Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Del dolarcentrismo del Foro Económico Mundial de Davos a la desdolarización del Club Valdai

En una columna reciente para La Jornada en la que destaca la visión multipolarista del Club Valdai en su 20ª reunión anual, el geoestratega Alfredo Jalife estima poco probable que el Foro Económico Mundial de Schwab/Soros y su aliado superlativo Gran Bretaña puedan imponer su gobierno mundial en Occidente y si quiera en la angloesfera, cuando cunde la ingobernabilidad y la revuelta civil en el G-7. Jalife también resalta la dicotomía del siglo XXI, conjugándola con la del filósofo-ideólogo de Putin, Alexander Dugin, como un antagonismo entre dos partidos a nivel mundial: los globalistas del Gran Reseteo (orden unipolar anglo-estadounidense) y los antiglobalistas del Gran Despertar (soberanistas con horizonte universal, encabezados por el G2 de Rusia y China).

 

Por Alfredo Jalife

En la “fase pos-Ucrania (https://bit.ly/3Q9Fldm)”, el presidente Putin expuso, en la 20 reunión anual del Club Valdai, que detrás del operativo en Ucrania se insinúa la construcción de un nuevo orden mundial de carácter multipolar (https://bit.ly/48FZAq9).

Durante tal reunión, Jeffrey Sachs, economista de la Universidad de Columbia, aseveró que “la era del sistema financiero internacional dominado por el dólar está llegando a su fin y esto sucederá en la próxima década (https://bit.ly/3tn5DzM)”. A su juicio, EU abusó de los privilegios del dólar como moneda preferida para el comercio global y las reservas de los bancos centrales: Uno de los privilegios era la posibilidad de pedir prestado a tipos de interés reducidos. Esto mantenía un sistema de pagos internacionales muy eficiente, pero EU abusó de este sistema, especialmente en los últimos 15 años. Explayó que EU se ha vuelto dependiente de la utilización del sistema financiero para lograr objetivos geopolíticos.

El declive gradual de EU se refleja en la producción mundial: hoy es solamente responsable de 15 por ciento cuando después de la Segunda Guerra Mundial era de 30 por ciento, que, a mi juicio, se incrementará con el ascenso irresistible del 11-BRICS que ahora ostenta un PIB (medido en su paridad de compra), tras la Cumbre tectónica de Johannesburgo, de 37 por ciento frente a 29.2 por ciento del alicaído G-7 a punto de entrar en estanflación (la peor mezcla: estancamiento con inflación) más una severa crisis de la deuda.

En medio de la desglobalización y los regionalismos del tipo nearshoring, el fanático globalista alemán Klaus Schwab –con ínfulas de Zeus posmoderno a sus 85 años–, mandamás del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), y aliado del megaespeculador con máscara filantrópica (sic), el jázaro (https://amzn.to/2MR0PfM) George Soros, alucinó en la “fase pos-Ucrania (httpns://bit.ly/46C0zpl)” que el “mundo no será más gobernado por las superpotencias como EU […]Será gobernado por los accionistas aliados (stakeholders), como BlackRock y Bill Gates”. ¡Ni más ni menos que el gobierno mundial de la plutocracia jázaro-anglosajona (https://bit.ly/3RRcR9g)!

En la fase pos-Ucrania, se asienta más la fractura de la biósfera de EU frente al G-2 de Rusia y China (https://bit.ly/3NnaoQg) y no veo cómo el WEF de Schwab/Soros pueda imponer su gobierno mundial en la anglósfera, ya no se diga en Occidente, cuando cunde la ingobernabilidad y la revuelta civil en el G-7.

Desde hace 52 años, con su eclosión en 1971, al unísono del desacoplamiento del dólar con el patrón-oro por Nixon, el WEF ha sido faro y foro de la globalización neoliberal y, desde la disolución de la URSS, del dolarcentrismo.

El problema es que Gran Bretaña, uno de los superlativos aliados del gobierno mundial del WEF –el gran reset (https://bit.ly/3KoMoey), la perniciosa Agenda 2030 y el control farmacológico/vacunas por GAVI (https://bit.ly/3F8cfV8)–, echó dramática reversa con su geopolitizada agenda verde cuando su primer Rishi Sunak regresó humillantemente a la explotación de hidrocarburos en el mar del Norte (https://bit.ly/3tr4bfS).

En realidad, la plutocrática globalización neoliberal y su dolarcentrismo destruyó la añeja dicotomía topográfica de los siglos XVII y XVIII (Parlamento británico y Asamblea francesa) de izquierda-derecha, cuando la izquierda travesti –en búsqueda del poder caníbal más que de la defensa de sus principios inalienables– se volvió globalista y adoptó los cánones y cañones del WEF y su gobierno mundial plutocrático, lo cual expuse en Nacionalismo contra globalismo: dicotomía del siglo XXI antes de la IA (https://bit.ly/46irEyl).

Hoy Alexander Dugin, ideólogo del presidente Putin, ha adoptado la misma dicotomía para el siglo XXI: “Sólo existen dos partidos a nivel mundial, globalistas del gran reinicio y antiglobalistas del gran despertar (https://bit.ly/3PMVWlv)”.

A Dugin le faltó agregar que los antiglobalistas son soberanistas/nacionalistas con horizonte universal.

 

El camino de Putin y el del programa de ‘Jóvenes Líderes Mundiales’ del Foro Económico Mundial

 

Fuente:

Alfredo Jalife, en La Jornada: Del dolarcentrismo del Foro Económico Mundial de Davos a la desdolarización del Club Valdai. 9 de octubre de 2023.

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa En el Foro PLAS Digital en Uzbekistán, Andrei Mikhailishin, jefe del grupo de trabajo BRICS Pay, anunció que el Consejo Empresarial...

Criptopolítica

Por Mente Alternativa El 16 de noviembre de 2023, la Cour de Cassation confirmó la culpabilidad de la firma global de servicios financieros y...

Contenidos

Por Tsargrad Andrei Klintsevich dijo que los representantes del servicio de inteligencia británico MI6 en sus páginas de las redes sociales ya habían pedido...

Contenidos

Por Mente Alternativa El 13 de junio, en el marco de la cumbre anual del G7 en Italia “Biden y Zelenskyy firmaron un acuerdo...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram