Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Las grandes corporaciones se están tragando el mundo… gracias a los confinamientos y los rescates

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Las pequeñas empresas han sido destruidas, pero las mega corporaciones están pletóricas de dinero de rescates.

Los próximos seis meses podrían ser testigos de una de las mayores consolidaciones del poder empresarial en los Estados Unidos en casi un siglo, sin embargo, una variedad de factores legales y económicos podrían dejar al gobierno federal incapaz de detenerlo. [SIC. Fue el gobierno quien lo hizo posible.]

La esencia del problema es que durante la prolongada crisis económica creada por la pandemia del coronavirus [no señor, por el cierre], muchas grandes empresas —y especialmente sus valores bursátiles— han estado creciendo rápidamente mientras que sus competidores de la pequeña empresa se han enfrentado a una especie de apocalipsis. Más de 400.000 pequeñas empresas ya han cerrado y millones más están en peligro de extinción.

De hecho, la muerte de estos competidores puede ser parte de la razón por la que el mercado de valores está tan arriba desde su punto más bajo en marzo. Ya se trate del sector de la tecnología, la construcción de viviendas, la industria farmacéutica o las telecomunicaciones, los inversores parecen estar encantados con la perspectiva de que las grandes empresas acaben viendo una expansión de la demanda pero no se enfrenten a tanta competencia. El crecimiento del mercado de valores se ha concentrado desproporcionadamente entre las mayores empresas que cotizan en bolsa.

La concentración de poder en un pequeño número de grandes empresas no es nueva en sí misma. La concentración empresarial ha crecido significativamente en los últimos años, trayendo consigo un aumento de los beneficios empresariales y una disminución de la proporción de los ingresos que van a parar a los trabajadores, según han demostrado los investigadores. Además, la inversión de capital corporativo se ha ralentizado y también el ritmo de formación de nuevas empresas.

Los académicos han debatido por qué ha sucedido todo esto —la nueva tecnología, el declive del poder de negociación de los trabajadores y el fracaso de las autoridades antimonopolio se dice que son las causas— pero los hechos son crudos en sí mismos.

Tampoco es noticia que los altos valores de las acciones alimenten las adquisiciones corporativas o que a las grandes empresas les guste tomar las pequeñas. Los economistas Colleen Cunningham, de la London Business School, y Florian Ederer y Song Ma, de Yale, han demostrado que las empresas más grandes realizan “adquisiciones asesinas” comprando competidores innovadores para evitar que se conviertan en amenazas importantes. Mi colega Thomas Wollmann, de la Universidad de Chicago, en un trabajo que incluye el perfectamente titulado “How to Get Away With Merger”, ha demostrado cómo las empresas de atención de la salud tratan de mantener esas consolidaciones por debajo de la pantalla de radar de los reguladores.

Lo que es inusual en este momento es la extrema divergencia en la salud de los diferentes tipos de empresas: Muchas de las más grandes están llenas de dinero, mientras que los competidores más pequeños nunca han estado en una situación más precaria.

Los últimos datos de la Reserva Federal sobre el flujo de fondos (del primer trimestre de 2020) muestran que al principio de la pandemia, las empresas no financieras estaban sentadas en un llamativo 4,1 billones de dólares en efectivo, el mayor tesoro de la historia. Estas empresas también recibieron enormes reducciones de impuestos en la Ley de Recorte de Impuestos y Empleos de 2017, incluyendo incentivos para adquirir otras empresas. Luego, a principios de este año, la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica del Coronavirus (o CARES), destinada a rescatar la economía de los estragos del coronavirus [de los bloqueos], facultó a la Reserva Federal a proporcionar hasta 5 billones de dólares en préstamos subvencionados para grandes empresas.

Dados estos enormes recursos, muchos gigantes corporativos están en gran forma, pero el dinero de rescate para las empresas sin acceso a los mercados de capital público se agotó a finales de julio, y las perspectivas para muchas pequeñas empresas son sombrías.

Lo que se necesita para evitar que las empresas ricas se dediquen a engullir en masa a los pequeños competidores es [terminar los confinamientos y] que las autoridades antimonopolio del gobierno se vuelvan más fuertes. En la superficie, esto parece fácil de lograr. Después de todo, ya sea el Departamento de Justicia o la Comisión Federal de Comercio debe dictaminar que cualquier fusión no reducirá la competencia para que se lleve a cabo.

(…)

Mientras el Congreso y el presidente consideran medidas adicionales de alivio para las pequeñas empresas, deben recordar que hay mucho más en juego que el número de puestos de trabajo del próximo mes.

La mayor caída en 90 años amenaza con cambiar fundamentalmente el equilibrio competitivo en decenas de industrias en las próximas décadas.

Eso podría suscitar un gran entusiasmo entre los inversores (porque ¿quién no ama un buen monopolio rentable?). Pero la riqueza para los accionistas vendría porque el gobierno no impidió que las grandes empresas, que ya no temerían a la competencia, exprimieran más de millones de consumidores.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Daniel Estulin: Cómo sobrevivir al colapso económico global

 

 

Fuente:

The New York Times — Big Companies are starting to swallow the World.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Por Fausto Frank Un estudio científico publicado en la revista Andrology, concluye que la inoculación de Pfizer contra el Covid (BNT162b2) “afecta temporalmente la...

Contenidos

Por Executive Intelligence Revire Hay dos sistemas hoy en el mundo; uno busca salvar su burbuja especulativa de 2.000 billones de dólares a costa...

Contenidos

No es una recesión económica lo que está en curso, sino un colapso sistémico. Este colapso que se ha estado construyendo durante los últimos...

Contenidos

La Fed está tratando de preservar el régimen de tasa cero para que pueda continuar su expansión crediticia ultra especulativa que permite a sus...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY