Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Philip Mountbatten (1921-2021): Un ejemplo de cómo no portarse en la vida

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Por Robert Ingraham

Su Alteza Real Sir Philip Mountbatten (nee Battenberg) ha muerto. También conocido como Felipe Andrés de Schleswig-Holstein-Sonderberg-Glücksburg; Su Alteza Real el Príncipe Felipe de Grecia y Dinamarca; el Duque de Edimburgo, Conde de Merioneth, y Barón de Greenwich; Caballero de la Orden de Australia; y Miembro del Muy Honorable Consejo Privado de Su Majestad; y, finalmente, esposo de la Reina Isabel, la vida de Felipe sirve como antítesis absoluta para todos aquellos que buscan vivir una vida virtuosa y contribuir con algo positivo a las generaciones futuras. Su existencia parasitaria, demasiado larga, es también una acusación a los últimos vestigios del sistema oligárquico y de la cultura oligárquica degenerada que ha asolado a la humanidad durante milenios, y a los que ahora se debería poner fin.

 

Glücksburg: La Casa de la Mala Suerte

 

Normalmente, cuando una persona malvada muere, escapando de la justicia debida en esta tierra, es prudente encomendarla a la sabiduría de Dios y al recuento de la verdadera historia y no hacer más comentarios. Sin embargo, las puras tonterías idolátricas publicadas ahora sobre la vida de este cretino dictan lo contrario.

En una entrevista de 1988, en una declaración ahora infame, el Príncipe Felipe declaró: “En el caso de que me reencarne, me gustaría volver como un virus mortal, para contribuir en algo a solucionar la superpoblación.” No se trata de un simple comentario despreocupado, la arrogancia oligárquica de esta declaración es una muestra veraz de la perspectiva maltusiana de la oligarquía sobre la especie humana. Para ellos, para los que hoy lideran el esfuerzo por detener el progreso científico bajo el catecismo oligárquico de frenar el “cambio climático”, las masas no lavadas de la humanidad son una peste, un rebaño bestial que, como exigía Bertrand Russell, necesita ser “sacrificado” de vez en cuando.

 

¿Qué causa el cambio climático? El Sol, el Sistema Solar y la Galaxia, ¡no el CO2 ni los seres humanos!

 

En 1961, Felipe, junto con el ex miembro del Partido Nazi, el Príncipe Bernhard de Lippe-Biesterfeld (Holanda), fundó el Fondo Mundial para la Naturaleza anglo-holandés, que se convirtió en la mayor organización de “conservación” del mundo. La asesina agenda verde actual del Foro Económico Mundial y el Green New Deal de Joe Biden, que acabará con lo que queda de la ciencia y la industria estadounidenses, son el resultado directo de los esfuerzos que Philip y Bernhard pusieron en marcha hace 60 años.

Así que, basándose en la justicia del universo, debería asumirse que Philip Mountbatten está ahora habitando uno de los anillos del Infierno de Dante. Tras repasar cómo Philip “gastó su vida”, lo más probable es que se haya unido a los traidores y traidoras del Noveno Círculo, encerrado en el hielo congelado, mientras otros que le precedieron le roen la cabeza.

Felipe y su esposa, aparentemente todavía superviviente, también tendrán que responder ante Dios por su progenie, desde el delincuente sexual Jeffrey Epstein, amigo del Príncipe Andrés, hasta la reformada promiscua sexual y actual dama de la derecha, la Princesa Ana, y el productor de televisión fracasado y cornudo Príncipe Eduardo, hasta el heredero-aparecido y adorador de plantas, Príncipe Carlos, actual mimado de la élite fascista del Foro Económico Mundial de Davos. La reina Victoria describió en una ocasión a sus hijos como “parecidos a las ranas”, y el asunto de Felipe e Isabel parece haber llevado ese linaje real a un rango taxonómico aún más bajo.

En realidad, los 70 años de reinado de los Mountbatten-Windsor han sido de renacimiento y “reimaginación” del Imperio Británico. Desde las profundidades de 1945-1950, cuando ese Imperio parecía destinado al olvido, lo hemos visto surgir de nuevo. En particular, desde 1971, la City de Londres ha reafirmado su posición como capital mundial de las finanzas y la usura. La geopolítica británica domina ahora la realidad cotidiana de los asuntos estratégicos mundiales. El dinero británico financia el narcotráfico mundial. Un presidente estadounidense en funciones fue destituido en 2020, por orden británica, tras años de ataques británicos a su administración dirigidos por el MI-6 británico. Y nunca hemos estado más cerca de la aplicación de una agenda maltusiana desde arriba que hoy. Todo esto proviene de Londres.

La incapacidad del estadounidense promedio para reconocer la maldad mortal que reside en el corazón de alguien como Felipe, se encuentra en la ingenuidad de los estadounidenses que se imbuyen de la mortal farsa romántica de reyes, reinas y palacios, mientras que la intención real del imperio es matarnos a todos.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Lyndon LaRouche hablaba a menudo del “Principio Oligárquico”, como esa perspectiva cultural que define la naturaleza de los imperios y las élites. Olvídese del encanto fingido, de los chismes de las páginas de sociedad o de las supuestas obras de “caridad”. La perspectiva oligárquica es la que clasifica al grueso de la humanidad -incluidos tú y yo- como animales prescindibles, y afirma el derecho hereditario de los oligarcas a gobernar.

Afortunadamente, podemos encontrar nuestro propósito, nuestra misión personal, en la Declaración de Independencia: “Todos los hombres han sido creados iguales, dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables”. La República Americana no es sólo una nación comprometida con un principio que niega el gobierno oligárquico, sino que insiste en que cada ciudadano, cada ser humano, tenga la oportunidad de desarrollar sus capacidades creativas, de contribuir a la sociedad y de crear un futuro mejor. Así, la nuestra es una nación que se basa constitucionalmente en un compromiso con el progreso humano ascendente, ya que ese progreso es posible gracias a las contribuciones humanas individuales.

Que todas las nociones oligárquicas de la sociedad y la cultura sigan a Felipe a la tumba.

 

El segundo Imperio Británico: La verdad del dinero y la Ciudad Corporativa de Londres

 

Fuente:

Robert Ingraham, en LaRouche PAC: How Not to Live One’s Life – Philip Mountbatten (1921-2021).

Te puede interesar

Contenidos

La siguiente nota editorial sobre el Príncipe Felipe fue escrita por el difunto Lyndon H. LaRouche en 1994. Es tan oportuna hoy como lo...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa “El crecimiento demográfico probablemente sea la amenaza de largo plazo más grave para la supervivencia… En caso de que reencarnara, me...

Contenidos

El príncipe Felipe, marido de la reina Isabel II, falleció a los 99 años en el Castillo de Windsor el viernes por la mañana,...

Ciencia y Tecnología

Presentación de Richard Freeman, de Executive Intelligence Review, en la Conferencia del Instituto Schiller “El mundo en una encrucijada: A dos meses del nuevo...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon