Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La última batalla por el advenimiento de la multipolaridad: Seis posiciones estratégicas

Muchos empiezan a darse cuenta de que lo que está ocurriendo en Ucrania no puede explicarse en modo alguno mediante el análisis de los intereses nacionales, las tendencias económicas o la política energética, las disputas territoriales o las tensiones étnicas. Casi todos los expertos que intentan describir lo que está ocurriendo con los términos y conceptos habituales previos a la guerra parecen, como mínimo, poco convincentes y, a menudo, simplemente estúpidos. Para comprender siquiera superficialmente el estado de las cosas, hay que recurrir a categorías mucho más profundas y fundamentales, que incluyan la geopolítica, el choque de civilizaciones, la arquitectura del orden mundial, la culminación de la historia mundial, el análisis de la economía política y la escatología religiosa. La Operación Militar Especial de Rusia en Ucrania es el principal acontecimiento en la historia mundial y en términos geopolíticos representa el enfrentamiento entre la civilización del mar y la civilización de la Tierra, siendo Rusia el núcleo de esta última. La Operación Militar Especial de Rusia en Ucrania también se encuentra en el contexto de un choque de civilizaciones entre el individualismo neoliberal y los valores tradicionales. Además, es un punto crucial en la determinación de si el mundo será unipolar o multipolar. La victoria de Rusia en la Operación Militar Especial significaría el fin del unipolarismo y el advenimiento de la multipolaridad. En resumen, la Operación Militar Especial representa un enfrentamiento histórico de culturas y sistemas de valores, con implicaciones geopolíticas y globales significativas que definirán el rumbo de la raza humana.

 

 

Por Alexander Dugin

La necesidad de un contexto global

Lo que en Rusia se sigue llamando “Operación Militar Especial” (OME), y que en realidad es una auténtica guerra con el Occidente colectivo, sólo puede entenderse en el contexto de planteamientos a gran escala como:

· la geopolítica, basada en la consideración del duelo mortal entre la civilización del mar y la civilización de la tierra, que identifica el agravamiento final de la gran guerra continental;
· análisis de la civilización – el choque de civilizaciones (la civilización occidental moderna que reclama la hegemonía frente a las civilizaciones alternativas no occidentales emergentes)
· definición de la futura arquitectura del orden mundial – la contradicción entre un mundo unipolar y un mundo multipolar;
· la culminación de la historia mundial – la fase final de la emergencia de un modelo occidental de dominación mundial que se enfrenta a una crisis fundamental;
· un macroanálisis de la economía política construido sobre la fijación del colapso del capitalismo mundial;
· por último, la escatología religiosa que describe los “últimos tiempos” y sus conflictos, choques y desastres inherentes, así como la fenomenología de la llegada del Anticristo.

Todos los demás factores -políticos, nacionales, energéticos, de recursos, étnicos, jurídicos, diplomáticos, etc.-, aunque importantes, son secundarios y subordinados. Como mínimo, no explican ni aclaran nada sustancial.

Situamos la OME en seis marcos teóricos, cada uno de los cuales representa disciplinas enteras. Estas disciplinas han recibido poca atención en el pasado, prefiriéndose campos de estudio más “positivos” y “rigurosos”, por lo que pueden parecer “exóticas” o “irrelevantes” para muchos, pero la comprensión de los procesos verdaderamente globales requiere una distancia considerable de lo privado, lo local y lo detallado.

 

La OME en el contexto de la geopolítica

Toda geopolítica se basa en la consideración de la eterna oposición entre la civilización del mar (talasocracia) y la civilización de la tierra (telurocracia). Una vívida expresión de estos inicios en la antigüedad fueron los enfrentamientos entre la Esparta terrestre y la Atenas portuaria, la Roma terrestre y la Cartago marítima.

Las dos civilizaciones difieren no sólo estratégica y geográficamente, sino también en su orientación principal: el imperio terrestre se basa en la tradición sagrada, el deber y la verticalidad jerárquica dirigida por un emperador sagrado. Es una civilización del espíritu.

Las potencias marítimas son oligarquías, un sistema comercial dominado por el desarrollo material y técnico, son esencialmente estados piratas, sus valores y tradiciones son contingentes y cambiantes, como el propio mar. De ahí su progreso intrínseco, sobre todo en la esfera material, y, a la inversa, la constancia de su modo de vida y la continuidad de la civilización de tierra firme, la Roma eterna.

Cuando la política se globalizó y conquistó todo el globo, las dos civilizaciones acabaron por encarnarse espacialmente. Rusia y Eurasia se convirtieron en el núcleo de la civilización terrestre, mientras que el polo de la civilización marítima se ancló en la zona de influencia anglosajona: desde el Imperio Británico hasta Estados Unidos y el bloque de la OTAN.

Así es como la geopolítica ve la historia de los últimos siglos. El Imperio ruso, la URSS y la Rusia moderna heredaron el testigo de la civilización terrestre. En el contexto de la geopolítica, Rusia es la Roma eterna, la Tercera Roma. Y el Occidente moderno es la Cartago clásica.

El hundimiento de la URSS fue la victoria más importante para la civilización del mar (la OTAN, los anglosajones), y un terrible desastre para la civilización de la tierra (Rusia, la Tercera Roma).

La talasocracia y la telurocracia son como dos vasos comunicantes, por lo que esos territorios, una vez abandonado el control de Moscú, empezaron a quedar bajo el control de Washington y Bruselas. Primero, esto afectó a Europa del Este y a las repúblicas secesionistas del Báltico. Después fue el turno de los Estados postsoviéticos. La civilización del mar continuó la gran guerra continental con el principal enemigo, la civilización de la tierra, que sufrió un duro golpe pero no se derrumbó por completo.

Al mismo tiempo, la derrota de Moscú condujo a la creación de un sistema colonial en la propia Rusia en la década de 1990: los atlantistas inundaron el Estado con sus agentes colocados en los puestos más altos. Así se formó la élite rusa moderna: una extensión de la oligarquía, un sistema de control externo por parte de la civilización del mar.
Algunas antiguas repúblicas soviéticas comenzaron a prepararse para su plena integración en la civilización del mar.

Otras siguieron una estrategia más prudente y no tenían prisa por romper sus lazos geopolíticos históricamente establecidos con Moscú. Se formaron así dos campos: el campo euroasiático (Rusia, Bielorrusia, Kazajstán, Kirguizistán, Tayikistán, Uzbekistán y Armenia) y el campo atlántico (Ucrania, Georgia, Moldavia y Azerbaiyán). Azerbaiyán, sin embargo, se alejó de esta posición extrema y se acercó a Moscú.

Esto condujo a los acontecimientos de 2008 en Georgia y luego, tras el golpe pro-OTAN en Ucrania en 2014, a la secesión de Crimea y al levantamiento en el Donbass. Parte de los territorios de las unidades recién formadas no querían unirse a la Civilización del Mar y se rebelaron contra estas políticas, buscando el apoyo de Moscú.

Esto condujo al inicio de la OME en 2022. Moscú, como civilización terrestre, se hizo lo suficientemente fuerte como para entrar en confrontación directa con la Civilización del Mar en Ucrania e invertir la tendencia de fortalecimiento de la Talasocracia y la OTAN a expensas de la Telurocracia y la Tercera Roma. Esto nos lleva a la geopolítica del conflicto actual. Rusia, como Roma, lucha contra Cartago y sus satélites coloniales.

Lo nuevo en geopolítica es que Rusia-Eurasia no puede actuar hoy como único representante de la civilización en la Tierra. De ahí el concepto de un Heartland distribuido. En las nuevas condiciones, no sólo Rusia, sino también China, India, el mundo islámico, África y América Latina emergen como polos de la civilización de la tierra.

Además, suponiendo el colapso de la civilización del mar, los “grandes espacios” occidentales -Europa y la propia América- podrían convertirse en los “Heartlands” correspondientes. En Estados Unidos, esto lo desean casi abiertamente Trump y los republicanos, que apuntan precisamente a los estados rojos y del interior del continente. En Europa, los populistas y los defensores del concepto de “Fortaleza Europa” gravitan intuitivamente hacia ese escenario.

 

La Operación en el contexto de un choque de civilizaciones

El enfoque puramente geopolítico se corresponde con el civilizacional. Pero, como hemos visto, una comprensión adecuada de la propia geopolítica ya incluye una dimensión de civilización.

En el plano de la civilización, en la OMU chocan dos vectores principales:

· El individualismo liberal-democrático, el atomismo, el dominio del enfoque tecno-material del hombre y la sociedad, la abolición del Estado, la política de género, en esencia la abolición de la familia y del propio género, y en el límite una transición hacia el dominio de la Inteligencia Artificial (todo ello denominado “progresismo” o “fin de la historia”);

· la fidelidad a los valores tradicionales, la integridad de la cultura, la superioridad del espíritu sobre la materia, la preservación de la familia, el poder, el patriotismo, la conservación de la diversidad cultural y, por último, la salvación del propio hombre.

Tras la derrota de la URSS, la civilización occidental radicalizó especialmente su estrategia, insistiendo en afinar -¡y ahora! – sus actitudes. De ahí la imposición forzosa de los géneros múltiples, la deshumanización (IA, ingeniería genética, ecología profunda), las “revoluciones de colores” destructoras del Estado, etc. Además, la civilización occidental se ha identificado abiertamente con toda la humanidad, invitando a todas las culturas y pueblos a seguirla inmediatamente. Además, no se trata de una sugerencia, sino de una orden, una especie de imperativo categórico de la globalización.

En cierta medida, todas las sociedades se han visto influidas por la civilización occidental moderna. Esto incluye la nuestra, en la que, desde la década de 1990, ha prevalecido un enfoque liberal occidentalizado. Hemos adoptado el liberalismo y el posmodernismo como una especie de sistema operativo y no hemos podido deshacernos de él, a pesar de los 23 años de rumbo soberano de Putin.

Pero hoy, el conflicto geopolítico directo con la OTAN y el Occidente colectivo ha agravado incluso este enfrentamiento civil. De ahí la apelación de Putin a los valores tradicionales, el rechazo del liberalismo, la política de género, etc.

Aunque nuestra sociedad y la élite dirigente aún no lo comprendan del todo, la Operación es un enfrentamiento directo entre dos civilizaciones:

· el Occidente posmoderno liberal y globalista y la

· sociedad tradicional, representada por Rusia y quienes mantienen al menos cierta distancia con Occidente.

La guerra se desplaza así al plano de la identidad cultural y adquiere un profundo carácter ideológico. Se convierte en una guerra de culturas, un feroz enfrentamiento de la Tradición contra lo Moderno y lo Postmoderno.

 

La OME en el contexto del enfrentamiento entre unipolarismo y multipolarismo

En términos de la arquitectura de la política mundial, la OME es el punto en el que se determina si el mundo será unipolar o se convertirá en multipolar. La victoria de Occidente sobre la URSS puso fin a la era de la organización bipolar de la política mundial. Uno de los dos campos enfrentados se desintegró y salió de escena, mientras que el otro permaneció y se declaró el principal y único. En ese momento, Fukuyama proclamó “el fin de la historia”.

En el plano geopolítico, como hemos visto, correspondió a una victoria decisiva de la civilización del mar sobre la civilización de la tierra. Expertos más prudentes en relaciones internacionales (C. Krauthammer) calificaron la situación de “momento unipolar”, señalando que el sistema resultante tenía la posibilidad de estabilizarse, es decir, un verdadero “mundo unipolar”, pero podría no mantenerse y dar paso a otra configuración.

Esto es exactamente lo que se está decidiendo hoy en Ucrania: una victoria rusa significaría que el “momento unipolar” ha terminado irreversiblemente y que la multipolaridad ha llegado como algo irreversible. De lo contrario, los partidarios de un mundo unipolar tendrán la oportunidad de retrasar su fin, al menos a toda costa.

Una vez más, debemos referirnos aquí al concepto geopolítico del “Heartland distribuido”, que realiza una importante corrección en la geopolítica clásica: si la civilización del Mar está ahora consolidada y representa algo unitario, un sistema planetario de globalismo liberal bajo el liderazgo estratégico de Washington y el mando de la OTAN, entonces, aunque la civilización directamente opuesta de la Tierra esté representada únicamente por Rusia (lo que remite a la geopolítica clásica), Rusia lucha no sólo por sí misma, sino por el principio del Heartland, reconociendo la legitimidad de la tierra.

Por ello, Rusia encarna un orden mundial multipolar, en el que a Occidente se le confía el papel de una sola región, uno de los polos, sin razón para imponer sus propios criterios y valores como algo universal.

 

La Operación Militar Especial en el contexto de la historia mundial

Sin embargo, la civilización occidental moderna es el resultado del vector histórico que se ha desarrollado en Europa Occidental desde el comienzo de la Edad Moderna. No es ni una desviación ni un exceso. Es la conclusión lógica de una sociedad que ha tomado el camino de la desacralización, la descristianización, el rechazo de la vertical espiritual, la vía del hombre ateo y la prosperidad material. Esto es lo que se llama “progreso” y este “progreso” incluye el rechazo total y la destrucción de los valores, fundamentos y principios de la sociedad tradicional.

Los últimos cinco siglos de la civilización occidental son la historia de la lucha de la modernidad contra la tradición, del hombre contra Dios, del atomismo contra la totalidad. En cierto sentido, es una historia de lucha entre Occidente y Oriente, ya que el Occidente moderno se ha convertido en la encarnación del “progreso”, mientras que el resto del mundo, especialmente Oriente, se ha percibido como un territorio de la Tradición, el modo de vida sagrado preservado.

La modernización al estilo occidental era inseparable de la colonización, porque quienes imponían sus reglas del juego se aseguraban de que sólo funcionaran a su favor. Así, poco a poco, el mundo entero quedó bajo la influencia de la modernidad occidental y, a partir de cierto momento, nadie pudo permitirse cuestionar la validez de una imagen del mundo tan “progresista” y profundamente occidental.

El globalismo liberal occidental moderno, la propia civilización atlantista, su plataforma geopolítica y geoestratégica en forma de OTAN y, en última instancia, el propio orden mundial unipolar son la culminación del “progreso” histórico descifrado por la propia civilización occidental. Es precisamente este tipo de “progreso” el que está siendo cuestionado por la conducta de la OME.

Si nos encontramos ante la culminación del movimiento histórico de Occidente hacia esa meta que se esbozó hace 500 años y que ahora está casi conseguida, entonces nuestra victoria en la OME significará -ni más ni menos- un cambio dramático en todo el curso de la historia mundial. Occidente estaba en camino hacia su meta, y en la última etapa Rusia obstruyó esta misión histórica, convirtió el universalismo del “progreso” tal y como lo entendía Occidente en un fenómeno regional privado local, privó a Occidente de su derecho a representar a la humanidad y su destino.
Esto es lo que está en juego y lo que se decide hoy en las trincheras del OME.

 

La OME en el contexto de la crisis mundial del capitalismo

La civilización occidental moderna es capitalista. Se basa en la omnipotencia del capital, en el dominio de las finanzas y de los intereses bancarios. El capitalismo se convirtió en el destino de la sociedad occidental moderna desde el momento en que rompió con la Tradición, que rechazaba la obsesión por los aspectos materiales del ser y a veces restringía severamente ciertas prácticas económicas (como el crecimiento de los intereses) por considerarlas algo profundamente impío, injusto e inmoral.

Sólo deshaciéndose de los tabúes religiosos ha podido Occidente abrazar plenamente el capitalismo. El capitalismo no es inseparable ni histórica ni doctrinalmente del ateísmo, el materialismo y el individualismo, que en una tradición plenamente espiritual y religiosa no se toleran en absoluto.

Es precisamente el desarrollo desenfrenado del capitalismo lo que ha conducido a la civilización occidental a la atomización, la atomización, la transformación de todos los valores en mercancías y, en última instancia, la equiparación del hombre mismo a una cosa.

Los filósofos críticos del Occidente moderno han identificado unánimemente el nihilismo en esta explosión capitalista de la civilización. Primero fue la ‘muerte de Dios’ y después, lógicamente, la ‘muerte del hombre’, que perdió todo contenido fijo sin Dios; de ahí el posthumanismo, la IA y los experimentos de fusión hombre-máquina. Esta es la culminación del ‘progreso’ en su interpretación liberal-capitalista.

El Occidente moderno es el triunfo del capitalismo en su apogeo histórico. Una vez más, la referencia a la geopolítica aclara todo el panorama: la civilización del mar, Cartago, el sistema oligárquico y se basaban en la omnipotencia del dinero. Si Roma no hubiera ganado las guerras púnicas, el capitalismo habría llegado un par de milenios antes: sólo el valor, el honor, la jerarquía, el servicio, el espíritu y la sacralidad de Roma habrían podido detener el intento de la oligarquía cartaginesa de imponer su propio orden mundial.

Los sucesores de Cartago (los anglosajones) tuvieron más suerte y en los últimos cinco siglos han logrado por fin lo que sus antepasados espirituales no consiguieron: imponer el capitalismo a la humanidad.

Por supuesto, la Rusia actual no imagina ni remotamente que la OME es una revuelta contra el capital global y su omnipotencia.

Y eso es exactamente lo que es.

 

La OME en el contexto del Fin de los Tiempos

Uno suele ver la historia como un progreso. Sin embargo, esta visión de la esencia del tiempo histórico sólo ha arraigado recientemente, a partir de la Ilustración. Puede decirse que la primera teoría integral del progreso fue formulada a mediados del siglo XVIII por el liberal francés Ann Robert Jacques Turgot (1727-1781). Desde entonces se ha convertido en dogma, aunque originalmente sólo formaba parte de la ideología liberal, que no todos comparten.

Desde el punto de vista de la teoría del progreso, la civilización occidental moderna representa su punto culminante. Es una sociedad en la que el individuo está prácticamente libre de toda forma de identidad colectiva, es decir, lo más libre posible. Libre de religión, etnia, Estado, raza, propiedad, incluso de género, y mañana de la raza humana. Esta es la última frontera que el progreso pretende alcanzar.

Entonces, según los futurólogos liberales, llegará el momento de la singularidad, en el que los seres humanos cederán la iniciativa del desarrollo a la inteligencia artificial. Érase una vez (según la misma teoría del progreso) en que los simios pasaron el testigo a la especie humana. Hoy, la humanidad, tras haber ascendido a la siguiente etapa de la evolución, está preparada para ceder la iniciativa a las redes neuronales. Esto es a lo que conduce directamente el Occidente globalista moderno.

Sin embargo, si nos abstraemos de la ideología liberal del progreso y nos volvemos hacia la cosmovisión religiosa, obtenemos una imagen completamente distinta. El cristianismo, al igual que otras religiones, ve la historia del mundo como una regresión, como un alejamiento del paraíso. Incluso después de la venida de Cristo y del triunfo de la Iglesia universal tiene que llegar una época de apostasía, una época de grandes sufrimientos y la llegada del Anticristo, el hijo de la perdición.

Esto tiene que suceder, pero los fieles están llamados a defender su verdad, a permanecer fieles a la Iglesia y a Dios, y a resistir al Anticristo incluso en estas condiciones extremadamente difíciles. Lo que para un liberal es “progreso”, para un cristiano no es simplemente “retroceso”, sino una parodia impía.

La última fase del progreso -la digitalización total, la migración al metauniverso, la abolición del género y la superación del hombre con la transferencia de la iniciativa a la inteligencia artificial- a los ojos del creyente de cualquier confesión tradicional es la confirmación directa de que el Anticristo ha venido al mundo y ésta es su civilización.

Así obtenemos otra dimensión de la Operación, de la que hablan cada vez más directamente el Presidente de Rusia, el Ministro de Asuntos Exteriores, el Secretario del Consejo de Seguridad, el jefe del SVR y otros altos funcionarios de Rusia, aparentemente alejados de cualquier misticismo o profanidad. Pero eso es exactamente lo que son: están afirmando la pura verdad, que es coherente con la visión tradicional de la sociedad del mundo occidental moderno.

Esta vez no se trata de una metáfora, de que los bandos opuestos del conflicto a veces se han recompensado mutuamente. Ahora se trata de algo más. La civilización occidental, incluso en los tiempos modernos, nunca ha estado tan cerca de una encarnación directa y manifiesta del reinado del Anticristo. Hace tiempo que Occidente abandonó la religión y sus verdades en favor de un laicismo agresivo y una cosmovisión atea y materialista asumida como verdad absoluta.

Sin embargo, aún no había invadido la naturaleza misma del hombre, despojándole de su sexo, de su familia y, pronto, de su propia naturaleza humana. Europa occidental se propuso hace 500 años construir una sociedad sin Dios y contra Dios, pero este proceso sólo ahora ha alcanzado su clímax. Ésta es la esencia religiosa y escatológica de la tesis del “fin de la historia”.

Es esencialmente una declaración, en el lenguaje de la filosofía liberal, de que la llegada del Anticristo ha sucedido. Al menos, así es como aparece a los ojos de las personas de confesiones religiosas pertenecientes a la sociedad dominante.

La OME es el comienzo de la batalla escatológica entre la Tradición sagrada y el mundo moderno, que precisamente en forma de ideología liberal y política globalista ha alcanzado su expresión más siniestra, tóxica y radical. Por eso se habla cada vez más del Armagedón, la última batalla decisiva entre los ejércitos de Dios y Satanás.

 

El papel de Ucrania

A todos los niveles de nuestro análisis, resulta que el papel de la propia Ucrania en esta confrontación crucial, se interprete como se interprete, es por un lado clave (es el campo del Armagedón). Por otro lado, el régimen de Kiev no es ni remotamente una entidad independiente. Es sólo un espacio, un territorio donde convergen dos fuerzas cósmicas globales absolutas. Lo que puede parecer un conflicto local basado en reivindicaciones territoriales es, en realidad, cualquier cosa menos eso.

A ninguna de las partes le importa Ucrania per se. Lo que está en juego es mucho más importante. Sucede que Rusia tiene una misión especial en la historia mundial: desbaratar una civilización del mal puro en una coyuntura crítica de la historia mundial, y al iniciar la Operación Militar, los dirigentes rusos han emprendido esta misión, y la frontera entre dos ejércitos ontológicos, entre dos vectores fundamentales de la historia humana, se encuentra precisamente en el territorio de Ucrania.

Sus autoridades se han puesto del lado del diablo: de ahí todo el horror, el terror, la violencia, el odio, la represión despiadada de la Iglesia, la degeneración y el sadismo en Kiev. Pero el mal es más profundo que los excesos del nacionalismo ucraniano: su centro está fuera de Ucrania, y las fuerzas del Anticristo no hacen más que utilizar a los ucranianos para conseguir sus objetivos.

El pueblo ucraniano está dividido no sólo en líneas políticas, sino también en espíritu. Algunos están del lado de la civilización de la tierra, de la Santa Rusia, del lado de Cristo. Otros – en el lado opuesto. Así pues, la sociedad está dividida a lo largo de la frontera más fundamental: la escatológica, la de la civilización y, simultáneamente, la geopolítica. Así, la misma tierra que fue la cuna de la antigua Rusia, de nuestra nación, se ha convertido en la zona de la gran batalla, aún más significativa y extensa que la mítica Kurakshetra, tema de la tradición hindú.

Sin embargo, las fuerzas que han convergido en este campo del destino son tan fundamentales que muchas veces trascienden cualquier contradicción interétnica. No se trata sólo de una división de los ucranianos en rusófilos y rusófilos, sino de una división de la humanidad sobre una base mucho más fundamental.

 

Alexander Dugin: Principios y estrategia de Rusia para liberarse de la hegemonía occidental, y el papel de LATAM en la transición hacia la multipolaridad

 

 

Fuente:

Alexander Dugin, en Geopolitikia: La última batalla rusa: Seis posiciones principales. 2 de junio de 2023. Traducción de Enric Ravello Barber.

Contenidos

Por Dennis Small El vicepresidente del Consejo de Seguridad ruso, Dmitri Medvédev, escribió en Telegram que podría producirse “una nueva tercera situación similar a...

Contenidos

Por Mente Alternativa Polonia debe alistar a su ejército para un conflicto de gran escala, afirmó el general Wieslaw Kukula, jefe del Estado Mayor...

Contenidos

Por Mente Alternativa La “Declaración Ucraniana” de la OTAN ha generado una división significativa dentro de la alianza advierte el analista Serguéi Markov. Solo...

Contenidos

Por Eva Panina Washington no puede de ninguna manera depurar la logística del suministro de armas a Taiwán, una conclusión tan inequívoca se desprende...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram