Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

‘Drogas, Inc. La guerra del opio de Gran Bretaña contra el mundo’ (el libro que sigue enloqueciendo a la realeza británica)

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Al arrojar una luz brillante sobre el control londinense del comercio mundial de la droga, el libro Drogas, Inc. puso patas arriba el mundo de fantasía que percibía el negocio de la droga como redes locales controladas por criminales clandestinos. El blanqueo de dinero de la droga es un proceso vertical, diseñado desde la City de Londres, que además tiene una motivación estratégica compaginada con la promoción británica de las drogas que destruyen la mente. Al igual que en la época de las Guerras del Opio, el objetivo de los Señores de Drogas, Inc. ha sido el sometimiento de poblaciones enteras a una forma de esclavitud mental —lo que el fabiano británico Aldous Huxley describió gráficamente como un “campo de concentración de la mente”. Y de hecho, esa ha sido la política británica de larga data de Drogas, Inc.: eliminar la creatividad humana y destruir la posibilidad de un sistema de estados-nación soberanos. Como LaRouche ha explicado en numerosos lugares a lo largo de muchos años, el problema no es el pueblo de las Islas Británicas, que ha sido tan víctima del imperio como cualquiera. El problema es el “Imperio Bruto”, el aparato de las instituciones constituidas por la Corona, incluida la City de Londres y sus bancos en el extranjero, las compañías de seguros, las líneas navieras y las empresas comerciales; el aparato de propaganda; y la penetración de Wall Street y Boston.

 

 

‘Drogas, Inc. La guerra del opio de Gran Bretaña contra el mundo’ (el libro que sigue enloqueciendo a la realeza británica)

 

Por Jeffrey Steinberg

Por primera vez desde 1992, el libro bestseller clandestino de los editores de Executive Intelligence Review, que puso al descubierto el control de la monarquía británica sobre el comercio mundial de drogas ilícitas, Drogas, Inc. vuelve a imprimirse (busque los formatos y precios en la tienda de publicaciones de LaRouche). Progressive Press ha publicado una edición limitada de una versión ampliada de Drogas, Inc., publicada por primera vez en 1978, que actualiza la larga y sórdida historia del control vertical de Londres sobre el comercio ilegal de drogas de un billón de dólares al año, hasta 2009. Esta edición actualizada detalla la explosión global de la heroína y el opio procedentes de un Afganistán asolado por la Guerra de los Treinta Años, de origen británico, y la aparición de los cárteles de la droga mexicanos, masivamente armados, que operan libremente, justo en la frontera con Estados Unidos.

El material actual se ha extraído de la cobertura exclusiva y continua de EIR sobre estos acontecimientos.

También destaca el papel del londinense George Soros, en la promoción de la legalización de la droga dentro de los Estados Unidos, ya que dirige sus propios fondos de cobertura con sede en las Antillas Holandesas, para desviar el dinero del mercado negro a través del sistema monetario mundial.

Soros, cuya carrera se inició con el capital inicial de Rothschild, es también uno de los numerosos canales británicos de influencia y control sobre el presidente Barack Obama y el Partido Demócrata, a través de su Instituto de la Sociedad Abierta y la Alianza para la Democracia; esta última, un club corrupto de multimillonarios de gestores de fondos de cobertura y otros especuladores financieros vinculados al sistema offshore anglo-holandés.

 

 

El momento perfecto

Lo que hace que el momento de la nueva edición de Drogas, Inc. sea tan espectacularmente preciso es el inminente colapso final del propio sistema financiero global centrado en el Grupo Inter-Alpha del actual Imperio Británico, que prospera con los ingresos de la droga, como los vampiros prosperan con la sangre humana. El Grupo Inter-Alpha, desde su fundación en 1971, como un cártel bancario a nivel europeo dirigido por los círculos de Lord Jacob Rothschild, ha estado en el centro mismo de la Ciudad de Londres de la monarquía británica y del imperio monetario offshore. En su pico reciente, Inter-Alpha controlaba el 70% de los activos bancarios del mundo. Los billones de dólares anuales en dinero de la droga y otros fondos criminales, que alimentan la actual Guerra del Opio británica contra el mundo, constituyen una parte vital de ese sistema offshore. Y sin el sistema Inter-Alpha, los trillones de narcodólares no tienen dónde ir.

La relación simbiótica entre el sistema financiero internacional centrado en la City de Londres y Drogas, Inc. fue subrayada por Antonio Maria Costa, que hasta hace poco era el director ejecutivo de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD). Tras el estallido de la burbuja financiera mundial en 2007-08, Costa destacó el papel central que desempeñaba el dinero de la droga para mantener ese sistema financiero especulativo en pie.

En una entrevista concedida el 27 de enero de 2009 al semanario austriaco Profil, Costa observó con franqueza “En muchos casos, el dinero de la droga es actualmente el único capital de inversión líquido para comprar bienes inmuebles, por ejemplo. En la segunda mitad de 2008, la liquidez era el mayor problema que tenía el sistema bancario y, por tanto, este capital líquido [de los flujos de droga] se convirtió en un factor importante”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En el sitio web de la ONUDD, Costa subrayó que “con la crisis bancaria que ahoga los préstamos, estos grupos criminales ricos en efectivo han surgido como las únicas fuentes de crédito”.

Aunque Costa identificó correctamente la adicción del sistema financiero a los ingresos de la droga de sus lejanas plantaciones de opio, cocaína y marihuana, olvidó mencionar otra característica fundamental del aparato de Drogas, Inc. que tiene consecuencias operativas inmediatas.

Drogas, Inc. depende totalmente de los centros financieros extraterritoriales británicos para blanquear sus billones de dólares en ingresos criminales. Sin el control de Londres sobre estos centros offshore, Drogas, Inc. se ahogaría con sus propios ingresos en efectivo.

Ahora, con los acontecimientos que se están produciendo en Irlanda, España, Portugal, Grecia e Italia, todo el sistema Inter-Alpha está en las últimas. Y todo el dinero de la droga en el planeta no podría rescatar a los banqueros de su estado de quiebra. Si el Grupo Inter-Alpha, y todo lo que representa, se va a la quiebra, entonces la propia Drogas, Inc. está condenada.

 

 

La rabia de la Corona contra LaRouche

Desde la publicación de la primera edición de Drogas, Inc. en 1978, la familia real británica y todo su aparato de inteligencia y cortesano se han ensañado con Lyndon LaRouche, el fundador y editor colaborador de EIR, y el hombre que encargó el expediente de Drogas, Inc. en primer lugar.

Antes de la publicación de Drogas, Inc. se desconocía en gran medida el dominio de Gran Bretaña sobre el comercio mundial de drogas, a pesar de la historia de las Guerras del Opio del siglo XIX de la Compañía Británica de las Indias Orientales contra China. Las fuerzas del orden y las agencias de inteligencia de todo el mundo consideraban el comercio mundial de drogas desde la base, como una función de las redes criminales clandestinas, que operaban en la sombra. Incluso después de la ruptura, en agosto de 1971, del sistema de tipos de cambio fijos de Bretton Woods de Franklin Roosevelt, y la posterior explosión de la desregulación bancaria, que llevó a la aparición de centros financieros extraterritoriales como las Islas Caimán, las Antillas Holandesas, las Islas del Canal, la Isla de Man y Dubai, la presunción permanente era que el dinero de la droga se blanqueaba a través de maletas con dinero en efectivo, depositadas en casinos de juego, y pasadas de contrabando a través de las fronteras en las bodegas de los barcos, y en compartimentos ocultos en coches y camiones.

Si los bancos estaban implicados, era el resultado de la corrupción individual de los directores de las sucursales y los cajeros.

Drogas, Inc. puso patas arriba ese mundo de fantasía y arrojó una luz brillante sobre el control londinense del comercio mundial de la droga. Y, junto con el mensaje de que el blanqueo de dinero de la droga es un proceso de arriba abajo, diseñado desde la City de Londres, Drogas, Inc. también abordó el motivo estratégico detrás de la promoción británica de las drogas que destruyen la mente. Al igual que en la época de las Guerras del Opio, el objetivo de los Señores de Drogas, Inc. era el sometimiento de poblaciones enteras a una forma de esclavitud mental —lo que el fabiano británico Aldous Huxley describió gráficamente como un “campo de concentración de la mente”.

Hablando en nombre de la oligarquía británica en 1961, Huxley dijo a una audiencia en la Escuela de Medicina de la Universidad de California en San Francisco:

“Habrá, en la próxima generación más o menos, un método farmacológico para hacer que la gente ame su servidumbre y producir una dictadura sin lágrimas, por así decirlo. Produciendo una especie de campo de concentración indoloro para sociedades enteras, de modo que a la gente, de hecho, se le quitarán sus libertades, pero más bien lo disfrutarán, porque estarán distraídos de cualquier deseo de rebelión por la propaganda, o el lavado de cerebro, o el lavado de cerebro mejorado por métodos farmacológicos. Y esta parece ser la revolución final”.

Esta fue, de hecho, la política británica de larga data de Drogas, Inc.: eliminar la creatividad humana y destruir la posibilidad de un sistema de estado-nación soberano.

LaRouche y el EIR se ganaron el odio instantáneo y profundo de la Corona británica, desde el día en que Dope, Inc. salió a la calle en 1979. En pocos meses, se lanzó una campaña de calumnias, caos e intentos de asesinato contra LaRouche, lo que llevó, en última instancia, a que LaRouche fuera procesado y encarcelado en 1989 por el presidente anglófilo George H.W. Bush.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En el transcurso de la guerra de Londres para silenciar a su enemigo más potente, se expuso necesariamente una vasta red de activos e incautos, desde el abogado mafioso Roy Cohn, hasta la Liga Antidifamación de B’nai Brith, pasando por el libertario anglófilo William F. Buckley Jr. y el espía de Wall Street John Train, hasta el último presidente de la Unión Soviética, Mijaíl Gorbachov.

El rastreo de estas redes implicadas en la persecución de LaRouche y sus asociados siempre conducía a la misma dirección: ¡la Corona británica!

 

El imperio ‘brutánico’

Como LaRouche ha explicado en numerosos lugares a lo largo de muchos años, la cuestión no es el pueblo de las Islas Británicas, que ha sido tan víctima del imperio como cualquiera. La cuestión es el “Imperio Bruto”, el aparato de las instituciones constituidas por la Corona, incluida la City de Londres y sus bancos en el extranjero, las compañías de seguros, las líneas navieras y las empresas comerciales; el aparato de propaganda; y la penetración de Wall Street y Boston, donde las principales familias, como la familia Weld del fiscal federal de LaRouche, William Weld, hicieron sus fortunas como socios menores de la Compañía Británica de las Indias Orientales en el comercio del opio, que se remonta a la época de los clíperes de los siglos XVIII y XIX.

Es oportuno que Dope, Inc. vuelva a estar disponible para el público estadounidense en este momento. El Imperio Británico está en las últimas, ya que el propio Grupo Inter-Alpha se está ahogando bajo el colapso de la mayor burbuja financiera de la historia, incluso cuando la Guerra del Opio de Londres contra la humanidad tiene como objetivo a las naciones de todos los continentes con sus venenos asesinos de la mente, a una escala sin precedentes. Ahora, más que nunca, Dope, Inc. es un manual de combate imprescindible para cualquiera que quiera sobrevivir a la desintegración de ese imperio del mal, y asegurarse de que la civilización no se hunda con él.

 

 

Del Mediterráneo al Atlántico: El imperio anglo-veneciano de la nobleza negra

 

Fuente:

Jeffrey Steinberg / Executive Intelligence Review: Dope, Inc.: Britain’s Opium War Against the World — The Book That Still Drives British Royals Mad.; 3 de diciembre de 2010.

Te puede interesar

Actores

Durante su reciente visita al Reino Unido, Bill Gates fue abucheado por multitudes que exigían su arresto debido a su rol protagónico en la...

Contenidos

En una entrevista en 2012, el estadista y economista Lyndon LaRouche habló así sobre la nobleza negra anglo-veneciana y su estrategia de guerra de...

Contenidos

En esta presentación (1), el escritor e investigador Cesáreo Jarabo revisa diversas fuentes historiográficas para trazar los vínculos de la masonería con la agenda...

Contenidos

Helga Zepp-LaRouche: Las soluciones por delante; Blair, Darroch, Economist; el papel de Narcotráfico SA en Afganistán.     Fuente: EIR: Informe semanal: ¡Vaya histeria...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon