Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La ONU debe imponer restricciones a Israel para impedir un conflicto regional en Oriente Medio; la cooperación de EEUU es crucial

Los gobiernos británico y estadounidense están permitiendo deliberada y conscientemente que el Israel de Netanyahu cometa crímenes de guerra a la vista de todo el planeta, como si quisieran advertir lo que tienen preparado a todo aquel que se rebele contra la City de Londres y Wall Street, escribe Dennis Small en un artículo publicado por EIRNS. La advertencia del bloque hegemonista se da en el momento preciso en que el grupo BRICS está a punto de expandirse para convertirse en BRICS-11 el 1º de enero de 2024, mientras se gana el apoyo internacional decisivo para la creación de una nueva arquitectura internacional de seguridad y desarrollo alternativa que aterra al establishment financiero global. Así las cosas, la forma más factible para que la comunidad internacional obligue a Israel a detenerse es aprobar resoluciones en el Consejo de Seguridad de la ONU e imponer restricciones para que la presión sea significativa. Pues en este momento estamos en un camino de escalada total hacia una guerra regional que podría involucrar a Irán y de ahí convertirse en una guerra mundial.

 

Por Dennis Small

Los hechos hablan por sí mismos. Los gobiernos británico y estadounidense están permitiendo deliberada y conscientemente que el Israel de Netanyahu cometa crímenes de guerra a la vista de todo el planeta, crímenes tan atroces que son una mancha moral para toda la humanidad y nos llevan a preguntarnos si lo están llevando a cabo de este modo precisamente para enviar un mensaje muy simple al mundo entero: “¿Alguien más quiere rebelarse contra la City de Londres y Wall Street?”

Están enviando ese mensaje en el momento preciso en que el grupo BRICS está a punto de expandirse para convertirse en BRICS-11 el 1º de enero de 2024, y mientras el grupo se gana un impulso internacional decisivo hacia la creación de una nueva arquitectura internacional de seguridad y desarrollo que aterra al establishment financiero global más que cualquier otra cosa. Es una nueva arquitectura que están construyendo diferentes naciones y civilizaciones en torno a un concepto común del Hombre: como un ser creativo y moral, hecho, en ese sentido, a imagen de su Creador.

La City de Londres y el establishment financiero de Wall Street no están de acuerdo. Ven al hombre como una bestia cuyo número debe ser limitado, al estilo de Malthus, y eliminarían todas las visiones del mundo que crean lo contrario (incluidas enfáticamente las tres grandes religiones monoteístas). La guerra religiosa inducida —judíos contra musulmanes; cristianos contra ambos; unos contra otros— es su vocación histórica.

En 2001 (e incluso antes), Lyndon LaRouche advirtió que Londres había activado su llamado escenario de “aliado separatista” para Israel, que su agente de influencia, el Secretario de Estado estadounidense Henry Kissinger, desarrolló en 1974-75, y que esto había convertirse en un peligro urgente en toda la región. Según este escenario, Israel lanzaría una guerra “preventiva” contra sus vecinos árabes y luego diría a Estados Unidos: “Hemos comenzado la guerra; ¡ahora tendrás que pelearla!

Esto está ocurriendo ahora en condiciones que amenazan con una guerra religiosa general en toda la región y más allá.

Esta realidad simple y estratégica dicta el curso de acción adecuado: organizar a todo el planeta para exigir de inmediato el cese de la carnicería en Gaza; y organizarnos para celebrar igualmente de inmediato una conferencia internacional para lograr esa nueva arquitectura global.

China ha hecho un llamado a una conferencia internacional inmediata que apunte en esa dirección. La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Mao Ning, declaró el 13 de noviembre que “la posición de China es muy similar a la de los vastos países en desarrollo árabes, islámicos y africanos”. El semioficial Global Times enfatizó el mismo punto en palabras de Liu Zhongmin, profesor de la Universidad de Estudios Internacionales de Shanghai: “La forma más factible para que la comunidad internacional obligue a Israel a detenerse es aprobar resoluciones en el Consejo de Seguridad de la ONU e imponer restricciones a Israel, para que la presión sea significativa; de lo contrario, la condena y las palabras definitivamente no serán suficientes”.

El presidente de Irán, Ebrahim Raisi, comentó sobre los muy publicitados llamados de Washington a la “moderación” y a no ampliar la guerra, señalando que “estas declaraciones no son consistentes con las acciones de Estados Unidos…. La maquinaria de guerra en Gaza está en manos de Estados Unidos, que está impidiendo un alto el fuego en Gaza y expandiendo la guerra”. El presidente palestino, Mahmoud Abbas, también dijo que Estados Unidos, “que tiene la mayor influencia sobre Israel, es responsable de la ausencia de una solución política…. Mi mente no puede creer que esto esté sucediendo ante los ojos y oídos del mundo, sin pedir un cese inmediato de esta brutal guerra”.

Helga Zepp-LaRouche resumió la situación en un diálogo con sus asociados el 13 de noviembre: “La situación está empeorando rápidamente, muy rápidamente, y creo que parece extremadamente peligrosa. Porque en este momento estamos en un camino de escalada total hacia una guerra regional. Y toda la situación es tan límite que mi visión absolutamente horrorosa es que, una vez que estás en una guerra regional, no permanecerá allí. Porque si se trata de Irán, lo he dicho muchas veces, ese es el cable trampa hacia la guerra mundial. En eso estamos”.

Destacó que cada día que no detenemos la carnicería, se pierde nuestra humanidad, cuando “el único país que podría detenerla es Estados Unidos”.

Zepp-LaRouche continuó: “La Mayoría Global también está observando esto. Las personas que ahora están actuando como cerdos, en términos de ignorar este genocidio que se está llevando a cabo contra niños y otras personas, ¡esto no lo olvidaremos! No puedes hacer todas estas cosas y pensar que no tienen ningún impacto. Esto está causando un daño duradero a la reputación de todos aquellos que lo toleran o lo cometen. Y ese también será un factor estratégico”.

Y concluyó: “En gran medida (no del todo, pero sí en gran medida) depende de nosotros dar a las personas la fuerza interior para actuar de tal manera que la influencia que ejerzan sobre la situación signifique que haya esperanza para el futuro. futuro de la humanidad. Dado que Estados Unidos es el campo de batalla más crucial (no el único, pero sí el más crucial), hay que darle a la gente esa sensación. El mundo mira hacia ti: ¿estás tolerando lo que está pasando o no? Estamos en un momento enorme, estamos en un período absolutamente revolucionario y una mejor coalición de naciones pronto podría estar en la cima”.

 

Diez años de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, y su papel en el contexto de la crisis mundial

 

Fuente:

Dennis Small, en EIRNS: Words Are Not Enough. 13 de noviembre de 2023.

Contenidos

El historiador revisionista Michael Hoffman analiza la ley de negación del genocidio aplicada sólo a un pueblo, el engaño de la «Ley Noájida» y...

Contenidos

Por Mente Alternativa En un informe publicado a finales de febrero por el centro de pensamiento estadounidense RAND Corporation, titulado “Teorías militares estadounidenses sobre...

Contenidos

Por Andrei Fursov He dado clases en diversas ocasiones en Estados Unidos y en Europa. Y puedo ver que tanto los jóvenes rusos como...

Contenidos

Por Mente Alternativa En un artículo publicado por Sputnik, Pepe Escobar cita un correo electrónico del miembro de la Academia Rusa de Ciencias y...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram