Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El desastre del sionismo talmudista israelí: la conspiración de la criptocracia ocultista para destruir al pueblo judío

La criptocracia tiene un poderoso interés en desprestigiar el estudio objetivo de la violencia israelí y su raíz sionista-teológica, alegando que es antisemita emprender tal estudio. Sin embargo, los hechos estudiados por el historiador Dr. Michael Hoffman a lo largo de una larga trayectoria de erudición, atestiguan que el sionismo ha sido fomentado y establecido por elementos dentro de la criptocracia ocultista aria que odian a los propios judíos a través de una singular concatenación de fuerzas centrada en la militarización del Talmud por el sionismo. El terrorismo judío es el resultado del desarrollo de una contracultura específica de colonos, surgida en los últimos 20 años de la tradición de rabinos extremistas como Yitzchak Ginsburgh y Dov Lior. Paradójicamente, “se suponía que el sionismo protegía a los judíos del antisemitismo. Pero si el sionismo causa antisemitismo, entonces no tiene excusa para su existencia ya que toda la ideología está socavada”, escribió el rabino Yaakov Shapiro. Por otro lado, la historia de la usura —explica Hoffman— no comienza con un judío sino con un griego que porta el don de la iluminación. Su nombre es Gemistos Plethon y fue director del Concilio de Florencia a mediados del siglo XV, bajo el patrocinio del banquero usurero “católico” Cosimo de Medici. El engaño criptopolíto del proyecto de la aristocracia ocultista aria consistió así en desviar la atención de sí misma como arquitecta de la banca usurera y proyectarla hacia “los judíos”. Mediante esta artimaña, el origen “católico” alemán e italiano del ascenso del maldito poder monetario sobre Occidente –la raíz del mal– fue atribuido a “los judíos” y no a los aristócratas gentiles papales. La criptocracia ocultista aria está formada por elitistas blancos que creen en la leyenda de que la Cábala es su libro ario-egipcio, robado por los judíos siglos después. De la Cábala los ocultistas arios aprendieron que una manera de derrotar a un enemigo formidable que no puede ser vencido mediante una oposición frontal es proporcionarle a ese enemigo los medios para triunfar a fin de destruirlo a través de su propio descaro (arrogancia tóxica). Lo que estamos presenciando actualmente es una guerra de desgaste generacional como parte de un guión elaborado por enemigos de los judíos destinado a llevar al pueblo judío a un acantilado, afirma Hoffman. Así, el talmudismo sionista (no el talmudismo en sí mismo) es el camino de muerte prescrito para los judíos por sus enemigos: los predicadores protestantes de la televisión, la Casa Blanca, Nancy Pelosi, el Papa de Roma, los jefes de Fortune 500; la Unión Europea, la corona británica. Por eso la doctrina de matar a inocentes como “represalia”, también conocida como castigo colectivo, es La Doctrina Aliada de la Segunda Guerra Mundial, que perdura hasta nuestros días. El sionismo fanático y los sicarii (sionismo con esteroides, los colonos) de los últimos tiempos son sus sirvientes. Los enemigos encubiertos de los judíos instan hoy a los israelíes a ir a Gaza y “matarlos a todos”. Así cae el telón sobre el arenero abandonado por Dios que el mundo llama Tierra Santa, según la estratagema de un cabal ario que se organizó en Florencia, Italia, a mediados del siglo XV y se abrió camino hacia el poder en la Tierra. En cuanto al Islam de Mahoma, subraya Hoffman, no se encuentra en las jerarquías de las tiranías corruptas que han atrapado a millones de musulmanes en dictaduras en Arabia Saudita, Bahréin y Egipto. El Islam es un fuego que ni el izquierdismo ni el capitalismo han logrado apagar. Tiene la memoria de un elefante y el coraje de un león.

 

 

Por Michael Hoffman

“La historia será benévola conmigo porque tengo la intención de escribirla”. —Winston Churchill

Bombardeos de represalia por la paz y la justicia: La doctrina aliada de la Segunda Guerra Mundial en 2023

El ex Primer Ministro británico cumplió su promesa y escribió un millón de palabras a lo largo de los seis volúmenes de su Historia de la Segunda Guerra Mundial. En ese diluvio prolijo no se mencionan las cámaras de gas. Tampoco se menciona que Churchill contribuyó al castigo colectivo del pueblo alemán mediante la incineración de más de 600.000 civiles.

Su culto es tan fresco como una margarita en nuestro tiempo porque era ese raro y preciado bien: un arquitecto y apologista de la doctrina de matar a inocentes como “represalia” por los pecados de los gobernantes que cometen crímenes en su nombre, también conocida como castigo colectivo, es decir, La Doctrina Aliada de la Segunda Guerra Mundial.

A pesar de que han transcurrido 78 años desde el final de aquel conflicto, los gobiernos aliados y la moralidad de su ideología del castigo colectivo son tan sagrados e inviolables como lo eran en 1945.

Churchill propugnaba el bombardeo terrorista de las fuerzas aéreas como una “forma de control sobre países semicivilizados que resultará muy eficaz e infinitamente más barata” que los ataques de infantería (Ronald Hyam, Understanding the British Empire [2010], p. 236). Además, su avidez por incinerar antiguas ciudades sajonas repletas de mujeres y niños alemanes no ha sido obstáculo para su estatus de “gran estadista” en Occidente.

El “…Mando de Bombarderos de Churchill se fijó el objetivo de destruir 104 ciudades y pueblos alemanes, desde la metrópoli de Berlín hasta la soñolienta Wittenberg. El resultado, calcularon sus expertos, serían 900.000 civiles muertos, un millón de heridos y 25 millones de personas sin hogar. Esta extraordinaria campaña de violencia ultramoderna comenzó en 1942 con ataques contra Colonia, Lübeck y Rostock. En el otoño de 1943, a la RAF se le unió la Fuerza Aérea del Ejército de Estados Unidos….los estadounidenses pronto se encontraron en el negocio de arrasar ciudades enteras….la devastación causada por los bombarderos no tenía precedentes…” (Adam Tooze, “To Break an Enemy’s Will”, Wall Street Journal, 15 de febrero de 2014, p. C5).

“Hay una cosa que derribará a Hitler, y es un ataque absolutamente devastador de bombarderos muy pesados de este país sobre la patria nazi”. —Churchill a Lord Beaverbrook, 8 de julio de 1940 [Churchill papers, 20/13] de The Churchill Documents, vol. 15, “Never Surrender”, mayo de 1940-diciembre de 1940, pp. 492-92). Cursiva suministrada.

En 1944, el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt se unió a la cruzada terrorista de Churchill criminalizando a todos los hombres, mujeres y niños de Alemania:

“El pueblo alemán debe tener claro que toda la nación ha participado en una conspiración sin ley contra la decencia de la civilización moderna”. —Memorándum del Presidente Franklin D. Roosevelt al Secretario de Guerra, Washington, 26 de agosto de 1944).

“Hacia el final de la guerra en Europa, Estados Unidos mostró ‘un creciente interés en ataques dirigidos específicamente al pueblo alemán'”. (Lee Kennett, A History of Strategic Bombing [1982], y The Humanist, julio-agosto de 2005].

En el teatro de operaciones del Pacífico, Roosevelt ordenó al general Curtis Lemay que pusiera en práctica el plan de ataque de LeMay contra la población civil de Japón. El 9 de marzo de 1945, 346 bombarderos estadounidenses fueron enviados para crear intencionadamente una tormenta de fuego que arrasaría 16 millas cuadradas de la ciudad de Tokio, quemando vivos al menos a 100.000 niños, mujeres y hombres japoneses. El propio Estudio de Bombardeo Estratégico del gobierno de EE.UU., hizo la siguiente admisión histórica mundial, ahora olvidada: “Probablemente más personas perdieron la vida por el fuego en Tokio en un período de 6 horas que en cualquier otro momento de la historia del hombre”.

En su último acto incendiario, en febrero de 1945, Churchill arrojó una cerilla a la joya cosmopolita que era la ciudad de Dresde con la misma despreocupación con la que un drogadicto incendiaría un edificio de apartamentos para vengarse del propietario que le había desahuciado.

Estas son las famosas victorias de los Aliados, y vendrían más: el bombardeo de Irak y Afganistán bajo George W. Bush, el bombardeo terrorista israelí de Beirut durante todo el verano de 1982, que culminó en agosto con el incendio de escuelas, hospitales y bloques de apartamentos. Siguieron los bombardeos israelíes de Gaza en 2008-2009, de nuevo en 2014, y ahora este mes.

De Tokio a Dresde, de Beirut ’82 a Gaza ’09 y ’14, esos crímenes de guerra han sido relegados a la región más baja del Agujero de la Memoria. Para los habitantes de los Estados Unidos de la Amnesia, para quienes recordar la identidad de quién está enterrado en la Tumba de Grant es una tarea difícil, los asesinatos en masa cometidos por “los aliados” no se registran.

Puede que sea necesario pensar en la historia revisionista como un antídoto contra el artificio coercitivo de nuestro universo saturado de medios de comunicación, en el que Andrew Roberts, el hagiógrafo de Churchill, junto con la triste ruina de un hombre llamado General David Petraeus, difunto de Afganistán, la CIA y el tocador de su amante -a quien entregó los secretos más importantes del gobierno de EE.UU. a cambio de sus encantos- descienden para explicar a los rubios la extraordinaria nobleza del ejército israelí. En el Wall Street Journal del 14 de octubre (p. C4), en medio de la matanza israelí de cientos de niños en Gaza y del bombardeo deliberado de hospitales y bloques de apartamentos, estos cómicos macabros escribieron:

“Enviar fuerzas terrestres a Gaza… como Israel tiene todo el derecho a hacer, provocará inevitablemente importantes bajas civiles palestinas… Pero por enorme que sea el desafío, Israel debe mantener su compromiso de larga data con su código ético de la ‘pureza de las armas’…”.

“Además, al comenzar las grandes operaciones de combate urbano, los residentes de Gaza -y también de Cisjordania- necesitan y merecen un camino a seguir. Deben saber no sólo cuáles son los objetivos militares de Israel, sino qué tipo de futuro pueden esperar ellos y sus hijos después de la guerra. Como se le recordó a Estados Unidos tras capturar Bagdad y derrocar el régimen de Saddam Hussein, es necesario dedicar una reflexión y una planificación considerables a la fase posterior al conflicto…”

Los israelíes tienen “todo el derecho” a matar a civiles palestinos, y después de que “inevitablemente” lo hagan como resultado de su “pureza de armas”, los bondadosos Petraeus y Roberts solicitan preocupación por el futuro de los supervivientes de la masacre. Concluyen su despistado “punto de vista experto” citando la guerra de Irak del Sr. Bush como modelo de cómo deberían comportarse los israelíes, dado que “se dedicó considerable reflexión y planificación” a la fase posterior al conflicto de la “captura” de la ciudad de Bagdad.

Nuestra sonrisa más sardónica la reservamos para su alusión a la “pureza de armas” del ejército israelí. Se trata de un bombo orwelliano del Ministerio de la Verdad de Jerusalén, alimentado como pábulo a los bobos de los medios de comunicación, junto con ese otro tejido de absurdo, los asesinos israelíes de uniforme aclamados como “el ejército más moral del mundo”. ¿Hay alguien mayor de cinco años que se crea esto? Sí, el jardín de infancia todavía está en sesión en los EE.UU., donde el engaño es risiblemente diáfano.

Entre las tropas judaicas religiosas que sirven en el ejército israelí, la ley sionista-rabínica (“halacha”) imputa una bajeza moral inherente a los no judíos y los clasifica como innatamente malévolos. Los goyim son detestados en parte porque se enseña que están congénitamente predispuestos a cometer asesinatos: “Un judío no debe estar solo con un goy, porque el goy es sospechoso de cometer homicidio”. (Kitzur Shulchan Aruch 168:17).

Una de las primeras leyes que distinguen entre judíos y gentiles se encuentra en el Talmud Bavli, en Sanedrín 57a: “En cuanto al derramamiento de sangre, se aplica la siguiente distinción: si un no judío mató a otro no judío, o un no judío mató a un judío, el asesino puede ser ejecutado; si un judío mató a un no judío, está exento de castigo.”

(Gran parte de esta hostilidad está arraigada en la juventud sionista-talmúdica bajo el epígrafe de Esav sonei l’Yaakov, una doctrina demasiado implicada para mencionarla aquí sólo de pasada. Para un excursus, véase El judaísmo al descubierto [pp. 62-63; 463-467; 824]).

El rabino Yitzchak Ginsburgh, nacido en Missouri, está considerado como una de las principales autoridades teológicas del movimiento sionista Jabad-Lubavitch. Es un célebre educador e influyente en Estados Unidos y en el Estado israelí. El Sr. Ginsburgh es el autor de Baruch Hagever, un libro que alaba el ejemplo del asesino en masa Baruch Goldstein, que masacró a 40 palestinos mientras rezaban en una mezquita de Hebrón en Purim, en febrero de 1994. En Baruch Hagever, el rabino califica la matanza de “…acto de valentía cuya fuente fue la gracia divina”.

 

El rabino extremista Yitzchak Ginsburgh, una de las principales autoridades teológicas del movimiento sionista Jabad-Lubavitch.

 

Baruch Hagever es un resumen proporcionado por uno de los alumnos de Ginsburgh, de una clase que Ginsburgh impartió en 1994 durante la cual identificó “aspectos positivos” de la masacre de Goldstein de fieles musulmanes en la mezquita de la Cueva de los Patriarcas como: “La santificación del nombre de Dios… La vida de Israel vale más que la vida del goy e incluso si el goy no tiene intención de hacer daño a Israel, es permisible hacerle daño para salvar a Israel”.

En 1989, una turba de sionistas dirigida por el rabino Ginsburgh arrasó un pueblo de la región palestina de Cisjordania, provocó un incendio y asesinó a una niña palestina de 13 años. Un estudiante del Talmud (“yeshiva”) fue detenido y juzgado en un tribunal israelí. Ginsburgh habló en nombre de la defensa, señalando el menor valor de la vida de la niña palestina:

“El pueblo de Israel debe levantarse y declarar en público que un judío y un goy no son, Dios no lo quiera, lo mismo. Cualquier juicio que asuma que judíos y goyim son iguales es una parodia de la justicia”.

En marzo de 1996, el rabino Ginsburgh pronunció una conferencia sobre Purim en la que afirmaba citar al Gran Rabino Schneerson de Jabad-Lubavitch sobre el tema de “las mitzvot de la guerra por venganza y la guerra por conquistar la Tierra de Israel”. Según el rabino Ginsburgh, el Gran Rabino Schneerson enseñaba “que la guerra por venganza era una mitzvá (acto bendito) mucho más elevada”. (Cf. Lawrence Cohler, “¿Héroe o racista? ¿Son las vidas judías realmente más valiosas que las no judías?”. The Jewish Week, 26 de abril de 1996, pp. 12 y 31).

Yitzchak Ginsburg recibió en 2019 un premio del Ministerio de Educación israelí en honor a su “sabiduría de la Torá”. Las enseñanzas de Ginsburgh han incitado a una nueva generación de asesinos israelíes que se basan en su teología sionista-talmúdica para justificar el asesinato de árabes.

Esta teología rabínica homicida se expone extensamente en un libro de texto coescrito en 2009 por el Rosh yeshiva (decano) del seminario de Ginsburgh, Od Yosef Chai, en el asentamiento cisjordano de Yitzhar. Se titula Torat Ha-Melekh: Berure Halakha Be’-inyene Malkhut U-Milhamot (“La Torá del Rey: aclaraciones halájicas sobre asuntos del reino y las guerras”).

El título se ha abreviado como Torat Ha-Melekh. Fue escrito por el rabino Yitzhak Shapira en colaboración con el rabino Yosef Elitzur. Afirma explícitamente que la vida de un judío vale más que la de un no judío, y permite el asesinato de no judíos inocentes, incluidos niños. Una sección de Torat Ha-Melekh enseña que está permitido matar a los bebés no judíos del bando enemigo durante la guerra “si hay muchas probabilidades de que crezcan para ser como sus malvados padres”.

Otras razones que los rabinos proporcionan para el permiso de matar a niños no judíos incluyen si ellos “bloquean el rescate de judíos… Los niños pequeños a menudo se sitúan de esta manera… está permitido matarlos porque su sola presencia facilita la matanza (de judíos)…(p. 215).

“También está permitido matar a los hijos del líder (del enemigo) para presionarle…”. (p. 215).

En otro caso, los rabinos Shapira y Elitzur escriben: “Todo ciudadano de nuestro reino que se oponga a nosotros y que aliente a los combatientes [de nuestros enemigos], o exprese satisfacción por sus actos, es considerado un asaltante y puede ser asesinado….”.

En la p. 185 los autores sionistas afirman que quienquiera que utilice la libertad de expresión para debilitar a los judíos es considerado un rodef y puede ser asesinado.

En el capítulo cuatro de Torat Ha-Melekh, Shapira y Elitzur afirman que “Está permitido (explotar) la presencia de niños pequeños inocentes (y hacerles daño) para perjudicar a sus padres” (p. 199).

Los autores sionistas nos dicen: “Hay una svara (una razón de peso basada en la intuición) para hacer daño a los niños pequeños no judíos si está claro que crecerán para hacernos daño, y en tales casos, debemos dirigir nuestra destrucción específicamente hacia ellos. Los niños pequeños se beneficiarán de este asesinato, ya que habrían crecido de una manera no reparada (be-tzurah lo metukenet), que requeriría su asesinato de todos modos. Por lo tanto, sería mejor matarlos ahora” (pp. 205-207).

El último capítulo de este atroz manual de asesinato insta al empleo de la venganza despiadada contra los gentiles (pp. 217-224). Torat Ha-Melekh concluye con un llamamiento indirecto a los asesinatos justicieros de palestinos, muchos de los cuales se han producido desde la aparición del volumen, con escasa publicidad en Occidente, como la quema hasta la muerte en 2015 de un bebé palestino, Ali Dawabsheh, y de su madre y su padre, a manos de un joven sionista-talmudista, Amiram Ben Uliel. Dos docenas de rabinos ortodoxos firmaron una carta abierta pidiendo al gobierno que liberara a Amiram Ben Uliel. El hijo adulto del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, Yair Netanyahu, ha recaudado dinero para las costas judiciales del asesino de niños.

Además, los rabinos sionistas Shapira y Elitzur declaran que los judíos individuales pueden tomar la decisión de matar extrajudicialmente a los gentiles: “No se necesita una decisión de la nación para permitir el derramamiento de sangre… a veces hay que cometer actos despiadados que están diseñados para crear el elemento correcto de miedo”. (Fin de la cita de Torat Ha-Melekh). Además del rabino Yitzchak Ginsburgh, los destacados rabinos sionistas Dov Lior y Ya’acov Yosef dieron su bendición al libro Torat Ha-Melekh, mientras que otros miembros del rabinato israelí lo condenaron, en gran parte motivados por el hecho de que revelaba demasiado y era mala publicidad para su causa.

Torat Ha-Melekh es estudiado por las fuerzas militares y policiales israelíes. Muchos colonos israelíes están imbuidos de esta teología y forman los elementos más celosos del ejército y las fuerzas aéreas israelíes.

Debe entenderse que al menos algunos israelíes están en total desacuerdo con la doctrina impartida en Torat Ha-Melekh y suponemos que muchos judíos de fuera del Estado israelí también se opondrían a ella si la conocieran. Shapira y Elitzur son el producto de una singular concatenación de fuerzas centrada en la militarización del Talmud por el sionismo.

Los rabinos ortodoxos anteriores al auge del sionismo en el siglo XIX creían y enseñaban que pocos o ninguno de los mandatos para el homicidio de no judíos eran aplicables hasta la llegada del Mesías a la Tierra. Por otra parte, el sionismo-talmudismo insinúa que el pueblo judío es en sí mismo su propio mesías.

Hacer distinciones cuidadosas en nombre del pueblo judío no culpable de los crímenes israelíes es crucial. La criptocracia tiene un poderoso interés en desprestigiar el estudio objetivo de la violencia israelí y su raíz sionista-teológica, alegando que es antisemita emprender tal estudio. Sin embargo, los hechos (si es que aún importan), atestiguan que el sionismo ha sido fomentado y establecido por elementos que odian a los judíos dentro de la Criptocracia (más sobre esos arcanos más adelante).

 

imagen

 

El rabino Yaakov Shapiro (no confundir con el rabino Yitzhak Shapira), es autor del que quizá sea el estudio más completo sobre la perversión del judaísmo por la violencia sionista y el colonialismo en las 1.374 páginas de El vagón vacío (Bais Medrash Society, 2018). En las páginas 1239-1240 encontramos una cita que da una idea de las fuerzas esotéricas que actúan detrás del sionismo:

“…en la historia de la persecución judía, los musulmanes siempre fueron relativamente mejores (más benévolos) que los cristianos. No encontramos tragedias como las masacres de Chmielnicki en los anales de nuestras comunidades… en tierras islámicas. Ahora la situación se ha invertido radicalmente… decenas de millones de musulmanes, en particular árabes, se han convertido en amalecitas… ¿Qué ha provocado la ola de odio que ha envuelto al mundo musulmán? Todos sabemos que la razón principal es la fundación del Estado de Israel”.

La declaración anterior es del difunto rabino Joseph B. Soloveitchik, decano de la Universidad Yeshiva de Nueva York y “una de las principales autoridades religiosas sionistas del siglo XX”.

Yaakov Shapiro observa: “Se suponía que el sionismo protegía a los judíos del antisemitismo. Pero si el sionismo realmente causa antisemitismo y socava la seguridad de los judíos, entonces no tiene excusa para su existencia y no tiene derecho a pedir apoyo, ya que toda la ideología está socavada.”

 

Los tres juramentos antisionistas del Talmud

El Talmud Bavli en Ketubot 111a registra tres juramentos realizados cuando los judíos partieron al exilio tras la destrucción del Templo. “Uno, que Israel no ascendiera el muro; otro, que el Santo conjurara a Israel a no rebelarse contra las naciones del mundo; y otro, que el Santo conjurara a los gentiles a no oprimir demasiado a Israel”.

El primer juramento (contra “subir el muro”) se refiere a la conquista por la fuerza militar y la inmigración de masas de judíos a “la tierra de Klal Israel.” Otros pasajes prohíben intentar “forzar el fin”, citando un relato de la tribu de Efraín que se rebeló prematuramente contra los egipcios y posteriormente fue extirpada.

 

imagen

 

Estas halachos talmúdicas prohíben a los judíos la organización política colectiva y el uso de la fuerza militar. Durante 1.300 años, una abrumadora mayoría de todas las autoridades rabínicas defendieron estas prohibiciones. Sólo cuando la ideología sionista pasó a primer plano fueron abandonadas o sometidas a una reinterpretación que las anulaba.

 

“Nosotros fuimos su Pearl Harbor, vosotros sois nuestro Nagasaki”—El músico de rock Ted Nugent en una entrevista con Tucker Carlson

El ataque japonés a la base naval de Pearl Harbor causó la muerte de 2.403 estadounidenses, entre ellos 68 civiles. El bombardeo estadounidense de la ciudad de Nagasaki causó la muerte de unas 75.000 personas, casi todas civiles, en una metrópolis con la mayor población católica de Asia.

Para el rockero estadounidense Ted Nugent y muchos de sus compatriotas, tiene mucho sentido vengar un ataque a una base militar exterminando a la población civil de una ciudad.

La desmesurada afición de Nugent a freír japoneses es comparable a la fea manía estadounidense actual de destripar a los árabes de Gaza. La belicosidad chulesca de tipos como Nugent proviene de una orientación inherente a la “justicia del vencedor” que cree que cualquier cosa que la nación estadounidense elegida haga a civiles extranjeros no puede ser un crimen de guerra porque, por definición, nosotros, los buenos, no cometemos crímenes de guerra.

“La pérdida de la memoria es la raíz del mal” —Proverbio sánscrito

Los civiles de Gaza han sido bombardeados repetidamente desde 2008. ¿Quién se acuerda?

Bobby Kennedy Jr. declaró la semana pasada que el ataque terrorista de Hamás del 7 de octubre “no fue provocado”, a pesar de que la población de Gaza lleva dieciséis años viviendo en la mayor prisión al aire libre del mundo.

 

Todo lo he visto antes

Antes de octubre de 2023, los israelíes asesinaron a miles de civiles en Palestina en diciembre de 2008-enero de 2009, y de nuevo en agosto de 2014:

 

(imagen)

Un padre palestino llora a su hijo muerto el 3 de agosto de 2014 en el bombardeo israelí de un refugio de las Naciones Unidas para civiles en Rafah.

 

imagen

Un padre palestino consuela a su hijo después de que su madre muriera en el bombardeo israelí de un refugio de las Naciones Unidas para palestinos en Rafah, 3 de agosto de 2014.

 

imagen

Secuelas del bombardeo israelí de un barrio de Gaza, agosto de 2014.

 

Parece que a los Kennedy del mundo les cuesta recordar la muerte de mujeres y niños a los que el ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, llama “animales humanos”.

Hablando en un acto de campaña en Iowa el sábado 14 de octubre, el gobernador de Florida Ron DeSantis dijo que no aceptaría refugiados de Gaza en Estados Unidos porque “son todos antisemitas.”

Al igual que el eslogan “Israel tiene derecho a defenderse” que excluye cualquier derecho palestino a la autodefensa, cualquiera que sea tan insensato de hacer lo que este escritor ha hecho e investigar hasta qué punto el racismo y el discurso del odio son endémicos en la “juventud de la cima de la colina” israelí, se encontrará cancelado y difamado. DeSantis es libre de juzgar negativamente a la juventud palestina. No lo intente con los jóvenes terroristas israelíes.

Tomer Persico escribe: “Los judíos que participaron en el pogromo de (la aldea palestina de) Hawara… Estos incendiarios son miembros de una generación más joven de colonos, parte de un novedoso círculo social y teológico dentro del sionismo religioso, cuyo desarrollo puede rastrearse a lo largo de las dos últimas décadas. Aunque ideológicamente distintos, estos colonos cuentan con el apoyo de otro grupo sionista religioso mucho más prominente que surgió en los mismos años y que actualmente ocupa las más altas esferas del gobierno israelí. Juntos forman gran parte de la base ideológica de la actual violencia de los colonos en Cisjordania.

…en diciembre de 2020, cientos de Jóvenes de las Colinas se lanzaron a un alboroto de tres meses, dañando propiedades e hiriendo a aldeanos palestinos por toda Samaria en incursiones nocturnas, destrozando coches palestinos en controles de carretera improvisados, apedreando e hiriendo a miembros de la policía y el ejército israelíes; en total, participaron en más de cuarenta actos registrados de incendios provocados, vandalismo y ataques violentos…”. Esta forma de terrorismo judío es el resultado del desarrollo de una contracultura específica de colonos, surgida en los últimos 20 años de la tradición de determinados rabinos extremistas: Yitzchak Ginsburgh y Dov Lior….

“En la noche del 26 de febrero de 2023, entre las casas en llamas de la aldea palestina de Hawara, Rafael Lebor, residente de Yitzhar, donde se encuentra la principal yeshiva de R. Ginsburgh, se grabó a sí mismo con su teléfono móvil. Emocionado y orgulloso por el pogromo en curso a su alrededor, Lebor dijo a la cámara:

“Hay algo realmente emocionante en todo esto. Lo que el ejército es incapaz de hacer, lo que la policía nunca jamás hará, simples judíos vienen y llevan a cabo un acto natural de venganza… El ministro israelí de Finanzas, Bezalel Smotrich, está de acuerdo en que debe ejecutarse una espantosa venganza contra Hawara y sus residentes… en su opinión, es deber del Estado… ‘borrar’ el pueblo” (fin de la cita).

El gobernador DeSantis da la bienvenida a Florida a estos jóvenes israelíes de “Hilltop”. No hay terrorismo ni odio asociado a esos fanáticos. Desde luego que no. Sólo los niños de Gaza, que huyen de las bombas de la fuerza aérea y de los proyectiles de los tanques, tienen prohibida la entrada en Florida por el jefe del ejecutivo republicano que se enorgullece de ser conocido como “pro-vida Ron”, salvador de bebés, a menos que los bebés sean gazatíes.

Lenin y Mao escribieron estudios cuya tesis fue “Sobre la contradicción” y su ocurrencia en sociedades capitalistas donde las bipolaridades eventualmente se vuelven tan virulentas que distorsionan el tejido psíquico mismo de esas sociedades. A pesar de toda la charla de Jordan Peterson, Victor Davis Hanson y Ben Shapiro que caracterizan a Estados Unidos como un manicomio dirigido por reclusos izquierdistas, su propia visión esquizofrénica de dos niveles sobre quién es verdaderamente humano y quién no, contribuye a nuestra decadencia mental colectiva, como tanto como cualquier fanatismo de extrema izquierda.

 

Rabinos de la yeshivá acogen el racismo, alaban a Hitler e instan a la esclavización árabe

 

El fin del sionismo talmúdico israelí: la conspiración ario-ocultista para destruir al pueblo judío

Al menos inconscientemente, parece que los estadounidenses de derecha e izquierda tienen una mala opinión de los líderes israelíes. Veamos la virulencia de la especulación sobre la “bandera falsa” de que los dirigentes sionistas permitieron el ataque terrorista de Hamás y la muerte de más de mil civiles israelíes inocentes. Es una teoría de la conspiración que, hasta ahora, está en gran medida libre de evidencia en términos de sus detalles. Lo que debería interesarnos, sin embargo, es la psicología detrás del rumor: quienes lo difunden están dispuestos a tolerar la probabilidad de que los líderes israelíes (o una facción poderosa dentro de ellos) estuvieran dispuestos a matar a un gran número de judíos para promover objetivos clandestinos del gobierno. Causa sionista.

En todo sistema hay un cierto número de proposiciones indecidibles y anomalías resistentes al sistema mismo y estas paradojas y contradicciones pueden en ocasiones señalarnos hacia verdades sorprendentes. En mi carrera de escritor he experimentado una intensa oposición y obstrucción por parte de los sospechosos habituales, así como de la extrema derecha y el movimiento ario. Las dos caras de esta moneda falsa resisten las contradicciones, paradojas y aberraciones que acompañan al descubrimiento de la historia real. La oposición de la extrema derecha gentil deriva principalmente de una ingenuidad invencible, mientras que la izquierda sionista intuye que me dirijo en la dirección de un Magnum Arcanum que temen.

 

Rastreando los orígenes de la criptocracia aria: el uso de chivos expiatorios contra los judíos y el auge de la banca usura en Occidente

Cuando me encontré por primera vez con la cuestión del dinero siguiendo los pasos de Ezra Pound, me intrigaron las palabras de su colega y defensor T.S. Eliot, en Cuatro Cuartetos:

“En el nacimiento del río más largo

La voz de la cascada escondida.

Y los niños en el manzano

No conocido, porque no buscado…”

Si el Nuevo Testamento es correcto y el amor al dinero es realmente la raíz del mal, entonces el problema de rastrear la fuente de la institucionalización de este satanismo y su aparición en la forma del control de las economías nacionales por parte de los banqueros privados es primordial.

Ir a las fuentes, o lo que se hace parecer fuentes originales, conduce al meme del “prestamista judío Shylock” y al estereotipo casi indeleble de que la usura es principalmente “culpa de los judíos”.

Cuando profundicé más descubrí que la caricatura del “prestamista judío de Shylock” era el cementerio donde está enterrada la investigación sobre el aumento de la usura en Occidente, lo que explica por qué, al discutir sobre ello, calvinistas y católicos, y capitalistas y marxistas, con sus mutuas recriminaciones, durante siglos han luchado contra mosquitos, tragado camellos y reducido a polvo.

Cuento los resultados de mi investigación en un total de 1.138 páginas en dos libros (Usury in Christendom y The Occult Renaissance Church of Rome).

 

imagen

Gemistos Plethon

 

No comienza con un judío sino con un griego que porta el don de la iluminación. Su nombre es Gemistos Plethon y fue el fundador de los auténticos Illuminati, no la aparición del cómic. Fue director del Concilio de Florencia a mediados del siglo XV, bajo el patrocinio del banquero usurero “católico” y fundador de la Academia Platónica, Cosimo de Medici. En ese momento nació un profundo engaño en una docena de frentes.

 

Cosimo de’ Medici

Cosimo de’ Medici

 

Uno de ellos fue el momento en el que, 70 años después, la mafia de los Medici obtuvo la aprobación eclesiástica para establecer su operación Mammon sobre una base institucional firme. Para que esos objetivos se realizaran era necesario colocar a un Medici en el trono papal, desde donde gradualmente se concedía permiso papal al alquiler de dinero bajo diversos eufemismos y cláusulas de escape.

 

Usury in Christendom

Usury in Christendom

 

Calificar a “los judíos” como los usureros más poderosos, astutos y avaros de la historia, los opresores de los pobres y los hacedores de la guerra, fue el proyecto ocultista ario, que pretendía desviar a los observadores de su propia identidad como viles arquitectos de la banca usura.

Mediante esta artimaña, el origen “católico” alemán e italiano del ascenso del maldito poder monetario sobre Occidente –la raíz del mal– fue atribuido a “los judíos” y no a los gentiles papales.

Antes de salir a linchar a un obispo del Vaticano, recuerde su historia y el dicho medieval: “La corrupción de los mejores es la peor”. Durante más de mil cuatrocientos años el catolicismo permaneció fiel al mandato de Jesús en Lucas 6:34-36.

Fue sólo con la infiltración de la Iglesia de Cristo en la época del Renacimiento que la podredumbre usurera fue incrementada progresivamente por los papalistas que juraron que era “iniciativa de Calvino” (Calvin era un niño cuando sucedió) y señalaron la culpabilidad de “dinastías bancarias judías masivas”. ” (en aquella época no había ninguno en Europa), a quienes se decía que eran los responsables de la revolución. El “cui bono?” no se aplicó la prueba. De haberlo sido, los beneficiarios arios de la revolución de la usura en la Iglesia de Roma en el siglo XVI habrían sido vistos tal como eran.

Avance rápido de 550 años: ocultistas camaleónicos en el nivel de la ocultación profunda, están hartos hasta la muerte del “proyecto judío” y lo han estado desde los días de Madame Helena Blavatsky. Se han convencido a sí mismos de que tienen un medio casi infalible para eliminar la influencia judía en el mundo. ¿Qué podría ser?

La facción aria de la Criptocracia está comprometida en dar carta blanca a los sionistas de la guerra: una licencia para matar árabes, barcos cargados de armas, bombas, aviones a reacción, cohetes, sistemas de defensa, dinero en efectivo, así como mítines políticos, servilismo del Congreso y de los medios y de EE.UU. personal militar si fuera necesario (el presidente Lyndon Johnson proporcionó a “Israel” los medios para producir bombas atómicas; el presidente Kennedy pudo haber matado en parte porque obstruyó ese proyecto; cf. Michael Collins Piper, Final Judgment [2004]).

Junto a estos recursos materiales y armamentos están los espirituales e ideológicos: la luz verde para el genocidio de los árabes desechables, formulada con el lenguaje neoconservador de Petraeus y Roberts. La gran ironía es que la generosidad de los gobiernos gentiles son los clavos en el ataúd del imperio israelí/sionista.

Un par de advertencias: cuando hablo de “ario”, no tengo nada que ver con el mejoramiento de la clase trabajadora blanca, como tampoco la mafia beneficia al proletariado italiano o siciliano. La criptocracia ocultista aria está formada por elitistas blancos que creen en la leyenda de que la Cabalá es su libro ario-egipcio, robado por los judíos siglos después. La clase dominante aria ha hecho la guerra a la clase trabajadora blanca desde la época isabelina, incluido el secuestro masivo y la esclavización de sus propios parientes.

Los ocultistas arios aprendieron de la Cabalá que una manera de derrotar a un enemigo formidable que no puede ser vencido mediante una oposición frontal es proporcionarle a ese enemigo los medios para triunfar a fin de destruirlo a través de su propio descaro yasgi (arrogancia tóxica).

El rabino no sionista Yisroel Elye Weintraub en su tratado Hatekufah B’saaras Eliyahu, y el Gaón de Vilna en Brajot 5a, advierten que dar a los amalecitas que se reencarnan como judíos poder en el gobierno hará que el pueblo judío sea subyugado y llevado a al borde de la destrucción.

La naturaleza de la conspiración para estrangular al sionismo israelí con un exceso de aquiescencia, obediencia y material no es necesariamente el camino hacia el Armagedón y la Tercera Guerra Mundial. No hay potencias nucleares en la región aparte de Israel. No me imagino a los rusos entrando en la pelea con armas atómicas.

 

“Los Amigos de Israel” han persuadido a los sionistas a luchar por el futuro demográfico en guerras de desgaste generacional.

La mitad de la población de Gaza tiene menos de 18 años. Las decenas de miles de niños de nueve años que vieron a sus padres, hermanos y abuelos volar en pedazos por los bombardeos israelíes en Gaza en 2014, tienen ahora 18 años. Algunos de ellos se abrieron paso en las filas de Hamás y emprendieron la terrible carnicería del 7 de octubre.

En este mes de octubre de 2023 hay muchos niños pequeños que sobrevivirán a la carnicería israelí en Gaza. Cuando tengan 16 o 18 años, ellos también pueden tomar el arma y el ala delta, el dron y el cohete, y atacar. Lo que estamos presenciando es una guerra de desgaste generacional, una guerra de guerrillas a perpetuidad; una insurgencia de bajo nivel que se intensifica cada tres o cinco años, aunque últimamente el intervalo se ha acortado aún más.

Los neoconservadores estadounidenses están deliberadamente ciegos. No importa cuántas veces las insurgencias con profundas raíces entre la gente, ya sea en Vietnam, Irak o Afganistán, hayan derrotado a los poderosos Estados Unidos de América, así como a sus socios israelíes en el Líbano, los neoconservadores siempre están atentos a más conflictos que involucren a Estados Unidos o Tropas israelíes, involucradas en guerras sin salida contra rebeldes indígenas que tienen profundas raíces en las aldeas locales y clanes familiares extendidos. Las atrocidades que los israelíes han cometido en Gaza este mes están hechas a medida para garantizar más odio hacia la ocupación israelí y más guerra de guerrillas contra su gobierno.

Los simpatizantes palestinos en Egipto, Siria y Líbano, así como en países no árabes como Indonesia y Pakistán, son también naciones donde más de la mitad de la población tiene menos de 18 años, en comparación con las naciones caucásicas y partes de Asia donde más de la mitad de la población es menor de 18 años. La población que envejece suele tener más de 40 o 50 años.

Alguien ha convencido a los israelíes para que se comprometan a luchar por el futuro demográfico, a cometer crímenes de guerra, a menospreciar a los árabes como animales, a incorporar la supremacía racial como dogma del gobierno israelí y a hacer circular manuales de asesinato entre las tropas israelíes. Es un guión elaborado por enemigos de los judíos destinado a llevar al pueblo judío a un acantilado marcado como “Masada”. Quienes hacen sonar la alarma por esta lenta destrucción del judaísmo en Palestina son estigmatizados como “antisemitas”.

El talmudismo sionista (no el talmudismo en sí mismo) es el camino de muerte prescrito para los judíos por sus enemigos: los predicadores protestantes de la televisión, la Casa Blanca, Nancy Pelosi, el Papa de Roma, los jefes de Fortune 500; la Unión Europea, la corona británica. El sionismo fanático y los sicarii (sionismo con esteroides, los colonos) de los últimos tiempos son sus sirvientes. Los enemigos encubiertos de los judíos instan hoy a los israelíes a ir a Gaza y “matarlos a todos”.

El Islam de Mahoma no se encuentra en las jerarquías de las tiranías corruptas que han atrapado a millones de musulmanes en dictaduras en Arabia Saudita, Bahréin y Egipto. El Islam es un fuego que ni el izquierdismo ni el capitalismo han logrado apagar. Tiene la memoria de un elefante y el coraje de un león. Mahoma hizo imposible la banca usura (riba) en las naciones musulmanas fieles. Durante siglos, los judíos, adhiriéndose a las hábiles tácticas de supervivencia del Talmud no sionista, hicieron las paces con el Islam, viviendo amistosamente, por ejemplo. al lado de los musulmanes de Palestina.

Esos gemelos arios del asesinato en masa, Harry Truman y Joseph Stalin, brindaron ayuda decisiva para falsificar el “Israel” en Palestina y desde entonces los Stalin y los Truman, los masones, los neoconservadores, Marco Rubios, Lindsey Graham y los “cristianos evangélicos” han instado a la Los israelíes deben prevalecer a cualquier precio sobre la vida no judía en Palestina, que es el mensaje más tóxico que alguien podría transmitir al pueblo judío en el Medio Oriente.

Así cae el telón sobre el arenero abandonado por Dios que el mundo llama Tierra Santa, según la estratagema de un cabal ario que se organizó en Florencia, Italia, a mediados del siglo XV y se abrió camino hacia el poder en la Tierra.

No soy cabalista ni creo en sus doctrinas. Sin embargo, contiene una sincronicidad que es corolario de la intriga que estamos investigando. Según el Zohar cabalístico, al final del cuarto y último galus (período de exilio), antes de que venga el Mesías (período conocido como ikvesa meshijá), muchos de los líderes de los judíos serán reencarnaciones del Erev Rav. (multitud mixta). Incluirán amalecitas que se reencarnarán como judíos. Hay cinco tipos de estos últimos, todos los cuales ganarán posiciones de liderazgo e influencia durante el galus final. Se parecerán al pueblo judío, poseerán el yichus genético y ocuparán posiciones de poder sobre la mayoría de los judíos, “operando como capitanes del barco del pueblo judío”. (Yaakov Shapiro, El carro vacío, págs. 143-145).

Ésta es la Revelación del Método.

 

El historiador Dr. Michael Hoffman habla de la historia eclesiástica de la usura, y de cómo los primeros usureros en la historia moderna temprana fueron los banqueros papales, no los judíos ni los protestantes

 

Fuente:

Michael Hoffman, en Michael Hoffman’s Revelation of the Method: The Disaster of Israeli Zionism: The Cryptocracy’s Covert Stratagem for the Destruction of the Jewish People. 17 de octubre de 2023.

Contenidos

Archivos filtrados por MintPress News revelan que los servicios de inteligencia británicos y entidades financiadas por el Ministerio de Asuntos Exteriores han vigilado, infiltrado...

Contenidos

Por Mente Alternativa La historia enseña por identidad, pero sobre todo por analogía. Por ello, presentamos una selección de textos de revisionismo histórico, criptopolítica...

Contenidos

Por Mente Alternativa La Asamblea General de la ONU votó el viernes por un amplio margen a favor de conceder nuevos «derechos y privilegios»...

Contenidos

Por Mente Alternativa La guerra de Israel contra Gaza como manifestación de un “choque de civilizaciones” que utiliza a agentes sionistas armados y financiados...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram