Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

16 paralelismos evidentes entre la operación del 9/11 y la del COVID

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Todo historiador que no esté comprometido con alguna estructura de poder, entiende que la historia no enseña por identidad sino por analogía (patrones funcionales idénticos). En este artículo, Makia Freeman documenta 16 paralelismos que ponen en evidencia cómo tanto los atentados del 11 de septiembre de 2001, como la pandemia del Covid-19, son operaciones estructuralmente similares que benefician a las mismas élites e impulsan la Agenda del Nuevo Orden Mundial.

 

Por Makia Freeman

Medios de comunicación de masas y gobiernos amplifican el miedo mediante campañas incesantes de cobertura y propaganda.

Desde marzo, los medios de masas apenas se han centrado en otra cosa que no sea el COVID, con el propósito de que casi todas las “noticias” sirvan para asustar a las personas y convertirlas en una masa dócil sumisa. Muchas de las proyecciones iniciales resultaron ser completa y totalmente erróneas. La OMS (Organización Mundial de la Salud), propiedad de Bill Gates, predijo que la tasa de mortalidad por infección sería del 3,4%, cuando más tarde un estudio de la Universidad de Stanford y el CDC la situó más bien en un 0,1 – 0,26%; el Imperial College, financiado por Gates [y controlado por la corona británica], predijo que 2 millones de estadounidenses morirían cuando en realidad sólo unos 225.000 lo han hecho hasta ahora (y esas estadísticas oficiales son vergonzosamente falsas debido al fraude del certificado de defunción de COVID).

Asimismo, después del 11 de septiembre, hubo una propaganda interminable sobre cómo la libertad misma estaba siendo atacada por el terrorismo islámico radical. Primero se traumatizaba a la gente y luego se la asediaba con un montón de información errónea que disfrazaba a los verdaderos conspiradores, desviaba la atención hacia enemigos ficticios y fomentaba en la gente el deseo de querer ser salvada (la base para un mayor control gubernamental).

 

Las reacciones/medidas tomadas por el gobierno matan a más personas que el evento en sí.

En ambos casos, la reacción del gobierno es peor que la supuesta amenaza en sí misma, al igual que en la medicina occidental, donde frecuentemente la cura es peor que la enfermedad.

La narración oficial del 11-S nos dice que alrededor de 3.000 estadounidenses murieron a causa del evento, sin embargo el 11-S dio lugar a la Guerra contra el Terrorismo, bajo cuyos auspicios EE.UU. invadió Irak, Afganistán y más tarde muchas otras naciones de Oriente Medio, matando al menos a un millón de personas sólo en Irak.

Cuando comenzó la Operación Coronavirus, se nos dijo que cerráramos por 2 semanas para “aplanar la curva” sin embargo aquí estamos 7+ meses después y la gente sigue caminando con máscaras y no se acercan demasiado. Mientras tanto, el resultado de las políticas de cierre del gobierno ha sido el aumento del estrés, la ansiedad, la depresión, el desempleo, la pobreza, el crimen y el suicidio. Muchas personas y organizaciones han predicho que el bloqueo matará a más personas de las que supuestamente ha salvado.

 

No se investigan las coincidencias.

La operación de bandera falsa del 11-S se caracterizó por una impresionante serie de coincidencias que nunca fueron investigadas y que las autoridades barrieron bajo la alfombra, tales como pasaportes que sobrevivieron mágicamente a los incendios de oficinas y cayeron al suelo intactos, un edificio que se desmoronó por sí solo 8 horas después de que los aviones chocaran con edificios cercanos (pero no con este) y aviones de combate que no pudieron ser despejados de la base más cercana.

En la operación COVID, fue una asombrosa coincidencia que Anthony Fauci financiara a través de los NIH laboratorios chinos de virología en Wuhan con 7,4 millones de dólares (2 lotes de 3,7 millones de dólares) para la investigación de la función, o, en términos sencillos, la militarización de la investigación de virus. También fue una coincidencia que el ejército de los EE.UU., Bill Gates y otras organizaciones y personas hayan planeado este escenario exacto años antes de que ocurriera.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Introducción de un Nuevo Paradigma Fundamental (Guerra contra el Terrorismo vs. Guerra contra el Bioterrorismo)

Como cubrí en mi artículo de marzo de 2020 “La nueva guerra contra el bioterrorismo: todos son sospechosos o asintomáticos”, se nos está adoctrinando constantemente en un nuevo paradigma de bioseguridad, por el que las autoridades esperan avanzar en su agenda de control apelando a la necesidad de seguridad pública contra un nuevo enemigo.

En el mundo posterior al 11 de septiembre, se lanzó la Guerra contra el Terrorismo y el enemigo inventado fue Osama bin Laden y los terroristas islámicos radicales [financiados y coordinados por Estados Unidos, Israel y el Reino Unido]. Ahora, en el mundo posterior al 11 de septiembre, surge la Guerra contra el Bioterror y el enemigo inventado es un virus invisible.

En ambos casos, se nos dijo que el enemigo podía estar al acecho en cualquier lugar y en todas partes, y que sólo una mayor vigilancia y control gubernamental podría salvarnos.

 

Narrativas oficiales falsas.

En ambas operaciones, la narrativa oficial tiene más agujeros que un trozo de queso suizo. En la operación del 11 de septiembre, se suponía que debíamos creer que los terroristas lograban hacer volar los aviones hacia los edificios con tal habilidad mediante maniobras que ni siquiera los pilotos experimentados podían realizar, mientras que las leyes de la física se suspendieron ese día para permitir que el combustible de avión se quemara mágicamente a través del hormigón y el acero, a pesar de que el combustible de aviación no tiene un punto de combustión lo suficientemente alto para hacerlo.

En la operación COVID, se supone que debemos creer que el virus está literalmente en todas partes, que puede transmitirse a través del dinero, que puede vivir en superficies por días o semanas y que prospera en la transmisión asintomática cuando ningún otro virus conocido lo ha hecho nunca.

 

Preconocimiento.

¿Por qué la BBC informó que el Edificio 7 había caído 30 minutos antes de que lo hiciera? ¿Por qué el alcalde de San Francisco Willie Brown y el autor Salmon Rushdie recibieron llamadas de antemano diciéndoles que no abordaran los aviones que iban a Nueva York?

¿Por qué el gobierno chino hizo un simulacro de un brote de coronavirus 30 días antes de los Juegos Militares de Wuhan? ¿Por qué el gobierno de EE.UU. hizo o aprobó tantos simulacros, ejercicios y leyes que planificaron para el coronavirus?

 

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Del 9/11 al Gran Reseteo, de Al Qaeda al virus del Covid

 

 

Ambos eventos fueron precedidos por ejercicios/simulaciones “en vivo” que imitaron extrañamente lo que sucedió después.

Según Kevin Ryan, el NORAD practicó 28 secuestros en los dos años precedentes al 11-S, seis de ellos centrados en secuestros dentro de EE.UU. y 1 que practicó la interceptación de aviones secuestrados que se dirigían al edificio de la ONU en Nueva York. Webster Tarpley reveló que ¡hubo 46 ejercicios y simulaciones que se llevaron a cabo el día del 9/11!

Mientras tanto, en la Operación Coronavirus, además de cosas como el Invierno Oscuro (2001), la Tormenta Atlántica (2005), el Clade X (2018), el Contagio Carmesí (2019), también se produjo el ahora infame Evento 201 (octubre de 2019) que simuló un brote real de coronavirus que viene de Brasil y entra en los EE.UU. para infectar a millones de personas. [Un informe de la Fundación Rockefeller (2010), también predijo un escenario similar a la crisis sanitaria actual]

 

Insiders que anticipan los eventos para lucrar económicamente.

El 11 de septiembre se caracterizó por cantidades masivas de tráfico de información privilegiada. Un estudio titulado “Iniciación de la operación del 11-S con pruebas de tráfico de información privilegiada de antemano”, hace un buen trabajo al exponer los detalles. [También han sido documentadas las ganancias de insiders por los daños de infraestructura a través de compañías aseguradoras]

Mientras tanto, antes de que COVID golpeara a los EE.UU., hubo muchos políticos (especialmente senadores) que compraron o vendieron acciones sospechosamente antes de que la economía de los EE.UU. se derrumbara.

 

Beneficios sospechosos para unos cuantos poderosos.

¿No es interesante cómo los grandes jugadores parecen beneficiarse más de estas catástrofes y crisis? Durante el 9/11, Halliburton, contratistas de defensa, compañías de petróleo y gas y otros invirtieron en Irak/Afganistán para hacer una matanza.

Durante COVID, aprendimos que ciertos multimillonarios aumentaron su riqueza en un enorme 27%. En ambos casos, los ricos y poderosos se hicieron más ricos y poderosos.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Control de Información por agencias de inteligencia.

Las crisis manufacturadas como el 11-S y la del COVID abren la puerta para que las empresas privadas vinculadas al MIC (Complejo de Inteligencia Militar) se afiancen en términos de un mayor acceso a nuestros datos. El 11-S fue un buen negocio para las empresas de vigilancia; Palantir, la empresa de Peter Thiel iniciada por la CIA, gestiona las bases de datos utilizadas por el CDC (en EE.UU.) y el NHS (en el Reino Unido), que son la base de la toma de decisiones sobre el COVID.

 

Ambas operaciones se centran en un enemigo ficticio, todopoderoso y escurridizo.

Piénselo un minuto: Al-Qaeda y el SARS-CoV-2 raramente pueden ser vistos, no pueden ser fácilmente detenidos (o detenidos en absoluto), requieren una gran cantidad de tiempo, dinero y enfoque para ser derrotados (más mentalidad de guerra), y son un tipo de enemigo completamente nuevo (guerra asimétrica y transmisión asintomática).

Se nos dijo que otros coronavirus humanos se comportan de manera estacional y altamente predecible, pero no el SARS-CoV-2. Pues era algo diferente. El FBI nunca acusó formalmente a Bin Laden; que lucía muy diferente en cada video falso que publicaron. Bin Laden parecía tener más vidas que el proverbial gato, pero al final nos dijeron que sólo creyéramos que lo habían matado y que habían tirado su cuerpo al mar. Nunca hubo ninguna prueba. Varios presuntos secuestradores de Oriente Medio aparecieron vivos en otro lugar. Por lo que estos enemigos ficticios son similares a un virus nunca ha sido aislado y purificado.

 

Pseudociencia.

En su mayor parte, la ciencia se ha convertido tristemente en una herramienta para impulsar agendas de intereses económico. El que paga al músico elige la canción. Hay muchas prostitutas intelectuales con batas blancas que encontrarán cualquier resultado por el que se les pague.

Ambas operaciones están marcadas por la ciencia basura o fraudulenta. En el caso del 11-S, hay toda la artimaña alrededor de la caída de los 3 edificios en NYC incluyendo el encubrimiento del NIST que fue bien expuesto a principios de este año en el estudio de Fairbanks de la Universidad de Alaska, Una Reevaluación Estructural del Colapso del World Trade Center 7. Arquitectos profesionales, ingenieros y pilotos han declarado que la narrativa oficial del 11-S no es científicamente sólida y desafía las leyes de la física.

De la misma manera, la narrativa oficial del COVID ha abusado de la ciencia explotando la ignorancia de la gente sobre la naturaleza de un virus y la naturaleza del contagio y la enfermedad. También ha utilizado números exagerados y falsificados bajo la rúbrica de la ciencia para asustar a la gente, ha ofrecido incentivos financieros a los médicos y hospitales para inflar los casos de COVID/muertes, sin mencionar que ha utilizado el engaño clave de las “muertes con el virus” versus las “muertes con el virus” para ofuscar la causa real de la muerte de millones de personas.

 

Censura del pensamiento que cuestiona a la narrativa oficial.

Otra de las similitudes del 9/11 y el COVID es que ambas operaciones fueron marcadas por la censura o la supresión de pruebas. En la operación del COVID, YouTube, propiedad de Google, ha estado eliminando canales a la izquierda, a la derecha y al centro. Su CEO, Susan Wojcicki, anunció en un momento dado que no permitiría ningún contenido con información contraria a la OMS, que es propiedad de Bill Gates [que es un testaferro y Caballero Comandante del Imperio Británico].

En la operación del 11-S, los HSH seleccionaron cuidadosamente a quien querían entrevistar, y héroes como William Rodríguez fueron inicialmente bienvenidos, pero fueron dejados de lado cuando se negaron a seguir el guión. Comparen el “No toleremos nunca teorías de conspiración escandalosas sobre los ataques del 11 de septiembre” de George Bush Jr. con la propaganda actual que dice que “si sales sin una mascarilla, estás matando a tu abuela”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Denuncia de los negacionistas.

La palabra “negacionista” se ha convertido en una especie de arma en la última década. Se ha lanzado contra aquellos que se niegan a creer en ciertas narrativas (por ejemplo, el negacionista del cambio climático o el negacionista del clima, para aquellos que no compran la historia del calentamiento global hecho por el hombre).

Al final de la Segunda Guerra Mundial, Hermann Goering describió así el plan de juego de los líderes de cualquier país:

“¡Por supuesto que la gente no quiere guerras! … Naturalmente la gente común no quiere la guerra: ni en Rusia, ni en Inglaterra, ni tampoco en Alemania. Eso se entiende … [pero] el pueblo siempre puede ser llevado a la licitación de los líderes. Eso es fácil. Todo lo que hay que hacer es decirles que están siendo atacados, y denunciar a los pacificadores por falta de patriotismo y por exponer al país al peligro. Funciona igual en cualquier país”.

Otra de las grandes similitudes del COVID con el 9/11 es la denuncia de los negacionistas y de cualquiera que no siga la narrativa oficial del gobierno [ni sus medidas de control].

A la luz del 9/11, si no odiabas a Al Qaeda y a Bin Laden, entonces eras “antipatriota y antiestadounidense”. Con el COVID, si protestas, si no te distancies socialmente y si no usas mascarilla, entonces eres un egoísta y una amenaza para la comunidad.

 

Introducción de una nueva capa de burocracia estatal de seguridad.

En ambos casos, se introdujo una nueva capa de burocracia estatal de seguridad. Con la operación del 11-S, se creó el Departamento de Seguridad Nacional (DHS). En sólo unos pocos años, este departamento federal creció rápidamente hasta convertirse en una de las agencias federales más grandes, recibiendo desde entonces decenas de miles de millones de dólares de los contribuyentes cada año. El término “Patria” apenas existía en los EE.UU. antes de eso.
El DHS también dio origen a la infame TSA, notoria por la opción de dos puntas que le da a los viajeros: radiación o abuso sexual.

Mientras tanto, la operación COVID aún no ha dado lugar a una nueva agencia federal de los EE.UU., sin embargo, es innegable que el pretexto de COVID ha dado a los gobiernos un poder masivo para penetrar profundamente en nuestras vidas.

 

Traumatismo psicológico y ritualista.

La operación del 11-S fue muy ritualista; 2 pequeños ejemplos son la numerología (el 911 es el número al que hay que llamar en EEUU cuando hay una emergencia) y los ecos de la masonería (las Torres Gemelas del WTC que representan los Pilares Gemelos de Boaz y Joachim).

Asimismo, como expuse en el artículo “Exponiendo el Ritual de Iniciación Oculta del Corona”, toda la longitud y anchura de la Operación Coronavirus está impregnada de rituales, incluyendo fases como el Cierre y Cuarentena (aislamiento), Rechazo (lavado de manos), Uso de Máscarillas (censura, sumisión, deshumanización, reforzamiento de una falsa idea de peligro, persona alternativa) y el Distanciamiento Social (la Nueva Normalidad).

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Las similitudes entre el COVID y el 11-S son sorprendentes, ya que en ambos casos la idea es traumatizar al público a través del miedo, separarlo de los modos de funcionamiento habituales y descomponerlo para que acepte una nueva forma de ser.

 

Pensamientos finales sobre las similitudes entre el COVID y el 9/11.

Entender estas dos operaciones psicológicas masivas es entender la forma en que la agenda del Nuevo Orden Mundial avanza en nuestro mundo. Hay un patrón distintivo en la oscuridad/inconsciencia en la forma en que engaña, traiciona, distrae, ofusca y manipula. En última instancia, sabemos que el objetivo final es poner a la gente en tales estados de ansiedad, estrés y miedo que aceptarán cualquier nivel de seguridad estatal, vigilancia corporatocrática, invasión de la privacidad y violación de sus derechos soberanos, inalienables, inherentes, dados por Dios. Mi esperanza es que artículos como estos hagan brillar una luz en la oscuridad y la saquen a la superficie para ser expuestos, de modo que el engaño ya no sea efectivo. El poder de estos eventos de bandera falsa y operaciones psicológicas reside en su capacidad de manipular la percepción. Pero una vez que una población despierta y ve a través de ellas, su poder se evapora.

 

Cómo llegamos a esto: Guerras, colapso económico, Covid, Reseteo y Nuevo Tratado Verde

 

 

Fuente:

Makia Freeman / Wake Up World — 16 Glaring Parallels Between the 9/11 and COVID Ops.

Te puede interesar

Colapso Económico

¿Cómo es que la histórica élite imperial anglo-veneciana de la nobleza negra sigue controlando los hilos que mueven el mundo? En una transmisión del...

Contenidos

Por Anthony Torres y Alex Lantier El martes, el gobierno del presidente Emmanuel Macron presentó su proyecto de ley de “seguridad global” a la...

Contenidos

La aceptación voluntaria del público en general de las restricciones draconianas impuestas a la movilidad y la libertad de reunión debido al coronavirus fue...

Ciencia y Tecnología

  El ex Vicepresidente de Pfizer, Dr. Michael Yeadon, que tiene más de 32 años de experiencia en investigación y desarrollo farmacéutico, ha escrito...

Publicidad comprar oro
Publicidad Que es LBRY

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad servicio de VPN

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.