Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La cuestión polaca como una herramienta utilizada en la lucha ideológica de Occidente contra Rusia

En un artículo publicado por The Postil Magazine, la historiadora Natalia P. Tanshina analiza la cuestión polaca como una herramienta utilizada en la lucha ideológica de Occidente contra Rusia. Tanshina advierte que los polacos todavía son percibidos en Occidente como los principales expertos en Rusia. Y, por supuesto, Occidente les cree voluntariamente, porque los mitos polacos sobre Rusia encajan muy bien en la narrativa paneuropea de una Rusia inaceptable. Tanshina rastrea las relaciones ruso-polacas desde la guerra de Livonia, señalando cómo los autores polacos han transmitido mitos negativos sobre Rusia, presentándola como una potencia bárbara, despótica y expansionista. La historiadora analiza cómo la imagen negativa de Rusia se formó en Occidente durante las particiones de la Commonwealth polaco-lituana, la Revolución Francesa y las Guerras Napoleónicas. El artículo menciona los levantamientos polacos de 1830-1831 y 1863-1864, que contribuyeron a consolidar la percepción de Rusia como un estado incompatible con la idea de libertad; aborda las opiniones de políticos y figuras públicas europeas, influenciadas por la cuestión polaca; y menciona los conceptos raciales de inferioridad rusa originados por autores polacos, como Franciszek Henryk Duchiński, que influyeron en el pensamiento antirruso europeo.

 

 

Por Natalia P. Tanshina

El artículo analiza la cuestión polaca en la relación entre Rusia y Occidente. El artículo considera la cuestión polaca como un instrumento de la lucha ideológica de Occidente contra Rusia. El artículo rastrea las principales etapas de las relaciones ruso-polacas y concluye que desde la guerra de Livonia, los autores polacos han sido los principales transmisores de los mitos negativos sobre Rusia como una potencia bárbara, despótica y expansionista. El artículo analiza el papel del factor polaco en la formación de una imagen negativa de Rusia en Occidente durante las particiones de la Commonwealth polaco-lituana, y durante la Revolución Francesa y las Guerras Napoleónicas, cuando se publicó la primera versión del falso testamento de Aparece Pedro el Grande, creado por el general polaco Michał Sokolnicki. El autor analiza la visión de Rusia a través del prisma de los levantamientos polacos de 1830-1831 y 1863-1864 y concluye que el polonofilismo europeo tenía el reverso del odio hacia Rusia. También concluye que la represión de Rusia del levantamiento polaco de 1830-1831 ayudó a consolidar su imagen, no solo como una potencia expansionista, sino como un estado incompatible con la idea de libertad. También se observa que a pesar de que después del levantamiento de 1863-1864 se llevaron a cabo reformas en Polonia, Rusia siguió siendo el principal enemigo para las nuevas generaciones de patriotas polacos. El artículo analiza las opiniones sobre Rusia de los principales políticos europeos y figuras públicas que se formaron bajo la influencia de la cuestión polaca. El artículo también analiza los conceptos raciales de inferioridad rusa, que fueron originados por autores polacos, principalmente Franciszek Henryk Duchiński, cuyas ideas tuvieron una gran influencia en el desarrollo del pensamiento antirruso europeo.

 

Introducción

La relación entre Rusia y Polonia en diferentes etapas del desarrollo histórico no solo fue compleja, sino a menudo dramática, marcada por conflictos, intervenciones polacas, particiones de Polonia y levantamientos. Estaba conectado tanto con contradicciones políticas, o, dicho en términos modernos, geopolíticas, como con el factor no menos importante religioso, ya que los orígenes del enfrentamiento entre Rusia y Occidente están enraizados en la escisión de las iglesias y el deseo inducir a Rusia a aceptar la Unión.

A partir del siglo XIV, Polonia comenzó a seguir una política ofensiva activa en las tierras rusas. Al mismo tiempo, como bien señala el investigador nacional Oleg B. Nemensky, como el país católico territorialmente más cercano a Rusia, Polonia fue históricamente la principal fuente de información sobre los rusos para Europa Occidental. En los siglos XV y XVI, los historiadores polacos crearon un concepto, según el cual Rusia ha pertenecido a Polonia por derecho y por toda la eternidad, desde las campañas a Kiev en el siglo XI de Bolesław I el Valiente y Bolesław II el Temerario [Oleg Nemenski , “Rusofobiya kak ideologiya”—“La rusofobia como ideología”, en Voprosy natsionalizma—Cuestiones del nacionalismo, (1) 2013, p. 13]. Como resultado, Polonia ya a mediados del siglo XVI “tenía una ideología completa de la conquista de Rusia y la destrucción del “cisma”, es decir, el cristianismo oriental” [Nemenski, 2013, p. 33].

 

De la guerra de Livonia a las particiones de Polonia

Durante los años de la Guerra de Livonia (1558-1583), fueron los publicistas polacos los que llegaron a ser considerados los principales expertos sobre Rusia. Se convirtieron en los principales transmisores de mitos negativos sobre Rusia como potencia bárbara, despótica y expansionista.

Como señala el historiador Aleksandr I. Filiushkin, durante la Guerra de Livonia, que Filiushkin llama el primer enfrentamiento entre Rusia y Europa, la idea de la hostilidad inmanente de la Rusia “asiática” hacia la Europa civilizada se convirtió en una de las principales aporías de la memoria histórica europea. Fue la nobleza polaca la que desempeñó un papel clave en la formación del mito de la Moscovia asiática y bárbara, antagonista del mundo cristiano, retomada posteriormente en otros países [A. Filyushkin, Kak Rossiya stala dlya Evropy Aziej? (¿Cómo se convirtió Rusia en Asia para Europa?), Moscú: Izobreteniye imperii. Yazyki i praktiki, 2011, p. 21]. El desarrollo de la imprenta permitió la publicación en grandes tiradas de numerosas obras sobre Moscovia, que se distribuyeron por toda Europa. Según O. B. Nemensky, la aparición masiva de panfletos que “expusieron” al pueblo ruso y sus costumbres, el estado de Moscú y sus gobernantes convirtieron a Moscovia en la mente de Occidente en “anti-Europa, un país terrible y muy peligroso, que combina todos los vicios conocidos”. de la raza humana” [A. Filyushkin, Kak Rossiya stala dlya Evropy Aziej? (¿Cómo se convirtió Rusia en Asia para Europa?), Moscú: Izobreteniye imperii. Yazyki i praktiki, 2011, рр. 10-48., pág. 34].

Se trataba de pequeños textos escritos en un estilo sencillo, en su mayoría en alemán y polaco, que fueron los precursores de las publicaciones periódicas modernas. Se inspiraron en los panfletos anti-turcos publicados en grandes cantidades a lo largo del siglo XVI. Como señala el investigador belga Stefan Mund, no es casualidad que ambos fueran impresos en las mismas imprentas [Reseña: A. Filyushkin, “Stéfane Mund, ORBIS RUSSIARUM: Genèse et development de la representation du monde “russe” en Occident à la Renacimiento”, en Ab Imperio, (1) 2004, p. 563]. Y no es casualidad que los rusos fueran sometidos a características peyorativas atribuidas a los turcos, como “perros sangrientos”, “enemigos eternos y crueles”, y los rusos fueran representados en grabados en decoraciones turcas [.F. Kudryavcev, “Neuznannaya civilizaciya. Zametki po povodu knigi Stefana Munda «Orbis Russiarum.» Genezis i razvitie predstavlenij o «Russkom mire» na Zapade v epohu Vozrozhdeniya” [“Civilización no reconocida. Notas sobre el libro Orbis Russiarum de Stéfane Mund. Génesis y desarrollo de ideas sobre el ‘mundo ruso’ en Occidente en el Renacimiento”], en Ancient Rus, 3(21)2005, p. 125].

Al Vaticano le preocupaba que la victoria en la Guerra de Livonia pudiera conducir a la dominación de Moscovia en el Báltico e incluso más allá. En el futuro, el Vaticano asumió que los reyes polaco-lituanos crearían una muralla exterior de Europa, que “detendría a sus pies a todos los moscovitas y tártaros” [I. Noimann, Ispol’zovanie «Drugogo»: Obrazy Vostoka v formirovanii evropeiskih identichnostei [El uso del “otro”: imágenes de Oriente en la formación de las identidades europeas]. Moscú: New Publishing House, 2004, p. 110]. La Unión de la Iglesia de Brest, preparada durante mucho tiempo en 1597, abolió la ortodoxia legal en Rusia occidental y, a principios del siglo XVII, aparecieron polacos en el Kremlin de Moscú. Y la conquista de Moscú pasó inmediatamente bajo el lema de “afirmación del uniatismo” [Oleg Nemenski, “Rusofobiya kak ideologiya”—“La rusofobia como ideología”, en Voprosy natsionalizma—Cuestiones del nacionalismo, (1)2013, p. 33].

Para Europa, la cuestión polaca fue una baza en la pugna con Rusia y uno de los principales argumentos de sus acusaciones de expansionismo y afán de subyugar al mundo entero. Estas acusaciones se intensificaron especialmente después de las particiones de la Commonwealth polaco-lituana (1772, 1793, 1795). A pesar de que Rusia, Prusia y Austria tomaron parte en ellos, fue Rusia quien se convirtió en el principal objeto de las acusaciones de expansionismo y deseo de esclavizar a la desdichada Polonia.

No es casualidad que fuera el autor polaco, el general Michał Sokolnicki, quien escribiera el texto original del llamado Testamento de Pedro el Grande. Incluso el investigador estadounidense Raymond McNally en 1958, y en 1967 la investigadora francesa Simone Blanc llegaron a la conclusión razonable de que el autor del texto original del documento era Sokolnicki, quien en 1797 escribió el documento “Revisión general de Rusia” y ofreció al directorio francés. Era un llamamiento apasionado a Francia, que había olvidado su política tradicional de ser aliada y protectora de Polonia, y que no sabía que Polonia y toda Europa estaban amenazadas por Rusia [S. Blanc, “Histoire d’une phobie: le Testament de Pierre le Grand”, en Cahiers du monde russe et soviétique, 1(3-4) 1968, p. 268]. El final del texto contenía el “Plan de Pedro I”, que, según el autor, fue extraído de archivos rusos, capturados en Varsovia en 1794 [Blanc, 1968, p. 271]. El gobierno del Directorio no exigió este documento en ese momento, porque los objetivos eran diferentes.

Sin embargo, Sokolnicki fue recordado por Napoleón Bonaparte, quien se convirtió en Primer Cónsul y luego Emperador en 1804, y quien él mismo aspiraba a la dominación mundial, no mítica sino real. En 1811, el general Sokolnicki fue convocado a París y tomó parte activa en los preparativos secretos para la guerra con Rusia. Napoleón, después de haber visto y editado el texto de la “Opinión sobre Rusia” de Sokolnicki, ordenó incluirlo en el libro de Charles-Louis Lesur, Des progrès de la puissance russe: depuis son origine jusqu’au beginment du XIXe siècle (1812 ), que iba a ser publicado justo antes del comienzo de la campaña rusa. La primera versión del libro de Lesur apareció en 1807, probablemente en vísperas de la Paz de Tilsit. Sin embargo, la obra se publicó realmente en octubre de 1812. En cualquier caso, R. McNally ha calificado esta obra como una de las más influyentes en la historia de la rusofobia [R. McNally, “The Origins of Russophobia in France 1812-1830”, en American Slavic East and European Review, 3(17)1958, p. 173].

Al final del capítulo dedicado a Pedro I se hace un resumen del “Plan de Pedro I” [Lesur, 1812, pp. 117-179]. Como ha señalado S. Blanc, el resumen del libro de Lesur difiere sólo ligeramente del texto de Sokolnicki [Blanc, 1968, p. 268]. Esto no deja dudas de que tenemos ante nosotros el mismo “documento”, que se diferenciaba solo por ediciones menores y cambios muy pequeños.

 

La cuestión polaca en el siglo XIX: entre el Congreso de Viena y los levantamientos polacos

La cuestión polaca se convirtió en un obstáculo en el Congreso de Viena de 1814-1815, cuando los aliados de Rusia en la coalición antinapoleónica se opusieron a la anexión de todo el territorio del Gran Ducado de Varsovia a Rusia. A pesar de que Rusia otorgó al Gran Ducado de Polonia dentro de Rusia una amplia autonomía y constitución, Europa lo percibió únicamente como una medida de propaganda para poner a dormir la vigilancia para un mayor desarrollo de los planes expansionistas de Rusia [N.P. Tanshina, “Pol’skij vopros po zapiskam imperatora Nikolaya I i grafa Sh.-A. Pocco di Borgo” [“La cuestión polaca según las notas del emperador Nicolás I y el conde S.-A. Pozzo di Borgo”], en Novaya i noveyshaya istoriya, (2)2018, p. 15-26].

Después de 1815, la cuestión polaca siguió removiéndose en Europa, y el fermento de las mentes fue a menudo el resultado de las manos de los propios polacos, especialmente porque la opinión pública europea al liberalizar Europa no estaba a favor de la poderosa Rusia. En particular, en 1829, bajo la influencia de la agitación polaca en París, L’ Histoire des legions polonaises en Italie sous le commandement du general Dombrowski, en dos volúmenes, (Historia de las legiones polacas en Italia bajo el mando del general Dombrowski) fue publicado, escrito por Leonard Chodzko; el Prefacio del libro incluía palabras sobre la amenaza rusa. (Jan Heinrich Dąbrowski (1755-1818), oficial militar polaco, general de división del Gran Ejército. Después de la abdicación de Napoleón, regresó a Polonia).

La Revolución de julio de 1830 fue el catalizador del movimiento revolucionario en Europa. El 29 de noviembre de 1830 comenzó un levantamiento en Varsovia. Los acontecimientos en Polonia fueron más allá del problema interno ruso y se convirtieron en objeto de una estrecha atención y discusiones políticas en toda Europa.

Para el francés medio, apoyar el levantamiento en Polonia y favorecer el desarrollo de la idea democrática en Francia era más o menos lo mismo. Pero el rey Luis Felipe de Orleans no estaba en absoluto dispuesto a interferir en los acontecimientos de Polonia, viéndolo como un asunto interno de Rusia. Sin embargo, como en el caso de la Guerra Ruso-Turca de 1828-1829, la política del gobierno se apartó del estado de ánimo de la opinión pública. Las autoridades, por supuesto, también eran polonófilas, pero Louis-Philippe, deseando ser reconocido como un monarca de pleno derecho que no tenía intención de avivar el fuego de la revolución y exportarlo, se negó a brindar ayuda armada a Polonia. Por ello, el Ministro de Asuntos Exteriores, Horace François Bastien Sébastiani de La Portam declaró la no injerencia de Francia en los asuntos de Polonia.

Sin embargo, la opinión pública no dejó de ejercer una fuerte presión sobre el gobierno, que, en opinión de los franceses, es el responsable de la actual situación internacional [N.P. Tanshina, Politicheskaya bor’ba vo Francii po voprosam vneshnej politiki v gody Iyul’skoj monarhii (La lucha política en Francia sobre cuestiones de política exterior durante la monarquía de julio). Moscú: Prometheus, 2005, pp. 157-159]. En Francia, hubo propaganda activa a favor de Polonia. Los católicos jugaron un papel importante en este caso. Por ejemplo, en la publicación católica L’Avenir, en diciembre de 1830, el joven conde Charles Montalembert (1810-1870) escribió que en el levantamiento polaco vio la lucha de los católicos oprimidos contra los opresores ortodoxos rusos. El liberal Benjamin Constant y el historiador, geógrafo y activista social polaco Leonard Chodzko (1800-1871), pronunciaron encendidos discursos llamando a todos los amigos de la libertad a apoyar a Polonia. Se enviaron voluntarios a Polonia desde París, Lyon, Estrasburgo; Los médicos ayudaron a los polacos; figuras culturales organizaban loterías benéficas a favor de los rebeldes [Charles Corbet, A l’ère des nationalismes. L’opinion française face à l’inconnue russe. 1799-1894 (1967), pág. 161].

Mientras tanto, el mariscal de campo Ivan F. Paskevich fue enviado a Polonia. Llegó con las tropas la noche del 13 al 14 de junio e inmediatamente comenzó a preparar una ofensiva. A principios de agosto, Varsovia fue rodeada por tropas rusas. El comandante en jefe entregó a los sitiados un discurso de Nicolás I, quien prometía amnistía por última vez a condición de entrega voluntaria de armas y sumisión a la autoridad imperial. Los diputados del Sejm rechazaron la propuesta. El 27 de agosto (7 de septiembre) de 1831, después de cuarenta y ocho horas de sangrientos combates, las tropas rusas entraron triunfantes en Varsovia. El 14/26 de febrero de 1832 se declaró el “Estatuto Orgánico”. Polonia fue privada de la Constitución de 1815, se disolvió el Sejm, se liquidó el ejército polaco y se abolió el gobierno independiente. Polonia pasó a formar parte de Rusia con provincias en lugar de los voivodados tradicionales. Sólo conservaron el derecho a algunas libertades locales. De acuerdo con el “Estatuto Orgánico”, los representantes rusos fueron introducidos en el Consejo del Virrey. Se declaró el estado de sitio en Varsovia. Los líderes de la insurrección y los generales rebeldes fueron exiliados a Siberia y despojados de sus propiedades, y sus hijos fueron llevados para ser educados en el ejército ruso.

Desde principios de septiembre de 1831, las portadas de los periódicos franceses se dedicaron a los acontecimientos en Polonia. Cuando, finalmente, el 15 de septiembre, Francia se enteró de la rendición de Varsovia, estalló un motín en París. En las calles se escuchaban gritos de “¡Viva la república!” Y los parisinos rompieron las ventanas de los ministerios, intentaron entrar al Palais Royal. Durante varios días hubo manifestaciones populares antirrusas en la capital, que requirieron la intervención de tropas para someterlas. Debajo de las ventanas del edificio del hotel donde se encontraba la embajada rusa, se escucharon gritos: “¡Abajo los rusos! ¡Viva Polonia! ¡Venganza!” Las ventanas de la embajada fueron rotas a pedradas [Blanc, 1968, p. 220].

Por momentos, París se vio cubierta por la ira popular. En marzo de 1831, se difundió la noticia en la capital de que el ejército ruso había entrado en Varsovia. Los parisinos marcharon en los Campos Elíseos con consignas “¡Muerte a los rusos!” Las ventanas de la embajada rusa fueron nuevamente rotas; la policía apenas pudo protegerlo.

El público francés reaccionó con avidez a los acontecimientos en Polonia. Por ejemplo, el famoso poeta Auguste-Marseille Barthélemy escribió: “¡Noble hermana! Varsovia! ¡Ella murió por nosotros! Murió con las armas en las manos… Sin escuchar nuestro grito de compasión… ¡No se hable más de la gloria de nuestras barricadas! Quieres ver la llegada de los rusos: vendrán”. El abad Félicité Robert de La Mennais, en su artículo “La toma de Varsovia”, escribió: “¡Varsovia ha caído! La heroica nación polaca, abandonada por Francia, rechazada por Inglaterra, cayó en la lucha con las hordas bárbaras… Nación gloriosa, nuestro hermano en la fe y en las armas, cuando luchaste por tu vida, sólo pudimos ayudarte con compasión; y ahora que estás derrotado, solo podemos llorarte. Pueblo de héroes, pueblo de nuestro amor, descansen en la tumba donde han ido a parar por el crimen de unos y la mezquindad de otros. Pero la esperanza sigue viva, y la voz profética dice: ¡Renacerás!”. [A. Dumas (padre), Mémoires, vols. 4-6 (1854), págs. 56-63].

La represión del levantamiento por parte de Rusia ayudó a consolidar su imagen, no solo como una potencia expansionista, sino como un estado incompatible con la idea de libertad, que fue especialmente utilizada por liberales y radicales de todas las tendencias. Según el historiador estadounidense Martin Malia, estos hechos produjeron una verdadera metamorfosis en la percepción de Rusia y provocaron una verdadera conmoción en Europa. Los patriotas polacos fueron de la noche a la mañana no solo suprimidos, sino también privados de constitución y autonomía [Martin Malia, Russia under Western Eyes. Del jinete de bronce al mausoleo de Lenin (1999), p. 92]. Como señaló el investigador, por primera vez, el sistema de autocracia se impuso, sin duda, en territorio europeo. Occidente creó una nueva imagen de Rusia como bastión de la reacción militante agresiva [Malia (1999), p. 93].

Rusia recordó las particiones de Polonia y la entrada de las tropas rusas en París, así como la heroica resistencia de los polacos. Las palabras del ministro de Asuntos Exteriores francés Sebastiani, “El orden reina en Varsovia”, fueron difundidas por la oposición y se convirtieron en el título de una caricatura popular de Granville, que mostraba a un cosaco pisoteando los cadáveres de los polacos. Como señala el investigador suizo Guy Mettan, “Nicholas I perdió los laureles del ‘libertador’ de Grecia, que durante mucho tiempo había desafiado a otras potencias y consolidó su reputación como déspota asiático” [Guy Mettan, Zapad—Rossiya: tysyacheletnyaya vojna. Istoriya rusofobii ot Karla Velikogo do ukrainskogo krizisa [Occidente—Rusia: La Guerra de los Mil Años. Historia de la rusofobia desde Carlomagno hasta la crisis de Ucrania] (2016), p. 249].

La personificación de los cambios que ocurrieron en Rusia fue el príncipe Adam Czartoryski, anteriormente amigo y ministro del emperador Alejandro, ahora opuesto a Nicolás como jefe del Gobierno Provisional en Varsovia.

Según Martin Malia, los europeos se dieron cuenta de repente de que “después de Francia, Polonia es la nación más heroica de Europa”. Con el crecimiento del movimiento liberal en Europa, tras la Revolución de Julio, Polonia fue percibida como el principal baluarte de todos los valores progresistas de la época, y recibió un halo adicional de gloria como el más fiel de los aliados del gran emperador. Como correctamente señaló Malia, cuanto más Polonia parecía ser un mártir, más Rusia parecía ser un verdugo [Malia, 1999, p. 93].

Tras la represión del levantamiento, sus líderes y, en general, muchos polacos emigraron y se establecieron en diferentes países, principalmente en Francia y Gran Bretaña [21]. Fueron los polacos en los años siguientes quienes levantaron una poderosa ola antirrusa y dieron forma a la opinión pública sobre Rusia. Y desde la Guerra de Livonia, los polacos fueron los principales “expertos en Rusia” y la principal fuente de información, y dicha información estaba muy en el alma del público europeo de mentalidad polonófila (V.F. Ratch, Pol’skaya emigraciya do i vo vremya poslednego myatezha 1831-1863 [La emigración polaca antes y durante la última rebelión de 1831-1863] (1866), p. 15.

El gobierno francés estaba suficientemente preocupado por la presencia de polacos en Francia. Ya en noviembre de 1831, el gobierno de Casimir Perrier, en un esfuerzo por expulsar a los inquietos elementos polacos de la capital, emitió una circular que prohibía a los polacos entrar en París. Como resultado, los emigrantes polacos fueron colocados primero en dos grandes y luego en varias docenas de pequeños grupos en las ciudades de provincias francesas donde se establecieron “depósitos polacos”, mientras que solo los elementos más ricos y generalmente moderados de la emigración permanecieron en París.

En los años siguientes, Polonia fue un elemento importante en la vida política interna de Francia, y la cuestión polaca no se alejó mucho de la agenda parlamentaria. Así, en la sesión de enero de 1834, Narcisse-Achille de Salvandy, un destacado político de esos años, comparó las acciones de Rusia en la Polonia rebelde con la política de Genghis Khan y Tamerlán, pero encontró que la política de Rusia era aún más cruel. François Bignon, un político de la oposición, declaró solemnemente que “el día en que los propios polacos se deshagan de sus cadenas, o el día en que otras naciones los liberen del yugo sangriento que los oprime, será el día en que la humanidad triunfe sobre la barbarie. ” [Corbet, 1967, p. 169].

Al mismo tiempo, no se puede decir que la opinión pública europea estuviera unánimemente en contra de Rusia, incluso después de la Revolución de Julio y la represión del Levantamiento de Varsovia. Todo dependía del sistema de alianzas en el que se apoyaran los líderes europeos en el marco del “concierto europeo” en cada momento. En particular, en Francia en ese momento, los legitimistas, es decir, los partidarios de la dinastía borbónica legítima derrocada, estaban a favor de una alianza con Rusia. Así, el periódico de extrema derecha Le Quotidienne apoyó a Rusia en la cuestión polaca, no sin razón al señalar que el levantamiento de Varsovia fue consecuencia de la Revolución de Julio [Corbet, 1967, p. 176].

En 1835, la cuestión polaca volvió a estar en la agenda paneuropea, y esto se debió a un discurso pronunciado por el emperador Nicolás I, el 5 de octubre de 1835, en el Palacio Lazienkowski de Varsovia. Hablando ante una delegación de ciudadanos polacos, el emperador dijo: “Si abrigan obstinadamente el sueño de una Polonia separada, nacional e independiente y todas estas quimeras, solo traerán grandes desgracias sobre ustedes mismos. Por orden mía se ha erigido aquí una ciudadela, y os declaro que a la menor perturbación ordenaré aplastar vuestra ciudad, destruiré Varsovia y ciertamente no la reconstruiré de nuevo” [3, p. 215]. [3, c. 215]. Este discurso fue percibido extremadamente negativamente en Occidente. En el informe del Tercer Departamento de este año, se informó: “No es de extrañar que este discurso no haya gustado ni a los británicos ni a los franceses. Habiéndolo distorsionado y dándole un significado equivocado, llenaron los periódicos con sus reprimendas, incluso con malas palabras groseras” [M.V. Sidorova, E. I. Shcherbakova, eds., Rocciya pod nadzorom. Otchety III otdeleniya 1827—1869 [Rusia bajo vigilancia. Informes del Tercer Departamento, 1827-1869] (Moscú: Fundación Cultural Rusa, 2006), págs. 129-131].

Con este discurso, el Emperador puso un arma muy poderosa en manos de sus detractores. Incluso si el carácter de Nicolás hubiera sido más complaciente, este discurso aún habría sido la base para una nueva ola de propaganda que vilipendiaba a los rusos.

El célebre periodista, político y profesor de la Sorbona Saint-Marc Girardin habló muy duramente del emperador Nicolás, publicando un artículo mordaz en su periódico Le journal des débats, el 10 de octubre de 1835. Saint-Marc Girardin (Marc Girardin) (1801-1873) ) fue un político, escritor, periodista, crítico literario y editor francés, editor de Le Journal des Débats y miembro de la Academia Francesa. Unos meses más tarde, hablando en el Parlamento, el 11 de enero de 1836, declaró que al “confiscar” Polonia para sí, Rusia había destruido “una de las barreras que la protegían” en Europa; y Girardin continuó cantando la canción favorita de los liberales de que Rusia y la libertad son incompatibles y, por lo tanto, “la libertad es la mejor barrera contra Rusia”. Y muy en el espíritu de la tradición ya formada, asustó a sus compañeros parlamentarios con la “amenaza rusa”: “Rusia no necesitó cien años para llegar casi a la puerta de Constantinopla desde Azov… Le tomó sesenta años estar donde ella es ahora… Pasarán sesenta años más, y ¿dónde estará ella? [Corbet, 1967, p. 178].

Se hicieron muchas declaraciones pro-polacas. En particular, el ya mencionado conde Montalembert hasta la década de 1860 se opuso consistentemente al emperador Nicolás I y luego a Alejandro II en lo que respecta a la “Santa Polonia”, y de la cuestión polaca pasó a la cuestión rusa. El 6 de enero de 1836, hablando en la Cámara de los Pares, enumeró en detalle las “atrocidades” de Rusia contra el pueblo polaco, en un intento de mostrar que el drama de los polacos estaba bien dentro de la política general de Rusia. La conquista de Polonia fue sólo una etapa en la realización de un gigantesco plan histórico: el sometimiento de toda Europa. Por tanto, los polacos defendían no sólo su independencia y sus intereses, sino que defendían “la civilización contra la barbarie, la larga y noble superioridad de Occidente contra la nueva invasión de los tártaros”. Al hacerlo, Montalembert enfatizó que Rusia encontró “admiradores y devotos en todas partes”, pero ¿qué le prometió a Europa? “Oscuridad en lugar de luz, despotismo militar en lugar de libertades civiles, vergüenza del cisma idólatra en lugar de las creencias libres de Occidente” [Corbet, 1967, pp. 179-180].

Cada año, cuando el Parlamento francés debatía el Discurso en respuesta al Discurso del Rey desde el Trono, Montalembert aprovechaba la oportunidad para plantear la cuestión polaca y renovar su filosofía antirrusa. El 17 de noviembre de 1840, en la ola de la crisis del Este y del sentimiento antirruso, dijo en la Cámara de los Pares: “Todos estamos amenazados por un peligro cada vez mayor, el predominio de Rusia en Europa… Rusia ya está cercando Europa por todos lados: su frontera central está a sólo 200 leguas del Rin… Desde Bucovina hasta Kotor, los pueblos eslavos de Austria profesan su religión; es esperada y llamada” [Corbet, 1967, p. 181].

En Inglaterra, estos temas fueron desarrollados por David Urquhart (1805-1877), cuyo nombre más tarde se convirtió en sinónimo de rusofobia. Por supuesto, la rusofobia de Urquhart era el reverso de su turcofilia, pero la política rusa en Polonia también fue uno de los principales objetos de sus ataques. Tanto más cuanto que la base documental del diario que publicó entre noviembre de 1835 y 1837 en inglés y francés (Portfolio, or Collection of State Documents… Illustrating the History of our Time) eran los documentos diplomáticos que le proporcionaban los emigrantes polacos. Estos fueron, en primer lugar, la correspondencia secreta de los embajadores rusos, supuestamente tomada en 1831 de la cancillería del Gran Duque Konstantin Pavlovich en Varsovia (de hecho, la mayoría de los documentos fueron falsificados por Urquhart) [K.V. Dushenko, “Pervye debaty o ‘rusofobii’ (Angliya, 1836–1841)”—”The First Debate about ‘Russophobia’: England, 1836-1841”], en Experiencia histórica, 4 (2021), p. 230].

Las revistas de Urquhart tuvieron una gran resonancia internacional y fueron traducidas a idiomas extranjeros. En 1835, publicó un folleto “Inglaterra y Rusia” (D.J. Urquhart, Inglaterra, Francia, Rusia y Turquía), en el que intimidaba al lector con la “amenaza rusa”, enfatizando que para Polonia “su espacio está vacío en la política mapa de Europa”, y las propias potencias lo permitieron, y el gobierno francés, además, no ayudó a Polonia [Urquhart, England & Russia (1835-1856), p. 1-2].

Al mismo tiempo, a los ojos de los europeos, Polonia era una moneda de cambio en la defensa de sus propios intereses nacionales. Por lo tanto, cuando se vio a Rusia como un aliado, la cuestión polaca se interpretó de una manera completamente diferente. Tales metamorfosis, por ejemplo, sucedieron con el célebre político y diplomático, confesor de Napoleón, Abbé Dominique Dufour de Pradt (1759-1837). Desde el comienzo del régimen de la Restauración, criticó duramente la política rusa, actualizando regularmente el tema de la “amenaza rusa” e intimidando a los franceses de que Rusia estaba “a cincuenta leguas de Berlín y Viena” [D.G.F. Pradt, Système permanent de l’Europe à l’egard de la Russie (1828), p. 6]. Sin embargo, en 1836, en medio de la crisis del “acuerdo cordial” franco-inglés, Pradt apostó por una alianza con Rusia y publicó, Question de l’Orient Sous Les Rapports Généraux Et Particuliers, en el que, entre otras cosas, justificaba la política en Polonia, enfatizando que en el Congreso de Viena las demandas de Rusia sobre Polonia fueron justas, y Polonia gracias a Rusia recibió una constitución [Pradt, 1828, pp. 122-123]. Incluso justificó la supresión del levantamiento polaco de 1830-1831 y el discurso de Varsovia del emperador Nicolás, señalando que cualquier soberano en su lugar habría hecho lo mismo [Pradt, 1828, p. 134]. Para el políticamente comprometido Pradt, en este texto, Rusia es el protector natural de Polonia, su verdadero ángel guardián. Sin embargo, debe entenderse que esto fue pura conjetura; porque en general, la visión negativa de Rusia a través de la lente polaca era dominante.

En 1839, Leonard Chodzko, mencionado anteriormente, participante del levantamiento polaco, publicó otra versión del testamento falso de Pedro el Grande. Fue un éxito de ventas, pasando por seis ediciones desde 1839 hasta 1847, y desempeñó un papel decisivo en la popularización, en los países europeos, de la idea de las intenciones conquistadoras de los soberanos rusos [V.P. Kozlov, Tajny fal’sifikacii: Posobie dlya prepodavatelej i studentov vuzov (Secretos de la falsificación: un manual para profesores y estudiantes universitarios), 1996, p. 81].

En el mismo año, el marqués de Custine viajó a Rusia y escribió el libro más famoso sobre el país, que hasta el día de hoy se percibe como una biblia de los rusófobos. Custine, siendo un marginado en los salones parisinos, tenía estrechos vínculos, en primer lugar, con los líderes de la emigración polaca y fue invitado en el salón de la esposa del príncipe Adam Czartoryski. Y en Rusia, Custine llegó, según una versión, a abogar por su amable amigo polaco Ignacy Gurowski, llevándoselo consigo (George Frost Kennan, The Marquis De Custine and His Russia in 1839, p. 24-25).

La fuente de información más importante para Custine fue uno de los polacos más famosos que vivía entonces en París, el poeta Adam Mickiewicz (1798-1855). Después de la represión del levantamiento, vivió en Francia como emigrado político, y en 1840, gracias a la persistente petición del famoso historiador Jules Michelet, recibió una cátedra de lenguas y literatura eslavas en el Collège de France. Según Michelet, “Mickiewicz había presentado las características generales de la vida eslava desde arriba y, descendiendo a los detalles, arrojó destellos profundos y admirables sobre el verdadero carácter del gobierno ruso. Habría ido más lejos, pero no lo dejaron. Su cátedra fue anulada [Jules Michelet, Legendes démocratiques du Nord (1854), p. 36] (las autoridades no estaban satisfechas con la prédica del mesianismo eslavo). Esto sucedió en 1844; y en 1849, la ola de propaganda polaca en cinco volúmenes se publicó como una colección de sus “conferencias”: Eslavos [Corbet, 1967, pp. 168-169].

Un nuevo estallido de sentimientos anti-rusos ocurrió en 1846, después de la represión del Levantamiento de Cracovia por las tropas austríacas, y nuevamente durante las revoluciones de 1848-1849, y especialmente después de que Rusia reprimió el levantamiento en Hungría (a pedido del Emperador de Austria). ). Pero la apoteosis se produjo durante la Guerra de Crimea (1853-1856) [Nemenski, 2013, pp. 46-51].

En vísperas de la guerra, Jules Michelet, que amaba a Polonia con todo su corazón romántico y odiaba a Rusia con la misma pasión, escribió una serie de artículos titulados Legendes démocratiques du Nord (Leyendas democráticas del norte), en los que creaba una culto a la infeliz Polonia y los heroicos polacos, y deshumanizó a los rusos, reduciéndolos al estado no solo de no humanos, sino de moluscos en el fondo del mar. Llamó a la política de Rusia hacia Polonia engañosa y jesuítica, destacando que la emperatriz Catalina “planeaba arrastrar a Rusia a una guerra religiosa, para hacer pensar a los campesinos rusos que se trataba de proteger a sus hermanos en la fe griega, que en Polonia estaban siendo perseguidos. por personas de fe latina. Y esta guerra, continuó Michelet, “adquirió un carácter de barbarie espantosa. Bajo el impulso de esta mujer atea, que predicaba la cruzada, poblaciones y pueblos enteros fueron torturados y quemados vivos en nombre de la tolerancia” [11, с. 301]. Según Michelet, el verdadero objetivo de Catalina era la destrucción de Polonia [Legendes démocratiques, pp. 53-54].

Una ola antirrusa igualmente poderosa barrió Europa durante el levantamiento polaco de 1863-1864. Michelet se esforzó también esta vez, publicando una serie de artículos titulados “Polonia mártir”, mientras que el igualmente ilustre Víctor Hugo, también por enésima vez, desató invectivas contra Rusia. Michelet llamó a Polonia, “el corazón del norte”. Además, para él, Polonia es la propia Francia: “La Pologne est une France avec tous nos anciens défauts, nos qualités” [Jules Michelet, La Pologne martyr: Russie—Danube, p. XV].

 

Conceptos de inferioridad racial rusa

Fueron los polacos quienes estuvieron en los orígenes del concepto de inferioridad racial de los rusos. Tales ideas fueron desarrolladas por primera vez por el historiador y figura pública polaca, participante en el levantamiento de 1830-1831, Joachim Lelewel. En forma de teoría completa, estas ideas fueron formuladas por el historiador y etnógrafo Franciszek Henryk Duchiński (1816-1893). Tras la represión del levantamiento de 1830-1831, emigró a Francia y fue profesor de historia en la Escuela Polaca de París. Su idea principal era que los grandes rusos, o “mosquitos”, no pertenecen a la tribu eslava e incluso a la aria, sino que son una rama de la tribu turania, a la par de los mongoles, y que solo se apropiaron del nombre de rusos. , que pertenece, propiamente, sólo a los pequeños rusos y bielorrusos, próximos a los polacos en su origen [F. Duhinski, “Osnovy istorii Pol’shi, inyh slavyanskih stran i Moskvy”, en, Russkij vopros v istorii politiki i mysli, antologiya, Pod red. A.Yu. Shutova y A.A. Shirinyanca (“Fundamentos de la historia de Polonia, otros países eslavos y Moscú”, en The Russian Question in the History of Politics and Thought, antología, editada por A.Y. Shutov y A.A. Shirinyants], Moscú: Moscow University Press, 2013., pág. 479].

Los textos de Duchiński, que no tenían ninguna base científica, pretendían justificar la necesidad de crear un amortiguador entre la Europa “aria” y el Moscú “turano”. Este amortiguador iba a ser una Polonia independiente, incluyendo Ucrania-Rus, Bielorrusia, Lituania, los Estados Bálticos, Smolensk y Veliky Novgorod.

Las ideas de Duchiński fueron recibidas con entusiasmo por la emigración polaca, que soñaba con la restauración de una “Gran Polonia de mar a mar”, y sus ideas también tuvieron una gran influencia en el pensamiento europeo occidental del siglo XIX. En particular, Karl Marx estaba muy interesado en el concepto de Duchiński y se pronunció a favor de él: “Él afirma que los verdaderos moscovitas, es decir, los habitantes del antiguo Gran Ducado de Moscú, son en su mayoría mongoles o finlandeses, etc., como así como las partes de Rusia ubicadas más al este y su parte sureste… Desearía que Dukhinsky (así en el texto—NT) tuviera razón, y que al menos esta opinión prevaleciera entre los eslavos” [carta fechada el 24 de junio de 1865 , en Karl Marx y Friedrich Engels, Werke, (Berlín: Dietz Verlag, 1978), vol. 31, págs. 126 y 127].

La teoría de Duchiński fue aceptada con entusiasmo por intelectuales y políticos franceses: E. Renaud, Aimé Martin, K. Delamar y otros [Shutova y Shirinyanca (2013), p. 43]. Así, el historiador, publicista y político Henri Martin (1810-1883), autor de Histoire de France (Historia de Francia) en diecinueve volúmenes, caracterizado por una actitud sumamente hostil hacia Rusia, en una de sus obras capitales, La Russie et l ‘Europa (1866) (Rusia y Europa) describió a los rusos como un pueblo bárbaro de despotismo no europeo (turaniano), que se había apropiado injustamente de la historia de Rusia. Consideró el concepto de Duchiński como “excelente”, y explicó el anhelo ruso de sometimiento de la siguiente manera: “Tal sentimiento surge en pueblos que se encuentran en una etapa extremadamente baja de desarrollo cultural de las naciones, donde una persona individual es incapaz de controlar su destino y ni siquiera expresa tal deseo” [Shutova y Shirinyanca (2013), p. 382].

A pesar de que tras el levantamiento de 1863-1864 se llevaron a cabo reformas en Polonia, Rusia siguió siendo el principal enemigo para las nuevas generaciones de patriotas polacos, por lo que a finales del siglo XIX, Józef Piłsudski (1867-1935) proclamó el objetivo principal de su vida como la destrucción física del estado ruso con la posterior restauración de una nueva Polonia, dominando en Europa Central y Oriental sobre las ruinas de Rusia [Shutova y Shirinyanca (2013), p. 45]. En el artículo “Rusia”, publicado por primera vez en 1895, señaló: “El zar ruso es el principal enemigo de la clase obrera polaca. La autocracia zarista: el principal obstáculo en nuestro camino, ahora y siempre” [Shutova y Shirinyanca (2013), p. 514].

 

Conclusión

Como muestra la situación actual, estas ideas no desaparecieron con Pilsudski, y los polacos todavía son percibidos en Occidente como los principales expertos en Rusia. Y, por supuesto, Occidente los cree voluntariamente, porque los mitos polacos sobre Rusia, las ideas sobre la “asiáticoidad” rusa y los rusos “robando” la historia encajan muy bien en la narrativa paneuropea de una Rusia bárbara, despótica y expansionista. Y los polacos, por supuesto, solo pueden decir “la verdad” sobre Rusia, y Occidente cree voluntariamente en esta “verdad” polaca y la usa en su confrontación ideológica y geopolítica con Rusia, sin pensar mucho en los propios polacos. Solo que ahora, Ucrania es el “mártir”, y el amor occidental por Ucrania es el reverso del odio por Rusia.

Natalia P. Tanshina, es Profesora en el Departamento de Historia General del Instituto de Ciencias Sociales de la Academia Rusa de Economía Nacional y Administración Pública bajo el Presidente de la Federación Rusa, y es Profesora en el Departamento de Historia Moderna y Contemporánea de Europa y América, Universidad Pedagógica Estatal de Moscú, Moscú. Este artículo aparece por cortesía de Nauka Obshestvo Oborona.

 

Crece la paranoia polaca y Rusia advierte de una nueva fase del conflicto

 

Fuente:

Natalia P. Tanshina, en The Postil Magazine: The Polish Question: The West vs. Russia. 1º de agosto de 2023.

Contenidos

Empresas militares privadas de Estados Unidos (bajo la dirección la Administración Federal Antidrogas y FBI) están reclutando en las cárceles a representantes de los...

Contenidos

Por Dennis Small El gambito británico-estadounidense de utilizar el avance de la OTAN a través de Ucrania para demoler a Rusia y derrocar al...

Contenidos

Oriental Review se dio a la tarea de reseñar un informe analítico publicado por el famoso centro de pensamiento vinculado al Pentágono y al...

Contenidos

Según un balance publicado por Ravenstvo Media, la fortuna de los 100 mayores multimillonarios de Rusia creció un 13% en el último año hasta...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram