Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Se conceden títulos de caballería a quienes el Estado británico quiere proteger de la justicia

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



El 16 de octubre de 2020, el Reglamento de Medicamentos de Uso Humano (Coronavirus e Influenza) (Enmienda) de 2020 modificó el Reglamento de Medicamentos de Uso Humano de 2012 para ampliar la inmunidad total de responsabilidad civil a científicos, empresas farmacéuticas y profesionales médicos responsables de la fabricación, distribución y administración de las vacunas Covid-19 al público del Reino Unido. Muchos de estos “profesionales” están han recibido o están recibiendo títulos de caballería por parte de la Corona Británica. Como advierte Simon Elmer, “parece que hoy en día, en el Reino Unido, ser nombrado caballero o dama significa ser alguien a quien el Estado británico desea proteger de ser procesado por delitos contra el pueblo británico”. No hace falta señalar a Sir Tony Blair, Klaus Schwab KBE, Bill Gates o incluso al pedófilo y amigo de la Casa de Windsor, Sir Jimmy Savile, para corroborar esta teoría. En junio de 2022, Pascal Soriot, el australiano de origen francés y director ejecutivo de la compañía farmacéutica británico-suiza AstraZeneca plc, cuya “vacuna” para el Covid-19 ha producido informes de 875.000 reacciones adversas a los medicamentos en el público del Reino Unido, incluyendo 1.334 muertes, fue nombrado caballero “por sus servicios a las ciencias del Reino Unido y su liderazgo en la respuesta global a la pandemia del Covid-19”.

 

 

Por Simon Elmer

Otros ciudadanos británicos nombrados caballeros o damas por su participación en el programa de “vacunación” del Reino Unido son Sir Andrew Pollard, Director del Oxford Vaccine Group, que en abril de 2020 se asoció con AstraZeneca para desarrollar su “vacuna” vírica-vectorial; Dame Sarah Gilbert, Jefa del Proyecto Oxford; Sir Adrian Hill, Sir Peter Horby y Sir Martin Landray, también responsables del desarrollo y los ensayos de la “vacuna” de Oxford; y Sir Aziz Sheikh, responsable de demostrar la eficacia de las inyecciones de Oxford/AstraZeneca y BioNTech/Pfizer.

Además de los directamente implicados en la “vacuna” de AstraZeneca, otros altos cargos del programa de “vacunación” del Reino Unido recompensados con el título de caballero son Sir Chris Whitty, Jefe de la Oficina Médica de Inglaterra; Sir Jonathan Van-Tam, Subdirector de la OCM; Sir Gregor Smith, Director de la OCM de Escocia; Frank Atherton, Director de la OCM de Gales; y Sir Patrick Vallance, Asesor Científico Jefe del Gobierno. Todos ellos eran miembros de alto nivel del Grupo de Asesoramiento Científico para Emergencias (SAGE) y, por tanto, responsables de las decenas de miles de muertes causadas al suprimir el diagnóstico, la atención y el tratamiento médicos de 68,8 millones de británicos durante los dos años de bloqueo, que han provocado un exceso de muertes en el Reino Unido no atribuidas a Covid-19 muy superior a la media de 2022. También autorizaron personalmente la inyección de las “vacunas” no autorizadas, experimentales y peligrosas al público británico, otro factor contribuyente aún no reconocido.

Entre las figuras femeninas de alto rango en el programa de “vacunación” del Reino Unido que recibirán el título de Dama se encuentran Dame Emily Lawson, Directora Comercial de NHS England, que supervisó la inyección de las “vacunas” de AstraZeneca, Pfizer y Moderna a millones de británicos; Dame Jenny Harries, Directora Ejecutiva de la siniestramente llamada Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido, la fusión de Public Health England, NHS Track and Trace y el Joint Biosecurity Centre, responsable de vigilar y hacer cumplir la censura y las restricciones en el Estado de Bioseguridad del Reino Unido; y, por último, Dame June Raine, Directora Ejecutiva de la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA), que el 30 de diciembre de 2020 concedió una autorización temporal a la “vacuna” de vectores virales de AstraZeneca/Oxford para el Covid-19, a pesar de que los ensayos clínicos no finalizarán hasta febrero de 2023.

En marzo de 2021, menos de tres meses después de que empezara a inyectarse a un público aterrorizado no sólo en el Reino Unido sino en toda Europa y el mundo, los incidentes de coágulos de sangre con plaquetas bajas y muertes tras la inyección de la “vacuna” de Oxford/AstraZeneca eran tan numerosos que su uso se suspendió o prohibió en Austria, Bulgaria, Canadá, el Congo, Chipre, Dinamarca, Francia, Alemania, Islandia, Indonesia, Irlanda, Italia, Letonia, Luxemburgo, Malasia, los Países Bajos, Noruega, Portugal, Rumanía, Eslovenia, Sudáfrica, España, Suecia y Tailandia. En el Reino Unido, sin embargo, se siguió inyectando a personas cuyo consentimiento informado sobre los riesgos, peligros y consecuencias de hacerlo había sido censurado por el Gobierno, los medios de comunicación y el Servicio Nacional de Salud.

Tres meses antes de su autorización, en septiembre de 2020, los ensayos en Oxford de la “vacuna” de AstraZeneca se interrumpieron después de que un participante del Reino Unido sufriera una inflamación de la médula espinal; sin embargo, se tardó un mes en enviar los datos de seguridad del ensayo de la “vacuna” a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA). En noviembre de 2020, se reveló que la afirmación de AstraZeneca de que su vacuna tiene una eficacia del 90% se basaba en un ensayo administrado únicamente a personas de hasta 55 años de edad, un grupo demográfico con una probabilidad mucho menor de desarrollar los síntomas de Covid-19. En abril de 2021, The Lancet, una de las revistas médicas más antiguas del mundo, estimó que, aunque la “vacuna” de AstraZeneca tiene una reducción del riesgo relativo del 67%, la reducción del riesgo absoluto es de sólo el 1,9%, ninguna de las cuales se acerca a las afirmaciones de eficacia del 90% hechas por AstraZeneca o los profesionales médicos del NHS que la administran al público británico. El mes siguiente, mayo de 2021, Transparency International Global Health acusó a AstraZeneca de falta de transparencia en sus ensayos de “vacunas”, de contratos secretos con gobiernos y de llevar a cabo “ciencia mediante comunicados de prensa”.

Lejos de ser el resultado de las presiones para producir una “vacuna” en un tiempo récord, estas dudas sobre la probidad de AstraZeneca eran coherentes con el historial de malas prácticas y sobornos de la empresa. En 2010, AstraZeneca pagó 520 millones de dólares en multas para zanjar las acusaciones del Gobierno federal estadounidense por comercializar ilegalmente el fármaco antipsicótico Seroquel a niños y ancianos para usos no aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). En 2013 se reveló que las empresas farmacéuticas pagaban a los médicos del Reino Unido 40 millones de libras cada año para promocionar sus medicamentos, y que la oficina británica de AstraZeneca pagaba 671.400 libras en honorarios a 903 médicos, además de 30.200 libras por sus gastos de viaje y hotel. En 2016, AstraZeneca acordó pagar 5,5 millones de dólares para resolver los cargos de violación de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero al sobornar a médicos en China y Rusia para impulsar las ventas de sus productos farmacéuticos. Y en abril de 2018, se reveló que AstraZeneca había pagado 17,9 millones de euros en pagos secretos a profesionales sanitarios “independientes” para que respaldaran sus productos, incluido el uso de vacunas. Nada indica que este soborno sistémico haya cesado. De hecho, desde 2000, AstraZeneca ha pagado 1.381 millones de dólares en multas: 594 millones de dólares por delitos relacionados con la atención sanitaria; 556,2 millones de dólares por delitos relacionados con el gobierno en virtud de la Ley de Reclamaciones Falsas; 198 millones de dólares por delitos relacionados con la seguridad; 21 millones de dólares en virtud de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero; y 5,52 millones de dólares por “comisiones ilegales y sobornos”.

A mediados de 2021, sin embargo, cuando los pueblos del mundo habían comenzado a despertar a los peligros de inyectar su producto en sus cuerpos, AstraZeneca había cosechado los beneficios de sus contratos secretos con los gobiernos de esos pueblos, habiendo acordado acuerdos para vender 100 millones de dosis de su “vacuna” al Reino Unido, 400 millones de dosis a Europa, 700 millones de dosis a los EE.UU. y la Alianza de Vacunas GAVI, y mil millones de dosis a la India. Gracias a estos contratos, el beneficio neto de AstraZeneca en el segundo trimestre de 2020 ascendió a 581,18 millones de libras, frente a los apenas 99,94 millones del mismo trimestre del año anterior. Pero la partida de dinero por vidas estaba servida. En noviembre de 2021, AstraZeneca, que vendió 1.640 millones de libras de su “vacuna” en los primeros 9 meses de 2021, anunció que renegaba de su promesa de vender a precio de coste “mientras durase la pandemia”, que ahora declaraba en “fase endémica”. Un año más tarde, AstraZeneca retiró su solicitud de aprobación de su “vacuna” por los reguladores estadounidenses.

En el Reino Unido, sin embargo, las reacciones adversas a los medicamentos (RAM) a la “vacuna” de Oxford/AstraZeneca fueron tan numerosas que ni siquiera el DHSC, el SAGE, la MHRA y el NHS pudieron negarlas por completo, y sólo se han administrado 59.700 dosis como parte de la tercera campaña y las campañas de “refuerzo” del programa de vacunación del Reino Unido. Pero las lesiones y muertes tras la inyección siguieron aumentando. Según los informes de la “Tarjeta Amarilla” de reacciones adversas a medicamentos y muertes enviados a la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios, entre el 28 de julio de 2021 y el 23 de noviembre de 2022, las 259.700 dosis de la “vacuna” de AstraZeneca inyectadas al público del Reino Unido causaron otras 54.000 reacciones adversas a medicamentos y 270 muertes.

 

Fuente: Análisis de Simon Elmer de los datos de la MHRA

Fuente: Análisis de Simon Elmer de los datos de la MHRA

 

Y sin embargo, a excepción de un puñado de las 81 muertes por eventos tromboembólicos (coagulación de la sangre), la MHRA responsable de autorizar el uso y garantizar la seguridad de la biotecnología experimental inyectada al público del Reino Unido como “vacunas” Covid-19 sigue insistiendo en que todas estas lesiones y muertes son “naturales”, “casuales” y “esperadas”. Lo que la Agencia Reguladora no explica es cómo, si no existe una conexión causal con las inyecciones, hay una disparidad tan grande en la proporción de lesiones y muertes por dosis entre las diferentes marcas de “vacunas”, que los 169 millones de dosis inyectadas esperarían igualar. Según los informes recibidos por el MHRA, la inyección de AstraZeneca tiene un número mucho mayor de ADR por informe (3,54) que la de Pfizer (2,88). Las probabilidades de sufrir al menos una RAM por dosis también varían enormemente, ya que los inyectados con la “vacuna” de AstraZeneca tienen un 0,5% de probabilidades de sufrir una RAM por dosis, frente al 0,2% de la “vacuna” de Pfizer y el 0,19% de la de Moderna.

Además, a 23 de noviembre de 2022, la edad de los fallecidos cuyas muertes en los siete días siguientes a la inyección han sido comunicadas a la MHRA son las siguientes Menores de 18 años: 9 muertos; 18-29 años: 49 muertos; 30-39 90 muertos; 40-49: 138 muertos; 50-59: 218 muertos; 60-69: 305 muertos; 70-79: 471 muertos; 80+: 713 muertos; edad desconocida: 369 muertos. Dado que la esperanza de vida media en el Reino Unido es de 82 años, estas cifras no respaldan la afirmación de la MHRA de que estas muertes fueron “naturales”, “casuales” y “esperadas”. Por el contrario, lo que indican con rotundidad es una causalidad de distinto grado entre estas inyecciones experimentales de vectores virales y ARN mensajero y los 1,5 millones de lesiones y 2.362 muertes registradas que han causado y, respectivamente, los millones y miles de otras que no se han registrado oficialmente.

 

imagen

 

El 16 de octubre de 2020, el Reglamento de Medicamentos de Uso Humano (Coronavirus e Influenza) (Enmienda) de 2020 modificó el Reglamento de Medicamentos de Uso Humano de 2012 para permitir la autorización temporal de las vacunas Covid-19 sin licencia. Pero también amplió la inmunidad total de responsabilidad civil a los científicos, empresas farmacéuticas y profesionales médicos responsables de su fabricación, distribución y administración al público del Reino Unido. Así que Pascal Soriot, KBE, y sus compañeros caballeros y damas no tienen nada que temer de los tribunales británicos.

Por lo tanto, no es para conferir inmunidad frente al procesamiento penal por lo que los responsables de este catálogo de lesiones y muertes han sido nombrados caballeros, sino más bien frente a la investigación de los procesos e incentivos por los que han sido colocados por encima de la ley. Sir Jonathan Van Tam, Subdirector Médico de Inglaterra, se perdió su propia ceremonia de investidura porque dio positivo en la prueba del nuevo coronavirus contra el que la vacuna por cuya implantación se le concedía el título de caballero supuestamente le confería inmunidad. En realidad, la única forma de inmunidad que han desarrollado estos caballeros y damas es su propia inmunidad frente al procesamiento por crímenes contra el pueblo británico.

Como muestra del desprecio con el que considera a sus víctimas, no sólo en este país sino en todo el mundo, tras ser nombrado caballero en el Castillo de Windsor, Pascal Soriot, KBE, declaró que las preocupaciones en torno a la inyección de AstraZeneca habían sido “exageradas por los medios de comunicación” y que los incidentes de lesiones y muertes eran “extremadamente raros”. Sin embargo, “extremadamente raros”, el término también utilizado por la MHRA y la Fundación Británica del Corazón para desestimar las muertes y lesiones causadas por las “vacunas” Covid-19, es un término sin sentido médico cuando se aplica a la cuantificación del riesgo, y se utiliza en su lugar para asegurar a los aterrorizados que estas peligrosas inyecciones son seguras. También es inexacto desde el punto de vista médico.

 

Se conceden títulos de caballería a quienes el Estado británico quiere proteger de la justicia

En junio de 2022, Pascal Soriot fue nombrado caballero KBE por el entonces Príncipe Carlos de Gales en el Castillo de Windsor.

 

En mayo de 2019, la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios estimó que solo se les notifica el 10% de las Reacciones Adversas a Medicamentos graves y entre el 2% y el 4% de las RAM no graves. Según las definiciones utilizadas por el National Institute for Health and Care Excellence, un organismo público ejecutivo no departamental del Departamento de Salud y Asistencia Social de Inglaterra, las Reacciones Adversas a Medicamentos de las inyecciones de AstraZeneca están muy lejos de ser “extremadamente raras” o incluso “muy raras” (que afectan a menos de 1 de cada 10.000 personas, o un riesgo del 0,01%). Por el contrario, son “poco frecuentes” (entre 1 de cada 1.000 y 1.100 personas, o un riesgo del 0,1 al 1%) si se notifica el 100% de las reacciones adversas; “frecuentes” (entre 1 de cada 100 y 1 de cada 10 personas, o un riesgo del 1 al 10%) si se notifica el 10% de las reacciones adversas; y “muy frecuentes” (que afectan a más de 1 de cada 10 personas, o un riesgo del 10% o superior) si sólo se notifica el 2% de las reacciones adversas.

A pesar de los desmentidos de la MHRA y del NHS y de la inmunidad legal conferida por los cambios en la legislación británica, Pascal Soriot, KBE, no sólo es moralmente responsable de herir a casi un cuarto de millón de británicos y matar a 1.334 con la “vacuna” vírica-vectorial de su empresa. También está mintiendo sobre los riesgos que sigue planteando para aquellos que están suficientemente aterrorizados como para creer en el honor de los caballeros, damas, reyes y otras figuras del establishment británico. Al hacerlo, está violando el requisito legal del derecho internacional, la ley del Reino Unido y las mejores prácticas del NHS para el consentimiento informado a la intervención médica. Este es el hombre al que la monarquía británica ha decidido honrar -y proteger- con el título de caballero.

 

Bill Gates es el principal financiador de la MHRA británica y posee importantes acciones tanto en Pfizer como en BioNTech

 

Sobre el autor

Simon Elmer es doctor en Historia y Teoría del Arte. Es cofundador y director de Architects for Social Housing. También es autor de varios libros, el último de los cuales es “El camino al fascismo: Por una crítica del Estado de bioseguridad global”. En este libro, Elmer no pretende contribuir a un debate académico sobre el significado del término “fascismo”, sino más bien interrogar cómo y por qué se ha producido con tanta rapidez y facilidad el colapso moral generalizado y extendido en Occidente durante los últimos dos años y medio, y examinar con qué fines se está utilizando ese colapso.

 

Fuente:

Simon Elmer, en The Expose: Knighthoods are being given to those the UK state wants to protect from prosecution.

Te puede interesar

Contenidos

Por Anna Von Reitz Mensaje al Cardenal Mamberti, Tribunal de la Cancillería Vaticana 24 de enero de 2023, Es un hecho histórico bien establecido...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Un estudio revisado por pares y publicado en la revista BMC Infectious Diseases el 24 de enero de 2023 (1), estima...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa En un polémico vídeo “encubierto”, Jordon Trishton Walker, ejecutivo de Pfizer, confirmó a Project Veritas que la farmacéutica está optimizando el...

Contenidos

El 23 de diciembre, se anunció que Meta, la empresa matriz de Facebook, pagaría 725 millones de dólares a los usuarios estadounidenses cuya información...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY