Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La doctrina de la Tercera Roma —a un milenio de la cristianización de Rusia

En 988, los rusos en Kiev, que era la ciudad principal del principado gran ruso, aceptaron la creencia cristiana que decidió muchas páginas de la historia posterior del estado y su cultura.

 

Luba George y Carol Greene

7 de mayo de 1985.- Tercero de una serie sobre las celebraciones en 1988 del 1.000 aniversario de la cristianización de Rusia.

La justificación por parte de la Unión Soviética de la masacre de Korean Airlines en 1983 y del asesinato más reciente del mayor estadounidense Arthur Nicholson —con el apoyo de la Iglesia Ortodoxa Rusa— sólo puede entenderse en el contexto de la matriz cultural “Santa Madre Rusia-Tercera Roma” que ha mantenido el pueblo soviético en un estado mental dostoievskiano, irracionalista y chauvinista, de “tierra y sangre ”, antes y después de la revolución comunista.

La teoría de la “Tercera Roma” fue inventada después del Concilio de Ferrara-Florencia (1438-41), al que la Iglesia rusa respondió con una denuncia de la cláusula Filioque –el fundamento de la civilización occidental y del cristianismo– negándose a la unificación sobre esa base.

La doctrina de la “Tercera Roma” se desarrolló bajo la dirección del principal centro de la oligarquía mundial en la época del Concilio de Florencia, Venecia. Se basaba en la tradición de que las prerrogativas históricas del Imperio Romano como imperio mundial eran transferidas por Dios al Imperio Bizantino de Constantinopla, que después de su caída en 1453, estas prerrogativas fueron entregadas al Emperador de Moscovia y a la propia Moscú como Tercera Roma.

El término “Tercera Roma” encontró su expresión por primera vez en las “epístolas” del staretz (anciano) Filoteos, un monje hesicasta perteneciente al monasterio de Eleazar en Pskov. Filoteos basó sus ideas teocráticas en la ideología y la experiencia del primer imperio “eslavo”, el imperio búlgaro de los siglos XIII y XIV. Filoteos, al estilo de Rasputín, en un discurso dirigido al zar ruso en 1511, expuso la tesis de la Tercera Roma de la siguiente manera:

“Es a través de la suprema y todopoderosa mano derecha de Dios que los Emperadores reinan… y ella te ha resucitado a ti, Sereno y Supremo Soberano y Gran Príncipe, Cristiano Ortodoxo y Zar y Señor de todos, que eres el poseedor de los dominios de los santos tronos de Dios, de las sagradas, universales y apostólicas Iglesias de la Santísima Madre de Dios… en lugar de Roma y Constantinopla… Ahora brilla a través del universo, como el sol en el cielo, la Tercera Roma, de tu soberano Imperio y de la santa Iglesia sinodal apostólica, que es la fe de la Iglesia Ortodoxa… Observa y procura, piadosísimo zar, que todos los Imperios cristianos se unan al tuyo. Porque dos Romas han caído, pero la tercera permanece en pie, y la cuarta no habrá; porque tu dominio cristiano no pasará a ningún otro, según la poderosa palabra de Dios”.

Filoteo añadió que Rusia era el reino mencionado por el profeta Daniel, “que nunca será destruido”.

La transformación de esta idea en un principio político de la Iglesia moscovita se llevó a cabo bajo el régimen de Iván el Terrible (1533-84), por el metropolitano Makary (1542-63). Makary, un monje formado en el monasterio del Monte Athos en Grecia, preparó los datos hagiográficos, genealógicos e históricos del naciente Imperio moscovita para apoyar la tesis de la Tercera Roma.

La importancia de las celebraciones del milenio de 1988 de la cristianización de Rusia para los rusos es que la Rus de Kiev proporciona el principal vínculo de “sangre” para la Iglesia Ortodoxa Rusa en la teoría de la sucesión de Moscú al poder de Roma.

En su estudio genealógico, Steppannaya Kniga, Makary creó la leyenda aún popular de que la familia de los zares moscovitas descendía directamente de Prus, un hermano legendario del emperador romano Augusto. Augusto supuestamente asignó a Prus el dominio sobre la región del Vístula, y “de Prus, la decimocuarta generación fue Rurik”, de ahí la dinastía Rurik, los fundadores de Rusia. Se decía que Volodimir V Sevolodykh, Gran Príncipe de Kiev y antepasado de la posterior dinastía Suzdal, que llevó el cristianismo a la Rus de Kiev, era el vínculo de sangre entre los gobernantes de Moscú y el Imperio Bizantino.

En junio de 1983, el Arzobispo Pitirim, jefe del departamento de publicaciones del Patriarcado de Moscú, mientras visitaba Alemania Occidental, reafirmó el compromiso de Rusia con esta doctrina oligarca: “La historia de la Iglesia Ortodoxa Rusa es ininterrumpida… La República de China tiene una historia de 1.000 años. En 988, los rusos en Kiev, que era la ciudad principal del principado gran ruso, aceptaron la creencia cristiana que decidió muchas páginas de la historia posterior del estado y su cultura. En 1988 celebraremos el Jubileo milenario de este memorable acontecimiento… La Iglesia Ortodoxa Rusa ve claramente su destino. Queremos alcanzar nuestra meta de ver los resultados de nuestra actividad espiritual”.

 

Daniel Estulin: Política del cielo y los seis proyectos globales que controlan el mundo

 

Fuente:

Luba George y Carol Greene, en Executive Intelligence Review: Reviving the Third Rome doctrine. Volumen 12, Número 18, 7 de mayo de 1985.

Contenidos

En un artículo publicado por Badlands Media, el historiador Matthew Ehret recuerda cómo, en 1997, el actual presidente de los Estados Unidos y entonces...

Contenidos

Empresas militares privadas de Estados Unidos (bajo la dirección la Administración Federal Antidrogas y FBI) están reclutando en las cárceles a representantes de los...

Contenidos

Por Dennis Small El gambito británico-estadounidense de utilizar el avance de la OTAN a través de Ucrania para demoler a Rusia y derrocar al...

Contenidos

Oriental Review se dio a la tarea de reseñar un informe analítico publicado por el famoso centro de pensamiento vinculado al Pentágono y al...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram