Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Las tres opciones de todo estadounidense

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Por Anna von Reitz

Usted pude unirse a la Asamblea Estatal Americana de su Estado, declarar que es estadounidense (lo que para la mayoría de nosotros es un hecho obvio) e identificarse como un hombre o mujer libre al que se le deben todas las garantías de las respectivas Constituciones Federales. Esta es la organización a la que los estadounidenses deben apoyar y pertenecer para hacer valer sus garantías constitucionales y recibir la protección del Derecho Público. Esa es la opción número uno.

Usted puede unirse a la Asamblea de Distrito [Territorial] en su Estado, y declarar al hacerlo que usted es un ciudadano territorial británico de los EE.UU., un contribuyente, un súbdito de la Reina, y que usted está trabajando en alguna capacidad como un oficial de guerra en el servicio de la marina mercante británica (también conocido como, agente de impuestos internos), y que está aquí simplemente como un “residente” mientras se trabaja para este gobierno extranjero controlado por los británicos. La palabra “distrito” siempre indica un gobierno extranjero y una estructura política basada en el Distrito de Columbia. Esa es la opción número dos.

O, puede unirse a la Asamblea Municipal del Distrito más cercano a donde vive, y declarar al hacerlo que es un esclavo y un ciudadano Municipal de los Estados Unidos, que está trabajando voluntariamente al servicio del Gobierno Municipal de los Estados Unidos del Pontífice Romano y donando todo lo que es y todo lo que tiene a él. Esto, también, admite que usted es un PAGADOR DE IMPUESTOS, trabajando dentro de un “enclave” Municipal del Distrito de Columbia, y permaneciendo aquí como “residente” de forma temporal mientras trabaja para esta teocracia extranjera. Esa es la opción número tres.

Así que, ahora que sabe cuáles son las opciones y qué significan, está en una posición mucho mejor para determinar a qué grupo pertenece naturalmente.

Ah, pero, espere un momento…. usted dice que sí, que es estadounidense, pero….

Muchos empleados federales y “federados” de los Estados y Condados sienten inicialmente que están en un gran dilema, porque la mayoría de las personas que trabajan para estos gobiernos extranjeros son de hecho estadounidenses.

No tema. Los Federales permiten la Doble Ciudadanía o el Doble Estatus Político, y mientras nuestros Estados sólo permiten uno de estos estatus políticos, usted puede optar por ser reconocido como nacional del Estado Americano por su Estado de la Unión al mismo tiempo que trabaja para alguna rama del Gobierno Federado.

Esto le amplía las garantías constitucionales y le ofrece la protección del Derecho Público si lo reclama, incluso mientras trabaja para un departamento o agencia gubernamental de uno de estos muchos “proveedores de servicios gubernamentales” incorporados en el extranjero.

Así, un estadounidense que trabaje para los Estados Unidos Territoriales (empleados militares y dependientes) o para los Estados Unidos Municipales (empleados de la administración pública federal y dependientes) o para los empleados de los Estados Federados o de los Condados Federados, puede conservar sus garantías y protecciones constitucionales, pero para ello debe declarar y registrar su condición subyacente de estadounidense.

Usted acude a su Asamblea Estatal y se identifica como estadounidense nacional y “ficha” declarando y registrando su condición política de estadounidense. A continuación, puede participar en la Asamblea Estatal Americana y votar sobre cuestiones locales dentro del estado, o bien, puede participar en las otras dos organizaciones de asamblea de distrito disponibles.

Muchos Empleados del Gobierno Federado y Dependientes del Gobierno se sienten más a gusto en las asambleas de distrito y son bienvenidos a unirse a ellas y participar en el sistema de partidos políticos y todo el resto del frou-frou-rah extranjero. Sólo recuerde:

Al participar en las asambleas de los distritos extranjeros y unirse a sus partidos políticos, usted admite que es: (A) un siervo territorial británico, súbdito de la reina y contribuyente; o bien, (B) un esclavo municipal, súbdito del pontífice romano y contribuyente.

Estos estatus políticos extranjeros (ciudadano estadounidense y ciudadano municipal de los Estados Unidos) conllevan responsabilidades y privilegios (no derechos), incluida la obligación de renunciar a tu derecho a poseer tierras como estadounidense (que se donan a la Reina o al Papa), la obligación de pagar su hipoteca sobre tu vivienda de alquiler, la obligación de votar en sus elecciones políticas extranjeras, la obligación de pagar impuestos de todo tipo, la obligación de conocer y obedecer más de 80 millones de normas, códigos y estatutos.

Parecen muchas pérdidas y deberes onerosos para aceptar a cambio de un cheque de pago consistente en pagarés (I.O.U.s), pero oiga, ¿quiénes somos nosotros para tomar sus decisiones por usted?

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Cómo el Vaticano y la Corona Británica se hicieron subcontratistas para gobernar EEUU

 

Fuente:

Anna von Reitz: You Got Three Choices.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Por Brian Shilhavy Albert Spence es un enfermero pulmonar con 31 años de experiencia. Recientemente dio testimonio público ante la Legislatura del Estado de...

Ciencia y Tecnología

Por Anthony Vasquez-Peddie TORONTO – Si pudiera elegir, ¿preferiría vacunarse con una inyección en el brazo o comiendo un plato de verduras? Científicos de...

Contenidos

AUKUS, y la Nueva Guerra Fría contra China de la que surge la alianza, tiene sus raíces en un deseo cada vez más profundo...

Ciencia y Tecnología

Por la Red Voltaire Washington está empeñado en bloquear el proyecto europeo denominado “Directiva sobre el ‎Mercado Digital” (Digital Markets Act), pero no tanto...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon