Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La agenda de la Gran Bretaña Global de Liz Truss no es más que un intento patético de devolver sus días de gloria al Imperio Británico

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



La actual aspirante a líder de Gran Bretaña, Liz Truss, que sin duda tomará la batuta de la nave de Estado del Reino Unido en septiembre, ha esbozado su compromiso de restaurar la política idiota de la “Gran Bretaña Global”, que no es más que un intento patético de devolver al Imperio Británico sus días de gloria, al tiempo que se renueva la agenda de larga data establecida por primera vez por Cecil Rhodes en su testamento de 1877 (también conocido como: Mis confesiones de fe), donde el archirracista dijo: “¿Por qué no formamos una sociedad secreta con un solo objetivo: la promoción del Imperio Británico y la puesta de todo el mundo incivilizado bajo el dominio británico para la recuperación de los Estados Unidos y para hacer de la raza anglosajona un solo Imperio?

 

 

Por Matthew Ehret

Muchas cosas son reversibles. Los kilos que subiste la última Navidad, los baches esparcidos por toda la ciudad, e incluso la pérdida de cabello pueden ser fácilmente revertidos.

Una cosa que no es reversible es el tiempo, pero a pesar de su imposibilidad, los tecnócratas delirantes y hambrientos de poder se han mostrado absolutamente comprometidos con devolver al mundo no sólo a los días de gloria de la geopolítica imperial británica del siglo XIX, sino incluso más atrás, al apogeo del feudalismo medieval, aunque con algunos giros tecnocráticos modernos.

La actual aspirante a líder de Gran Bretaña, Liz Truss, que sin duda tomará la batuta de la nave de Estado del Reino Unido en septiembre, ha esbozado su compromiso de restaurar la política idiota de la “Gran Bretaña Global”, que no es más que un intento patético de devolver al Imperio Británico sus días de gloria, al tiempo que se renueva la agenda de larga data establecida por primera vez por Cecil Rhodes en su testamento de 1877 (también conocido como: Mis confesiones de fe), donde el archirracista dijo

“¿Por qué no formamos una sociedad secreta con un solo objetivo: la promoción del Imperio Británico y la puesta de todo el mundo incivilizado bajo el dominio británico para la recuperación de los Estados Unidos y para hacer de la raza anglosajona un solo Imperio?

En un reciente discurso, Truss esbozó sus prioridades para esta nueva agenda de la Gran Bretaña Global apuntando a la influencia maligna de China en todo el mundo y a los supuestos deseos de Rusia de dominar el mundo. En su discurso, Truss dijo:

“Me aseguraré de que la Commonwealth se sitúe en el centro de mis planes para una Gran Bretaña Global”.

“Como uno de los mayores grupos de democracias amantes de la libertad, debemos asegurarnos de que la permanencia como miembro de la Commonwealth tenga claros beneficios y ofrezca a las naciones una clara alternativa a la creciente influencia maligna de Pekín”.

Esta declaración representa el colmo de la hipocresía, ya que ninguna nación tiene más sangre en sus manos, ni en el pasado ni en el presente, que Gran Bretaña. Desde la gestión de un imperio global de esclavitud económica y habiendo invadido casi todas las naciones de la Tierra en un momento u otro, Gran Bretaña sigue ejerciendo un vasto control sobre las concesiones mineras de África con más de 1 billón de dólares de intereses mineros directos controlados por corporaciones británicas y/o basadas en la Commonwealth británica. Según el informe de 2016 elaborado por War on Want: “101 empresas que cotizan en la Bolsa de Londres (LSE) -la mayoría de ellas británicas- tienen operaciones mineras en 37 países del África subsahariana. En conjunto, controlan más de un billón de dólares de los recursos más valiosos de África. El gobierno del Reino Unido ha utilizado su poder e influencia para garantizar que las empresas mineras británicas tengan acceso a las materias primas de África. Esto fue así durante el periodo colonial y sigue siendo así en la actualidad”.

Como se expone en La tela de araña, la City de Londres es el centro neurálgico de las finanzas mundiales, y el Banco de Inglaterra y los paraísos fiscales de la Commonwealth son el soporte de billones de dólares del blanqueo de dinero procedente de la droga, la financiación del terrorismo y otras prácticas corruptas a nivel mundial, según se expone. Durante los 250 años de hegemonía británica sobre el mundo, las naciones empobrecidas del mundo se encontraron más empobrecidas, menos capaces de adquirir medios de producción industrial y más en guerra consigo mismas y con sus vecinos mediante tácticas de “divide y vencerás”.

Desde el punto de vista de las operaciones de inteligencia mundial, Gran Bretaña es la creadora y la estructura de mando central del aparato de inteligencia de los Cinco Ojos y también ha sido apodada “Londonistán” por haber proporcionado refugios a grupos terroristas internacionales que han encontrado cobijo bajo la ideología superficial liberal de la tolerante Gran Bretaña. También se ha descubierto que la inteligencia británica ha ayudado a crear y/o ha continuado apoyando a grupos terroristas a nivel internacional, tal y como señala el investigador del EIR Michael Billington en el informe de 2020 British Creation and Control of Islamic Terror: Background to China’s Defeat of Terror in Xinjiang.

China, por otro lado, no ha mostrado más que buena voluntad al hacer negocios con sus vecinos menos avanzados económicamente, ya sea en Asia, Oriente Medio, África o América Latina.

Si bien es cierto que tanto China como Gran Bretaña promueven activamente el aumento de las zonas de libre comercio, sólo China apoya realmente una política de crecimiento honesto y un campo de juego justo con aumentos reales y medibles de la educación, los niveles de vida, las potencias industriales productivas de la mano de obra y el espectro completo de la actividad económica dentro de sus naciones asociadas.

Mientras que China ha concedido préstamos a gran escala para corredores de transporte, nuevas zonas industriales e inversiones en carbón, petróleo, gas natural, energía hidroeléctrica y nuclear a países que necesitan desesperadamente un desarrollo real, el Reino Unido y sus colegas estadounidenses y de la UE han pasado décadas concediendo únicamente préstamos condicionados con condiciones y tecnologías ecológicas “apropiadas” que impedirán para siempre que África u otras naciones pobres puedan valerse por sí mismas.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Haciéndose eco una vez más del programa de la Mesa Redonda para una federación imperial bajo un sistema de comercio preferencial en toda la Commonwealth como bloque económico dominante en el mundo, Truss declaró

“Dar prioridad al comercio con países de toda la Commonwealth reforzará los lazos económicos y de seguridad, al tiempo que impulsará las oportunidades de las empresas británicas para acceder a uno de los mayores bloques económicos del mundo”.

La idea de la Gran Bretaña Global siempre ha tenido como núcleo el concepto de una Commonwealth británica integrada con los Cinco Ojos a la cabeza de la inteligencia, la City de Londres a la cabeza de las finanzas y las estructuras hereditarias de poder centradas en la Corona como fuente titular de todos los honores a través de la cual todas las ramas del estado profundo internacional derivan sus poderes.

Desde 1833, la Gran Bretaña global ha sido gestionada por un sistema pseudo privado de Agentes de la Corona, hoy llamados Agentes de la Corona para el Gobierno y la Administración de Ultramar. Este vasto organismo existe como un estatus semioficial y se describe a sí mismo como “una emanación de la corona” y es extremadamente activo en Europa Central y del Este con su mayor enfoque en el sistema de gestión económica, energética y sanitaria de Ucrania. La agencia está asociada con el Banco Mundial, la ONU y la Fundación Bill y Melinda Gates y actúa como un gigantesco holding con un accionista llamado Crown Agents Foundation, con sede en Southwark, Londres.

Creada en los años 30 como la nueva cara del Imperio Británico, la Commonwealth británica ocupa hoy 12,2 millones de millas cuadradas de territorio, alberga a 2.400 millones de personas y representa el 21% de la superficie terrestre del mundo. Para aquellos que todavía creen en el mito de que el Imperio Británico desapareció después de la Segunda Guerra Mundial, vale la pena contrastar los mapas de la Commonwealth y del Imperio.

 

Imperio Británico

 

El hecho es que el Imperio Británico sigue ejerciendo una enorme influencia sobre los asuntos mundiales. A pesar de haber desaparecido nominalmente tras la Segunda Guerra Mundial, dando paso a un “Imperio Americano”, Gran Bretaña Global es simplemente un intento de hacer explícito lo que siempre ha sido cierto. Los estrategas actuales que gestionan la “fiesta de salida” de la agenda de la Gran Bretaña Global se encuentran en un intento desesperado por posicionar a la Commonwealth como el centro de una nueva era posterior al restablecimiento. Este reposicionamiento requiere la desintegración controlada de la bomba de relojería de derivados de 1,5 cuatrillones de dólares llamada “sistema financiero” y un período de guerra civil sostenida en los Estados Unidos. Pero también requiere la inexistencia de China, Rusia o cualquier otra red organizada de estados nación que rechacen las demandas de reducirse a un estatus de esclavos despoblados.

Esa última parte de la ecuación es donde todo el plan se rompe terriblemente para los herederos modernos de Churchill, y Oswald Mosley cuyos modelos utópicos de torre de marfil del nuevo orden mundial exigen una inversión completa de las fuerzas objetivas de la historia que exigen un destino muy diferente para la humanidad. Se trata de un destino mucho más armonioso en el que tales feudales no tienen ningún papel significativo que desempeñar a menos que modifiquen profundamente sus costumbres y adquieran algunas habilidades útiles.

Este hecho fue esbozado perfectamente por nada menos que el presidente Putin el 20 de julio de 2022 cuando realizó una valoración de los cambios positivos iniciados por la creciente alianza multipolar. En su discurso, Putin dijo:

“Estos enormes cambios son irreversibles, por supuesto. Se están llevando a cabo procesos nacionales y globales para desarrollar los fundamentos y principios de un orden mundial armonioso, más justo y más centrado en la comunidad y seguro como alternativa al orden mundial existente, o al orden mundial unipolar en el que vivimos, y que, por su naturaleza, se está convirtiendo definitivamente en un freno para el desarrollo de nuestra civilización.”

 

¿Por qué la Gran Bretaña Global está dispuesta a arriesgarse a una guerra nuclear?

 

 

Fuente:

Matthew Ehret, en Strategic Culture Foundation: Liz Truss’ Global Britain Agenda Tries to Reverse Time.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Te puede interesar

Contenidos

Por EIRNS El 26 de septiembre del 2022, día en que los dos gasoductos de Nord Stream fueron saboteados en un acto de terrorismo...

Ciencia y Tecnología

El historiador y geoestratega Matthew Ehret se plantea las siguientes preguntas: ¿Por qué una figura destacada de la dinastía Rockefeller dedicaría las últimas décadas...

Contenidos

El historiador Matthew Ehret explica los verdaderos orígenes del Imperio Británico como consecuencia del golpe de los parásitos venecianos lanzado tras la fallida Liga...

Contenidos

Por Maxim Medovarov La reina Isabel II ha muerto dos días después de reunirse con Liz Truss con tal de confirmarla como primera ministra...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY