Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La mano de la inteligencia británica detrás de la NED estadounidense y de las revoluciones de color modernas

Dado que las operaciones de cambio de régimen de la NED desempeñan un papel tan importante en la configuración errónea de la política internacional, y dado que una polémica conversación reciente entre periodistas the The Grayzone y una funcionaria de la Fundación Nacional para la Democracia (NED) ha puesto en relieve la afiliación de la NED a la CIA, el historiador revisionista Matthew Ehret ha decidido republicar un ensayo titulado “Los orígenes anglo-estadounidenses de la NED” para dar una idea del pedigrí británico de esta organización nominalmente “estadounidense”.

 

 

Por Matthew Ehret

(7 de junio) Esta mañana he tenido el placer de escuchar una intensa conversación entre Max Blumenthal y Alex Rubinstein, de Grayzone, que hablaron con Leslie Aun, directora de Comunicaciones de la Fundación Nacional para la Democracia (NED por sus siglas en inglés). La llamada se produjo porque la Sra. Aun desaprobó varios artículos de Grayzone en los que se caracterizaba a la NED como “una sucursal de la CIA” y solicitó la llamada para aclarar sus afirmaciones de que se trataba de una caracterización errónea. A continuación, los dos periodistas de Grayzone, que disponían de una gran cantidad de datos y de inteligencia para intervenir en la conversación, le dieron una deliciosa bofetada a la realidad.

La grabación de la conferencia telefónica se hizo pública al cabo de varias semanas y Leslie Aun hizo caso omiso de sus peticiones de ver qué pruebas tenía de que la NED no estaba afiliada a la CIA, ni promovía los planes de la CIA, ni financiaba el cambio violento de los gobiernos electos.

 

 

Dado que las operaciones de cambio de régimen de la NED desempeñan un papel tan importante en la configuración errónea de la política internacional, y dado que la conversación en la grabación de Grayzone sólo rozaba los orígenes de la NED como consecuencia de la CIA a principios de los años ochenta, he decidido volver a publicar un ensayo titulado “Los orígenes angloamericanos de la NED” para dar una idea del pedigrí británico de esta organización nominalmente “estadounidense”.

 

El origen angloaestadounidense de las revoluciones de colores y la NED

Hace unos años, muy poca gente entendía el concepto que hay detrás de las revoluciones de colores.

Si los líderes de Rusia y China no hubieran decidido unirse en solidaridad en 2012, cuando comenzaron a vetar el derrocamiento de Bashar al Assad en Siria, seguido de su alianza en torno a la Iniciativa Belt and Road, entonces es dudoso que el concepto de revolución de color fuera tan conocido como lo es hoy.

En ese momento, Rusia y China se dieron cuenta de que no tenían más remedio que pasar a la contraofensiva, ya que las operaciones de cambio de régimen y las revoluciones de colores orquestadas por organizaciones como la National Endowment for Democracy (NED), afiliada a la CIA, y la Open Society Foundations de Soros estaban diseñadas, en última instancia, para apuntar contra ellos como esas rosas, naranja, verde o amarillo en Georgia, Ucrania, Irán o Hong Kong siempre fueron reconocidos como puntos débiles en la periferia de la formación amenazada de una gran alianza de poder de las naciones soberanas de Eurasia que tendría el poder colectivo para desafiar el poder de la élite anglo-estadounidense con sede en Londres y Wall Street.

China al menos tuvo el ingenio de prohibir a Soros y su armada de Fundaciones de la Sociedad Abierta después de un intento fallido de cambio de régimen ocurrido en 1989 que fue brevemente esbozado en la película del PC “Cómo China vetó a Soros en 1989” y se dará a conocer con mayor profundidad en un especial del 4 de junio Aniversario de la Plaza de Tiananmen en mi substack.

 

Cómo China vetó a Soros en 1989 [Un documental de Canadian Patriot Press]

La expulsión por parte de Rusia en 2015 de 12 importantes conductos de la revolución de color, incluida la Fundación Open Society de Soros, así como la NED, fue una poderosa llamada al enemigo, ya que el Ministerio de Asuntos Exteriores los calificó de “amenaza para los fundamentos del orden constitucional y la seguridad nacional de Rusia”. Esto dio lugar a llamamientos tan fanáticos por parte de George Soros a favor de un fondo de 50.000 millones de dólares para contrarrestar la interferencia de Rusia en defensa de la democracia de Ucrania. Al parecer, los 5.000 millones de dólares gastados por la NED en Ucrania no fueron ni de lejos suficientes (1).

A pesar de la luz que caía sobre estas cucarachas, las operaciones de la NED y Open Society continuaron con toda su fuerza centrándose en los eslabones más débiles del Gran Tablero de Ajedrez desencadenando lo que se ha dado en llamar una “estrategia de tensión”.

Venezuela, Cachemira, Kazajstán, Bolivia, Bielorrusia, Hungría, Georgia, Taiwán, Kazajstán, Hong Kong, Tíbet y Xinjiang (apodado Turkestán Oriental por la NED) han sido todos objetivos en los últimos años con millones de dólares de la NED vertidos en grupos separatistas, sindicatos, movimientos estudiantiles y “formadores de opinión” de noticias falsas bajo el disfraz de “construcción de la democracia”. La NED ha gastado 1,7 millones de dólares en subvenciones en Hong Kong desde 2017, lo que supuso un aumento significativo desde los 400.000 dólares que gastó para coordinar la fallida protesta “Occupy HK” en 2014.

Algunos ejemplos de grupos financiados por la NED que operan en la actualidad incluyen el grupo de derechos humanos con sede en España Safeguard Defenders, como se describe en el reciente video de Canadian Patriot que desacredita las “Estaciones secretas de la policía china”, Hong Kong Apple Daily, cuyo propietario Jimmy Lai financió las violentas protestas de HK (y que ahora se ha encontrado en la cárcel por actuar como agente extranjero), y el Congreso Mundial Uigur, como lo demostró brillantemente el analista Brian Berletic. Pero hay literalmente miles de grupos en la nómina de la NED operando una campaña de guerra asimétrica global contra cualquier gobierno que no siga el juego de los “ordenistas internacionales basados en reglas”.

Semanas después de que se lanzaran las operaciones militares en Ucrania, se reveló que la Fundación Nacional para la Democracia borró todos los registros de sus años de trabajo vertiendo dinero en Ucrania. En un informe del 7 de marzo de 2022 en Covert Action Magazine, Jeremy Kuzmarov escribió astutamente que “el borrado de los registros de la NED es necesario para validar la gran mentira de la administración Biden -hecha eco en los medios de comunicación- de que la invasión rusa de Ucrania fue ‘no provocada’.”

 

 

El caso de China

Tras meses de caos coordinado a lo largo de 2019, financiado y dirigido por agencias de inteligencia occidentales, el gobierno chino moderó notablemente su postura, permitiendo a las autoridades de Hong Kong gestionar la situación con su policía privada del uso de armas letales e incluso cediendo a la demanda de los manifestantes de que se anularan los cambios en el tratado de extradición que nominalmente desencadenaron este lío.

A medida que la violencia seguía creciendo, y que se hacía cada vez más real la posibilidad de que se produjera algún tipo de intervención desde el continente para restablecer el orden, el Ministerio de Asuntos Exteriores británico adoptó un tono agresivo amenazando a China con “graves consecuencias” a menos que se permitiera “una investigación totalmente independiente” de la brutalidad policial. El ex gobernador colonial de China Christopher Patten atacó a China diciendo que “desde que el presidente Xi está en el cargo, ha habido una represión de la disidencia y de los disidentes en todas partes, el partido lo ha controlado todo”.

El Ministerio de Asuntos Exteriores chino respondió diciendo que “el Reino Unido no tiene jurisdicción soberana ni derecho de supervisión sobre Hong Kong… es sencillamente erróneo que el Gobierno británico ejerza presión”. La parte china insta seriamente al Reino Unido a que ponga fin a su interferencia en los asuntos internos de China y deje de hacer acusaciones aleatorias e incendiarias sobre Hong Kong”.

Los británicos (que controlan gran parte de la economía de Hong Kong hasta el día de hoy a través de la impresión de moneda de HK por parte del banco de drogas HSBC) no pudieron llevar a cabo su manipulación de Hong Kong sin el papel vital de las operaciones sucias de las ONG de Estados Unidos, y al más puro estilo imperial, la clase política de ambos lados del pasillo atacó a China continuamente durante todo el incendio revolucionario de color de 2019.

Cuando esta táctica fracasó, los recursos se dirigieron a promover el separatismo uigur a través del Congreso Mundial Uigur financiado por la NED, que ha pintado una falsa imagen de que el gobierno chino ha estado cometiendo genocidio contra su población musulmana de Xinjiang.

En el reciente programa de la columna británica “Nazi-linked Uighur propaganda managers in West’s war against China”, la brillante periodista Vanessa Beeley expuso toda la escala de las operaciones antichinas gestionadas por organizaciones directamente vinculadas a las más virulentas agencias de inteligencia occidentales con lazos directos con la inteligencia nazi.

Y para cualquiera que todavía no se haya dado cuenta de que el vasto crecimiento de la población, la longevidad, la alfabetización, las habilidades, las oportunidades de empleo y el acceso a las mezquitas por parte de la gente de Xinjiang en las últimas tres décadas contradice directamente la popular narrativa occidental de “genocidio”, entonces le animo a que eche un vistazo a mi reciente entrevista con Aziza en Truth Be Bold donde desentrañamos ese fraude.

Aunque tanto Gran Bretaña como Estados Unidos han sido pillados con las manos en la masa organizando estos intentos de revolución de color, es importante tener en cuenta quién controla a quién.

 

 

Los orígenes de la NED en la inteligencia británica

Contrariamente a la opinión popular, el Imperio Británico no desapareció tras la Segunda Guerra Mundial, ni entregó las “llaves del reino” a Estados Unidos. Ni siquiera se convirtió en el socio menor de Estados Unidos en una nueva relación especial angloamericana. Contrariamente a la creencia popular, se mantuvo en el asiento del conductor.

El orden posterior a la Segunda Guerra Mundial fue moldeado en gran medida por un golpe de Estado británico que no se apoderó de Estados Unidos sin luchar. Nidos de eruditos de Rhodes formados en Oxford, fabianos y otros ideólogos incrustados en el establishment estadounidense tuvieron mucho trabajo por delante mientras luchaban por purgar todos los impulsos nacionalistas de la comunidad de inteligencia estadounidense. Aunque la purga más agresiva de estadounidenses patriotas de la comunidad de inteligencia se produjo durante la disolución de la OSS y la creación de la CIA en 1947 y la caza de brujas comunista que siguió, hubo otras purgas menos conocidas.

Como una organización que estaba empezando a tomar forma que se conocería como la Comisión Trilateral organizada por la “mano en América” de Gran Bretaña llamada el Consejo de Relaciones Exteriores y el Grupo Bilderberg internacional, otra purga ocurrió en 1970 bajo la dirección de James Schlesinger durante su período de seis meses como director de la CIA. En aquella ocasión se despidió a 1.000 altos cargos de la CIA considerados “no aptos”. Nueve años más tarde, otros 800 fueron despedidos de acuerdo con una lista elaborada por el “jefe de espionaje” de la CIA, Ted Shackley. Tanto Schlesinger como Shackley eran miembros de alto nivel de la Comisión Trilateral que participaron en la formación del grupo en 1973 y tomaron el poder de Estados Unidos durante la presidencia de Jimmy Carter entre 1977 y 1981, que desencadenó una reorganización distópica de la política exterior e interior estadounidense descrita en mi informe anterior.

 

 

El Proyecto Democracia toma el relevo

En la década de 1970, la mano sucia de la CIA financiando operaciones anarquistas tanto dentro de Estados Unidos como en el extranjero se había hecho demasiado conocida, ya que la cobertura mediática de sus operaciones sucias en el país y en el extranjero estropeaba la imagen patriótica que la comunidad de inteligencia deseaba entonces. Mientras que la resistencia interna al comportamiento fascista desde dentro de la propia Comunidad de inteligencia se trató mediante purgas, la realidad era que había que crear una nueva agencia que asumiera esas funciones de desestabilización encubierta de gobiernos extranjeros.

Lo que aquí se convirtió en el Proyecto Democracia tuvo su origen en una reunión de la Comisión Trilateral celebrada el 31 de mayo de 1975 en Kioto, Japón, cuando un protegido del director de la Comisión Trilateral, Zbigniew Brzezinski, llamado Samuel (Choque de Civilizaciones) Huntington, presentó los resultados de su Grupo de Trabajo sobre la Gobernabilidad de las Democracias. Este proyecto fue supervisado por Schlesinger y Brzezinski y presentaba la noción de que las democracias no podían funcionar adecuadamente en las condiciones de crisis que la Comisión Trilateral se disponía a imponer a Estados Unidos y al mundo mediante un proceso apodado “la Desintegración Controlada de la Sociedad”.

El informe Huntington presentado en la reunión de la Trilateral afirmaba: “Se podrían considerar… medios para asegurar el apoyo y los recursos de fundaciones, corporaciones empresariales, sindicatos, partidos políticos, asociaciones cívicas y, donde sea posible y apropiado, agencias gubernamentales para la creación de un instituto para el fortalecimiento de las instituciones democráticas.”

Este proyecto tardó 4 años en hacerse realidad. En 1979 tres miembros de la Comisión Trilateral llamados William Brock (presidente del RNC), Charles Manatt (presidente del DNC) y George Agree (director de Freedom House) crearon una organización llamada American Political Foundation (APF) que intentó cumplir el objetivo trazado por Huntington en 1975.

La APF sirvió para crear un programa con fondos federales denominado Programa para la Democracia, que publicó un informe provisional titulado “El compromiso con la democracia”, en el que se afirmaba lo siguiente “Ningún tema requiere una atención más sostenida en nuestro tiempo que la necesidad de fortalecer las posibilidades futuras de las sociedades democráticas en un mundo que sigue siendo predominantemente no libre o parcialmente encadenado por gobiernos represivos. … Nunca ha existido una estructura global para un esfuerzo no gubernamental a través del cual los recursos de las circunscripciones pluralistas de Estados Unidos … pudieran movilizarse eficazmente”.

En mayo de 1981, Henry Kissinger, que había reemplazado a Brzezinski como jefe de la Comisión Trilateral y tenía muchos operativos plantados alrededor del presidente Reagan, dio un discurso en la Chatham House de Gran Bretaña (la mano controladora detrás del Consejo de Relaciones Exteriores) donde describió su trabajo como Secretario de Estado diciendo que los británicos “se convirtieron en un participante en las deliberaciones internas estadounidenses, en un grado probablemente nunca practicado entre naciones soberanas… En mi encarnación de la Casa Blanca entonces, mantuve a la Oficina de Relaciones Exteriores británica mejor informada y más estrechamente comprometida que al Departamento de Estado estadounidense… Fue sintomático”.

En su discurso, Kissinger describió la batalla entre Churchill y FDR durante la Segunda Guerra Mundial y señaló que estaba a favor de la visión del mundo de Churchill para el mundo de la posguerra (e irónicamente también la del príncipe Metternich, que dirigió el Congreso de Viena que acabó con los movimientos democráticos en toda Europa en 1815).

En junio de 1982, el discurso de Reagan en el palacio de Westminster inauguró oficialmente la NED y, en noviembre de 1983, se aprobó la Ley de Dotación Nacional para la Democracia que hizo realidad esta nueva organización encubierta con 31 millones de dólares de financiación bajo cuatro organizaciones subsidiarias (el Instituto de Sindicatos Libres de la AFL-CIO, el Centro para la Empresa Privada Internacional de la Cámara de Comercio de EEUU, el Instituto Republicano Internacional y el Instituto Democrático Internacional) (2).

A lo largo de la década de 1980, esta organización se dedicó a gestionar Irán-Contra, a desestabilizar a los Estados soviéticos y a desencadenar la primera revolución de color moderna “oficial” en forma de la revolución amarilla que derrocó al presidente filipino Ferdinand Marcos. Hablando con más franqueza de lo habitual, el presidente de la NED, David Ignatius, afirmó en 1991 que “mucho de lo que hacemos hoy lo hizo la CIA de forma encubierta hace 25 años”.

Con el colapso de la Unión Soviética, la NED desempeñó un papel decisivo en la incorporación de las antiguas naciones del Pacto de Varsovia al sistema OTAN/OMC, y el Nuevo Orden Mundial fue anunciado por Bush padre y Kissinger, ambos recompensados con el título de caballeros por sus servicios a la Corona en 1992 y 1995 respectivamente.

Por supuesto, la vasta red de ONG que impregna el terreno geopolítico sólo puede ser eficaz mientras nadie diga la verdad y “ponga nombre al juego”. El mero hecho de denunciar sus nefastos motivos las vuelve impotentes y este simple hecho ha hecho que el acuerdo recientemente anunciado entre China y Rusia para formular una respuesta estratégica adecuada a las revoluciones de colores sea tan importante en la lucha actual.

A pesar del hecho de que Estados Unidos ha sucumbido a su propia revolución de color en 2020, muchos patriotas bien intencionados, aunque de mente blanda, han sido engañados haciéndoles creer que la causa de sus males no es la toma de control de su sociedad dirigida por el imperialismo británico, sino la “comunista impía” Rusia y China que quieren deshacer el orden occidental.

Si hay alguna esperanza de deshacer ese golpe de 2020 y salvar la república en esta etapa tardía de putrefacción, sólo ocurrirá si los patriotas despiertan y reconocen que el único enemigo verdadero de Estados Unidos se encuentra en ese sistema oligárquico supranacional que ha tratado de destruir también a Rusia y China.

 

 

Cómo los británicos inventaron el comunismo y las revoluciones de colores (y culparon a los judíos)

 

Notas a pie de página

(1) Sin duda, el recorte de la financiación de la NED por parte del presidente Trump en dos tercios en 2018 solo reforzó las acusaciones de Soros de que Putin es la mano que guía a Estados Unidos mientras vierte millones en operaciones de cambio de régimen anti-Trump en Estados Unidos. Mientras que neoconservadores como Bolton, Pompeo y el líder del Senado Mitch Mcconnell adoptaron una postura de línea dura contra China en apoyo de la revolución de color, cabe señalar que Trump adoptó continuamente una línea opuesta tuiteando el 14 de agosto que “China no es nuestro problema” y que “el problema es con la FED”.

(2) A principios de 1984, se había producido una reorganización similar en Canadá bajo la dirección de Michael Pitfield, secretario del Consejo Privado/miembro de la Comisión Trilateral, que creó el CSIS cuando las “operaciones sucias” de la RCMP durante la crisis del FLQ se dieron a conocer en una serie de informes periodísticos.

 

Fuente:

Matthew Ehret: The British Intelligence Hand Behind the NED and Modern Color Revolutions. 7 de junio de 2023.

Contenidos

En medio de esta incertidumbre, el mundo observa con cautela los movimientos de las potencias mundiales, a la espera de que se desvele el...

Contenidos

En un artículo publicado por el diario El Común, el patriota argentino Rubén Darío Guzzetti advierte cómo el sistema imperial occidental, aunque esté en...

Contenidos

Por Dennis Small El gambito británico-estadounidense de utilizar el avance de la OTAN a través de Ucrania para demoler a Rusia y derrocar al...

Contenidos

Dado que el Estado Islámico del Gran Jorasán, también conocido como ISIS-K, se enfrenta actualmente a China, Irán y Rusia —en otras palabras, a...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram