Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Estados Unidos traiciona su legado al amenazar con la Tercera Guerra Mundial contra Rusia y China

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Esta semana, el legendario historiador, y en muchos sentidos mi mentor, Anton Chaitkin, redactó un poderoso llamamiento para detener el impulso hacia una guerra imposible de ganar, invocando al mismo tiempo la herencia olvidada de lo mejor de la civilización estadounidense que debe volver a despertarse incluso en esta fecha tardía si la república quiere sobrevivir a las tormentas que se avecinan. Debido a la trascendencia del mensaje, el analista Matthew Ehret ha dedicado un artículo a esta llamada a la acción (y a la reflexión).

 

Por Matthew Ehret

Los estadounidenses que aprecian el legado de nuestro país están horrorizados por nuestra precipitada carrera hacia la guerra. En sus mejores momentos, Estados Unidos fue el motor del progreso mundial, del aumento del nivel de vida y de la paz.

Esa es nuestra verdadera identidad nacional. Traicionamos a “los mejores ángeles de nuestra naturaleza” al amenazar militarmente a quienes avanzan como potencias mundiales, como lo hicimos nosotros en su día. Nos suicidamos cuando deshonramos los acuerdos históricos que mantienen al mundo a salvo de la aniquilación nuclear.

Cuando la Unión Soviética se derrumbó en 1991, Estados Unidos prometió a los líderes rusos que la alianza militar liderada por Estados Unidos, conocida como la OTAN, no se extendería hacia el este, hacia Rusia. La facción globalista transatlántica que hace la guerra rompió esta promesa. La OTAN ha avanzado hacia el este con ocho nuevos miembros, fuertemente armados y hostiles a Rusia. Estados Unidos instaló un régimen antirruso de extrema derecha en Ucrania, en la frontera con Rusia, y los armó para el conflicto.

China ha sido igualmente rodeada por flotas y bases militares estadounidenses amenazantes.

Rusia y China han dejado claro que consideran esto intolerable y que no pueden permitir que vaya más allá.

El mundo se precipita hacia el horror inimaginable de la guerra nuclear.

Debemos mirar con sobriedad y profundidad la historia de Estados Unidos para ver cómo nuestra nación pasó de ser una fuerza de paz a un provocador agresivo.

Fuimos industrializados por patriotas progresistas. Se impusieron a los esclavistas del Sur y a los financieros imperiales que bloquearon el progreso estadounidense. Los Estados Unidos en su mejor momento impulsaron a otras naciones a la proeza tecnológica.

Abraham Lincoln y sus aliados organizaron los mayores avances jamás logrados en tecnología y nivel de vida, y una larga era de paz con el mundo. Franklin Roosevelt y John Kennedy buscaron una asociación con Rusia para llevar la paz y una existencia humana a toda la humanidad.

Estados Unidos cambió de rumbo tras el asesinato de Kennedy. Renunciamos a nuestras industrias y perdimos nuestras habilidades. Entregamos el poder a los financieros globalistas que no rinden cuentas. Su especulación y desindustrialización han llevado a la quiebra al mundo occidental. Ahora están surgiendo otras potencias que no seguirán las reglas globalistas hacia la pobreza y el suicidio nacional.

El peligro más grave proviene ahora de que Estados Unidos abandone su propia misión histórica, que es elevar al hombre común. Aquellos que conocen la historia son especialmente desafiados a actuar ahora, a hablar, para que podamos proteger la civilización que Estados Unidos en su mejor momento hizo avanzar tanto.

Durante el último medio siglo, desde la muerte de Kennedy, Estados Unidos, guiado por una facción belicista transatlántica, ha lanzado una guerra tras otra, sin ganar nada y llevando el caos y el sufrimiento a innumerables millones de personas.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

 

Nuestros más grandes líderes del pasado advirtieron que emprender una guerra agresiva destruiría nuestro país

George Washington lideró nuestra Revolución contra los ejércitos invasores del Imperio Británico. Pero como presidente, Washington buscó la paz con el mundo. Él advirtió,

“La nación que se entrega a un odio habitual hacia otra… es esclava de su animosidad… que… la desvía de su deber y su interés. [Este odio] dispone a cada uno de los países a insultar y perjudicar… y a ser altivo e intratable cuando se presentan ocasiones accidentales o insignificantes de disputa… El gobierno… hace que la animosidad de la nación esté al servicio de proyectos de hostilidad instigados por el orgullo, la ambición y otros motivos siniestros y perniciosos. La paz a menudo, a veces tal vez la libertad, de las naciones ha sido la víctima”. (WASHINGTON, DISCURSO DE DESPEDIDA, 19 DE SEPTIEMBRE DE 1796).

Abraham Lincoln, como congresista, expuso las mentiras que el presidente James Polk utilizó para justificar la guerra agresiva contra México. (Resoluciones de Lincoln, 22 de diciembre de 1847). Y justo antes de que él mismo se presentara como candidato a la presidencia, Lincoln denunció a los belicistas como bárbaros:

“Desde la primera aparición del hombre sobre la tierra … las palabras ‘extranjero’ y ‘enemigo’ eran … casi sinónimos. Mucho después de que las naciones civilizadas definieran el robo y el asesinato como delitos graves y les impusieran castigos severos cuando se practicaban… sobre su propio pueblo… no se consideraba un delito, sino incluso un mérito, robar, asesinar y esclavizar a los extranjeros, ya sea como naciones o como individuos… Corregir los males… que surgen de la falta de simpatía… entre los extranjeros… es una de las funciones más elevadas de la civilización.” (LINCOLN, DISCURSO EN LA FERIA AGRÍCOLA DE WISCONSIN, 30 DE SEPTIEMBRE DE 1859).

Como Presidente, liderando la defensa de la Unión contra el ataque de los esclavistas, Lincoln instó a la paz con el mundo:

“Sin malicia hacia nadie; con caridad para todos… hagamos todo lo que pueda lograr y mantener una paz justa y duradera, entre nosotros y con todas las naciones.” (LINCOLN, SEGUNDO DISCURSO INAUGURAL, 4 DE MARZO DE 1865).

El presidente Franklin Roosevelt organizó las Naciones Unidas y propuso que la paz mundial y la lucha contra la pobreza debían centrarse en la continuación de la asociación antifascista de Estados Unidos, Rusia, Gran Bretaña y China.

La Carta de la ONU comienza así:

“Nosotros, los pueblos de las Naciones Unidas, resueltos a preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra…”

Esta es la base de los verdaderos derechos humanos, no un falso encubrimiento para el cambio de régimen.

El presidente John Kennedy alejó a los Estados Unidos y a Rusia de la catástrofe nuclear mediante un acuerdo que retiró los misiles estadounidenses de Turquía a cambio de que los rusos se retiraran de Cuba.

Kennedy pidió a los estadounidenses:

“reexaminar nuestra actitud hacia la Unión Soviética… el pueblo estadounidense [debería] no … caer en la misma trampa que los soviéticos, … ver sólo una visión distorsionada y desesperada del otro lado, … [con] la comunicación como nada más que un intercambio de amenazas.
Ningún gobierno o sistema social es tan malvado como para considerar que su pueblo carece de virtudes. Como estadounidenses, encontramos el comunismo profundamente repugnante como negación de la libertad y la dignidad personales. Pero aún podemos alabar al pueblo ruso por sus muchos logros, en la ciencia y el espacio, en el crecimiento económico e industrial, en la cultura y en los actos de valor ….
[Nuestros] dos países odian la guerra …. Nunca hemos estado en guerra entre nosotros. Y ninguna nación … ha sufrido más que la Unión Soviética en … la Segunda Guerra Mundial. Al menos 20 millones de personas perdieron la vida…. Un tercio del territorio de la nación, incluyendo casi dos tercios de su base industrial, se convirtió en un páramo…
Hoy, si volviera a estallar una guerra total… todo lo que hemos construido, todo por lo que hemos trabajado, sería destruido en las primeras 24 horas…. Debemos conducir nuestros asuntos de tal manera que sea del interés de los comunistas acordar una paz genuina….” (KENNEDY, DISCURSO DE APERTURA EN LA UNIVERSIDAD DE WASHINGTON, 10 DE JUNIO DE 1963).

Poco después, Estados Unidos, la URSS y 100 países firmaron un tratado internacional pionero que prohibía parcialmente las armas nucleares.

El presidente Kennedy despidió a altos cargos (Allen Dulles, de la CIA, y el general Lyman Lemnitzer, del Pentágono) que sabotearon a traición la política de paz de Estados Unidos. Mientras trabajaba para evitar una guerra a gran escala en Vietnam y buscaba lazos diplomáticos con el cubano Fidel Castro, Kennedy fue asesinado.

Martin Luther King se arriesgó a una mayor opresión gubernamental e incluso a la condena de sus aliados de los derechos civiles cuando asumió el liderazgo del movimiento contra la guerra de Vietnam.

El discurso de King en Nueva York en 1967 nos llega hoy y nos llama a la acción:

“Hablo como alguien que ama a América, a los líderes de nuestra propia nación: La gran iniciativa en esta guerra es nuestra; la iniciativa para detenerla debe ser nuestra…
Cada día que pasa la guerra el odio aumenta en el corazón de los vietnamitas y en el de los de instinto humanitario. Los estadounidenses están obligando incluso a sus amigos a convertirse en sus enemigos… están incurriendo en una profunda derrota psicológica y política. La imagen de Estados Unidos no volverá a ser la de la revolución, la libertad y la democracia, sino la de la violencia y el militarismo…
La guerra de Vietnam no es más que un síntoma de una enfermedad mucho más profunda dentro del espíritu estadounidense, y si ignoramos esta aleccionadora realidad…, nos encontraremos organizando comités [antiguerra] para la próxima generación… [Tendremos una guerra] sin fin, a menos que haya un cambio significativo y profundo en la vida y la política estadounidenses…
Las palabras del difunto John F. Kennedy vuelven a perseguirnos. Hace cinco años dijo: ‘Aquellos que hacen imposible la revolución pacífica harán inevitable la revolución violenta…’
Las naciones occidentales que iniciaron gran parte del espíritu revolucionario del mundo moderno se han convertido ahora en los antirrevolucionarios más importantes.
Hacemos un llamamiento a una comunidad mundial que eleve la preocupación por el prójimo más allá de la tribu, la raza, la clase y la nación… un amor incondicional por toda la humanidad…
Todavía tenemos una opción hoy: la coexistencia no violenta o la co-aniquilación violenta…
Llega un momento en que el silencio es una traición…” (MARTIN LUTHER KING, DISCURSO EN LA IGLESIA DE RIVERSIDE, 4 DE ABRIL DE 1967).

Washington, Lincoln, Roosevelt, Kennedy y King, que inspiraron a Estados Unidos y al mundo, nos instan a no callar cuando la existencia de la humanidad está amenazada.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Biografía: Anton es un investigador, historiador y activista que ha publicado varios libros superventas sobre la historia y la política de Estados Unidos, entre ellos Treason in America: De Aaron Burr a Averell Harriman y la Biografía no autorizada de George Bush. Más recientemente ha publicado el primer volumen de Who We Are: America’s Struggle for Universal Progress (1750s-1850s).

 

Matthew Ehret: El verdadero EEUU es compatible con la Iniciativa del Camino y Ruta de la Seda china

 

Fuente:

Matthew Ehret: The U.S. Betrays Its Heritage by Threatening World War III Against Russia and China.

Te puede interesar

Contenidos

Está surgiendo un nuevo paradigma y las amenazas económicas de Occidente no pueden detenerlo. Sólo una guerra nuclear podría garantizar el descarrilamiento del gran...

Ciencia y Tecnología

Por Tyler Durden Este verano, las redes eléctricas de todo el mundo no producirán suficiente electricidad para satisfacer la creciente demanda, amenazando a más...

Ciencia y Tecnología

EE.UU. admite que dirige 336 biolaboratorios financiados en secreto por el Pentágono en 30 países de todo ‎el mundo. Al menos 26 están en...

Contenidos

“La solución del problema alimentario requiere un enfoque global, que incluya la eliminación de las sanciones impuestas a las exportaciones y transacciones financieras rusas”,...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY