Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

¿En qué planeta vive la OTAN?

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



A pesar de sus recientes fracasos en Afganistán y Libia, la OTAN está dirigiendo su locura militar hacia dos enemigos más formidables y con armas nucleares: Rusia y China.

 

Por Medea Benjamin y Nicolas Davies

La reunión de febrero de los ministros de Defensa de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte), la primera desde que el presidente Biden asumió el poder, puso de manifiesto una alianza anticuada, de 75 años de antigüedad, que, a pesar de sus fracasos militares en Afganistán y Libia, está volcando ahora su locura militar hacia dos enemigos más formidables y con armas nucleares: Rusia y China.

Este tema fue enfatizado por el Secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, en un artículo de opinión en el Washington Post antes de la reunión de la OTAN, insistiendo en que “los comportamientos agresivos y coercitivos de competidores estratégicos envalentonados como China y Rusia refuerzan nuestra creencia en la seguridad colectiva”.

Utilizar a Rusia y China para justificar un mayor despliegue militar de Occidente es un elemento clave del nuevo “Concepto Estratégico” de la alianza, llamado OTAN 2030: Unidos para una nueva era, que pretende definir su papel en el mundo durante los próximos diez años.

La OTAN fue fundada en 1949 por Estados Unidos y otras once naciones occidentales para hacer frente a la Unión Soviética y al ascenso del comunismo en Europa. Desde el final de la Guerra Fría, ha crecido hasta los 30 países, ampliándose para incorporar la mayor parte de Europa del Este, y ahora tiene un largo y persistente historial de guerras ilegales, bombardeos a civiles y otros crímenes de guerra.

En 1999, la OTAN lanzó una guerra sin la aprobación de la ONU para separar Kosovo de Serbia. Sus ataques aéreos ilegales durante la guerra de Kosovo mataron a cientos de civiles, y su estrecho aliado, el presidente de Kosovo Hashim Thaci, está ahora siendo juzgado por escandalosos crímenes de guerra cometidos al amparo de la campaña de bombardeos de la OTAN.

Lejos del Atlántico Norte, la OTAN ha luchado junto a Estados Unidos en Afganistán desde 2001, y atacó Libia en 2011, dejando tras de sí un Estado fallido y desencadenando una enorme crisis de refugiados.

La primera fase de la nueva revisión del Concepto Estratégico de la OTAN se denomina informe del Grupo de Reflexión OTAN 2030. Esto suena alentador, ya que es evidente que la OTAN necesita reflexionar urgentemente sobre su sangrienta historia. ¿Por qué una organización nominalmente dedicada a disuadir la guerra y preservar la paz sigue iniciando guerras, matando a miles de personas y dejando a países de todo el mundo sumidos en la violencia, el caos y la pobreza?

Pero desgraciadamente este tipo de introspección no es lo que la OTAN entiende por “reflexión”. El Grupo de Reflexión, en cambio, aplaude a la OTAN como “la alianza militar más exitosa de la historia”, y parece haber tomado una hoja del libro de jugadas de Obama al sólo “mirar hacia adelante”, mientras se lanza a una nueva década de confrontación militar con sus anteojeras firmemente colocadas.

El papel de la OTAN en la “nueva” Guerra Fría es en realidad una vuelta a su antiguo papel en la Guerra Fría original. Esto es instructivo, ya que desentierra las feas razones por las que Estados Unidos decidió crear la OTAN en primer lugar, y las expone para que una nueva generación de estadounidenses y europeos las examinen en el contexto del mundo actual.

Cualquier guerra de Estados Unidos contra la Unión Soviética o Rusia siempre iba a situar a los europeos directamente en el frente, tanto como combatientes como víctimas en masa. La función principal de la OTAN es garantizar que la población europea siga desempeñando estos papeles asignados en los planes de guerra de Estados Unidos.

Como explica Michael Klare en un informe de NATO Watch sobre la OTAN 2030, cada paso que Estados Unidos está dando con la OTAN está “destinado a integrarla en los planes de Estados Unidos para luchar y derrotar a China y Rusia en una guerra total”.

El plan del Ejército de Estados Unidos para una invasión de Rusia, que se llama eufemísticamente “El Ejército de Estados Unidos en operaciones multidominio”, comienza con bombardeos de misiles y artillería sobre los centros de mando y las fuerzas defensivas rusas, seguidos de una invasión de fuerzas blindadas para ocupar zonas y lugares clave hasta que Rusia se rinda.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Como es lógico, la estrategia de defensa de Rusia ante una amenaza existencial de este tipo no sería rendirse, sino tomar represalias contra Estados Unidos y sus aliados con armas nucleares.

Los planes de guerra de Estados Unidos para un asalto a China son similares, e implican el lanzamiento de misiles desde barcos y bases en el Pacífico. China no ha hecho públicos sus planes de defensa, pero si su existencia e independencia se vieran amenazadas, también utilizaría probablemente armas nucleares, como lo haría Estados Unidos si las posiciones se invirtieran. Pero no lo están, pues ningún otro país tiene la maquinaria bélica ofensiva que necesitaría para invadir a Estados Unidos.

Michael Klare concluye que la OTAN 2030 “compromete a todos los miembros de la alianza a una costosa competencia militar con Rusia y China que los expondrá a un riesgo cada vez mayor de guerra nuclear”.

Entonces, ¿qué piensan los europeos de su papel en los planes bélicos de Estados Unidos? El Consejo Europeo de Relaciones Exteriores realizó recientemente una encuesta en profundidad entre 15.000 personas de diez países de la OTAN y Suecia, y publicó los resultados en un informe titulado “La crisis del poder estadounidense: cómo ven los europeos a los Estados Unidos de Biden”.

El informe revela que una gran mayoría de los europeos no quiere participar en una guerra de Estados Unidos con Rusia o China y desea permanecer neutral. Sólo el 22% apoyaría ponerse del lado de Estados Unidos en una guerra con China, y el 23% en una guerra con Rusia. De modo que la opinión pública europea está en franco desacuerdo con el papel de la OTAN en los planes de guerra de Estados Unidos.

En cuanto a las relaciones transatlánticas en general, las mayorías de la mayoría de los países europeos consideran que el sistema político de Estados Unidos está roto y que la política de sus propios países está más saneada. El 59% de los europeos cree que China será más poderosa que Estados Unidos dentro de una década, y la mayoría ve a Alemania como un socio y líder internacional más importante que Estados Unidos.

Sólo el 17% de los europeos desea estrechar los lazos económicos con Estados Unidos, mientras que un número aún menor, el 10% de los franceses y alemanes, piensa que sus países necesitan la ayuda de Estados Unidos en su defensa nacional.

La elección de Biden no ha cambiado mucho la opinión de los europeos con respecto a una encuesta anterior de 2019, porque ven el trumpismo como un síntoma de problemas más arraigados y de larga duración en la sociedad estadounidense. Como concluyen los autores, “una mayoría de europeos duda de que Biden pueda recomponer a Humpty Dumpty”.

También existe un rechazo entre los europeos a la exigencia de la OTAN de que sus miembros gasten el 2 por ciento de su producto interior bruto en defensa, un objetivo arbitrario que sólo han cumplido 10 de los 30 miembros. Irónicamente, algunos Estados alcanzarán el objetivo de la OTAN sin aumentar su gasto militar porque la COVID ha reducido su PIB, pero es poco probable que los miembros de la OTAN que tienen dificultades económicas den prioridad al gasto militar.

El cisma entre la hostilidad de la OTAN y los intereses económicos de Europa es más profundo que el gasto militar. Mientras que Estados Unidos y la OTAN ven a Rusia y China principalmente como amenazas, las empresas europeas las ven como socios clave. En 2020, China suplantó a Estados Unidos como primer socio comercial de la Unión Europea y, a finales de ese año, la UE concluyó un acuerdo global de inversión con China, a pesar de las preocupaciones de Estados Unidos.

Los países europeos también tienen sus propias relaciones económicas con Rusia. Alemania sigue comprometida con el gasoducto Nord Stream 2, una arteria de gas natural de 746 millas que va del norte de Rusia a Alemania, incluso cuando la administración Biden lo califica de “mal acuerdo” y afirma que hace a Europa vulnerable a la “traición” rusa.

La OTAN parece ajena a la dinámica cambiante del mundo actual, como si viviera en otro planeta. Su informe unilateral del Grupo de Reflexión cita la violación del derecho internacional por parte de Rusia en Crimea como causa principal del deterioro de las relaciones con Occidente, e insiste en que Rusia debe “volver a cumplir plenamente el derecho internacional.” Pero ignora las violaciones mucho más numerosas del derecho internacional por parte de Estados Unidos y la OTAN y su papel de liderazgo en las tensiones que alimentan la renovada Guerra Fría:

  • las invasiones ilegales de Kosovo, Afganistán e Irak:
  • el acuerdo roto sobre la expansión de la OTAN en Europa del Este;
  • la retirada de Estados Unidos de importantes tratados de control de armas;
  • más de 300.000 bombas y misiles lanzados sobre otros países por Estados Unidos y sus aliados desde 2001;
  • las guerras por delegación de Estados Unidos en Libia y Siria, que sumieron a ambos países en el caos, revivieron a Al Qaeda y engendraron al Estado Islámico;
    la gestión estadounidense del golpe de Estado de 2014 en Ucrania, que condujo al colapso económico, la anexión rusa de Crimea y la guerra civil en el este de Ucrania; y
  • la cruda realidad del historial de Estados Unidos como agresor en serie cuya maquinaria bélica ofensiva empequeñece el gasto en defensa de Rusia en 11 a 1 y el de China en 2,8 a 1, incluso sin contar el gasto militar de otros países de la OTAN.

La incapacidad de la OTAN para examinar seriamente su propio papel en lo que llama eufemísticamente “tiempos inciertos” debería ser por tanto más alarmante para estadounidenses y europeos que sus críticas unilaterales a Rusia y China, cuyas contribuciones a la incertidumbre de nuestros tiempos palidecen en comparación.

La miope conservación y expansión de la OTAN durante toda una generación tras la disolución de la URSS y el final de la guerra fría ha preparado trágicamente el escenario para la reanudación de aquellas hostilidades, o quizás incluso ha hecho inevitable su reanudación.

El Grupo de Reflexión de la OTAN justifica y promueve la reanudación de la guerra fría de Estados Unidos y la OTAN llenando su informe con un análisis de amenazas peligrosamente unilateral. Una revisión más honesta y equilibrada de los peligros a los que se enfrenta el mundo y el papel de la OTAN en ellos conduciría a un plan mucho más sencillo para el futuro de la OTAN: que se disuelva y desmantele lo antes posible.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

La OTAN crea en Alemania un Centro Espacial para la flota estelar del Nuevo Orden Mundial

 

 

Fuente:

Medea Benjamin, Nicolas Davies / Mint Press News — What Planet Is NATO Living On?

Te puede interesar

Contenidos

Por Red Voltaire En marzo, el gobierno de la Federación Rusa recibió en una visita de 3 días a Mohamed Raad, ‎presidente del grupo...

Contenidos

MEMORANDO PARA: El Presidente DE: Veteran Intelligence Professionals for Sanity (VIPS) ASUNTO: Evitar la guerra en Ucrania Estimado Presidente Biden, La última vez que...

Contenidos

Ha comenzado la reorganización de los ejércitos del «Imperio estadounidense». ‎Para empezar, Francia y Polonia han sido “promovidas” para que puedan “dirigir” ‎fuerzas de...

Ciencia y Tecnología

Con la extraordinaria confluencia entre la firma del acuerdo de asociación estratégica Irán-China y la saga del Ever Given en el Canal de Suez,...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon