Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Estudio de los CDC refuta la narrativa oficial del Covid-Sars-2

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



En un estudio publicado en junio de 2020 titulado “Severe Acute Respiratory Syndrome Coronavirus 2 from Patient with Coronavirus Disease, United States”, los científicos de los Centros de Control de Enfermedades de los EE.UU. (CDC) han hecho algunas admisiones sobre el COVID que destruyen totalmente la narrativa oficial de la pandemia.

Lo interesante de la estafa del COVID es que cuando se profundiza lo suficiente, la verdad queda al descubierto —y de hecho es admitida por fuentes oficiales—; sin embargo, se necesita mucha persistencia para cortar el laberinto propagandístico de la desinformación. En este artículo, vamos a echar un vistazo a la importancia de lo que revelaron los científicos del CDC, a saber, que para su investigación sobre el supuestamente nuevo virus SARS-CoV-2, sólo utilizaron 37 pares de bases de tejido de muestra real y rellenaron el resto (alrededor de 30.000 pares de bases) con secuencias generadas por ordenador, es decir, ¡lo inventaron! La otra de las admisiones sobre el COVID es igual de impresionante: después de las pruebas encontraron que el SARS-CoV-2 no podía infectar el tejido humano.

 

Por Makia Freeman

1. El virus generado por computadora: Científicos del CDC admiten que sólo se usaron 37 pares de bases de tejido real para ensamblar el SARS-CoV-2

En un artículo anterior, hablé sobre cómo el SARS-CoV-2 es un virus cosido a lo Frankenstein, pues se trata de una creación abstracta generada por computadora, digital, no un virus vivo real. Nunca se ha purificado y aislado adecuadamente para que pudiera ser secuenciado de extremo a extremo una vez derivado de tejido vivo; en cambio, sólo se ensambla digitalmente a partir de una base de datos viral de computadora. Los científicos del CDC afirman que tomaron sólo 37 pares de bases de un genoma de 30.000 pares de bases! Eso significa que alrededor del 0,001% de la secuencia viral se deriva de muestras vivas reales o de tejido corporal real. Aquí está la cita:

“Secuenciación de todo el genoma.- Diseñamos 37 pares de PCR anidados que abarcan el genoma sobre la base de la secuencia de referencia del coronavirus (GenBank accession no. NC045512). Extrajimos ácido nucleico de los aislados y lo amplificamos utilizando las 37 PCR anidadas individuales”.

Resulta interesante que en el párrafo siguiente los científicos del CDC digan que utilizaron la “PCR cuantitativa” para un análisis/construcción ulterior, lo que va en contra de lo que Kary Mullis, el inventor de la PCR, dijo una vez, a saber, que “la PCR cuantitativa es un oxímoron”, ya que la PCR es intrínsecamente una técnica cualitativa y no cuantitativa. En otros artículos como éste, he tratado el mal uso que se está haciendo de la prueba de PCR en toda esta estafa del COVID. En su artículo “Only Poisoned Monkey Kidney Cells ‘Grew’ the ‘Virus’” el Dr. Thomas Cowan destaca este fraude científico:

“… encontramos que en lugar de haber aislado el virus y secuenciar el genoma de punta a punta, encontraron 37 pares de bases de muestras no purificadas usando sondas de PCR. Esto significa que en realidad miraron 37 de los aproximadamente 30.000 pares de bases que se afirma que son el genoma del virus intacto. Luego tomaron estos 37 segmentos y los pusieron en un programa de computadora, que llenó el resto de los pares de bases.

Para mí, este paso de la generación de la computadora constituye un fraude científico. Aquí hay una equivalencia: Un grupo de investigadores afirma haber encontrado un unicornio porque encontraron un trozo de una pezuña, un pelo de una cola y un trozo de un cuerno. Luego agregan esa información a una computadora y la programan para recrear el unicornio, y luego afirman que esta recreación por computadora es el verdadero unicornio. Por supuesto, nunca habían visto un unicornio, así que no podrían haber examinado su composición genética para comparar sus muestras con el pelo, las pezuñas y el cuerno del unicornio real”.

La ciencia pura o verdadera intenta probar si algo es así; por lo tanto, la verdadera ciencia no tiene lugar para la política, las reglas de la mayoría o el consenso. Sin embargo, según Cowan, el consenso se utilizó para determinar qué modelo digital de SARS-CoV-2 era el modelo falso más real:

“Los investigadores afirman que decidieron cuál es el genoma real del SARS-CoV-2 por “consenso”, algo así como un voto. Una vez más, diferentes programas de computadora darán diferentes versiones del “unicornio” imaginario, así que se reúnen como grupo y deciden cuál es el verdadero unicornio imaginario”.

 

2. Científicos del CDC encuentran que el SARS-CoV-2 no infectó el tejido humano

Una gran parte de la historia oficial que nos contaron fue que COVID era una nueva, peligrosa e impredecible enfermedad que se extendía rápidamente y era letal. Bueno, aparentemente no es muy letal ya que los científicos del CDC descubrieron que ni siquiera podía infectar células humanas in vitro. Probaron el ‘virus’ (no realmente, sino las soluciones que afirman que contienen muestras de SARS-CoV-2) en 3 tipos diferentes de cultivos de tejido humano (células de adenocarcinoma humano [A549], células de hígado humano [HUH 7.0] y células de riñón embrionario humano [HEK-293T]). El “virus” no fue capaz de infectar ninguno de los 3 cultivos de tejido humano. Aquí está la cita:

“… examinamos la capacidad del SARS-CoV-2 para infectar y replicarse en varias líneas celulares comunes de primates y humanos, incluyendo células de adenocarcinoma humano (A549), células de hígado humano (HUH7.0), y células de riñón embrionario humano (HEK-293T), además de las células Vero E6 y Vero CCL81. También examinamos una línea de células de riñón de murciélago marrón (EFK3B) disponible para la capacidad de replicación del SARS-CoV-2. Cada línea celular fue inoculada en una alta multiplicidad de infecciones y examinada 24 h después de la infección… No se observó ECP en ninguna de las líneas celulares, excepto en las células Vero, que crecieron a >107 PFU a las 24 h después de la infección. Por el contrario, las células HUH7.0 y 293T mostraron sólo una modesta replicación viral, y las células A549 eran incompatibles con la infección por SARS-CoV-2. Estos resultados son coherentes con los anteriores hallazgos de susceptibilidad al SARS-CoV y sugieren que es improbable que otros sistemas de cultivo comunes, como las células MDCK, HeLa, HEP-2, MRC-5 y los óvulos embrionados, apoyen la replicación del SARS-CoV-2. Además, el SARS-CoV-2 no se replicó en las células EFK3B de los murciélagos, que son susceptibles al MERS-CoV. Juntos, los resultados indican que el SARS-CoV-2 mantiene un perfil similar al del SARS-CoV en términos de líneas celulares susceptibles”.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

CPE significa efecto citopático o efecto citopatógeno y se refiere a los cambios estructurales en las células causados por la invasión viral. No se encontró ECP en ninguna de las células de tejido humano, sino sólo en las células vero (células animales, en este caso células de mono). La conclusión clave de la cita anterior es que 2 cultivos tuvieron sólo una modesta replicación viral, el otro tejido no tuvo ninguna, y que otros cultivos humanos comunes “no es probable que apoyen la replicación del SARS-CoV-2”, lo que significa que el SARS-CoV-2 no los infectará! Así que, incluso según las reglas de su propio juego, el SARS-CoV-2 no es un agente infeccioso para los humanos. Aquí está el análisis del Dr. Cowan:

“¿Qué significa realmente este lenguaje, y por qué es la declaración más impactante de toda la comunidad virológica? Cuando los virólogos intentan probar la infección, tienen tres posibles “huéspedes” o modelos en los que pueden hacer pruebas. El primero son los humanos. La exposición a los humanos no se hace generalmente por razones éticas y nunca se ha hecho con el SARS-CoV-2 o cualquier coronavirus. El segundo posible huésped son los animales. Olvidando por un momento que nunca usan virus purificados cuando exponen animales, sí usan soluciones que dicen que contienen el virus. La exposición a los animales se ha hecho una vez con el SARS-CoV-2, en un experimento que utilizó ratones. Los investigadores encontraron que ninguno de los ratones salvajes (normales) se enfermó. En un grupo de ratones genéticamente modificados, un número estadísticamente insignificante perdió algo de pelo. No experimentaron nada parecido a la enfermedad llamada Covid 19.

El tercer método que los virólogos usan para probar la infección y la patogenicidad – el método en el que más confían – es la inoculación de soluciones que dicen que contienen el virus en una variedad de cultivos de tejidos. Como he señalado muchas veces, nunca se ha demostrado que tal inoculación mate (lisie) el tejido, a menos que el tejido sea primero muerto de hambre y envenenado.

Lo impactante de la cita anterior es que usando sus propios métodos, los virólogos encontraron que las soluciones que contenían SARS-CoV-2 – incluso en altas cantidades – NO eran, repito NO, infecciosas en ninguno de los tres cultivos de tejido humano que probaron. En lenguaje llano, esto significa que probaron, en sus términos, que este “nuevo coronavirus” no es infeccioso para los seres humanos. Sólo es infeccioso para las células de los riñones de los monos, y sólo cuando se añaden a la mezcla dos potentes drogas (gentamicina y anfotericina), conocidas por ser tóxicas para los riñones.

Amigos míos, lean esto una y otra vez. Estos virólogos, publicados por el CDC, realizaron una clara prueba, en sus términos, mostrando que el virus del SARS-CoV-2 es inofensivo para los seres humanos. Esa es la única conclusión posible, pero, desafortunadamente, este resultado ni siquiera se menciona en su conclusión”.

 

Estas dos admisiones sobre el COVID hunden aún más la narrativa oficial

Las admisiones anteriores de los CDC sobre el Covid ponen en relieve más información sobre el fraude científico, y aún más evidencia que muestra que no hay un virus real, y cualquiera que sea el “virus”, ciertamente no es nada de lo que preocuparse si eres un humano. Esto muestra que la verdad a menudo se oculta a plena vista, y que las personas en posiciones de poder siempre deben ser cuidadosamente examinadas. Debemos aplicar el pensamiento crítico a todo lo que proviene de fuentes oficiales.

Un consejo para Sally Fallon Morrell y el Dr. Thomas Cowan de la Fundación Weston A. Price.

 

¿A dónde quedó el coronavirus? Los CDC dicen que ‘no está disponible’

 

Fuentes:

Centers for Disease Control and Prevention — Severe Acute Respiratory Syndrome Coronavirus 2 from Patient with Coronavirus Disease, United States, Volume 26, Number 6—June 2020.

Global Research — US Centre for Disease Control (CDC) Study Refutes Official Covid-Sars-2 Narrative.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Te puede interesar

Contenidos

[En vez de divulgar toda la evidencia que existe de que el imperio británico está detrás de Smartmatic y del fraude electoral en los...

Contenidos

La aceptación voluntaria del público en general de las restricciones draconianas impuestas a la movilidad y la libertad de reunión debido al coronavirus fue...

Contenidos

  Informe semanal de Executive Intelligence Review   Fuentes: EIR Español — A revertir el fraude electoral en EU y derrotar a la dictadura...

Ciencia y Tecnología

  El ex Vicepresidente de Pfizer, Dr. Michael Yeadon, que tiene más de 32 años de experiencia en investigación y desarrollo farmacéutico, ha escrito...

Publicidad comprar oro
Publicidad Que es LBRY

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad servicio de VPN

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.