Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Encrucijada histórica: ¿Será Japón el halcón del orden occidental, o la torre de la fuerza de Oriente?

Los lazos entre China y Japón están profundamente restringidos por el factor estadounidense. Japón debe equilibrar la estrategia de contención de EEUU contra China, implementando con esta el consenso político de socios cooperativos para asegurar la paz y la estabilidad regionales y mundiales. Japón se encuentra de nuevo en una encrucijada histórica y es hora de que vuelva a elegir con cuidado.

 

Por Global Times

El 29 de septiembre se cumple el 50º aniversario de la normalización de las relaciones diplomáticas entre China y Japón. Ambas partes han celebrado recientemente una serie de actos conmemorativos, mostrando la buena voluntad de los pueblos amigos de los dos países. Sin embargo, el statu quo de los lazos bilaterales, lleno de dificultades, ha arrojado algún sentimiento sombrío a la jornada supuestamente festiva.

Dada la influencia de los sentimientos históricos, la geopolítica, los cambios en el equilibrio de poder y otros factores, la sensación de desconfianza y las dudas estratégicas entre China y Japón no tienen precedentes en 50 años. La relación entre los dos países ha llegado de nuevo a una encrucijada crítica.

Precisamente el lunes, el primer ministro japonés, Fumio Kishida, junto con la vicepresidenta estadounidense de visita, Kamala Harris, señalaron la cuestión de Taiwán. Los chinos no lo entienden: China nunca ha estado en deuda con Japón en la historia, y sin embargo, ¿por qué la hostilidad de Japón hacia China es tan radical, que incluso supera a la de Estados Unidos? China nunca ha considerado a Japón como un “rival” o incluso un “enemigo”, pero ¿por qué Japón considera a China como un enemigo imaginario en todos los sentidos?

Hace cincuenta años, los políticos de la vieja generación de China y Japón, con una visión estratégica y un valor político extraordinarios, rompieron el hielo de la Guerra Fría, superaron diversas interferencias y tomaron la decisión política de normalizar las relaciones diplomáticas entre ambos países. En el contexto de la Guerra Fría entre Oriente y Occidente, la realización de la normalización de las relaciones diplomáticas entre China y Japón no sólo ha creado un período de 50 años de oportunidad estratégica para el desarrollo pacífico de ambos países, sino que también ha mejorado en gran medida el entorno de geo-seguridad en Asia y ha salvaguardado su paz general y su estabilidad a largo plazo. Al mismo tiempo, China y Japón, como los dos motores que lideran el “milagro asiático”, han hecho del “siglo asiático” la expectativa de todo el mundo.

Es lamentable ver que la importante inspiración que la historia ha dejado al mundo ha sido generalmente ignorada o malinterpretada en Japón. Por lo tanto, tomar la historia como un espejo tiene un significado especial para Japón. Hace cincuenta años, durante la Guerra Fría, cuando China y Japón casi no tenían interacciones oficiales, ambas partes pudieron enterrar el hacha de guerra. Ahora, cuando los lazos económicos, comerciales, interpersonales y los intercambios culturales entre ambas partes llevan mucho tiempo entrelazados, China y Japón no deberían tener ningún obstáculo que no se pueda superar. La actitud de China siempre ha sido coherente. La clave es que Japón debe tomar la historia como un espejo, ver el desarrollo de China de forma objetiva y racional, y tomar acciones positivas sobre esta base.

En los últimos 50 años, uno de los cambios más destacados entre China y Japón es que, en 2010, China superó a Japón para convertirse en la segunda economía del mundo en términos de PIB. A finales de este año, el PIB de China puede llegar a cuadruplicar el de Japón. Muchos analistas creen que esta es la principal razón de la actitud cada vez más negativa de Japón hacia China en los últimos años. La percepción interna de Japón sobre China aún no ha superado el periodo de adaptación. Durante el mismo, algunas élites japonesas exageraron sin límites la llamada teoría de la amenaza china. Algunos de ellos incluso tuvieron la idea de “tomar medidas preventivas”. Esto es, sin duda, muy peligroso para Japón.

En 1924, Sun Yat-sen dio un consejo a Japón en su último discurso que “si Japón será el halcón de la civilización occidental de la regla del Poder, o la torre de la fuerza de Oriente”, “esta es la elección que está ante el pueblo de Japón”. En la historia, Japón tomó una vez decisiones equivocadas y experimentó dolorosas lecciones. Tomando la historia como un espejo, se puede ver el ascenso y la caída de una nación. Ante los grandes cambios en el mundo que no se habían visto en un siglo, es hora de que Japón vuelva a tomar decisiones cuidadosas.

Hay que decir que el beneficio mutuo y el ganar-ganar es el tema principal de la cooperación China-Japón, pero también se enfrenta a la interferencia de factores negativos. China y Japón han firmado cuatro documentos políticos, entre ellos la Declaración Conjunta China-Japón y el Tratado Chino-Japonés de Paz y Amistad, que establecen el principio y la base política de la coexistencia pacífica y amistosa de los dos países. Sin embargo, en relación con los solemnes compromisos políticos que la parte japonesa asumió en relación con la cuestión histórica y la cuestión de Taiwán, lo malo es el comportamiento de algunos políticos japoneses, como la visita al santuario de Yasukuni, que consagra a los infames criminales de guerra de Japón de clase A, y la injerencia en la cuestión de Taiwán. En particular, Japón tiene ahora un impulso más obvio y fuerte para intervenir en la cuestión de Taiwán, lo que podría sacudir gravemente las relaciones entre China y Japón.

También es un hecho objetivo que los lazos entre China y Japón están profundamente restringidos por el factor estadounidense. Pero, por otro lado, Japón no es un siervo que acepte completamente las órdenes de Washington, aunque EE.UU. se esfuerce por moldearlo en esa dirección. Japón siempre ha tenido su propio cálculo y margen de iniciativa. La cuestión ahora es que Japón suele aplicar esta iniciativa para reforzar, en lugar de equilibrar, la estrategia de contención de EEUU contra China. Como resultado, Japón se ha convertido en un país problemático en el noreste de Asia. Este será un papel en el que Japón meterá la pata.

China y Japón no son vecinos normales el uno del otro. Se espera que la parte japonesa pueda establecer una percepción objetiva y racional hacia China, implementando el consenso político de “ser socios cooperativos del otro, no una amenaza” en las acciones, para asegurar que el barco de los lazos entre China y Japón no encalle o se desvíe de su curso. Esto no sólo es beneficioso para China y Japón, sino que también afecta a la paz y la estabilidad regionales y mundiales.

 

La India se posiciona contra China y se vislumbra su integración ulterior a la OTAN junto con Australia y Japón

 

Fuente:

Global Times: Japan once again stands at the historic crossroads: Global Times editorial. 28 de septiembre de 2022.

Contenidos

Por Mente Alternativa La ONG Global Energy Monitor, financiada por los Rockefeller y otras entidades ultraglobalistas, acaba de publicar una encuesta anual en la...

Contenidos

Por Giancarlo Elia Valori La destacada posición de China en la fabricación industrial ha atraído la atención mundial, sobre todo por su gran éxito...

Contenidos

Por Mente Alternativa Perú se anticipa a la inauguración del puerto de aguas profundas de Chancay, un proyecto con una importante participación china destinado...

Contenidos

Por Mente Alternativa Para contrarrestar eficazmente la alianza de Estados Unidos con Japón y Corea del Sur y asegurar su estatus de potencia global,...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram