Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

¡Es imposible que exista algo anterior a la conciencia!

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



¡Es imposible que exista algo anterior a la conciencia! Para fundamentar el tema de la imposibilidad de una existencia anterior a la conciencia, el catedrático Carlos Delfino no sólo recapitula la gran cantidad de evidencia que existe sobre la existencia de la conciencia (o dimensión “mental y espiritual” del Humano), sino que muestra además cómo a partir de algunas leyes de física elemental que se han comprobado muchas veces en los laboratorios —como por ejemplo, el principio de conservación de la energía—, se sabe que la energía fue desde siempre y será por siempre, y que no existe ningún “Dios” separado de nosotros, allá en un presunto “cielo”, que haya creado la energía.

 

por Carlos Delfino

Hasta que la ciencia oficial no reconozca la dimensión “mental y espiritual” del Humano como algo infinitamente superior al funcionamiento del cerebro, la conciencia será siempre un “misterio”, como todavía siguen diciendo muchos científicos.

Sin embargo, en Rusia, el Dr. Konstantín Korotkov pudo fotografiar en 2009 la dimensión “mental y espiritual” del Humano (ver foto abajo), que además tiene sustento científico concreto desde hace 27 años, de acuerdo al trabajo del Dr. Stuart Hameroff, quien defendió la existencia de la CONCIENCIA (antiguamente alma), como nuestra verdadera parte mental y espiritual.

la conciencia konstantin korotkov

La imagen tomada por el Dr. Konstantin Kortokov a través del método de visualización de descarga de gas (Gas Discharge Visualization o GDV), una técnica avanzada de fotografía de Kirlian, muestra en azul la fuerza vital de la persona gradualmente dejando el cuerpo. Según Korotkov, el ombligo y la cabeza son las partes que primero pierden su fuerza vital (el Espíritu) y la zona de la ingle y el corazón las últimas zonas donde permanece el espíritu antes de navegar hacia la verdadera patria del ser pensante.

Se reían de él porque, según la oficialidad, “el alma no se usa en ciencia.” Sí, aunque parezca increíble, eso argumentó uno de los mejores neurocientíficos del mundo… ¡Es demoledor y da vergüenza que lo haya dicho a pesar de la múltiple cantidad de pruebas que hay de la existencia de la CONCIENCIA.

Este neurocientífico también dijo que Descartes no pudo solucionar el problema de la comunicación entre las sustancias (alma y cuerpo). Y fue en ese momento cuando entendí que la ciencia necesita mucho más a la filosofía de lo que los científicos creen. ¿Cómo podría Descartes solucionar el mencionado problema si no aceptaba a la energía por no considerarla una idea clara y distinta? ¿Quién dijo que se puede citar a Descartes para argumentar justo ese tema? Si tanto le gusta el siglo XVII a este neurociéntifoco, pues que consulte a Leibniz, quien sí sabía algo de energía.

Así que para fundamentar el tema de la imposibilidad de una existencia anterior a la conciencia, usaremos algunas leyes de física elemental que se han comprobado millones de veces en los laboratorios, que aún se comprueban y que así continuarán. Son leyes inmutables de esta realidad, por ejemplo: el principio de conservación de la energía, obviamente idéntico al de la masa —ya que la materia es energía, y la energía no se puede crear ni se puede destruir, solo transformar. Esto significa, con certeza matemática, que la energía fue desde siempre y será por siempre, y que no existe ningún “Dios” separado de nosotros allá en un presunto “cielo” que haya creado la energía.

Por su parte, la Mecánica Cuántica comprobó miles de veces que ninguna partícula se puede manifestar si no hay al menos una CONCIENCIA involucrada. Ya ni se necesita que esté presente un científico para verificarlo. La famosa hipótesis Hameroff – Penrose, demuestra que la CONCIENCIA tiene la capacidad de manifestarse objetivamente como una energía en particular dentro de los microtúbulos del citoesqueleto neuronal.

Según un proceso que llamaron “Reducción Objetiva Orquestada”, que luego fue replicado en laboratorio por Anirban Bandyopadhyay en el National Institute for Materials Science, en Tsukuba, Japón, este principio funciona solo con una conciencia involucrada, así como el colapso de función de onda en el experimento cuántico de la “doble rendija”. Y hay muchas más “cosas raras” demostrables experimentalmente o, al menos matemáticamente; pero perder el tiempo haciéndolo equivaldría a complicarse la vida con algo que —para mí— es la hipótesis más obvia de toda la historia.

Por ejemplo, en 1978, el físico John Wheeler comprobó que la partícula no decide su estado hasta que el observador se pronuncia configurando el instrumento de medida, pues es él quien determina el estado final de la partícula (onda o partícula). ¿Las partículas deciden? ¡Por supuesto, pues todo es CONCIENCIA!

Hasta aquí es suficiente. Esto no es más que PANPSIQUISMO, una conocida hipótesis, ahora con suficientes fundamentos científicos como para salir de la filosofía, la cual demuestra que todo es mente, TODO ES CONCIENCIA.

En sus orígenes, “todo es mente” se consideraba el primer principio hermético tal como aparece en el Kybalión, un estudio de la filosofía hermética del antiguo Egipto y Grecia, supuestamente escrito que por tres “iniciados”. Antiguamente, todo lo que no podían explicar, era atribuido a entidades superiores (dioses), es decir que no era apto para todo público.

En este caso es Hermes Trismegisto (el tres veces grande), mencionado en la literatura ocultista como sabio egipcio, paralelo al dios Tot (dios de la sabiduría), también egipcio, quien creó la alquimia y desarrolló un sistema de creencias metafísicas que hoy es conocido como hermetismo. Para algunos pensadores medievales, Hermes Trismegisto fue un profeta pagano al que se le han atribuido estudios de alquimia —como la Tabla de esmeralda, que fue traducida del latín al inglés por Isaac Newton— y de filosofía —como el Corpus Hermeticum (El Kybalión: TRES INICIADOS (Español) Pasta blanda, 2008).

Para esta CONCIENCIA, insisto, sin la cual no hay manifestación alguna, no puede haber nada anterior, por lo tanto, no la podemos definir, solo sabemos que se compone de energía e información. No se sabe con certeza de qué modalidad de la energía se trata, ni mucho menos algo de su infinita información.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Entonces, al ser energía, la CONCIENCIA no tuvo principio ni tendrá final, fue desde siempre y será para siempre, por encima del tiempo y del espacio, que son una sola cosa —pero definida como ilusión persistente por Einstein. Hace milenios que la humanidad sabe que todo es ilusión: “el velo de Maya” (Literalmente, “lo que no es”). Ni siquiera hace falta citar a los físicos que demostraron que la materia también es energía.

Entonces, todos los universos, es decir el multiverso, recientemente expresado como realidad comprobada por el físico y divulgador de la ciencia Brian Green, son manifestaciones de esa CONCIENCIA única con existencia necesaria, porque es lo que hace que todas las cosas tengan una cierta existencia, una cierta realidad. Las ilusiones también existen, pero sólo ¡como ilusiones! Incluso algunas son muy molestas, pero generan todas las experiencias que requiere la CONCIENCIA.

 

¿Y nosotros qué somos?

Somos la misma CONCIENCIA, única e igual para todos, pero tomamos la decisión de circunscribirnos a una experiencia individual, ilusoria por supuesto y esto también lo demostramos en el libro PENSAR CON EL CORAZÓN, de Vida Coherente (disponible en este enlace). Cada uno llega aquí en su “nivel” seleccionado de esa CONCIENCIA que, al menos en teoría, se podría expandir (subir de nivel). En la verdadera realidad no hay niveles ni jerarquías, pero en esta ilusión sí.

Los amantes de la materia (también ilusión), del placer inmediato, pasajero y del poder, no recuerdan ni recordarán esto. Hay que tener un cierto nivel de CONCIENCIA para recordar y, es justamente por eso, que ellos están muy seguros de lo que hacen. Pero no estés triste ni asustado. Lo que sucede en este mundo parece una guerra, pero no lo es. La guerra la tuvimos durante toda la historia de la humanidad. Y lo que vivimos actualmente es solamente un paso difícil pero necesario para mejorar esta frecuencia de realidad y para que cierta cantidad de humanos despierten; es decir, que empiecen a ser entidades totalmente libres de acuerdo con su verdadera naturaleza.

Kirlian VDG: la cámara que puede ver el alma humana

 

Fuente:

Carlos Delfino y Florencia Uribe / Vida Coherente S.C. — Pensar con el Corazón.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

El catedrático Carlos Delfino y Victor Brossah, aprovechan esta cápsula para exponer la relación entre el miedo y el sistema inmune.

Ciencia y Tecnología

Solo dos grupos de personas le llaman “misterio” al tema de la conciencia: el oficialismo u quienes ignoran su verdadero potencial.

Conciencia

La Creatividad Manifestadora aborda el arte como autosanación, a través de cursos y talleres para que todos puedan aprenderlo.

Ciencia y Tecnología

La nueva etapa para Vida Coherente en 2020 y la iniciativa para experimentar los resultados de la meditación autoalusiva.

Publicidad
Publicidad Que es LBRY

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon

Archivos

Facebook

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.