Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Los viejos trucos de magia negra de los engendros de Washington, Londres y Bruselas ya no son lo que solían ser

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



¿T quién podría culpar a alguien por no querer subirse al paseo económico transatlántico a estas alturas del partido? Sólo un devoto de la CNN o un licenciado en empresariales de Yale podría pasar por alto el hecho elemental de que la burbuja de casino que una vez se conoció como la economía transatlántica se dirige hacia una implosión hiperinflacionaria con nada más que deudas impagables que crecen hiperbólicamente.

 

 

Por Matthew Ehret

La vieja magia ya no funciona como antes para los engendros de Washington, Londres y Bruselas.

Antes era tan fácil agitar esa vieja varita y ver cómo a un presidente molesto le volaban los sesos en directo por televisión o sufría un violento golpe de estado.

Había mil y una formas de eliminar a un molesto político nacionalista que se habían perfeccionado durante los años de la Guerra Fría, y parecía que las 1001 se habían probado… varias veces en algunos casos.

Si había que derrumbar dos torres hasta convertirlas en escombros o derrocar a un gobierno elegido a nivel nacional (o a doce) por una turba convenientemente armada, un aparato de gobierno en la sombra se encargaría de hacer el trabajo sin demasiado ruido ni resistencia de mérito.

El ritmo siguió y siguió como un disco rayado hasta algún momento de 2013… cuando algo cambió.

Ese cambio tomó la forma de un par de naciones que se dieron cuenta de que sin un nuevo conjunto de reglas y una nueva canción para bailar, esta magia oscura iba a llevar al mundo a una era oscura inevitable. Mientras que algunos dentro de esas naciones estaban más que contentos adaptándose a ese azufre siempre que se les prometieran buenos asientos gobernando en el infierno, otros con un poco más de fibra moral dijeron que no a esa opción.

Tal vez los intelectuales más destacados de esas naciones vieron algo en sus antiguas civilizaciones que no merecía la pena tirar por el retrete, o tal vez simplemente no les gustaba la idea de someterse a una degenerada clase magistral autoproclamada por la élite… pero sea cual sea el motivo, empezaron a desbaratar los trucos de magia y las cosas empezaron a cambiar.

Después del 11 de septiembre, Afganistán, Irak y Libia estallaron con fuerza, pero no importaba cuántas veces se lanzaran los viejos hechizos, Siria simplemente no se desmoronaba.

Lo que empeoró las cosas fue que Venezuela, rica en petróleo, tampoco se desmoronaba a pesar de que la gran mayoría de los gobiernos sudamericanos formaron una coalición y le acorralaron para apoyar a un nuevo presidente autoproclamado al que algunos apodaron Obama 2.0.

Bielorrusia no cayó como se esperaba, y Hong Kong no se independizó como muchos neoconservadores prometieron.

Irán sobrevivió a años de sanciones e incluso a un par de guerras casi calientes con Estados Unidos e Israel en 2007 y 2020, pero aun así prosperó llegando a unirse a una coalición económica y de seguridad euroasiática en 2021. Incluso el pequeño Yemen, que se suponía que iba a desmoronarse a las pocas semanas de los bombardeos liderados por Arabia Saudí, se mantuvo fuerte después de más de 7 años de guerra contra probabilidades casi imposibles.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Etiopía (también conocida como la puerta de entrada más estratégica de China en África) tampoco cayó a pesar de los millones de dólares de financiación extranjera gastados y de los terroristas armamentísticos reenmarcados como “luchadores por la libertad” para una audiencia internacional.

Muchos también se sorprendieron de que los talibanes de Afganistán no sólo se defendieran de la mayor fuerza militar del mundo tras 20 años de combate, sino que la tan maltratada nación centroasiática se encontrara en una nueva vía para convertirse en una puerta activa de la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

Las técnicas militares de la vieja escuela que funcionaban tan bien en las épocas prenucleares tampoco están funcionando demasiado bien. A pesar de contar con más de 800 bases militares internacionales, más de 200 laboratorios biológicos internacionales y tratados militares con docenas de Estados en el patio trasero de Rusia y China, los participantes clave en esta campaña bélica liderada por los Estados Unidos tampoco están siguiendo el juego como se esperaba.

Después de todo, se suponía que la India iba a formar parte de la OTAN del Pacífico, pero ahora está adoptando material militar ruso al tiempo que se une a un pacto de seguridad entre cuyos miembros se encuentran China y Pakistán… a los que la India se suponía que odiaba mortalmente. En todo el mundo árabe, los activos occidentales clave de Arabia Saudí, Turquía, Qatar y los Emiratos Árabes Unidos están haciendo negocios con China y han seguido el ejemplo de India adoptando material militar de fabricación rusa, lo que hace que la hegemonía militar de EE.UU. en el corazón del país sea un sueño imposible de mantener.

Enemigos mortales como Azerbaiyán y Armenia, que estaban enfrentados hace poco más de un año, están superando poco a poco su animosidad y orientándose hacia un nuevo conjunto de relaciones definidas por Irán, Rusia y el creciente Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur que se está moviendo rápidamente a través del Cáucaso.

Los operativos de la Hermandad Musulmana en Egipto, que tomaron el poder tras los estragos de la Primavera Árabe de 2011, pronto dieron paso a una resistencia nacionalista bajo un líder que incluso comenzó a financiar infraestructuras africanas a gran escala, como la ampliación del Canal de Suez.

Incluso la Turquía dominada por la Hermandad Musulmana dejó de ser el golem de alquiler que los hechiceros angloamericanos imaginaban cuando Erdogan se dio cuenta de lo desechable que era en realidad y comenzó a hacer alianzas con Rusia y China. Sin duda, Erdogan reconoció en el modelo del euro y de la OTAN, que se estaba derrumbando, un barco que se hundía y que no quería seguir montando.

¿Y quién podría culpar a alguien por no querer subirse al paseo económico transatlántico a estas alturas del partido?

Sólo un devoto de la CNN o un licenciado en empresariales de Yale podría pasar por alto el hecho elemental de que la burbuja de casino que una vez se conoció como la economía transatlántica se dirige hacia una implosión hiperinflacionaria con nada más que deudas impagables que crecen hiperbólicamente manteniéndolo todo unido.

Tampoco ayuda el hecho de que las únicas figuras significativas a lo largo del moribundo transatlántico que parecen tener 1) conciencia de la inevitabilidad de este colapso que se avecina y 2) poder real para hacer algo al respecto, están 3) obsesionadas con una descarbonización de la economía mundial a través de un Gran Reseteo/Nuevo Trato Verde. El sistema operativo en el que se basan tales esquemas tecnocráticos ha demostrado causar más devastación y muerte a las naciones y sus ciudadanos que los problemas de especulación desenfrenada y deudas impagables que tales sociópatas conectados a Davos desean curar.

Así que, para recapitular: Estamos en 2022 y las fórmulas de cambio de régimen no funcionan, la magia revolucionaria del color que funcionó durante décadas no funciona e incluso la expansión del hardware militar de la vieja escuela alrededor de las problemáticas naciones euroasiáticas de la alianza multipolar ya no funciona.

Ahora, tras más de un siglo de neocolonialismo efectivo, 19 Estados árabes han firmado la BRI, uniéndose a 48 Estados africanos y a gran parte de América Latina.

Se trata de naciones que no sólo albergan civilizaciones que desean evitar ser sacrificadas en el altar de la guerra nuclear o en una utópica dictadura científica verde.

La batalla está lejos de ser ganada, pero podemos tener algo de consuelo sabiendo que la vieja magia negra ya no es lo que era.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.
Sobre el autor

Matthew Ehret es redactor jefe de la revista Canadian Patriot Review y profesor de la Universidad Americana de Moscú. Es autor de la serie de libros ‘Untold History of Canada’ y Clash of the Two Americas (que puede adquirir haciendo clic en esos enlaces o en las portadas de los libros que aparecen a continuación). En 2019 cofundó la Fundación Rising Tide, con sede en Montreal.

 

 

Fuente:

Matthew Ehret: The Old Black Magic Just Ain’t What It Used to Be.

Te puede interesar

Contenidos

Está surgiendo un nuevo paradigma y las amenazas económicas de Occidente no pueden detenerlo. Sólo una guerra nuclear podría garantizar el descarrilamiento del gran...

Ciencia y Tecnología

Por Tyler Durden Este verano, las redes eléctricas de todo el mundo no producirán suficiente electricidad para satisfacer la creciente demanda, amenazando a más...

Ciencia y Tecnología

EE.UU. admite que dirige 336 biolaboratorios financiados en secreto por el Pentágono en 30 países de todo ‎el mundo. Al menos 26 están en...

Contenidos

A pesar de las apariencias de unidad entre los miembros de la OTAN y de la supuesta ‎consolidación de ese bloque militar con la...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY