Hoy se ha hecho pública una grabación de audio de una conversación reciente entre oficiales alemanes de alto rango, incluido el comandante de la Luftwaffe, en la que hablan en detalle de los preparativos de ataques contra el puente de Crimea y entregas secretas de misiles Taurus de largo alcance a Ucrania, según informó Sputnik.

Uno de ellos mencionó un viaje previsto a Ucrania el 21 de febrero para coordinar ataques contra objetivos rusos.

Hablaron de atacar el puente para que nadie sospechara de Scholz y Alemania.

La grabación de audio se filtró el mismo día en que el canciller alemán aseguró que la OTAN no participaría en el conflicto de Ucrania.

 

Transcripción de la grabación
Gerhartz: ¡Saludos a todos! Graefe, ¿estás en Singapur ahora mismo?
Graefe: Sí.
Gerhartz: Bien. Tenemos que verificar la información. Como han oído, el ministro de Defensa Pistorius va a examinar la cuestión del suministro de misiles Taurus a Ucrania. Tenemos una reunión programada con él. Hay que discutirlo todo para que podamos empezar a trabajar en esta cuestión. Hasta ahora, no veo que exista ninguna indicación sobre cuándo comenzarán estas entregas. No ha habido nada de que el canciller le haya dicho: “Quiero información ahora, y mañana por la mañana tomaremos una decisión”. Eso no lo he oído. Por el contrario, Pistorius analiza todo el debate que se ha desarrollado. Nadie sabe por qué el canciller federal bloquea estas entregas. Por supuesto, surgen los rumores más increíbles. Por poner un ejemplo: ayer recibí una llamada de una periodista muy cercana al canciller. Había oído en Múnich que los misiles Taurus no funcionarían. Le pregunté quién se lo había dicho. Me contestó que alguien con uniforme militar se lo había revelado. Por supuesto, se trata de una fuente de información de bajo nivel, pero la periodista se ha aferrado a estas palabras y quiere hacer noticia de ello con el titular: “Ahora sabemos la razón por la que el canciller se niega a enviar los misiles Taurus: no funcionarán”. Todo esto es una tontería. Este tipo de temas solo son accesibles a un número limitado de personas. Sin embargo, vemos qué tonterías se propagan mientras tanto; tonterías absolutas. Quiero acordar este tema con ustedes para que no vayamos en la dirección equivocada. En primer lugar, ahora tengo preguntas para Frostedt y Fenske. ¿Alguien ha hablado con ustedes sobre esto? ¿Se ha dirigido Freuding a ustedes?
Frostedt: No. Solo tuve contacto con Graefe.
Fenske: Lo mismo, solo tuve contacto con Graefe.
Gerhartz: Es probable que él acuda de nuevo. Probablemente, tendré que asistir a las audiencias de la comisión presupuestaria porque surgieron algunas cuestiones sobre la subida de los costos de la conversión de la infraestructura para el F-35 en Büchel. Ya le transmití mis recomendaciones a través de Frank para que dispongamos de diapositivas para la visualización del material. Le mostramos una presentación de prueba en la que se montaban los misiles Taurus en los aviones Tornado u otro avión requerido por la misión. Sin embargo, tengo poca idea de esto. Hay que recordar que se trata de una reunión de media hora, así que no hay que preparar una presentación de 30 diapositivas. Debería ser una presentación corta. Tenemos que mostrar lo que el misil puede hacer, cómo se puede utilizar. Hay que tener en cuenta, si tomamos la decisión política de transferir misiles como ayuda a Ucrania, a qué consecuencias podría llevar esto. Le agradecería que me dijera no solo qué problemas tenemos, sino cómo podemos resolverlos. Por ejemplo, si tratamos sobre las formas de suministro… Sé cómo lo hacen los británicos. Siempre los transportan en vehículos blindados Ridgback. Tienen unos cuantos hombres sobre el terreno. Los franceses no lo hacen así. Entregan Q7s a Ucrania con misiles Scalp. El Storm Shadow y el Scalp tienen especificaciones similares para su instalación. ¿Cómo vamos a resolver este problema? ¿Vamos a entregar misiles MBDA con Ridgback a sus manos? ¿Se asignará uno de los nuestros a MBDA? Graefe, infórmenos de cuál es nuestra posición al respecto. Señores Fenske y Frostedte, informen de cómo ven la situación.
Graefe: Voy a empezar con los temas más delicados, con las críticas existentes en torno a los suministros. Los debates tienen lugar en casi todos lados. Aquí hay varios aspectos muy importantes. El primero es el plazo de las entregas. Si el canciller toma ahora la decisión de que debemos suministrar misiles, éstos serán entregados desde [los arsenales de] la Bundeswehr. De acuerdo, pero estarán listos para su uso solo en unos ocho meses. Segundo, no podemos acortar el tiempo. Porque si lo hacemos, podría haber un fallo en el uso, el misil podría caer en una guardería, de nuevo habría víctimas civiles. Hay que tener en cuenta estos aspectos. Es necesario tomar nota durante las negociaciones que no podemos hacer nada sin el fabricante. Pueden equipar, rearmar y entregar los primeros misiles. Podemos aumentar el ritmo de fabricación un poco, pero no debemos esperar hasta que tengamos unas 20 unidades, podemos entregar unos cinco cada vez. El plazo de entrega de estos misiles depende directamente de la industria. ¿Quién pagará por ello? Otra cuestión es: ¿a qué sistemas de armamento se acoplarán estos misiles? ¿Cómo debe mantenerse la interacción entre la empresa y Ucrania? ¿O hay algún tipo de integración ya establecida?
Gerhartz: Creo que no. Porque el fabricante del TSG ha dicho que puede resolver este problema en seis meses, tanto si se trata de un avión Sukhoi como de un F-16.
Graefe: Si el canciller federal se decide a dar el paso, debe haber un entendimiento de que se tardarían seis meses solo en producir los montajes. En tercer lugar, podríamos enfrentarnos teóricamente a la cuestión de la formación. Ya he mencionado que estamos trabajando con el fabricante de misiles. Ellos dan capacitación en el mantenimiento de estos sistemas, mientras que nosotros formamos en la aplicación táctica. Aquí se necesitan de tres a cuatro meses. Esta parte de la formación puede tener lugar en Alemania. Cuando se entreguen los primeros misiles, tendremos que tomar una decisión rápida sobre los montajes y el entrenamiento. Puede que tengamos que recurrir a los británicos en estas cuestiones y utilizar sus conocimientos técnicos. Podemos darles [a los ucranianos] bases de datos, imágenes por satélite, estaciones de planificación. Aparte del suministro de los misiles propiamente dichos, que tenemos, todo lo demás puede ser suministrado por la industria o la IABG [una empresa alemana que ofrece servicios de análisis y pruebas de ingeniería].
Gerhartz: Hay que pensar que podían utilizar aviones con soportes para misiles Taurus y para el Storm Shadow. Los británicos estaban allí y equiparon los aviones. Los sistemas no son tan diferentes, pueden ser utilizados para Taurus también. Puedo contarles la experiencia del uso del sistema Patriot. Nuestros expertos también estimaron largos plazos al principio, pero consiguieron hacerlo en cuestión de semanas. Lograron poner todo en funcionamiento tan rápidamente y en tal cantidad que nuestros empleados dijeron: “Vaya. No esperábamos esto”. Ahora estamos luchando en una guerra que utiliza tecnología mucho más moderna que nuestra vieja Luftwaffe [la fuerza aérea de la Alemania nazi]. Todo esto sugiere que, cuando planifiquemos el tiempo, no debemos sobrestimarlo. Y ahora, señores Fenske y Frostedte, me gustaría conocer su opinión sobre poibles entregas a Ucrania.
Fenske: Me gustaría centrarme en la cuestión de la formación. Ya hemos estudiado esta cuestión, y si se trata de personal que ya cuenta con la capacitación adecuada y que será adiestrado paralelamente. Tardará unas tres semanas en aprender de antemano el equipo y solo después pasar directamente al adiestramiento de la Fuerza Aérea, que durará unas cuatro semanas. Por tanto, se trata de mucho menos de 12 semanas. Por supuesto, todo ello partiendo del requisito de que el personal esté cualificado y la formación pueda realizarse sin necesidad de intérpretes, y un par de cosas más. Ya hemos hablado con la señora Friedberger. Si estamos hablando de uso en combate, entonces nos aconsejarán que apoyemos de facto al menos al primer grupo. Es difícil de planificar, tardamos cerca de un año en formar a nuestro personal, y ahora estamos intentando reducir este tiempo a 10 semanas y, al mismo tiempo, esperamos que sean capaces de pilotar todoterrenos en un auto diseñado para la Fórmula 1. Una posible opción es ofrecer asistencia técnica programada, en teoría podría hacerse desde Büchel siempre que se establezca un enlace seguro con Ucrania. Si esto fuese posible, entonces sería posible llevar a cabo una planificación adecuada más adelante. Este es el escenario básico como mínimo: proporcionar un respaldo completo del fabricante, un apoyo a través del servicio de soporte al usuario, que resolverá los problemas con el software. En principio, todo es igual que en Alemania.
Gerhartz: Espera un momento. Entiendo lo que dice. A los políticos podría preocuparles la comunicación directa cerrada entre Büchel y Ucrania, lo que podría suponer una implicación directa en el conflicto ucraniano. Pero en ese caso, podemos decir que el intercambio de información tendrá lugar a través de la MBDA, y que enviaremos a uno o dos de nuestros especialistas a [la ciudad alemana de] Schrobenhausen. Por supuesto, esto es astuto, pero desde un punto de vista político probablemente parezca diferente. Si el intercambio de información se realiza por medio del fabricante, no tiene nada que ver con nosotros.
Fenske: Cabe preguntarse adónde va a parar la información. Si hablamos de información sobre objetivos, que idealmente incluye imágenes de satélite con una precisión máxima de tres metros, primero debemos procesarla en Büchel. Creo que, independientemente de esto, podemos organizar de alguna manera el intercambio de información entre Büchel y Schrobenhausen, o podemos estudiar la posibilidad de transferir información a Polonia, realizándolo allí donde podamos llegar en automóvil. Hay que estudiar más a fondo esta cuestión, seguro que habrá opciones. Si nos apoyan, en el peor de los casos podríamos incluso viajar en automóvil, lo que reduciría el tiempo de respuesta. Por supuesto, no podríamos responder en menos de una hora, ya que habría que dar el consentimiento. En el mejor de los casos, solo seis horas después de recibir la información los aviones podrán ejecutar la orden. Una precisión de más de tres metros es suficiente para alcanzar ciertos objetivos, pero si hay que afinar el blanco, hay que trabajar con imágenes de satélite que permitan simularlo. Y entonces el tiempo de respuesta puede ser de hasta 12 horas. Todo depende del objetivo. No he estudiado esta cuestión en detalle, pero creo que esta opción también es posible. Lo único que tengo que decir es que tenemos que pensar en cómo organizar la transferencia de información.
Gerhartz: ¿Cree que podemos esperar que Ucrania pueda hacer las cosas por sí misma? Después de todo, se sabe que allí hay mucha gente vestida de civil que habla con acento estadounidense. Entonces, ¿es muy probable que pronto puedan hacerlo por sí mismos? Al fin y al cabo, tienen todas las imágenes por satélite.
Fenske: Sí, las reciben de nosotros. También me gustaría referirme brevemente a las cuestiones de defensa aérea. Tenemos que pensar mucho en disponer de equipamiento en Kiev para recibir información de la IABG y la NDK. Tenemos que proporcionárselo, por eso tengo que volar allí el 21 de febrero, tenemos que planificarlo todo de forma óptima, no como ocurrió con los Storm Shadow, cuando planificamos los puntos de control. Tenemos que pensar en cómo volar alrededor o por debajo del sector de visión del radar. Si todo está preparado, el entrenamiento será más eficaz. Y luego podemos volver a la cuestión del número de misiles. Si damos 50, se agotarán muy rápidamente.
Gerhartz: Exactamente, no cambiará el curso de las hostilidades. Por eso no queremos entregarlos todos. Y no todos al mismo tiempo. Tal vez 50 en el primer tramo, luego probablemente habrá otro tramo de 50 misiles. Eso es perfectamente comprensible, pero todo es una gran política. Supongo que lo que realmente hay detrás. Aprendí de mis colegas franceses y británicos que, en realidad, con estos Storm Shadow y Scalp ocurre lo mismo que con los rifles Winchester. Pueden preguntarse: “¿Por qué deberíamos suministrar el siguiente lote de misiles, si ya lo hemos hecho, que lo haga Alemania ahora?”. ¿Quizás el señor Frostedt tenga algo que decir sobre este tema?
Frostedt: Permíteme añadir un poco de pragmatismo. Quiero compartir mis ideas sobre el rendimiento de Storm Shadow. Se trata de la defensa aérea, el tiempo de vuelo, la altitud de vuelo, etc. Llegué a la conclusión de que existen dos objetivos interesantes, el puente en el este y los depósitos de municiones de arriba. El puente en el este es difícil de alcanzar, es un objetivo bastante pequeño, pero el Taurus puede hacerlo, los depósitos de municiones también pueden golpear. Cuando tienes todo eso en cuenta y lo comparas con lo mucho que se usaron Storm Shadow y Himars, me surge una pregunta: “¿Nuestro objetivo es el puente o los depósitos de munición?”. ¿Es eso alcanzable con las carencias actuales que tienen RED y Patriot? Y llegué a la conclusión de que el factor limitante es que por lo general solo tienen 24 cargas…
Gerhartz: Esto es comprensible.
Frostedt: Tiene sentido unir Ucrania a TTR [Tácticas, Técnicas y Procedimientos]. Esto llevará una semana. Creo que es conveniente pensar en la planificación de tareas y en la planificación centralizada. La planificación de tareas en nuestra unidad lleva dos semanas, pero si hay interés en ello, puede hacerse más rápido. Si nos fijamos en el puente, creo que Taurus no es suficiente y necesitamos tener una comprensión de cómo funcionará, y para ello necesitamos datos de los satélites. No sé si podremos en un plazo breve, se trata de un mes, preparar a los ucranianos para semejante tarea. ¿Cómo se llevaría a cabo un ataque con Taurus contra el puente? Desde una perspectiva operativa, no puedo estimar la prontitud con la que los ucranianos aprenderán el modo de planificar una operación de este tipo ni la rapidez con la que se producirá la integración. Pero dado que nos referimos al puente y a las bases militares, entiendo que quieran hacerse con ellas lo antes posible.
Fenske: Quisiera decir una cosa más sobre la destrucción del puente. Hemos estudiado intensamente esta cuestión y, desgraciadamente, hemos llegado a la conclusión de que el puente es como una pista de aterrizaje por su tamaño. Por lo tanto, puede que se necesiten no diez, ni siquiera veinte misiles.
Gerhartz: Hay sugerencias de que el Taurus lo conseguirá, si se usa [en combinación] con el caza francés Dassault Rafale.
Fenske: [Los ucranianos] solo conseguirán hacer un agujero y dañar el puente. Y, antes de hacer cualquier declaración importante, debemos nosotros mismos….
Frostedt: No estoy promoviendo la idea del puente, estoy tratando de entender pragmáticamente lo que quieren. Y en qué deberíamos adiestrarles, así que resulta que tendremos que designar puntos clave en las imágenes a la hora de planificar estas operaciones. [Los ucranianos] contarán con objetivos, pero lo que hay que tener en cuenta aquí es que, cuando se trata de objetivos pequeños, hay que planificar más meticulosamente, en lugar de analizar imágenes en un computador. En el caso de objetivos confirmados, las cosas son más sencillas y se tarda menos tiempo en planificar.
Gerhartz: Es decir, todos sabemos que quieren destruir el puente, lo que significa en última instancia, cómo se vigila, no solo porque es de importancia militar y estratégica, sino también política. Aunque ahora también tienen un corredor terrestre. Existe cierta preocupación de si tenemos un enlace directo con las Fuerzas Armadas ucranianas. Por lo tanto, surgirá la pregunta: ¿podemos utilizar ese truco y enviar a nuestras personas a la [empresa fabricante] MBDA? Así que el vínculo directo con Ucrania será solo a través de MBDA, es mucho mejor que si ese vínculo existiera con nuestra Fuerza Aérea.
Grefe: Gerhartz, eso no importa. Tenemos que asegurarnos de que desde el principio no haya ninguna formulación que nos convierta en parte del conflicto. Por supuesto, estoy exagerando un poco, pero si ahora le decimos al ministro que programaremos reuniones y llegaremos en autos desde Polonia, sin que nadie se dé cuenta, eso ya es participación, no lo vamos a hacer. Si hablamos de un fabricante, lo primero que hay que hacer es preguntar a la MBDA si pueden encargarse de ello. No importa si luego nuestras personas lo hacen en Büchel o en Schrobenhausen; no deja de ser participación. Y creo que eso no debería ocurrir. Lo identificamos desde el principio como un elemento importante de la línea roja, así que participaremos en la formación. Digamos que preparamos una hoja de ruta. Es necesario dividir el proceso de aprendizaje en partes. La larga tendrá una duración de cuatro meses, les formaremos a fondo, incluida la elaboración de la variante con el puente. La corta será de quince días, para que puedan utilizar los misiles lo antes posible. Si ya están entrenados, preguntaremos si los británicos están dispuestos a trabajar con ellos en esa fase. Creo que una acción así sería lo correcto: ¡imagínense si la prensa se enterara de que nuestro personal está en Schrobenhausen o de que viajamos en auto a algún lugar de Polonia! Esa opción la considero inaceptable.
Gerhartz: Si se toma tal decisión política, tendríamos que decir que los ucranianos deberían venir a donde nosotros. En primer lugar tenemos que saber si tal decisión política no consiste en una participación directa en la planificación de las tareas, en cuyo caso la formación será un poco más larga, podrán realizar tareas más complejas, que es muy posible que ya tengan cierta experiencia y utilicen equipos de alta tecnología. Si hay una forma de evitar la implicación directa, no podemos participar en la planificación de las tareas, hacerla en Büchel y luego enviársela a ellos, esto es una línea roja para Alemania. Podemos entrenarlos durante dos meses, no aprenderán todo, pero podrán hacer algo. Solo tenemos que asegurarnos de que pueden procesar toda la información y trabajar con todos los parámetros.
Graefe: Seppel afirmó que es posible elaborar una hoja de ruta larga y otra corta. Se trata de obtener resultados en poco tiempo. Y si en la primera fase la tarea consiste en atacar depósitos de municiones y no objetivos complejos como puentes, entonces en ese caso se puede emprender un programa acortado y obtener un resultado rápido. En cuanto a la información de la IABG, no considero que este problema sea crítico, porque no están vinculados a un lugar determinado, ellos mismos tienen que llevar a cabo el reconocimiento. Está claro que la eficacia depende de ello. De eso hablamos, de que vale la pena tenerlo en cuenta a la hora de transferir misiles. Todavía no está decidido. Pero así es como funciona.
Gerhartz: Y ese va a ser el asunto principal. Hay depósitos de municiones sobre los cuales no se podrá realizar un entrenamiento corto debido a unas defensas aéreas muy activas. Eso va a tener que ser abordado con seriedad. Creo que nuestra gente encontrará una opción. Solo hace falta que nos dejen probarla primero para que podamos dar un mejor asesoramiento político. Tenemos que estar mejor preparados para no fracasar, porque es posible que los servicios de inteligencia no tengan ni idea de dónde están ubicados realmente los sistemas de defensa antiaérea. Los ucranianos disponen de esa información, nosotros tenemos datos de radar. Pero si hablamos de una planificación precisa, necesitamos saber dónde están los radares y dónde están las instalaciones fijas, cómo eludirlas. Eso permitirá un plan más preciso. Disponemos de una súper herramienta, y si tenemos las coordenadas exactas, podemos aplicarla con precisión. Pero no hay base para decir que no podemos hacerlo. Hay una cierta escala en la que está políticamente la línea roja, hay un camino largo y otro corto, aquí hay diferencias en cuanto a la utilización de todo el potencial, que con el tiempo los ucranianos podrán utilizar mejor porque tendrán práctica, lo estarán haciendo todo el tiempo. Creo que personalmente no debería asistir a la reunión. Para mí es importante que presentemos una evaluación sobria y no echemos leña al fuego, como están haciendo otros al suministrar el Storm Shadow y el Scalp.
Graefe: Me refiero a que cuanto más tarden en tomar la decisión, más tardaremos en implementar todo esto. Tenemos que dividirlo todo en etapas. Primero empezar por lo sencillo, y luego pasar a lo complejo.¿O podemos recurrir a los británicos, que nos apoyen en la fase inicial, que se encarguen de la planificación? Podemos impulsar lo que está dentro de nuestra área de responsabilidad. El desarrollo de montajes para misiles no es tarea nuestra y es Ucrania quien debe resolver esta cuestión con los fabricantes por sí misma.
Gerhartz: No querríamos enfrentarnos con problemas debido a la comisión de presupuestos. Esto podría imposibilitar el inicio de las obras de construcción de la base aérea de Büchel en 2024. Ahora cada día cuenta en el programa.

Contenidos

En un artículo publicado por Badlands Media, el historiador Matthew Ehret recuerda cómo, en 1997, el actual presidente de los Estados Unidos y entonces...

Contenidos

En medio de esta incertidumbre, el mundo observa con cautela los movimientos de las potencias mundiales, a la espera de que se desvele el...

Contenidos

En un artículo publicado por el diario El Común, el patriota argentino Rubén Darío Guzzetti advierte cómo el sistema imperial occidental, aunque esté en...

Contenidos

Por Mente Alternativa El 9 de abril el ministro de exteriores británico, barón Lord David Cameron, anunció que el Reino Unido seguirá armando a...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram