La evidencia no vincula al hoy acaecido pedófilo Jeffrey Epstein directamente a una sola agencia de inteligencia, sino a una red que vincula a miembros clave del Mega Group, políticos y funcionarios tanto en los EE.UU. como en Israel, y una red de crimen organizado con profundos negocios e inteligencia y lazos en ambas naciones. El Mega Group, un grupo secreto de multimillonarios, fue fundado en 1991 por Charles Bronfman y Leslie Wexner, el último de los cuales recibió un considerable escrutinio mediático tras el arresto en julio de su ex protegido Jeffrey Epstein. Los perfiles mediáticos del grupo lo describen como “un club poco organizado de 20 de los empresarios judíos más ricos e influyentes del país” centrado en la “filantropía y la judeidad”, con cuotas de membresía de más de $ 30,000 por año. Sin embargo, varios de sus miembros más destacados tienen vínculos con el crimen organizado. Quizás el mejor ejemplo de cómo las conexiones entre muchos de estos personajes a menudo se entrelazan, es el caso de Ronald Lauder, un miembro de Mega Group, ex miembro de la administración Reagan, y donante desde hace mucho tiempo del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y el Partido Likud de Israel, así como viejo amigo de Donald Trump y Roy Cohn.

 

Este artículo fue originalmente publicado por Whitney Webb en Mint Press News el 7 de agosto de 2019, dos días antes de la supuesta “muerte por suicidio” de Jeffrey Epstein en una cárcel de Nueva York mientras esperaba juicio.

Como pedófilo multimillonario y presunto traficante sexual, Jeffrey Epstein se encuentra en prisión, han continuado apareciendo informes sobre sus vínculos informados con la inteligencia, sus lazos financieros con varias compañías y fundaciones “caritativas”, y sus amistades con los ricos y poderosos, así como con políticos del más alto nivel.

Mientras que la Parte I y la Parte II de esta serie titulada “El escándalo de Jeffrey Epstein: demasiado grande para fracasar”, se han centrado en la naturaleza generalizada de las operaciones de chantaje sexual en la historia estadounidense reciente y sus vínculos con las altas esferas del poder político estadounidense y la comunidad de inteligencia estadounidense, un aspecto clave de la propia operación de tráfico sexual y chantaje de Epstein que merece ser examinada son los lazos de Epstein con la inteligencia israelí y sus lazos con la facción filántropa “informal” pro-Israel conocida como “el Mega Grupo”, “Mega Group”, o “Grupo Mega.”

El papel del Mega Group en el caso de Epstein ha atraído cierta atención, ya que el principal patrocinador financiero de Epstein durante décadas, el multimillonario Leslie Wexner, fue uno de los fundadores del grupo que une a varios empresarios conocidos con una inclinación pro-israelí y etno-filantrópica (es decir, filantropía que beneficia a un solo grupo étnico o etnoreligioso). Sin embargo, como mostraré en este informe, otro factor de unión entre los miembros de Mega Group son los lazos profundos con el crimen organizado, específicamente la red de crimen organizado discutida en la Parte I de esta serie, que fue dirigida en gran parte por el notorio mafioso estadounidense Meyer Lansky.

En virtud del papel de muchos miembros de Mega Group como principales donantes políticos tanto en los EE.UU. como en Israel, varios de sus miembros más notables tienen vínculos estrechos con los gobiernos de ambos países, así como con sus comunidades de inteligencia. Como lo mostrarán este informe y un informe posterior, el Mega Group también tenía vínculos estrechos con dos hombres de negocios que trabajaban para el Mossad de Israel, Robert Maxwell y Marc Rich, así como con los principales políticos israelíes, incluidos los primeros ministros pasados y presentes con profundos vínculos con la comunidad de inteligencia de Israel.

Uno de esos hombres de negocios que trabajan para el Mossad, Robert Maxwell, se discutirá en detalle en este informe. Maxwell, quien era socio comercial del cofundador de Mega Group, Charles Bronfman, ayudó al exitoso complot del Mossad para plantar una trampilla en el software creado por los EE.UU. que luego se vendió a gobiernos y empresas de todo el mundo. El éxito de ese complot se debió en gran medida al papel de un asociado cercano del entonces presidente Ronald Reagan y un político estadounidense cercano a Maxwell, que más tarde ayudó a Reagan a encubrir el escándalo de Irán Contra.

Años después, la hija de Maxwell, Ghislaine Maxwell, se uniría al “círculo íntimo” de Jeffrey Epstein al mismo tiempo que Epstein financiaba un programa de software similar que ahora se comercializa para infraestructura electrónica crítica en los Estados Unidos y en el extranjero. El círculo Maxwell-Epstein tiene conexiones profundas y problemáticas con la inteligencia militar israelí, con asociados de la administración Trump y el Mega Group.

 

Video: Trump de fiesta con el pedófilo Epstein, y más evidencias de sus vínculos con el Mossad

Epstein parece tener vínculos con la inteligencia israelí y tiene vínculos bien documentados con políticos israelíes influyentes y el Mega Group. Sin embargo, esas entidades no están aisladas en sí mismas, ya que muchas también se conectan a la red del crimen organizado y a los poderosos presuntos pedófilos discutidos en entregas anteriores de esta serie.

Quizás la mejor ilustración de cómo las conexiones entre muchos de estos personajes a menudo se entrelazan, puede verse en el caso de Ronald Lauder: un miembro de Mega Group, ex miembro de la administración Reagan, donante desde hace mucho tiempo del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y el Partido Likud de Israel, así como un viejo amigo de Donald Trump y Roy Cohn.

 

De heredero de cosméticos a actor político

Un cliente y amigo a menudo ignorado pero famoso de Roy Cohn es el heredero multimillonario de la fortuna cosmética de Estee Lauder, Ronald Lauder. Lauder a menudo es descrito en la prensa como un “importante filántropo judío” y presidente del Congreso Judío Mundial, aunque sus muchos perfiles mediáticos tienden a dejar de lado su pasado altamente político.

En una declaración dada por Lauder a la reportera del New York Times Maggie Haberman en 2018, el heredero de cosméticos señaló que conoce a Trump desde hace más de 50 años, desde al menos principios de la década de 1970. Según Lauder, su relación con Trump comenzó cuando Trump era estudiante de la Wharton School de la Universidad de Pennsylvania, a la que también asistió Lauder.

trump y lauder

El presidente electo Trump camina con Ronald Lauder después de reunirse en Mar-a-Lago, el 28 de diciembre de 2016, en Palm Beach, Florida. Evan Vucci | AP.

Aunque la naturaleza exacta de su temprana amistad no está clara, es evidente que compartieron muchas de las mismas conexiones, incluso con el hombre que más tarde los consideraría a ambos como sus clientes, Roy Cohn. Si bien se ha dicho mucho sobre los lazos entre Cohn y Trump, Cohn era particularmente cercano a la madre de Lauder, Estee Lauder (nacida Josephine Mentzer). Estee incluso fue contado entre los amigos más destacados de Cohn en su obituario del New York Times.

Un indicio de la relación Lauder-Cohn apareció brevemente en un artículo de 2016 en Politico sobre una cena de 1981 celebrada en la casa de fin de semana de Cohn en Greenwich, Connecticut. A la fiesta asistieron los padres de Ronald Lauder, Estee y Joe, así como Trump y su entonces esposa Ivana, quienes tenían una casa de fin de semana a solo dos millas de distancia. La fiesta se celebró poco después de que Cohn ayudó a Reagan a asegurar la presidencia y cuando este había alcanzado el apogeo de su influencia política. En la fiesta, Cohn ofreció un brindis por Reagan y por el entonces senador por Nueva York Alfonse D’Amato, quien más tarde instaría a Ronald Lauder a postularse para un cargo político.

Dos años después, en 1983, Ronald Lauder, cuya única experiencia profesional en ese momento era trabajar para la compañía de cosméticos de sus padres, fue designado para servir como Subsecretario Adjunto de Defensa de los Estados Unidos para Asuntos Europeos y de la OTAN. Poco después de su nombramiento, sirvió en el Comité de Tributo a la Cena para una cena organizada por la organización judía fraterna y fuertemente pro-israelí B’nai B’rith, la organización matriz de la controvertida Liga Anti-Difamación (ADL), en honor a Roy Cohn. El influyente padre de Cohn, Albert Cohn, fue el presidente durante mucho tiempo del poderoso cabildo de Nueva Inglaterra-Nueva York de B’nai B’rith y el propio Roy Cohn fue miembro del la Logia de Banca y Finanzas de B’nai B’rith.

La cena buscó específicamente honrar a Cohn por su defensa pro-Israel y sus esfuerzos para “fortalecer” la economía de Israel, y sus presidentes honorarios incluyeron al magnate de los medios Rupert Murdoch, Donald Trump y el entonces jefe de Bear Stearns Alan Greenberg, todos los cuales están conectados a Jeffrey Epstein.

Durante su tiempo como subsecretario de defensa adjunto, Lauder también fue muy activo en la política israelí y ya se había convertido en un aliado del entonces representante israelí ante las Naciones Unidas y futuro primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu. Lauder pasaría a ser una de las personas más importantes en el ascenso al poder de Netanyahu, particularmente durante su victoria en 1996, y un importante financista del partido derechista Likud de Israel.

En 1986, el año en que murió Roy Cohn, Lauder dejó su cargo en el Pentágono y se convirtió en el embajador de los Estados Unidos en Austria, donde su mandato se vio influido por sus enfrentamientos con el entonces presidente austríaco y ex colaborador nazi, Kurt Waldheim. El interés de Lauder en la política austriaca ha continuado durante los últimos años, culminando en acusaciones de que intentó manipular las elecciones austriacas en 2012.

Después de dejar su embajada, Lauder fundó la Fundación Ronald S. Lauder en 1987 y luego se postuló para alcalde de Nueva York contra Rudy Giuliani en 1989. Lauder fue alentado a postularse por el entonces senador Alfonse D’Amato, que tenía estrechos lazos a Roy Cohn y su socio legal de mucho tiempo Tom Bolan, quien fue el asesor de D’Amato. En la mencionada cena de 1983 B’nai B’rith en honor a Cohn, D’Amato fue el orador principal.

La razón probable era que a Giuliani, aunque alguna vez un aliado de la “máquina Roy Cohn”, no les simpatizaba a los asociados tardíos de Cohn por haber enjuiciado al ex socio legal de Cohn, Stanley Friedman, por extorsión, conspiración y otros cargos. Giuliani también tenía una historia de desacuerdos con D’Amato. La campaña principal de Lauder, aunque no tuvo éxito, se destacó por su crueldad y su costo, ya que consumió más de $ 13 millones.

Unos años más tarde, a principios de la década de 1990, Lauder se uniría a un grupo recién formado que ha evadido por mucho tiempo el escrutinio de los medios pero que recientemente se ha vuelto interesante en relación con el escándalo de Jeffrey Epstein: el Mega Group.

 

Lauder, Epstein y el misterioso pasaporte austriaco

Antes de llegar al Mega Group, vale la pena señalar un acto en particular aparentemente realizado por Lauder mientras era embajador de EE.UU. en Austria que recientemente salió a la luz en relación con el arresto a principios de julio de Jeffrey Epstein, un hallazgo reportado por primera vez por el periodista Edward Szall cuando la policía descubrió recientemente un pasaporte austríaco con la foto de Epstein y un nombre falso después de allanar su residencia en Manhattan. La fuente y el propósito del pasaporte quedaron bajo escrutinio mediático.

Según Associated Press, los abogados defensores de Epstein argumentaron específicamente que “un amigo se lo dio a él Epstein en la década de 1980 después de que algunos judíos-estadounidenses fueron informados informalmente para llevar una identificación con un nombre no judío cuando viajaban internacionalmente durante un período en que los secuestros eran más comunes.” Esta afirmación parece estar relacionada con las preocupaciones que siguieron al secuestro del vuelo 139 de Air France en 1976, cuando los rehenes israelíes y judíos fueron separados de otros rehenes en gran parte debido a los pasaportes en su posesión.

Dado que Epstein no pudo cumplir con los requisitos convencionales para un pasaporte austriaco, incluida la residencia a largo plazo en Austria (el pasaporte lo enumera como residente de Arabia Saudita) y la fluidez en alemán, parece que la única forma de adquirir un pasaporte austriaco tendría que ser por medios no convencionales, lo que significa que fue asistido por un funcionario austríaco o diplomático extranjero bien conectado con influencia en Austria.

Ronald Lauder

Ronald Lauder, derecha, y el canciller austriaco Viktor Klima posan con estudiantes de la escuela Lauder Chabad en Viena, Austria en 1999. Martin Gnedt | AP

Lauder, entonces embajador en Austria para la administración Reagan, habría estado bien posicionado para adquirir dicho pasaporte, particularmente por la razón citada por los abogados de Epstein de que los judíos estadounidenses podrían ser atacados durante el viaje, y a la luz de las preocupaciones muy públicas de Lauder sobre las amenazas que enfrentan los judíos de ciertos grupos terroristas. Además, el pasaporte fue emitido en 1987, cuando Lauder todavía se desempeñaba como embajador.

Además, Lauder estaba bien conectado con el antiguo mecenas de Epstein, el ex jefe de Bear Stearns, Alan Greenberg, quien había contratado a Epstein a fines de la década de 1970 inmediatamente después de que este último fuera despedido de la Escuela Dalton, y Donald Trump, otro amigo de Lauder y Greenberg, quien comenzó su amistad con Epstein en 1987, el mismo año en que se emitió el pasaporte austríaco falso. En 1987, Epstein también comenzó su relación con su principal financiero, Leslie Wexner, quien también está estrechamente relacionado con Lauder (aunque algunas fuentes afirman que Epstein y Wexner se conocieron por primera vez en 1985, pero que su sólida relación comercial no se estableció hasta 1987).

Aunque el abogado defensor de Epstein se negó a revelar la identidad del “amigo” que le proporcionó el pasaporte austríaco falso, Lauder estaba bien posicionado para adquirirlo en Austria y también estaba profundamente conectado con el Mega Group, que fue cofundado por el mecenas de Epstein, Leslie Wexner, con quien Epstein tiene muchas conexiones. Estas conexiones tanto con el gobierno austriaco como con el mentor de Epstein hacen que Lauder sea la persona más probable que haya adquirido el documento en nombre de Epstein.

Además, Epstein y los lazos del Mega Group con la agencia de inteligencia israelí, Mossad, también sugieren que Lauder estuvo involucrado en la obtención del pasaporte, a la luz de sus estrechos vínculos con el gobierno israelí y el hecho de que Mossad tiene un amplio historial de uso de embajadores en el extranjero para obtener pasaportes extranjeros falsos para sus operativos.

Se alega que el propio Lauder tiene vínculos con el Mossad, ya que es un financiador de IDC Herzliya, una universidad israelí estrechamente asociada con el Mossad y sus reclutadores, así como con la inteligencia militar israelí. Lauder incluso fundó la Escuela de Gobierno, Diplomacia y Estrategia Lauder de IDC Herzliya.

Además, Lauder cofundó la red de transmisión CETV de Europa del Este con Mark Palmer, un ex diplomático estadounidense, asesor de Kissinger y redactor de discursos de Reagan. Palmer es mejor conocido por cofundar el National Endowment for Democracy (NED), una organización que a menudo se describe como un accesorio para la inteligencia de los EE.UU. y cuyo primer presidente confesó al Washington Post que “mucho de lo que hacemos hoy se hizo de manera encubierta hace 25 años por la CIA.” Un informe de 2001 en el Evening Standard señaló que Epstein afirmó una vez que durante la década de 1980 trabajó para la CIA, pero Epstein luego se alejó de esa afirmación.

 

Los orígenes de la Mafia de Mega Group

El Mega Group, un grupo secreto de multimillonarios al que pertenece Lauder, fue formado en 1991 por Charles Bronfman y Leslie Wexner, el último de los cuales recibió un considerable escrutinio mediático tras el arresto en julio de su ex protegido Jeffrey Epstein. Los perfiles mediáticos del grupo lo describen como “un club poco organizado de 20 de los empresarios judíos más ricos e influyentes del país” centrado en la “filantropía y la judeidad”, con cuotas de membresía de más de $ 30,000 por año. Sin embargo, varios de sus miembros más destacados tienen vínculos con el crimen organizado.

Los miembros de Mega Group fundaron y / o están estrechamente asociados con algunas de las organizaciones pro-israelíes más conocidas. Por ejemplo, los miembros Charles Bronfman y Michael Steinhardt formaron Birthright Taglit con el respaldo del entonces primer ministro Benjamin Netanyahu. Steinhardt, un ateo, ha declarado que su motivación para ayudar a fundar el grupo era hacer avanzar su propia creencia de que la devoción y la fe en el estado de Israel deberían servir como “un sustituto de la teología judía.”

Otros grupos conocidos asociados con el Mega Group incluyen el Congreso Judío Mundial —cuyo ex presidente, Edgar Bronfman, y el actual presidente, Ronald Lauder, son miembros del Mega Group— y B’nai B’rith, particularmente su spin-off conocido como la Liga Anti-Difamación (ADL). Los hermanos Bronfman fueron los principales donantes de la ADL, con Edgar Bronfman sirviendo como vicepresidente nacional honorario de la ADL durante varios años.

shimon peres

El ex presidente israelí Shimon Peres, segundo desde la izquierda, escucha a Edgar Bronfman durante un almuerzo de 1995 lanzado en honor de Peres. De izquierda a derecha: Laurence Tisch (presidente y director ejecutivo de CBS), Itamar Rabinowitz (Embajador de Israel en los Estados Unidos) y Edgar Bronfman (vicepresidente nacional honorario de la ADL). Foto: David Karp | AP

Cuando Edgar Bronfman murió en 2013, el Director de ADL de mucho tiempo, Abe Foxman, dijo: “Edgar fue durante muchos años Presidente de nuestra División de la Industria del Licor, Presidente de nuestra Campaña de Nueva York y uno de nuestros benefactores más importantes.” Otros miembros de Mega Group que son donantes y partidarios principales de ADL incluyen a Ronald Lauder, Michael Steinhardt y el fallecido Max Fisher. Como se mencionó anteriormente, el padre de Roy Cohn fue durante mucho tiempo el líder del influyente capítulo de Nueva Inglaterra-Nueva York de B’nai B’rith y más tarde fue un miembro famoso de su logia bancaria y financiera.

Además, los miembros de Mega Group también han sido jugadores clave en el lobby pro-Israel en los Estados Unidos. Por ejemplo, Max Fisher, del Mega Group, fundó la National Jewish Coalition, ahora conocida como la Republican Jewish Coalition, el principal grupo de cabildeo político neoconservador pro-israelí, conocido por su apoyo a las políticas hawkish, y cuyos patrones principales actuales, Sheldon Adelson y Bernard Marcus, se encuentran entre los principales donantes de Donald Trump.

Aunque Mega Group solo ha existido oficialmente desde 1991, Sam Bronfman, el padre de los miembros de Mega Group, Edgar y Charles Bronfman, fue pionero en el uso de la “filantropía” para proporcionar cobertura para actividades de cabildeo o negocios más inescrupulosaos. Mientras que otras élites norteamericanas como J.D. Rockefeller habían usado previamente donaciones filantrópicas como un medio para lavar su reputación, el enfoque de Bronfman hacia la filantropía fue único porque se centró en dar donar específicamente a otros miembros de su propio origen etnoreligioso.

Sam Bronfman, como se detalló en la Parte I de esta serie, tenía vínculos profundos de larga data con el crimen organizado, específicamente el sindicato del crimen organizado de Meyer Lanksy. Sin embargo, la ambición privada de Bronfman, según sus allegados, era convertirse en un miembro respetado de la alta sociedad. Como consecuencia, Bronfman trabajó duro para eliminar la mancha que sus asociaciones de la mafia habían dejado en su reputación pública en Canadá y en el extranjero. Logró esto al convertirse en un líder del movimiento sionista de Canadá y, a fines de la década de 1930, era jefe del Congreso Judío Canadiense y había comenzado a hacerse un nombre como filántropo por causas judías.

Sin embargo, incluso parte del activismo y la filantropía de Bronfman tenía indicios de la reputación de mafioso que tanto intentó sacudir. Por ejemplo, Bronfman participó activamente en el envío ilegal de armas a los paramilitares sionistas en Palestina antes de 1948, específicamente como cofundador de la Conferencia Nacional para la Rehabilitación Israelí y Judía que contrabandeó armas al grupo paramilitar Haganah.

Mientras Bronfman apostó por el contrabando ilegal de armas a la Haganah, sus asociados en el inframundo criminal estaban haciendo lo mismo. Después de la Segunda Guerra Mundial, los ayudantes cercanos de David Ben-Gurion, quien más tarde se convertiría en el primer primer ministro de Israel y fue instrumental en la fundación del Mossad, forjaron relaciones muy unidas con Meyer Lansky, Benjamin “Bugsy” Siegel, Mickey Cohen y otros gángsters judíos de la época. Utilizaron sus redes clandestinas para establecer una vasta red de contrabando de armas entre los Estados Unidos y los asentamientos sionistas en Palestina, armando a los grupos paramilitares Haganah e Irgun. Como se señaló en la Parte I de este informe, al mismo tiempo que estos gángsters estaban ayudando al armamento ilegal de paramilitares sionistas, estaban fortaleciendo sus lazos con la inteligencia estadounidense que se había establecido formalmente (aunque de manera encubierta) en la Segunda Guerra Mundial.

Después de la fundación de Israel, Sam Bronfman trabajó con el futuro primer ministro israelí, Shimon Peres, para negociar la venta de armamentos canadienses a mitad de precio a Israel y la compra de armas fue pagada en su totalidad por una cena de recaudación de fondos organizada por Bronfman y su esposa. Muchos años después, Peres presentó a Ehud Barak —otro futuro primer ministro de Israel— con Jeffrey Epstein.

El resto de la marcha de la familia Bronfman en “el camino hacia la honorabilidad” fue emprendido por los hijos de Bronfman, que se casaron con familias aristocráticas como los Rothschild de Europa y la “realeza” de los Lehman y Loeb de Wall Street.

La nueva honorabilidad de los Bronfman no significaba que su asociación con el imperio criminal liderado por Lansky se hubiera disuelto. De hecho, miembros prominentes de la dinastía Seagrams fueron criticados en los años 1960 y 1970 por su estrecha asociación con Willie “Obie” Obront, una figura importante en el crimen organizado canadiense, a quien el profesor canadiense Stephen Schneider se ha referido como el Meyer Lansky de Canadá.

Sin embargo, Edgar y Charles Bronfman no fueron los únicos miembros de Mega Group con vínculos profundos y de larga data con el Sindicato Nacional del Crimen liderado por Lansky. De hecho, uno de los miembros destacados del grupo, el administrador de fondos de cobertura Michael Steinhardt, habló sobre sus propios lazos familiares con Lansky en su autobiografía “No Bull: Mi vida dentro y fuera de los mercados”, donde señaló que su padre, Sol “Red McGee” Steinhardt, fue la valla preferida de Lansky y un actor importante en el inframundo criminal de Nueva York. Sol Steinhardt también fue el primer cliente de su hijo en Wall Street y lo ayudó a impulsar su carrera en finanzas.

Los lazos entre el Mega Group y el National Crime Syndicate no terminan ahí. Otro miembro destacado del Mega Group con vínculos con esta misma red criminal es Max Fisher, quien ha sido descrito como el mentor de Wexner y también se alega que trabajó con la “Banda púrpura” de Detroit durante la Prohibición y más allá. La Pandilla Púrpura era parte de la red que cntrabandeaba el licor de Bronfman desde Canadá a los Estados Unidos durante la Prohibición, y uno de sus fundadores, Abe Bernstein, fue un socio cercano de Meyer Lansky y Moe Dalitz. Fisher fue asesor clave de varios presidentes de EE.UU., comenzando con Dwight D. Eisenhower, así como de Henry Kissinger.

henry kissinger

Max Fisher, centro, y Henry Kissinger, a la derecha, se reúnen con líderes de organizaciones judías antes del viaje de Kissinger a Oriente Medio en 1975. Henry Burroughs | AP

Además de Fisher, el Ronald Lauder de Mega Group estaba conectado con Roy Cohn y Tom Bolan, quienes estaban estrechamente asociados con esta misma red criminal liderada por Lansky (ver Parte I y Parte II. Regularmente ellos representaban a las principales figuras de la mafia en los tribunales.

Además, otro miembro del Mega Group, el director Steven Spielberg, es un conocido protegido de Lew Wasserman, el magnate de los medios conectado con la mafia y patrocinador de la película de Ronald Reagan y de su posterior carrera política, como se discute en la Parte II de esta serie.

Una sorpresiva conexión con Cohn involucra al miembro de Mega Group y al ex presidente de la firma estadounidense de armas General Dynamics, Lester Crown, cuyo cuñado es David Schine, el confidente y supuesto amante de Cohn durante las audiencias de McCarthy, cuya relación con Cohn ayudó a lograr la caída del McCartismo.

Otro miembro del Mega Group que vale la pena destacar es Laurence Tisch, propietario de CBS News durante varios años y fundador de Loews Corporation. Tisch es notable por su trabajo para la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS), el precursor de la CIA, donde Donald Barr, quien contrató a Epstein en la Escuela Dalton, también sirvió y forjó lazos con el imperio criminal de Lansky durante la Segunda Guerra Mundial.

 

Las mansiones de Wexner y el asesinato de Shapiro

Leslie “Les” Wexner, el otro cofundador de Mega Group, también tiene vínculos con el crimen organizado. Los lazos de Wexner con Jeffrey Epstein han sido objeto de escrutinio tras el reciente arresto de este último, ya que Wexner fue el único cliente reconocido públicamente del sospechoso fondo de cobertura de Epstein, la fuente de gran parte de esta riqueza, y el dueño anterior de la casa de Manhattan de $ 56 millones de Epstein, que Wexner transfirió a una entidad controlada por Epstein de forma gratuita.

Antes de que Epstein recibiera la casa, Wexner parece haber usado la residencia para algunos propósitos no convencionales, señalados en un artículo del New York Times de 1996 sobre la residencia que entonces era de Wexner, que incluía “un baño que recuerda las películas de James Bond: escondido debajo de una escalera, revestido con plomo para proporcionar refugio contra ataques y provisto de pantallas de televisión de circuito cerrado y un teléfono, ambos ocultos en un gabinete debajo del fregadero.” El artículo del Times no especula sobre el propósito de este equipo, aunque la alusión a famosos el superespía ficticio James Bond sugiere que puede haber sido utilizado para espiar a los invitados o realizar vigilancia electrónica.

El artículo de The Times de 1996 también señaló que, después de que Wexner compró la residencia por $ 13.2 millones en 1989, gastó millones más en decorar y amueblar la casa, incluida la adición del equipo electrónico a lo “James Bond” en el baño, aparentemente para no vivir nunca en él. The Times entrevistó a Epstein para el artículo, y lo citó diciendo que “nunca pasó más de dos meses allí.” The Times identificó a Epstein como “protegido y uno de los asesores financieros” de Wexner. En la entrevista Epstein también dijo que la casa le pertenecía.

Ese mismo año, Epstein estaba encargando obras de arte para la mansión Wexner de Ohio. Un artículo reciente del Times señaló que:

“En el verano de 1996, Maria Farmer estaba trabajando en un proyecto de arte para el Sr. Epstein en la mansión del Sr. Wexner en Ohio. Mientras estaba allí, el Sr. Epstein la agredió sexualmente, según una declaración jurada que la Sra. Farmer presentó a principios de este año en un tribunal federal de Manhattan. Ella dijo que huyó de la habitación y llamó a la policía, pero que el personal de seguridad del Sr. Wexner se negó a dejarla ir por 12 horas.”

“La declaración de Farmer sugiere fuertemente que, dado el comportamiento de su personal de seguridad personal en la mansión luego del presunto asalto de Epstein contra Farmer, Wexner era muy consciente del comportamiento depredador de Epstein hacia las jóvenes. Esto se ve agravado por las afirmaciones hechas por Alan Dershowitz —un ex abogado y amigo de Epstein, que también ha sido acusado de violar a niñas menores de edad— de que Wexner también ha sido acusado de violar a niñas menores de edad explotadas por Epstein en al menos siete ocasiones.”

La presencia del equipo electrónico en el baño de su casa, otras rarezas relacionadas con la casa y aspectos de los vínculos entre Epstein y Wexner sugieren que este oculta mucho más, aunque en público haya desarrollado con éxito una imagen de empresario y filántropo respetable, como otros miembros prominentes del Mega Group.

leslie wexner

Leslie Wexner y su esposa Abigail recorren la exposición “Transfiguraciones” en el Centro Wexner para las Artes. Jay LaPrete | AP

Sin embargo, los fragmentos privados de los secretos privados de Wexner han surgido ocasionalmente, solo para ser objeto de encubrimientos rápidos en medio de preocupaciones de “calumniar” al poderoso y bien conectado multimillonario “filántropo”.

En 1985, el abogado de Columbus (Ohio), Arthur Shapiro, fue asesinado a plena luz del día a quemarropa en lo que se denominó en gran medida como un “asesinato al estilo de la mafia.” El homicidio sigue sin resolverse, probablemente debido al hecho de que el jefe la policía de Columbus, James Jackson, ordenó la destrucción de documentos clave de la investigación de su departamento sobre el asesinato.

La orden de Jackson de destruir los documentos salió a la luz años después, en 1996, cuando estaba bajo investigación por corrupción. Según Columbus Dispatch, Jackson justificó de “viable y valiosa” la destrucción de un informe porque sentía que “estaba tan lleno de especulaciones sobre líderes empresariales prominentes y que era potencialmente calumnioso.” La naturaleza de esta “especulación salvaje” era que “empresarios millonarios en Columbus y Youngstown estaban vinculados al ‘asesinato al estilo de la mafia’.”

Aunque los esfuerzos de Jackson estaban destinados a mantener este informe “difamatorio” lejos de la vista del público, Bob Fitrakis —abogado, periodista y director ejecutivo del Instituto de Periodismo Contemporáneo— lo obtuvo finalmente después de que se le envió “accidentalmente” una copia del informe en 1998 como parte de una solicitud de registros públicos.

El informe, titulado “Investigación de homicidios de Shapiro: análisis e hipótesis”, nombra a Leslie Wexner como “vinculado con asociados con fama de ser figuras del crimen organizado” y también enumera los nombres del empresario Jack Kessler, ex presidente del Consejo de la ciudad de Columbus y Jerry Hammond, asociado de Wexner, y el ex miembro del Consejo de la Ciudad de Columbus, Les Wright, como también involucrado en el asesinato de Shapiro.

El informe también señaló que la firma de abogados de Arthur Shapiro —Schwartz, Shapiro, Kelm & Warren— representó a la compañía de Wexner, The Limited, y afirma que “antes de su muerte, Arthur Shapiro administró esta cuenta (The Limited) para la firma de abogados.” También señaló que, en el momento de su muerte, Shapiro “fue objeto de una investigación por parte del Servicio de Impuestos Internos porque no había presentado declaraciones de impuestos durante unos siete años antes de su muerte, y había invertido en refugios cuestionables de impuestos.” También declaró que su muerte impidió a Shapiro dar su testimonio planeado en una audiencia del gran jurado sobre estos cuestionables refugios fiscales.”

En cuanto a los supuestos vínculos de Wexner con el crimen organizado, el informe se centra en la estrecha relación comercial entre The Limited de Wexner y Francis Walsh, cuya compañía de camiones “había hecho un exceso del 90 por ciento del negocio de camiones de Limited al momento del asesinato de Shapiro”, según el informe. Walsh fue nombrado en una acusación formal en 1988 como “conspirador” del jefe de la familia criminal Genovese, Anthony “Gordo Tony” Salerno, cuyo abogado de toda la vida fue Roy Cohn; y el informe del asesinato de Shapiro declaró que Walsh “todavía se consideraba asociado de la familia criminal Genovese / LaRocca, y Walsh todavía proporcionaba transporte en camión para The Limited.”

En particular, la familia criminal genovesa ha formado durante mucho tiempo una parte clave del National Crime Syndicate, ya que su ex jefe, Charles “Lucky” Luciano, co-creó la organización criminal con su amigo cercano Meyer Lansky. Tras el encarcelamiento de Luciano y la posterior deportación de los Estados Unidos, Lansky se hizo cargo de las operaciones estadounidenses del sindicato y su asociación con los sucesores de Luciano continuó hasta la muerte de Lansky en 1983.

 

El ‘Mega’ Misterio y el Mossad

En mayo de 1997, el Washington Post reveló una historia explosiva, hace mucho tiempo olvidada, basada en una llamada telefónica interceptada entre un funcionario del Mossad en los EE.UU. y su superior en Tel Aviv que discutió los esfuerzos del Mossad para obtener un documento secreto del gobierno de los EE.UU. Según el Post, el funcionario del Mossad declaró durante la llamada telefónica que “el embajador israelí Eliahu Ben Elissar le había preguntado si podía obtener una copia de la carta entregada al líder palestino Yasser Arafat por el entonces secretario de Estado Warren Christopher el 16 de enero, el día después de que Arafat y el primer ministro israelí Binyamin Netanyahu firmaran el acuerdo de Hebrón.”

El artículo del Washington Post continuó:

“Según una fuente que vio una copia de la transcripción de la conversación de la NSA, el oficial de inteligencia, hablando en hebreo, dijo: ‘El embajador quiere que vaya a Mega para obtener una copia de esta carta.’ La fuente dijo que el supervisor en Tel Aviv rechazó la solicitud y dijo: ‘Esto no es algo para lo que usemos Mega’.”

 

La comunicación filtrada condujo a una investigación que buscaba identificar a un individuo con el nombre en clave “Mega” que el Washington Post dijo que “puede ser alguien en el gobierno de los Estados Unidos que ha brindado información a los israelíes en el pasado”, una preocupación que posteriormente produjo un resultado infructuoso en la investigación del FBI. Más tarde, el Mossad dijo que “Mega” era simplemente una palabra clave para la CIA de EE.UU., pero el FBI y la NSA no estaban convencidos de esa afirmación y creían que era un alto funcionario del gobierno de EE.UU. que potencialmente había estado involucrado alguna vez en trabajar con Jonathan Pollard, el ex-analista de inteligencia naval de EE.UU. más tarde condenado por espiar para el Mossad.

Casi un año después del estallido del escándalo de espías “Mega”, el Wall Street Journal fue el primer medio en informar sobre la existencia de una organización poco conocida de multimillonarios que se hacía llamar “informalmente” el Grupo Mega y había sido fundada antes en 1991. El informe no mencionaba el escándalo de espías que había difundido las preocupaciones sobre el espionaje israelí en los Estados Unidos solo un año antes. Sin embargo, el distintivo nombre “informal” del grupo y las conexiones de sus miembros con el Mossad y con políticos israelíes de alto rango, incluidos primeros ministros, aumentaron la posibilidad de que “Mega” no fuera un individuo, como creían el FBI y la NSA, sino un grupo.

En 1997, cuando estalló el escándalo de espías “Mega”, Netanyahu se había convertido recientemente en primer ministro de Israel después de una victoria sorpresiva, que se atribuyó en gran medida a un partidario de Netanyahu particularmente bien conectado: Ronald Lauder. Más allá de ser un donante importante, Lauder había traído a Arthur Finklestein a trabajar para la campaña de 1996 de Netanyahu, cuyas estrategias fueron acreditadas por la victoria sorpresa de Netanyahu. Netanyahu estaba lo suficientemente cerca de Lauder como para reclutar personalmente a Lauder y George Nader para que sirvieran como enviados de paz a Siria.

benjamin netanyahu

Foto: Benjamin Netanyahu y su esposa Sara con Ronald Lauder en 1997. Foto | Reuters

Nader, quien estuvo conectado con la campaña Trump 2016 y con el aliado de Trump y el fundador de Blackwater, Erik Prince, fue acusado recientemente de cargos federales de tráfico sexual infantil el mes pasado, poco después de que Jeffrey Epstein había sido arrestado por cargos similares. En el momento en que Nader fue elegido para trabajar con Lauder en nombre de Netanyahu, ya lo habían atrapado con grandes cantidades de pornografía infantil en dos ocasiones distintas, primero en 1984 y luego en 1990.

Esta fuerte conexión entre Netanyahu y Lauder durante la época del escándalo de espías de “Mega” de 1997 es importante teniendo en cuenta que Mossad responde directamente al primer ministro de Israel.

Otra posible conexión entre el Mega Group y el Mossad se debe a los lazos del Mega Group con la red criminal de Meyer Lansky. Como se detalló en la Parte I, Lansky había establecido lazos profundos con la inteligencia de los EE.UU. después de la Segunda Guerra Mundial y también estaba conectado con el Mossad a través del oficial del Mossad Tibor Rosenbaum, cuyo banco fue utilizado frecuentemente por Lansky para lavar dinero. Además, Lansky colaboró en al menos una ocasión con el notorio “superespía” del Mossad Rafi Eitan, a quien ayudó a adquirir equipos electrónicos sensibles que solo poseía la CIA pero que codiciaba la inteligencia israelí. Eitan es mejor conocido en los Estados Unidos por ser el manejador del Mossad de Jonathan Pollard.

En particular, Eitan fue la principal fuente de reclamos de que la palabra clave “Mega” utilizada por los funcionarios del Mossad en 1997 se refería a la CIA y no a una fuente potencial en el gobierno de los EE UU. que alguna vez estuvo vinculada a las actividades de espionaje de Pollard, haciendo dudosos sus reclamos en cuanto al verdadero significado del término.

Dado que la red del crimen organizado vinculada al Mega Group tenía vínculos con la inteligencia de los EE.UU. e Israel, la palabra clave “Mega” podría haberse referido a este grupo secreto de multimillonarios. Más evidencia de apoyo para esta teoría proviene del hecho de que miembros prominentes del Mega Group eran socios comerciales de los agentes del Mossad, incluido el magnate de los medios Robert Maxwell y el comerciante de productos básicos Marc Rich.

 

Los misteriosos Maxwell

La familia Maxwell se ha convertido en una fuente de renovado interés de los medios tras el arresto de Jeffrey Epstein, ya que Ghislaine Maxwell, descrita por mucho tiempo en los medios como una “socialité” británica, fue citada públicamente como la novia de Epstein por mucho tiempo, y las víctimas de Epstein, así como las ex esposas de los amigos de Epstein, han afirmado que ella era la “proxeneta” de Epstein y quien le consiguió niñas menores de edad para su operación de chantaje sexual. Se alega que Ghislaine Maxwell también participó en la violación de las niñas que consiguió para Epstein y las usó para producir pornografía infantil.

Ghislaine era la hija favorita y más joven del magnate de los medios Robert Maxwell. Maxwell, nacido Jan Ludvick Hoch, se había unido al ejército británico en la Segunda Guerra Mundial. Luego, según los autores John Loftus y Mark Aarons, influyó mucho en la decisión del gobierno checoslovaco de armar a los paramilitares sionistas durante la guerra de 1948 que resultó en la creación de Israel como estado, y el propio Maxwell también estuvo involucrado en el contrabando de partes de aviones a Israel.

Alrededor de este tiempo, el equipo de inteligencia británico MI6 se acercó a Maxwell y le ofreció una posición que Maxwell finalmente rechazó. MI6 luego lo clasificó como “sionista, leal solo a Israel” y lo convirtió en una persona de interés. Más tarde se convirtió en un agente del Mossad, de acuerdo con varios libros, entre ellos “Robert Maxwell: Superespía de Israel” de Gordon Thomas y Martin Dillon. Además, “The Samson Option: Israel’s Nuclear Arsenal and American Foreign Policy”, de Seymour Hersh, alega lazos entre Maxwell y la inteligencia israelí.

Según Victor Ostrovsky, un ex oficial de casos del Mossad:

“El Mossad estaba financiando muchas de sus operaciones en Europa con dinero robado del fondo de pensiones del periódico de Maxwell. Obtuvieron los fondos casi tan pronto como Maxwell hizo la compra del Mirror Newspaper Group con dinero prestado por el Mossad.”

 

A cambio de sus servicios, el Mossad ayudó a Maxwell a satisfacer su apetito sexual durante sus visitas a Israel, proporcionándole prostitutas, “el servicio mantenido para fines de chantaje.” Más tarde se reveló que el hotel en el que se quedó en Israel fue equipado con cámaras, lo que le permitió al Mossad adquirir “una pequeña biblioteca de videos de Maxwell en posiciones sexualmente comprometedoras.” Al igual que con la CIA, el uso del chantaje del Mossad contra amigos y enemigos está bien documentado y se sabe que es extenso.

Maxwell también era un socio cercano y amigo del “superespía” israelí Rafi Eitan, quien, como se mencionó anteriormente, era el manejador de Jonathan Pollard y que previamente había trabajado directamente con Meyer Lansky. Eitan se enteró de un nuevo software revolucionario utilizado por el gobierno de los Estados Unidos conocido como “Promis” de Earl Brian, un asociado de mucho tiempo y asistente de Ronald Reagan. Promis a menudo se considera el precursor del software “Prism” utilizado por las agencias de espionaje de hoy y fue desarrollado por William Hamilton, quien arrendó el software al gobierno de EE.UU. a través de su compañía, Inslaw, en 1982.

ariel sharon

Ariel Sharon (derecha) se reúne con Robert Maxwell en Jerusalén el 20 de febrero de 1990. Foto | AP

Según el autor y ex periodista de investigación de la BBC Gordon Thomas, Brian estaba enojado porque el Departamento de Justicia de los EE.UU. estaba usando Promis con éxito para perseguir el crimen organizado y las actividades de lavado de dinero y Eitan sintió que el programa podría ayudar a Israel. En ese momento, Eitan era el director de la ahora desaparecida agencia de inteligencia militar israelí Lekem, que reunió inteligencia científica y técnica en el extranjero de fuentes públicas y encubiertas, especialmente en relación con el programa de armas nucleares de Israel.

Se elaboró un plan para instalar una “trampilla” en el software y luego comercializar Promis en todo el mundo, proporcionando al Mossad una inteligencia invaluable sobre las operaciones de sus enemigos y aliados, al tiempo que proporciona a Eitan y Brian grandes cantidades de efectivo. Según el testimonio del ex funcionario del Mossad Ari Ben-Menashe, Brian proporcionó una copia de Promis a la inteligencia militar de Israel, que contactó a un programador israelí estadounidense que vivía en California y que luego plantó la “trampilla” en el software. Más tarde se dijo que la CIA había instalado su propia trampilla en el software, pero se desconoce si lo hicieron con una versión del software ya dañado y qué tan ampliamente se adoptó en relación con la versión de la inteligencia israelí.

Después de que se insertó la trampilla, el problema se convirtió en vender la versión defectuosa del software a los gobiernos, así como a empresas privadas de todo el mundo, particularmente en áreas de interés. Brian primero intentó comprar Inslaw y Promis y luego usar esa misma compañía para vender la versión con errores.

Sin éxito, Brian recurrió a su amigo cercano, el entonces Fiscal General Ed Meese, cuyo Departamento de Justicia luego se negó abruptamente a hacer los pagos a Inslaw estipulados por el contrato, esencialmente usando el software de forma gratuita, que Inslaw afirmó ser robados. Algunos han especulado que el papel de Meese en esa decisión fue moldeado, no solo por su amistad con Brian, sino por el hecho de que su esposa era un importante inversor en los negocios de Brian. Meese luego se convertiría en asesor de Donald Trump cuando fue presidente electo.

Inslaw se vio obligado a declararse en bancarrota como resultado de las acciones de Meese y demandó al Departamento de Justicia. Más tarde, el tribunal determinó que el departamento dirigido por Meese “tomó, convirtió, robó” el software a través de “fraude y engaños.”

Con Inslaw fuera del camino, Brian vendió el software en todo el mundo. Más tarde, Eitan reclutó a Robert Maxwell para convertirse en otro vendedor de Promis, lo que hizo notablemente bien, incluso logró vender el software a la inteligencia soviética y conspiró con el senador republicano de Texas John Tower para que el software fuera adoptado por el laboratorio del gobierno de EE.UU. en Los Alamos. Docenas de países utilizaron el software en sus sistemas informáticos mejor guardados, sin saber que el Mossad ahora tenía acceso a todo lo que Promis tocaba.

Mientras que la dependencia pasada del Mossad en la recopilación de inteligencia se había basado en las mismas tácticas utilizadas por sus equivalentes en los EE.UU. y en otros lugares, la adopción generalizada del software Promis, en gran medida a través de las acciones de Earl Brian y Robert Maxwell, le dio al Mossad una forma de reunir no solo tesoros de datos de contrainteligencia, sino también chantaje en otras agencias de inteligencia y figuras poderosas.

De hecho, la puerta trasera de Promis y la adopción por parte de las agencias de inteligencia de todo el mundo esencialmente le dieron al Mossad acceso a los tesoros de chantaje que la CIA y el FBI habían adquirido de sus amigos y enemigos durante más de medio siglo. Curiosamente, en los últimos años, el FBI ha tratado de ocultar información relacionada con la conexión de Robert Maxwell con el escándalo de Promis.

Según el periodista Robert Fisk, Maxwell también estuvo involucrado en el secuestro del Mossad del denunciante de armas nucleares israelí Vanunu Mordechai. Mordechai había intentado proporcionar a los medios información sobre el alcance del programa de armas nucleares de Israel, que finalmente fue publicado por el Sunday Times de Londres. Sin embargo, Mordechai también se había puesto en contacto con el Daily Mirror con la información, ya que el Mirror era propiedad de Maxwell y uno de sus editores extranjeros era Nicholas Davies, un socio cercano de Maxwell y supuesto operador del Mossad. El periodista Seymour Hersh alegó que Davies también había estado involucrado en tratos de armas israelíes.

Según Fisk, fue Maxwell quien contactó a la Embajada de Israel en Londres y les contó sobre las actividades de Mordechai. Esto llevó a Mordechai a ser atrapado por una agente del Mossad que lo sedujo como parte de una operación de “trampa de miel” que condujo a su secuestro y posterior encarcelamiento en Israel. Mordechai cumplió una condena de 18 años, 12 de los cuales estuvo en régimen de aislamiento.

Luego, está el tema de la muerte de Maxwell, ampliamente citado por los medios convencionales e independientes por igual como un posible homicidio. Según los autores Gordon Thomas y Martin Dillon, Maxwell había sellado su propio destino cuando intentaba amenazar a altos funcionarios del Mossad con la exposición de ciertas operaciones si no lo ayudaban a rescatar a su imperio mediático de las deudas agobiantes y las dificultades financieras. Muchos de los acreedores de Maxwell, que estaban cada vez más disgustados con el magnate de los medios, eran israelíes y varios de ellos estaban acusados de estar conectados al Mossad.

Thomas y Dillon argumentan en su biografía de la vida de Maxwell que el Mossad sintió que Maxwell se había convertido en una responsabilidad más que un operador y lo mató en su yate tres meses después de que exigió el rescate. En el otro extremo están las teorías que sugieren que Maxwell se suicidó debido a las dificultades financieras que enfrentó su imperio.

Ghislaine Maxwell

Ghislaine Maxwell, la hija de Robert Maxwell, a la derecha, contempla su ataúd descargado de un avión en Jerusalén, el 8 de noviembre de 1991. Heribert Proepper | AP

Algunos han tomado el funeral de Maxwell celebrado en Israel como la confirmación “oficial” del servicio de Maxwell al Mossad, ya que fue comparado con un funeral de estado y asistieron no menos de seis servidores y ex jefes de inteligencia israelí. Durante su funeral en Jerusalén, el primer ministro israelí Yitzhak Shamir lo elogió y declaró: “Ha hecho más por Israel de lo que se puede decir hoy.” Otros elogios fueron dados por los futuros primeros ministros Ehud Olmert (entonces Ministro de Salud) y Shimon Peres, y este último también elogió los “servicios” de Maxwell en nombre de Israel.

 

Nadando en el mismo pantano

A medida que construyó su imperio comercial, e incluso se convirtió en miembro del Parlamento, Maxwell también estaba trabajando para la inteligencia israelí, ya que varias de las compañías israelíes en las que invirtió se convirtieron en frentes para el Mossad. Además, cuando se convirtió en un magnate de los medios, desarrolló una amarga rivalidad con Rupert Murdoch, un amigo cercano de Roy Cohn y una figura influyente en los medios estadounidenses y británicos.

Maxwell también se asoció con los hermanos Bronfman, Edgar y Charles, figuras clave en Mega Group. En 1989, Maxwell y Charles Bronfman se asociaron para ofertar por el periódico Jerusalem Post y el Post describió a los dos hombres como “dos de los principales financieros judíos del mundo” y su interés en la empresa como el de “desarrollar The Jerusalem Post y expandir su influencia en la judeidad mundial.” Un año antes, Maxwell y Bronfman se convirtieron en los principales accionistas de la compañía farmacéutica israelí Teva.

Maxwell también trabajó con el hermano de Charles Bronfman, Edgar, a fines de la década de 1980 para convencer a la Unión Soviética de que permitiera a los judíos soviéticos emigrar a Israel. Los esfuerzos de Edgar a este respecto han recibido más atención, ya que fue un momento decisivo de su presidencia de décadas del Congreso Judío Mundial, del cual Ronald Lauder es actualmente presidente. Sin embargo, Maxwell también hizo un uso considerable de sus contactos en el gobierno soviético en este esfuerzo.

Maxwell también se movió en los círculos de la red descritos anteriormente en las Partes I y II de esta serie. Un ejemplo clave de esto es la fiesta de mayo de 1989 que Maxwell organizó en su yate, Lady Ghislaine, bautizado así por en honor a hija menor y futura “novia” de Epstein. Entre los invitados estuvieron Donald Trump —el protegido de Roy Cohn— y su socio Tom Bolan, así como Mike Wallace, un amigo cercano de Nancy Reagan, y el agente literario Mort Janklow, quien representó a Ronald Reagan y a dos de los amigos más cercanos de Cohn: los periodistas William Safire y Barbara Walters.

El CEO de lo que pronto se convertiría en Time Warner, Steve Ross, también fue invitado al evento exclusivo. La presencia de Ross es notable, ya que había construido su imperio comercial en gran medida a través de su asociación con los señores del crimen de Nueva York Manny Kimmel y Abner “Longy” Zwillman. Zwillman era un amigo cercano de Meyer Lansky, el padre de Michael Steinhardt, y Sam Bronfman, padre de Edgar y Charles Bronfman.

Otro asistente a la fiesta en el yate de Maxwell fue el ex Secretario de la Marina y el ex miembro del personal de Henry Kissinger, Jon Lehman, quien luego se asociaría con el controvertido grupo de expertos neoconservadores del think-tank Proyecto para un Nuevo Siglo Americano. Antes de ser secretario de la Marina, Lehman había sido presidente de la Corporación Abington, que contrató al archi-neoconservador Richard Perle para administrar la cartera de los traficantes de armas israelíes Shlomo Zabludowicz y su hijo Chaim, quienes le pagaron a Ablington $ 10,000 por mes. Surgió un escándalo cuando esos pagos continuaron luego de que Lehman y Perle se unieran al Departamento de Defensa de Reagan y mientras Perle estaba trabajando para persuadir al Pentágono de que comprara armas a compañías vinculadas a Zabludowicz. Perle había formado parte del equipo de transición de Reagan junto con el viejo amigo y socio legal de Roy Cohn, Tom Bolan (otro invitado al evento en el yate de Maxwell).

Además de Lehman, otro antiguo miembro del personal de Kissinger, Thomas Pickering, estuvo presente en lafiesta del yate de Maxwell. Pickering desempeñó un papel menor en el asunto Irán-Contra y, en el momento de la fiesta en el yate de Maxwell, era embajador de los Estados Unidos en Israel. El senador John Tower (R-TX), quien supuestamente conspiró con Maxwell en el software Promis con errores del Mossad en los laboratorios de Los Alamos, también estuvo presente. Tower murió pocos meses antes que Maxwell en un sospechoso accidente aéreo.

Ghislaine Maxwell también estuvo en este evento bastante notable. Después de la misteriosa muerte y presunto asesinato de su padre en el mismo yate que lleva su nombre en 1991, rápidamente hizo las maletas y se mudó a la ciudad de Nueva York. Allí, pronto conoció a Jeffrey Epstein y, unos años más tarde, desarrolló lazos estrechos con la familia Clinton, que se discutirán en la próxima entrega de esta serie.

 

Jeffrey Epstein y el nuevo ‘Promis’

Después de que se reveló que Epstein había evadido sentencias más estrictas en 2008 debido a sus vínculos con la “inteligencia”, fueron los lazos del Mossad del padre de Ghislaine Maxwell los que llevaron a muchos a especular que la operación de chantaje sexual de Epstein estaba compartiendo información incriminatoria con el Mossad. El ex productor ejecutivo de CBS y periodista actual para el medio de comunicación Narativ, Zev Shalev, desde entonces ha afirmado que él confirmó independientemente que Epstein estaba vinculado directamente al Mossad.

trump epstein

Donald y Melania Trump con Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell en el club Mar-a-Lago, Palm Beach, Florida en 2000. Foto | Davidoff Studios

Epstein fue amigo desde hace mucho tiempo del ex primer ministro israelí Ehud Barak, quien tiene vínculos profundos y de larga data con la comunidad de inteligencia de Israel. Su amistad de décadas ha sido la fuente de recientes ataques políticos contra Barak, quien se postula en las elecciones israelíes contra el actual primer ministro Netanyahu a finales de este año.

Barak también es cercano al principal patrocinador de Epstein y miembro de Mega Group, Leslie Wexner, cuya Fundación Wexner le dio a Barak $ 2 millones en 2004 para un programa de investigación aún no especificado. Según Barak, el ex primer ministro israelí Shimon Peres lo presentó por primera vez a Epstein, quien elogió a Robert Maxwell en su funeral y tuvo lazos de décadas con la familia Bronfman desde principios de la década de 1950. Peres también fue un participante frecuente en programas financiados por Leslie Wexner en Israel y trabajó estrechamente con el Mossad durante décadas.

En 2015, unos años después de la liberación de Epstein de la prisión luego de su condena por solicitar sexo a un menor en 2008, Barak formó una compañía con Epstein con el objetivo principal de invertir en una nueva empresa israelí, entonces conocida como Reporty. Esa compañía, ahora llamada Carbyne, vende su software exclusivo a los centros de llamadas del 911 y a los proveedores de servicios de emergencia y también está disponible para los consumidores como una aplicación que brinda servicios de emergencia con acceso a la cámara y la ubicación de la persona que llama y también ejecuta la identidad de la persona que llama a través de la base de datos de cualquier gobierno vinculado. Ha sido comercializado específicamente por la propia empresa y la prensa israelí como una solución a los tiroteos masivos en los Estados Unidos, y ya está siendo utilizado por al menos dos condados estadounidenses.

Los medios israelíes informaron que Epstein y Barak estaban entre los mayores inversores de la compañía. Barak invirtió millones en la compañía y Haaretz reveló recientemente que una cantidad significativa de las inversiones totales de Barak en Carbyne fue financiada por Epstein, lo que lo convierte en un “socio de facto” en la compañía. Barak es ahora el presidente de Carbyne.

El equipo ejecutivo de la compañía son todos ex miembros de diferentes ramas de la inteligencia israelí, incluida la unidad de inteligencia militar de élite, la Unidad 8200, que a menudo se compara con el equivalente israelí de la Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (NSA). El actual CEO de Carbyne, Amir Elichai, sirvió en la Unidad 8200 y convocó al ex comandante de la Unidad 8200, Pinchas Buchris, para servir como director de la compañía y en su junta. Además de Elichai, otro cofundador de Carbyne, Lital Leshem, también sirvió en la Unidad 8200 y luego trabajó para la compañía de espionaje privada israelí Black Cube. Leshem ahora trabaja para una subsidiaria de la compañía de Erik Prince, Frontier Services Group, según el medio de comunicación independiente Narativ.

La compañía también incluye varios vínculos con la administración Trump, incluido el fundador de Palantir y el aliado de Trump, Peter Thiel, un inversor en Carbyne. Además, la junta de consejeros de Carbyne incluye al ex empleado de Palantir, Trae Stephens, que era miembro del equipo de transición de Trump, así como al ex Secretario de Seguridad Nacional, Michael Chertoff. El donante de Trump y el desarrollador inmobiliario de Nueva York, Eliot Tawill, también está en la junta administrativa de Carbyne, junto con Ehud Barak y Pinchas Buchris.

Narativ, que escribió la primera exposición sobre Carbyne después del arresto de Epstein, señaló que el gobierno chino utiliza una aplicación de teléfono inteligente muy similar a Carbyne como parte de su aparato de vigilancia masiva, a pesar de que el propósito original de la aplicación era mejorar los informes de emergencia. Según Narativ, el equivalente chino de Carbyne “controla todos los aspectos de la vida de un usuario, incluidas las conversaciones personales, el uso de energía y rastrea el movimiento de un usuario.”

Dada la historia de Robert Maxwell, el padre de Ghislaine Maxwell (la “novia” de Epstein y madame que le buscaba niñas desde hace mucho tiempo), promovió la venta del software Promis modificado de Carbyne, que también se comercializó como una herramienta para mejorar la eficacia del gobierno, pero que en realidad era una herramienta de vigilancia masiva en beneficio de la inteligencia israelí. La superposición entre Carbyne y Promis es preocupante y merece una mayor investigación.

También vale la pena señalar que las nuevas empresas tecnológicas conectadas a la Unidad 8200 se están integrando ampliamente en las empresas estadounidenses y han desarrollado vínculos estrechos con el complejo militar-industrial de los EE.UU., con Carbyne como solo un ejemplo de esa tendencia.

Como MintPress informó anteriormente, los equipos vinculados a la Unidad 8200, como Team8, recientemente contrataron al ex Director de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), Mike Rogers, como asesor principal y obtuvieron a importantes figuras de Silicon Valley como inversores clave, incluido el ex CEO de Google Eric Schmidt. Muchas compañías tecnológicas estadounidenses, desde Intel hasta Google y Microsoft, se han fusionado con varias empresas emergentes conectadas a la Unidad 8200 en los últimos años y han trasladado muchos trabajos y operaciones clave a Israel con el respaldo de donantes republicanos clave como Paul Singer. Muchas de esas mismas compañías, particularmente Google y Microsoft, también son importantes contratistas del gobierno de EE.UU.

 

¿Para quién trabajaba realmente Epstein?

Aunque Jeffrey Epstein parece haber tenido vínculos con el Mossad, esta serie ha revelado que las redes a las que Epstein estaba conectado no eran exclusivas del Mossad, ya que muchas de las personas cercanas a Epstein, Lesie Wexner, por ejemplo, formaban parte de un clase de oligarcas conectados a la mafia con profundos lazos con los Estados Unidos e Israel. Como se discutió en la Parte I de esta serie, el intercambio de “inteligencia” (es decir, chantaje) entre las agencias de inteligencia y la misma red de crimen organizado conectada al Mega Group se remonta a décadas. Con Leslie Wexner del Mega Group como principal mecenas de Epstein, a diferencia de un financiero con vínculos directos con el Mossad, es más que probable una relación similar en el caso de la operación de chantaje sexual que Epstein llevó a cabo.

Dado que las agencias de inteligencia en los Estados Unidos y en otros lugares a menudo realizan operaciones encubiertas en beneficio de los oligarcas y las grandes corporaciones en lugar de cuidar el “interés de seguridad nacional”, los lazos de Epstein con el Mega Gruup sugieren que este grupo tiene un estatus e influencia únicos tanto en el gobiernos de los EE.UU. e Israel, así como en otros países (por ejemplo, Rusia) que no fueron explorados en este informe. Esto se debe a su papel como donantes políticos clave en ambos países, así como al hecho de que varios de ellos poseen poderosas empresas o instituciones financieras en ambos países. De hecho, muchos miembros del Mega Group tienen vínculos profundos con la clase política de Israel, incluso con Netanyahu y Ehud Barak, así como con figuras ahora fallecidas como Shimon Peres y con miembros de la clase política estadounidense.

En última instancia, la imagen pintada por la evidencia no es un vínculo directo con una sola agencia de inteligencia, sino una red que conecta a miembros clave del Mega Group, políticos y funcionarios tanto en los EE.UU. como en Israel, y una red de crimen organizado con negocios profundos y lazos de inteligencia en ambas naciones.

Aunque esta serie se ha centrado hasta ahora en los lazos de esta red con los principales afiliados del Partido Republicano, la próxima y última entrega revelará los lazos desarrollados entre esta web y los Clinton. Como se revelará, a pesar de la disposición de los Clinton a aceptar tratos corruptos durante el transcurso de sus carreras políticas, su relación principalmente amistosa con esta red todavía los vio usar el poder del chantaje sexual para obtener ciertas decisiones políticas que eran favorables a sus decisiones personales e intereses financieros, pero no a la reputación política o agendas de los Clinton.

 

La raíz del compromiso de Trump con Israel, los Rothschild y la nobleza negra internacional

 

 

Fuente:

Mint Press News / Whitney Webb — Mega Group, Maxwells and Mossad: The Spy Story at the Heart of the Jeffrey Epstein Scandal.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion