Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

El miedo al coronavirus y el sistema inmunológico

El catedrático Carlos Delfino y Victor Brossah, aprovechan esta cápsula para exponer la relación entre el miedo y el sistema inmune.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



[eckosc_tab_container]El miedo al coronavirus y el sistema inmunológico. En tiempos de miedo al coronavirus, el catedrático Carlos Delfino y Victor Brossah, aprovechan esta cápsula para exponer la relación entre el miedo y el sistema inmune, basándose en los mismos conocimientos teóricos y prácticos del paradigma científico holográfico-energético mediante el cual han desarrollado el Método Vida Coherente. Por su parte, Álvaro Acuña, académico y candidato a doctor en Psicología Positiva señala que hay que ocuparse, y no preocuparse, de nuestras emociones, pues «el miedo puede hacer aparecer los síntomas sin tener la enfermedad».[/eckosc_tab_container]

 

El sistema inmune está hecho como mecanismo de defensa ante situaciones amenazantes, y actúa en un momento determinado, pero no está hecho para permanecer así.

Es decir, que en el caso del coronavirus, si el problema se hubiera solucionado en dos semanas tal vez habría desaparecido la amenaza para el sistema inmune.

Pero mientras el problema siga una línea de tiempo, el cerebro seguirá enviando órdenes químicas a las suprarrenales para que sigan segregando verdaderos tóxicos para el sistema inmune, como son el cortisol, el exceso de adrenalina y muchas otras cosas que no deben que permanecer por mucho tiempo y en altas cantidades en la sangre.

Y pensándolo bien, el coronavirus y todos los problemas los problemas del siglo XXI —incluso antes del coronavirus—tienden a empezar en un punto y a seguir y mantenerse allí de manera lineal.

Eso genera emociones de dolor, amígdala. Y las emociones de dolor, como todo en este universo, son energía. Pero esa energía tiene la propiedad de desordenar los campos toroidales que nos envuelven, como el del corazón, como el del cerebro, como la cantidad de los campos que tenemos adentro y que ofician como campo transmisor para que las células puedan
comunicarse —pues se alimentan por sangre pero se comunican entre ellas electromagnéticamente.

Entonces, a una persona con un estrés y ansiedad de años, lo que le puede ocurrir es directamente la muerte, porque se le anula el sistema inmune —sin necesidad de que haya virus, sin nada.

Y esto del desorden energético, esto de que las células ya no se pueden comunicar y desconocen su hábitat y piensan que están en otro lado (pues ellas no ven, sólo se comunican) incluso puede generar cáncer.

Al estar desorientadas las células, lo que hacen es tratar de sobrevivir. Se cierran, se encapsulan, y comienzan a segregar una sustancia que las vuelve inmortales. Entonces se replican, pero no mueren, como toda célula normal que se replica y muere. Estas se replican y no mueren, y así sucesivamente, pues estas células literalmente fabrican otro
cuerpo para apropiárselo, pues sienten que no están en su cuerpo.

Por eso, en tiempos de coronavirus, tener miedo es un acto suicida. Y, por eso, todas las actividades que estamos haciendo en Vida Coherente hasta que esto pase, están dirigidas a controlar el miedo.

 

«El miedo puede hacer aparecer los síntomas sin tener la enfermedad»

Como es de esperar, la sensación de miedo y angustia puede aparecer aunque se tomen todos los resguardos posibles, como también los pensamientos negativos.

Para aquello Álvaro Acuña, académico con master en Políticas Públicas y candidato a doctor en Psicología Positiva señaló que hay que ocuparse, y no preocuparse, de sus emociones.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

«Existen investigaciones científicas muy fundamentadas, que demuestran que las emociones tienen un impacto en nuestro sistema inmunológico. Las emociones positivas lo fortalecen y las negativas lo debilitan. Justamente ahora necesitamos fortalecer el sistema inmunológico», aseguró el especialista.

«Una de las emociones que más fortalece el sistema inmunológico es el optimismo, principalmente ante el bombardeo de noticias y ante el hecho de que un virus como éste, ya esté instalado en nuestro país», complementó.

Pensar con el corazón: El poder de la intención

Fuentes:

Vida Coherente — El miedo y el sistema inmune.

La Cuarta — Experto en psicología advierte: «El miedo puede hacer aparecer los síntomas sin tener la enfermedad».

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Cerca de 1 millón 300 mil personas se reunieron en Berlín el 1 de agosto de 2020 para celebrar el Día de la Libertad...

Ciencia y Tecnología

Las pruebas de Reacción en Cadena de la Polimerasa (RT-PCR) se utilizan en todo el mundo para “diagnosticar” la infección por Sars-Cov-2. Una investigación...

Ciencia y Tecnología

El director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Robert Redfield, admitió la semana pasada que los hospitales estadounidenses pueden...

Ciencia y Tecnología

Según un artículo publicado por Swiss Policy Research, las mascarillas faciales de tela (cubrebocas) en la población general podrían ser eficaces, al menos en...

Publicidad comprar oro
Publicidad Que es LBRY

Archivos

Facebook

Publicidad servicio de VPN

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.