Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Colapso hiperinflacionario, hambruna y riesgo de guerra nuclear: ¿dónde está el liderazgo?

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Con el sistema financiero occidental en un colapso hiperinflacionario, con una posible guerra entre potencias nucleares, nuevas epidemias y una hambruna que amenaza a miles de millones, el mundo se adentra en una nueva Edad Oscura. El liderazgo fallido de la civilización occidental nos dice que se puede culpar de todo a Putin [sic], y que nada han tenido que ver 30 años de guerras de cambio de régimen neocolonial, ni la impresión de cuatrillones de dólares en la City de Londres y en Wall Street para rescatar a los principales bancos, ni las políticas de austeridad sanitaria, ni los recortes a la producción de energía y a la producción de alimentos basados en la falsa “ciencia” del cambio climático antropogénico. ¿Dónde están los líderes de la civilización occidental que pueden poner fin a esta locura?

 

Foto: “La catástrofe alimentaria que se avecina”, anunciada en la portada de la revista The Economist (propiedad de las familias maltusianas Rothschild y Agnelli, de la nobleza negra anglo-veneciana).

Foto: “La catástrofe alimentaria que se avecina”, anunciada en la portada de la revista The Economist (propiedad de las familias maltusianas Rothschild y Agnelli, de la nobleza negra anglo-veneciana).

 

Por Executive Intelligence Review

El mundo se adentra en una nueva Edad Oscura. Considere la serie de crisis: El sistema financiero occidental basado en el dólar se está deshaciendo en un colapso hiperinflacionario; la “probabilidad” de una guerra entre potencias nucleares se discute casualmente en todos los medios de comunicación; la pandemia sigue matando, mientras surgen nuevas epidemias; la hambruna está matando a miles y amenazando a miles de millones.

Por supuesto, el fallido liderazgo de la civilización occidental nos dice a todos que se puede culpar de todo a Putin. Treinta años de guerras de cambio de régimen neocolonial en Asia, el suroeste de Asia y África, debemos suponer, no han tenido nada que ver. Tampoco la impresión de varios cuatrillones de dólares en la City de Londres y en Wall Street para rescatar a los principales bancos, en lugar de someterlos a una reorganización por quiebra. Tampoco tuvo nada que ver el hecho de que se hayan negado los sistemas modernos de atención sanitaria a la mayor parte del mundo en desarrollo y se hayan eliminado sistemáticamente en el sector avanzado para maximizar los beneficios de los propietarios privatizados de Wall Street. Tampoco lo hizo el “New Deal verde” de recortar la producción de energía y sacar la tierra de la producción de alimentos basándose en la falsa “ciencia” del cambio climático antropogénico. No, estos no son la causa: es sólo Rusia, Rusia, Rusia.

¿Dónde están los líderes de la civilización occidental que pueden poner fin a esta locura y restaurar la idea de que las políticas deben basarse en la dignidad de la raza humana, el avance del conocimiento científico y el fomento del desarrollo intelectual de todos los niños? Para comprender el alcance del problema, hay que fijarse en la reunión de los multimillonarios del mundo que ha comenzado hoy en Davos. Klaus Schwab, fundador y director ejecutivo del Foro Económico Mundial de Davos, inauguró el evento de una semana de duración presentando al actor de marionetas, el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy, para el discurso de apertura. Tras una gran ovación de la élite mundial allí reunida, Zelenskyy despotricó sobre los heroicos luchadores por la libertad ucraniana que defienden la democracia. Uno sospecha que la mayoría de los asistentes había visto los vídeos publicados por Rusia de los “heroicos luchadores por la libertad” que se habían rendido del Batallón Azov en Mariupol. Uno tras otro se les pidió que se quitaran las camisas, mostrando los tatuajes de esvásticas, retratos de Hitler y Stepan Bandera, símbolos del sol negro (como el utilizado por el asesino de adolescentes trastornados en Buffalo) y otras designaciones típicas del nazismo. Cualquiera que se haya tomado el tiempo de estudiar mínimamente la historia reciente de Ucrania sabe que la elección de Zelenskyy se basó en su compromiso con la paz en el Donbass y con Rusia, pero que los nazis le dijeron: “Se colgará de algún árbol en Khreshchatyk [la calle principal de Kiev], si traiciona a Ucrania y a las personas que murieron en la Revolución y la Guerra”; en su lugar, eligió convertirse en un títere británico, para provocar una guerra con Rusia. El principal think tank estratégico británico, el Royal United Services Institute (RUSI), emitió recientemente nuevas órdenes a sus activos ucranianos: amenazar con una guerra nuclear con Rusia por Crimea, escribió Malcolm Chalmers del RUSI, para obligar a Rusia a capitular. (Véase la Alerta Diaria del EIR del domingo).

Que Klaus Schwab, del Foro Económico Mundiak, apoye a los nazis no debería sorprender. Schwab escribió en su libro Stakeholder Capitalism que el “enigma central de la lucha contra el cambio climático” es que “la misma fuerza que ayuda a la gente a salir de la pobreza y llevar una vida decente es la que está destruyendo la habitabilidad de nuestro planeta para las generaciones futuras”. Sería difícil encontrar una expresión mejor del genocidio maltusiano. Está claro que las “generaciones futuras” con las que sueña el Sr. Schwab incluirán a pocas personas del sector en desarrollo

Mientras tanto, los dirigentes estadounidenses se encuentran en Japón, organizando el “desacoplamiento” de China, una política exigida por otro destacado think tank británico, la Henry Jackson Society (véase la Alerta Diaria EIR del domingo). El presidente Joe Biden tropezó hoy con la lectura de su teleprompter para anunciar una nueva institución: el Marco Económico Indo-Pacífico (IPEF), una pseudo-organización sin más políticas que cortar cualquier dependencia de la cadena de suministro de China, para implementar el “desacoplamiento”. Mañana Biden celebrará una cumbre de la QUAD (Estados Unidos, Japón, Australia e India), creada para respaldar la plantilla estadounidense de “democracias contra autocracias”, con China como objetivo.

Sin embargo, existe un verdadero liderazgo dispuesto a poner fin a la locura y a forjar una comunidad de principios basada en la dignidad de la raza humana y en los objetivos comunes de la humanidad. La conferencia del Instituto Schiller del 9 de abril, “Por una conferencia para establecer una nueva arquitectura de seguridad y desarrollo para todas las naciones”, demostró ese liderazgo, con la participación del embajador ruso en Estados Unidos; uno de los principales economistas chinos; líderes políticos de India, Sudáfrica, Iberoamérica, Europa y Estados Unidos; y con la presentación de la fundadora del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche. Una medida del impacto de esa conferencia puede verse en el aumento del número de espectadores de la transmisión semanal de Zepp-LaRouche en el canal de YouTube del Instituto Schiller desde ese evento: de 1400, a 2800, a 3500, a 5200, y a 7400 hasta ahora el 19 de mayo.

Los días 18 y 19 de junio se celebrará otra gran Conferencia Internacional del Instituto Schiller, que reunirá a un número aún mayor de líderes de todo el mundo, que reconocen tanto el peligro extremo como la urgencia de que las políticas formuladas por Lyndon LaRouche -las “Cuatro Leyes” de LaRouche- se pongan a disposición de todas las naciones.

Dos conferencias del Instituto Schiller celebradas esta semana suponen una importante intervención en la crisis, al tiempo que sirven de base para el evento del 18 y 19 de junio. Las ramas danesa y sueca del Instituto Schiller celebrarán un acto el miércoles 25 de mayo en el que exigirán que Suecia y Finlandia den marcha atrás en su decisión de ingresar en la OTAN, al tiempo que abordarán la necesidad de una nueva arquitectura de seguridad y desarrollo para todas las naciones. El jueves 26 de mayo, el coronel Richard Black (retirado), cuya entrevista para el Instituto Schiller y la EIR del 26 de abril, en la que advertía que la política de Estados Unidos conducía a una guerra nuclear, cuenta ya con al menos medio millón de visitas, hablará junto con Helga Zepp-LaRouche y expertos militares y de inteligencia estadounidenses y europeos sobre el mismo tema.

 

Cómo llegamos a esto: Guerras, colapso económico, Covid, Reseteo y Nuevo Trato Verde

 

Fuente:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Executive Intelligence Review: Hyperinflationary Collapse, Famine, and a Risk of Nuclear War—Where Is the Leadership?
EIR LEAD EDITORIAL FOR TUESDAY, MAY 24, 2022.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Los ambiciosos proyectos de conectividad de Eurasia, liderados por China y Rusia, se adentran en el corazón de Asia, superando los obstáculos de Occidente....

Ciencia y Tecnología

Mucha gente sigue confundida sobre la naturaleza de la alianza multipolar liderada por Rusia y China. ¿Se trata de una oposición controlada que da...

Ciencia y Tecnología

Piden una “confrontación científica pública” entre científicos ‘catastrofistas’ y ‘anticatastrofistas’. En una carta abierta que ha recogido casi 200.000 adhesiones en Change.org, los promotores...

Ciencia y Tecnología

La Operación Especial Militar de Rusia en Ucrania es una batalla por el significado del fin de la historia. Una gran batalla filosófica. Es...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY