Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Dr. Coleman: Médicos y enfermeros se están dando cuenta que traicionaron a Hipócrates, a sus pacientes y a sí mismos

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



El Dr. Vernon Coleman dirige un duro mensaje a los médicos y enfermeros que permanecen en silencio y que sin embargo son conscientes de que durante la crisis manufacturada del coronavirus “no sólo traicionaron a su profesión y a sus pacientes, sino a sí mismos”. Pero lejos de interpretarse como el ataque histérico de un médico retirado, el mensaje de Coleman debe entenderse como un llamado urgente de atención a los médicos del Reino Unido —y del mundo— para sacudirse el miedo a las represalias institucionales y actuar en conjunto para llegar hasta las últimas consecuencias con respecto a las políticas anticientíficas que les han sido impuestas a través de los organismos sanitarios corrompidos por la criptocracia internacional.

El Dr. Vernon Coleman es un autor inglés, columnista y médico retirado que fue director de medicina general y profesor de ciencias médicas holísticas en la International Open University en Sri Lanka. Tiene un DSc honorario. Ha presentado pruebas ante la Cámara de los Comunes y la Cámara de los Lores. Coleman ha escrito más de 100 libros que han vendido más de dos millones de copias solo en el Reino Unido.

 

 

Transcripción del vídeo:

Un número creciente de médicos y enfermeras parecen estar despertando y cuestionando la ausencia de rigor científico que hay detrás de la farsa del coronavirus.

Eso es muy agradable y los felicito. Pero ¿por qué tardaron tanto en reaccionar? ¿Por qué esperaron tanto tiempo para hablar?

Su silencio ha traicionado a sus pacientes, a la profesión y a ellos mismos. Solo un imbécil podría haber llegado a pensar que esta crisis manufacturada requería el cierre de hospitales y cirugías de urgencia.

¿Cómo pudieron los médicos poner en espera y privar de tratamiento esencial a pacientes con cáncer?

El Servicio Nacional de Salud (United Kingdom National Health Service, o NHS) debería ser apedreado, no aplaudido. Jamás hubo un riesgo mayor que el de la gripe cada año.

De hecho, las cifras muestran que el virus de la gripe común siempre ha presentado un riesgo mucho mayor que el coronavirus. En lo que va de año, el coronavirus supuestamente ha afectado a 1 millón de personas. La gripe es capaz de afectar a mil millones de personas en el mismo período, y las tasas de mortalidad para los dos son casi idénticas. Sin embargo, no cerramos los hospitales y las clínicas cada vez que aparece una epidemia de gripe.

Resulta obvio que el cierre de hospitales, tiendas, negocios, etc., estuvo motivado políticamente, y los médicos deberían haberse dado cuenta de ello.

A mediados de marzo grabé un video en el que llamé a todo esto una farsa, pues eso resultaba obvio incluso para mí que soy un viejo solitario sentado en una silla. (…)

Las estúpidas reglas sobre el distanciamiento social nunca estuvieron justificadas. Jamás hubo ningún fundamento científico para sustentarlas. Cualquiera que crea en las herejías gemelas del distanciamiento social y el uso de máscarillas es, por definición, un loco certificado, un cretino, o el lado oscuro de la raza humana. La mayoría de quienes sostienen estas medidas son fascistas de izquierda de la Unión Europea que creen en tonterías como el cambio climático.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Los médicos y las enfermeras que ahora están despertando al hecho de que han sido engañados afirman que les dijeron que si hablaban, serían castigados. Y, sí, es cierto que las autoridades están castigando a los médicos que se atreven a cuestionar el discurso oficial.

Sé de un médico en el Reino Unido que fue eliminado del registro médico por cuestionar la historia del coronavirus. Y en Estados Unidos, el Dr. Scott Jensen, un médico que también es senador estatal, está siendo investigado por hacer declaraciones sobre la similitud del coronavirus con la gripe y sobre la forma en que se firmaron los certificados de defunción.

También es verdad que los remedios simples y efectivos para tratar la enfermedad han sido prohibidos o demonizados, simplemente para prepararnos a todos para la vacuna.

Pero si la mayoría de los médicos en un hospital grande se revelaran, ningún burócrata se atrevería a sacarlos del registro. Si 500 médicos defendieran la verdad, sería imposible quitarles sus licencias a todos.

“Trabajo en un hospital”, escribió un valiente empleado del NHS en el Reino Unido. “Hasta ahora, ninguna de las enfermeras, doctores o empleados domésticos ha enfermado, y los pacientes con el coronavirus son transportados por todo el hospital hacia zonas de rayos X, tomografía computarizada y otras salas, y misteriosamente nadie se ha infectado”.

Entonces, ¿qué clase de pusilánimes trabajan hoy en día en los servicios de atención médica? “Sólo hice lo que me ordenaron”, es la excusa más común que los delincuentes de poca monta suelen lanzar por el rabillo del ojo. Ahora, algunos de ellos están despertando y se han dado cuenta de que la farsa del coronavirus fue exactamente eso: un truco político concebido y ejecutado por personas con agendas ocultas.

 

Daniel Estulin: El coronavirus como arma de pasaje al sexto paradigma tecnológico

 

El daño causado por los cierres de hospitales será masivo y los problemas mentales causados por el miedo serán duraderos, incluso permanentes.

Millones sufren de depresión severa como resultado de las mentiras que se han contado. Las tasas de suicidio van a dispararse. Cualquier médico que aún se distancie socialmente y use máscaras fuera del quirófano debería avergonzarse de sí mismo.

Como gran parte del resto de la población, ellos también han sido ridiculizados, y si aún les quedara algo de orgullo profesional deberían reconocerse avergonzados por su propia credulidad y por la facilidad con la que se les ha convertido en parte de una conspiración que los ha echo parecer unos tontos.

Ahora es el momento para que los profesionales de la medicina y la enfermería se pongan de pie y exijan respuestas y explicaciones a los líderes de sus profesiones y de los administradores que dieron las órdenes que han causado decenas de miles de muertes innecesarias tan solo en el Reino Unido.

También deben insistir para que los hospitales abran por completo y para que se les diga a los pacientes que no hay nada que temer, ya que un número creciente de médicos se ha dado cuenta de que el susto del coronavirus es parte de una farsa.

Todavía hay hospitales y administradores que se comportan como si estuviéramos en medio de un brote de peste bubónica. Y la última locura de los directores del NHS es proponer que los pacientes que deseen recibir tratamiento del Departamento de Accidentes y Emergencias (A&E) deben llamar por teléfono para hacer una cita.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Según los informes, el director médico nacional del NHS en Inglaterra le dijo al Comité de Salud y Atención Social de la Cámara de los Comunes que el servicio de salud quería que los pacientes llamaran primero y se les asignara un horario para asistir al Departamento de A&E. Lo acabo de escuchar.

Ese tipo espera que los pacientes que están desesperados por recibir atención médica, que sangran con dolor o que llevan algún hueso roto asomado sobre la piel estén dispuestos a llamar por teléfono y hacer una cita para ser atendidos por el Departamento de Accidentes y Emergencias.

¿Qué cualificaciones tendrán los telefonistas que les atiendan? ¿Quizá un diplomado en carpintería?

Los familiares tendrán que llamar angustiados por teléfono y concertar una cita antes de ir al hospital. ¿Es que planean matar a más pacientes? ¿Acaso los cierres de hospitales no han matado ya suficientes?

Les diré lo que va a pasar. La gente saturará el servicio para solicitar una ambulancia, y no será culpa de ellos. En cuanto a los hospitales, incluso el Royal College of Physicians admite que muchos servicios del NHS no volverán a su capacidad total durante más de un año.

 

Médicos por la Verdad: Desmontando la versión oficial del COVID-19

 

Millones de pacientes esperarán demasiado. Los pacientes con dolor tendrán que esperar más de un año para recibir tratamiento. Los tiempos de espera serán obscenamente largos. Estamos volviendo a la Edad Media. Peor aún, estamos regresando al oscurantismo. Decenas de miles no serán atendidos sino hasta que sea demasiado tarde. Decenas de miles de personas que podrían haber vivido morirán en todo el mundo. El número de muertos por la farsa se medirá en millones. Y, comparativamente, pocos habrán muerto por el coronavirus. La gran mayoría morirá por haber sido excluidos, abandonados, o porque se estaban demasiado asustados como para buscar ayuda.

Los profesionistas de medicina y enfermería tienen que evitar tener que asumir la responsabilidad de todo ese dolor, esa pena y esas muertes. Antes de permitir el cierre de los hospitales, los médicos debieron rechazar el galimatías anti-científico que sostiene la farsa del coronavirus. Debieron haber hecho preguntas. Nunca fue difícil darse cuenta de que se estaban cometiendo errores… Los médicos y las enfermeras traicionaron a sus pacientes y sus profesiones, pero también se traicionaron a sí mismos. Muchos se sintieron complacidos por los aplausos semanales y los elogios que recibieron y que debieron haber sabido que no merecían.

Es hora de que las profesiones de la curación se reconcilien. Deben dejar en claro a los administradores y a los políticos que ya no aceptarán más tonterías sobre el coronavirus. Deben exigir que los asesores médicos de su gobierno sean despedidos. Deben exigir que todos los miembros del establishment médico de la oligarquía sean despedidos también. Deben exigir que se abandone el distanciamiento social y que se quemen las mascarillas. Deben decirle al público que no hay nada que temer, y deben prepararse para trabajar largas horas para eliminar la acumulación de pacientes lo más rápido posible. Si los médicos y las enfermeras no se ponen de pie, no habrá ninguna opción de arreglarlo. Y entonces serán verdaderamente indignos.

Espero que este video permanezca en línea por lo menos un par de días para que una o dos personas puedan verlo. YouTube está eliminando casi cualquier cosa en estos días, y lo que me parece censura política parece haberse vuelto un asunto arbitrario.
Gracias por escuchar al anciano enojón sentado en una silla, y gracias por todo su apoyo y aliento. Pueden compartir mis videos en Twitter, Facebook, BitChute o donde sea. Si los traducen a otros idiomas sería genial. Pueden encontrar las transcripciones en mi sitio web: www.vernoncoleman.com. Y aunque a veces pueda parecerles repetitivo, recuerden que no están solos. Cada vez más personas están despertando, y podemos ganar y ganaremos esta batalla. Y recuerden: desconfíen del gobierno, eviten los medios de comunicación de masas y luchen contra las mentiras.

 

Vernon Coleman sobre los fundamentos de la pandemia: ‘No es ciencia, es propaganda’

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Fuente:

Vernon Coleman —

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Cerca de 1 millón 300 mil personas se reunieron en Berlín el 1 de agosto de 2020 para celebrar el Día de la Libertad...

Ciencia y Tecnología

Las pruebas de Reacción en Cadena de la Polimerasa (RT-PCR) se utilizan en todo el mundo para “diagnosticar” la infección por Sars-Cov-2. Una investigación...

Ciencia y Tecnología

El director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Robert Redfield, admitió la semana pasada que los hospitales estadounidenses pueden...

Ciencia y Tecnología

Según un artículo publicado por Swiss Policy Research, las mascarillas faciales de tela (cubrebocas) en la población general podrían ser eficaces, al menos en...

Publicidad comprar oro
Publicidad Que es LBRY

Archivos

Facebook

Publicidad servicio de VPN

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.