Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Veinte años después: los abogados del 11-S presionan para que se revele todo en los tribunales

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Por Mark H. Gaffney

Mientras escribo, los abogados de la verdad del 11 de septiembre han apelado la desestimación de un juez de Manhattan que, días atrás, negó la legitimación a los demandantes que perdieron a sus seres queridos en los atentados del 11 de septiembre de 2001. Los familiares supervivientes pretenden presentar pruebas ante un Gran Jurado de que se utilizaron explosivos para destruir el World Trade Center.

Los abogados del 11 de septiembre y los ingenieros estructurales que los respaldan están preparados para demostrar en los tribunales que el Instituto Nacional de Normas y Tecnología (NIST), la agencia gubernamental encargada de investigar el derrumbe del Edificio Siete (WTC-7), encubrió la demolición controlada del edificio. Suponiendo que se produzca un proceso de descubrimiento en un tribunal, todo es posible. La verdad puede salir a la luz. La pregunta es: ¿se les concederá a los abogados del 11-S el debido proceso según la Constitución de Estados Unidos para presentar las pruebas?

Algunas de estas pruebas salieron a la luz recientemente durante una evaluación independiente del informe final del NIST sobre el WTC-7 realizada por un equipo de ingenieros de la Universidad de Alaska.

Mientras visitaba Fairbanks en agosto de 2018, tuve la suerte de conocer al ingeniero principal del equipo, el profesor Leroy Hulsey. En ese momento, el equipo estaba a punto de terminar su trabajo. Mientras charlábamos mientras tomábamos un café, el Dr. Hulsey me explicó que sus ingenieros habían descartado el fuego como causa del colapso del WTC-7 al principio de su investigación. El NIST había argumentado en su informe que los incendios del edificio en las plantas inferiores debilitaron una columna crítica (la 79) en la parte noreste del edificio, provocando su fallo. Esto supuestamente causó que dos columnas cercanas (#80 y #81) fallaran, poniendo en marcha un “colapso progresivo”.

Sin embargo, el equipo de Hulsey descubrió que el NIST tergiversó detalles estructurales clave del WTC-7, invalidando su modelo de colapso inducido por el fuego.

Le pregunté al Dr. Hulsey si tenía acceso a los planos originales. Respondió que su equipo tenía algo mejor, a saber, los registros y diagramas de construcción reales. Estos cuentan la historia completa porque los contratistas no siempre siguen exactamente los planos durante la construcción. Las modificaciones son habituales.

Cuando el equipo de Hulsey incorporó los detalles estructurales reales del WTC-7 en un modelo informático y realizó simulaciones del escenario de colapso del NIST, el edificio no se derrumbó. La torre soportó la pérdida de tres columnas principales gracias a la resistencia redundante de la estructura de acero. Las cargas se transfirieron simplemente a otras columnas.

Sus ingenieros realizaron entonces más simulaciones, restando cada vez una columna más hasta inducir un colapso. Sin embargo, en lugar de derrumbarse como se observó el 11-S, el edificio se inclinó hacia el sureste. Numerosos vídeos tomados desde distintos ángulos muestran que la torre de estructura de acero de 47 pisos cayó directamente sobre su huella.

Después de repetidas pruebas, el equipo de Hulsey concluyó que el escenario de colapso progresivo del NIST no era factible. En ese momento, comenzaron a explorar otros escenarios de colapso en un intento de duplicar el evento real capturado en la película. Sólo había una coincidencia: el fallo simultáneo de todas las columnas del núcleo, seguido 1,3 segundos después por el fallo simultáneo de todas las columnas del perímetro. El patrón debería ser reconocible porque es la secuencia estándar empleada en las demoliciones controladas.

 

Caída libre

El excelente trabajo realizado por el equipo de Hulsey refuerza los argumentos a favor de los explosivos, que ya eran convincentes en 2008. En agosto de ese año, se permitió al público comentar el borrador del informe del NIST sobre el WTC-7 en una audiencia abierta. Un profesor de física llamado David Chandler aprovechó la ocasión para hacer preguntas que resultaron tan embarazosas que el NIST se vio obligado a modificar el lenguaje de su informe final, publicado poco después. En él, el NIST admite que el WTC-7 cayó con una aceleración de caída libre. Fue una admisión condenatoria porque la agencia había reconocido previamente que la caída libre es la firma de una demolición controlada.

Como sabemos, el Edificio Siete albergaba a la CIA, al Departamento de Defensa, a los principales operadores de valores y a las oficinas de la Comisión de Valores y Bolsa (SEC), donde se almacenaban los registros de muchas investigaciones en curso de la SEC sobre delitos corporativos, incluyendo a Enron. Todos estos registros fueron destruidos el 11 de septiembre. Posteriormente, la SEC archivó todas estas investigaciones penales, lo que resultó muy conveniente (y rentable) para las empresas estadounidenses.

El NIST afirma que nunca encontró pruebas de explosivos en el World Trade Center (WTC). La razón, por supuesto, es que la agencia nunca buscó, a pesar de que este es un protocolo estándar después de los incendios de grandes edificios, por no hablar del peor ataque terrorista en la historia de Estados Unidos.

Los científicos independientes sí miraron. En 2007, un físico de la Universidad Brigham Young, el Dr. Steven Jones, informó del descubrimiento de diminutas escamas de thermate sin explotar en muestras de polvo del WTC recogidas inmediatamente después del 11-S.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

El thermate se diferencia de su primo el thermite en que contiene azufre elemental, que tiene el efecto de reducir en gran medida el punto de fusión del hierro. La termita se compone de óxido de hierro y aluminio y se utiliza ocasionalmente en trabajos de demolición. A veces se añade azufre para acelerar la reacción. Jones también encontró una gran cantidad de pequeñas microesferas ricas en hierro en el polvo, una prueba contundente de que el acero se había fundido. Otros investigadores también informaron del hallazgo de microesferas.

El anunciado descubrimiento de thermate en el polvo del WTC debería haber sido noticia en todo el país. Sin embargo, no se mencionó en el New York Times ni en el Washington Post. Y el resto de los medios de comunicación estadounidenses siguieron su silenciosa “pista”.

Jones siguió estudiando el polvo del WTC y más tarde fue coautor de un artículo más detallado con Niels Harrit, un químico danés, y otros científicos. Su artículo, revisado por expertos, apareció en una revista científica online en 2009. A día de hoy, nunca ha sido refutado.

Los autores identificaron los componentes de los diminutos copos y descubrieron que eran de naturaleza termítica. Los granos de óxido de hierro eran extremadamente pequeños, de unos 100 nanómetros de diámetro, lo que indica el uso de la forma más explosiva de termita conocida como nanotermita o supertermita. Cuando los autores encendieron los copos, comprobaron que eran más energéticos que los explosivos convencionales. Estas reacciones también produjeron microesferas ricas en hierro como las encontradas en el polvo del WTC.

La nanotermita fue desarrollada por el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore y estuvo disponible en abril de 2000, diecisiete meses antes del 11-S.

Pero la nanotermita y el thermate no fueron probablemente los únicos explosivos utilizados para derribar las torres. Las columnas de caja que sostenían el World Trade Center Uno y Dos tenían un grosor de siete pulgadas en la base (según informó el NIST). Y muchas de estas enormes columnas del núcleo habían sido cortadas a nivel del suelo o cerca de él. En los años posteriores al 11-S, se produjo un debate dentro de la comunidad de la verdad del 11-S sobre qué tipo de explosivos adicionales se habían utilizado. Muchos creían que la termita/termita no podría haber hecho el trabajo de forma fiable en las gigantescas columnas.

Las potentes explosiones que destruyeron las columnas del núcleo justo antes de que cayeran cada una de las torres sacudieron Manhattan. Las explosiones causaron una nube de polvo que se elevó desde el nivel de la calle; esto fue capturado en la película. Y el estupendo ruido de las explosiones fue escuchado y sentido por muchos miles de neoyorquinos (y grabado) al menos hasta Hoboken, en la orilla oeste del río Hudson. Sin embargo, todos los relatos de los testigos oculares fueron desestimados como desvaríos de chiflados conspiradores.

Estas tremendas explosiones sin duda también ayudan a explicar las grandes cantidades de acero fundido encontradas bajo las ruinas del WTC. El calor debió de ser increíble, porque, en los días posteriores a los atentados, los bomberos de Nueva York bombearon millones de galones de agua sobre los montones humeantes, sin ningún efecto. Los perros traídos por los socorristas para ayudar a localizar a los supervivientes entre los restos sufrieron graves quemaduras, y algunos de ellos murieron. Los trabajadores del lugar dijeron que sus botas de goma se derritieron. Los equipos de limpieza seguían informando de la existencia de acero fundido en febrero de 2002.

Los incendios de edificios y la quema de combustible para aviones no pueden explicar las microesferas de hierro y el acero fundido. Ni de lejos.

Un estudio sobre la calidad del aire aportó pruebas adicionales. Después de los atentados, un físico de la Universidad de California (Davis), el Dr. Thomas Cahill, llevó un equipo a Nueva York e instaló estaciones de control del aire en el bajo Manhattan. El equipo de Cahill documentó el aire más tóxico que había visto en el transcurso de su larga carrera. En su informe, Cahill menciona una anomalía que no pudo explicar: la abundancia de partículas de tamaño nanométrico que salían de las ruinas del WTC. Los incendios ordinarios de edificios no producen grandes cantidades de nanopartículas, que son una prueba de las temperaturas extremas.

Después de analizar los datos, Cahill emitió una advertencia de salud extrema. Las nano partículas de vidrio, productos químicos y metales pesados se infiltran fácilmente en el cuerpo humano. Dañan el corazón y otros órganos, e incluso atraviesan la barrera hematoencefálica. Cahill predijo una crisis sanitaria continua para los residentes locales y para los trabajadores de limpieza, muchos de los cuales no llevaban máscaras protectoras porque se les dijo que el aire era seguro para respirar. En los años siguientes, miles de socorristas, bomberos y trabajadores de la construcción sufrieron leucemias y otros cánceres que pusieron en peligro su vida, así como enfermedades isquémicas del corazón y los pulmones. Muchos más estadounidenses murieron a causa de los gases tóxicos que los que perecieron en los atentados.

Aunque las pruebas que he resumido son legalmente concluyentes, estoy en contacto con un físico que ha ido aún más lejos. Ha tratado de conseguir que científicos especializados en materiales realicen estudios radioisotópicos de muestras de acero del WTC. Desgraciadamente, hasta ahora ninguno de los laboratorios de Europa o Japón ha aceptado realizar las pruebas definitivas, probablemente porque fueron advertidos por las autoridades estadounidenses.

Estén atentos. Los abogados del 11-S tienen la intención de llevar este caso histórico hasta el Tribunal Supremo, si es necesario. En los próximos días, los estadounidenses sabrán si el sistema judicial estadounidense es capaz de hacer justicia a las familias de las víctimas. Sólo la verdad sobre los atentados del 11-S puede curar a nuestra nación.

 

La Red Global de Terror británica/saudí y el 11 de septiembre de 2001

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Fuente:

Mark H. Gaffney, en Global Research: Twenty Years Later: 9/11 Attorneys Press for Full Disclosure in Court.

Te puede interesar

Contenidos

Por Eric Zuesse China ha anunciado ahora públicamente que, a menos que el Gobierno de Estados Unidos retire sin demora de la provincia china...

Ciencia y Tecnología

¿Cómo fue que Estados Unidos, la tierra de la libertad, renunció voluntariamente a sus instituciones democráticas en favor de un nuevo sistema de gobierno...

Actores

“La extrema derecha ha estereotipado a los judíos y protestantes como los primeros grandes banqueros de la usura en la historia moderna. Son tonterías....

Contenidos

Por Red Voltaire En marzo de 2018, la ONG estadounidense EcoHealth Alliance solicitó al Pentágono una subvención para ‎abrir un laboratorio que se dedicaría...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon