Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

¿El asesinato terrorista de Darya Dugina pretende intimidar a los opositores de la OTAN/Gran Bretaña Global?

Teniendo en cuenta que el SBU y la administración Selenskyj son de hecho subdivisiones de la CIA y el MI6, el atroz asesinato de Darya Dugina por parte de sus agentes tiene el objetivo obvio de aumentar la escala de la guerra. Así, el mundo se encamina a una guerra termonuclear mientras el colapso hiperinflacionario del sistema financiero occidental se intensifica cada día. El mercado holandés de gas al contado, que fija el precio de todas las demás ventas de gas europeas, ha subido un 600% en el último año. Los pensionistas del Reino Unido y de otras partes de Europa están devastados, sin otra razón que el hecho de que los cárteles bancarios que dirigen la economía occidental son fanáticos verdes maltusianos que no están dispuestos a renunciar a su falsa ciencia sobre el carbono, ni a su belicismo contra Rusia y China, que está llevando al mundo a una nueva era oscura.

 

 

Por Alexander Hartmann

En Nueva Solidaridad publicamos una amplia documentación antes y después del golpe de Estado de “Maidan” en febrero de 2014 que mostraba que los impulsores de esta “revolución de colores” -promovida y orquestada abiertamente por Victoria Nuland y el vicepresidente Joe Biden de la administración Obama- eran los orgullosos seguidores del colaborador de Hitler Stepan Bandera y las diversas ramificaciones de la Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN), fundada por los británicos1.

El régimen llevado al poder por Nuland y sus colegas del Departamento de Estado de Estados Unidos prohibió el idioma ruso y llevó a cabo ataques aéreos y de artillería contra los ciudadanos de habla rusa de la región oriental ucraniana de Donbass que se habían negado a aceptar el golpe fascista contra su gobierno elegido. Sin embargo, la clase dirigente estadounidense y británica alabó la gran “democracia” de Ucrania, incluso mientras se prohibían todos los partidos de la oposición y se erigían estatuas de Stepan Bandera por todo el país.

Mientras tanto, el régimen ucraniano ha ampliado la persecución de sus opositores en el extranjero. El 14 de julio, el “Centro de Lucha contra la Desinformación” (CCD), dependiente del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa de Ucrania, publicó una “lista negra” en la que se incluía a más de 70 destacados periodistas, académicos, políticos, militares y otros profesionales de 22 países como supuestos “propagandistas del Kremlin”.

 

Un Ministerio de la Verdad orwelliano

El CCD es un auténtico “Ministerio de la Verdad” orwelliano: alaba al vil regimiento neonazi Azov como símbolo de la lucha ucraniana por unir a la sociedad ucraniana en el odio a Rusia. Los combatientes de Azov son los “pacificadores”, declaran. Figuras que discuten las formas de poner fin rápidamente al conflicto entre Rusia y Ucrania, buscan negociaciones en lugar de más armas, o argumentan que Ucrania no puede ni debe aplastar militarmente a Rusia, y expresan su preocupación por el mero intento de hacerlo, podría conducir a una guerra nuclear mundial y al fin de la especie humana, son acusados por el Centro y su director en funciones, Andriy Shapovalov, de ser agentes de propaganda rusos, “terroristas de la información” y “criminales de guerra” que deben ser perseguidos con sanciones internacionales y juzgados como criminales de guerra. De hecho, nada más conocerse la lista, los expertos en seguridad advirtieron que se trataba de una lista negra que suponía una grave amenaza para la seguridad personal de las personas que aparecían en ella.

Desde entonces se ha confirmado que varias de las personas nombradas en la lista del CCD también están en la lista de “criminales a eliminar” publicada por la banda declaradamente fascista “Myrotvorets” (“Pacificadores”), incluyendo a la fundadora del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche, el portavoz de la organización LaRouche, Harley Schlanger, el ex funcionario de la CIA Ray McGovern y la ex congresista Tulsi Gabbard. La banda de Myrotvorets, cuya sangrienta ola de asesinatos es conocida internacionalmente,2 invoca explícitamente el papel del CCD en la identificación de sus objetivos en su sitio web – y miles de “enemigos del Estado” rusos y ucranianos se han añadido a esta lista desde 2014.

 

Daria Dugina estaba en la lista de objetivos de Myrotvorets, que ahora va a por miembros de la Organización LaRouche

 

Controlado por Occidente

Pero la responsabilidad de los ataques ya realizados y amenazados por los actores del CCD/Mirotworez recae claramente en sus patrocinadores internacionales. De hecho, el CCD debe ser visto como una organización de fachada de los servicios secretos occidentales, que no sirve a Ucrania sino a la OTAN global. El CCD, al igual que el propio régimen de Kiev, es una creación de los gobiernos de Estados Unidos y el Reino Unido y de la alianza de la OTAN (con la Unión Europea de por medio) a cuya instigación fue creado. Está financiada por el Departamento de Estado de Estados Unidos, la inteligencia británica y la OTAN, y está estrechamente asesorada en cada uno de sus movimientos.3

Por ello, dieciséis destacados estadounidenses cuyos nombres figuran en la infame lista negra han escrito a seis comités del Senado y de la Cámara de Representantes de Estados Unidos: el Comité de Asuntos Exteriores, el Comité Judicial y el Comité Selecto de Inteligencia, respectivamente. Su carta dice:

“Protestamos en los términos más enérgicos posibles contra estas amenazas a nuestro derecho constitucional a la libertad de expresión, a la libertad académica y contra la amenaza a la integridad corporal que supone una nación en guerra con la misma nación a la que se nos acusa falsamente de representar en nuestros discursos y escritos.”

Afirman que “entre los ciudadanos estadounidenses incluidos en la lista negra se encuentran un miembro en activo del Senado de los Estados Unidos, un antiguo miembro de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, un antiguo miembro de la Cámara de Representantes y del Senado de Virginia, dos candidatos a las elecciones de noviembre, uno al Senado y otro a la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, cuatro antiguos altos funcionarios de los servicios de inteligencia de los Estados Unidos, un columnista internacionalmente conocido de la Iglesia Católica, destacados académicos y periodistas, y otros”.

Piden a los comités que “investiguen el uso del dinero de los contribuyentes para financiar esta amenaza manifiesta a los derechos de libertad de expresión y a la seguridad personal de los ciudadanos estadounidenses”.

Dada la influencia de los servicios occidentales en el CCD, no es de extrañar que la lista incluya a una serie de personas que no se han distinguido por hacer declaraciones hostiles hacia Ucrania, sino que están comprometidas con la creación de un nuevo paradigma global: un orden de seguridad y paz mundial en el que el interés común de la humanidad tenga prioridad sobre los intereses geopolíticos de las naciones individuales. Entre ellos hay 31 personas de todo el mundo que han intervenido recientemente sobre estos temas en conferencias internacionales organizadas por el Instituto Schiller.

Impedir precisamente ese reajuste de las relaciones internacionales ha sido durante mucho tiempo la máxima prioridad de las élites angloamericanas, especialmente las británicas, y a menudo se han dado ejemplos sangrientos de personas que se atrevieron a cuestionar el “orden mundial” que dirigen, desde Walter Rathenau a John F. Kennedy o Alfred Herrhausen. ¿Debe continuar esta serie?

 

El asesinato de Darya Dugina

El asesinato abiertamente terrorista de la periodista rusa Darya Dugina en plena Rusia, en las afueras de Moscú, eleva la amenaza a un nivel totalmente nuevo: por primera vez, alguien que estaba en la lista de asesinatos de los mirovorets ha sido asesinado en un acto terrorista fuera de Ucrania. El embajador ruso ante las Naciones Unidas, Vasily Nebensya, mostró una imagen de la página web ucraniana Mirovorez en la que la foto de Dugina aparece tachada con las palabras “liquidado”.

Para dejar claro el alcance de esta “decadencia profundamente rusofóbica”, Nebensja citó al embajador ucraniano en Kazajstán, Pavel Vrublevsky, quien tras el asesinato de Darya Dugina había declarado abiertamente: “Estamos tratando de matar al mayor número posible de ellos. Cuantos más rusos matemos ahora, menos tendrán que matar nuestros hijos. Eso es todo”. Nebensja subrayó: “Estas son las palabras del embajador de un país en el que esos mismos “rusos” no sólo viven, sino que constituyen una parte muy importante de la población. ¿Tiene futuro un país así, un régimen tan inhumano? Nuestros colegas occidentales pueden prolongar su agonía pero no pueden evitar su caída”.

Sergei Glazyev, ex asesor principal del Presidente Putin que ahora dirige la planificación económica de la Unión Económica Euroasiática, ha sido un amigo cercano del Instituto Schiller durante décadas y ha intervenido en conferencias del Instituto Schiller, citó a Andriy Yermak, jefe de la oficina presidencial de Volodymyr Selenskyi en Kiev, quien había dicho: “Nuestra tarea es asegurarnos de que no sólo la generación actual de rusos, sino también sus hijos y nietos paguen”. Glazyev añadió: “Ocho horas después, la hija de Alexander Dugin, Darya, fue asesinada…. Teniendo en cuenta que el SBU y la administración Selenskyj son de hecho subdivisiones de la CIA y el MI6, este atroz asesinato por parte de sus agentes tiene el objetivo obvio de aumentar [la escala de] la guerra”.

Así, el mundo se encamina a una guerra termonuclear mientras el colapso hiperinflacionario del sistema financiero occidental se intensifica cada día. El mercado holandés de gas al contado, que fija el precio de todas las demás ventas de gas europeas, ha subido un 600% en el último año. Los pensionistas del Reino Unido y de otras partes de Europa están devastados, sin otra razón que el hecho de que los cárteles bancarios que dirigen la economía occidental son fanáticos verdes maltusianos que no están dispuestos a renunciar a su falsa ciencia sobre el carbono, ni a su belicismo contra Rusia y China, que está llevando al mundo a una nueva era oscura.

No hay solución local para esta crisis existencial de la humanidad, necesitamos una solución global con la que todos los pueblos y naciones puedan vivir. Inscríbase en la conferencia del Instituto Schiller los días 10 y 11 de septiembre: “Cómo puede sobrevivir la humanidad a la mayor crisis de la historia del mundo“.

El asesinato de Darya Dugina es parte de la guerra ideológica y existencial del Occidente colectivo liderado por EE.UU. contra Rusia

Notas a pie de página

1. Véase “Ucrania 2014: derrocamiento violento, axiomas fascistas y neonazis abiertos”, Neue Solidarität 22/2014, https://solidaritaet.com/neuesol/2014/22/Dossier_Ukraine_Neue_Solidaritaet_Ausgabe_22-2014.pdf

2. Véase “Los verdaderos nazis geopolíticos detrás de los matones nazis”, Nueva Solidaridad 17/2022, https://www.solidaritaet.com/neuesol/2022abo/17/neonazis.htm

3. Véase “Las fábricas de mentiras de Londres controlan la propaganda de Kiev”, Nueva Solidaridad 21/2022, https://solidaritaet.com/neuesol/2022abo/21/londons-ukraine-luegen.htm

 

Fuente:

Alexander Hartmann, en Neue Solidarität 35/2022: Soll der Terrormord an Darja Dugina die Gegner der Globalen NATO einschüchtern?

Contenidos

Por Nikolay Sofinskiy (Embajador de Rusia en México) Del 15 al 16 de junio se planea realizar en Suiza la así llamada “conferencia internacional...

Contenidos

Por Mente Alternativa El 16 de mayo, durante su visita a China, el presidente ruso Vladimir Putin y el presidente chino Xi Jinping emitieron...

Contenidos

En un artículo publicado con motivo del 80 aniversario de la Gran Victoria contra el nazismo, el Vicepresidente del Consejo de Seguridad de la...

Contenidos

Por Mente Alternativa El 16 de mayo, Putin se reunió con líderes de la industria de defensa y comandantes militares, según informó Carl Osgood...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram