Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Andrei Fursov: Cómo se privatizará el planeta Tierra. Una nueva religión para gobernar el mundo

Como explica el historiador ruso Andrei Fursov, detrás de la atractiva fachada del término “desarrollo sostenible” se esconde una visión optimista pero preocupante de reducir la población mundial a 2.000 millones de personas y disminuir el nivel de vida de la mayoría en nombre de preservar la naturaleza. En reuniones internacionales recientes, entre ellas el foro sobre el clima COP27, en Egipto, organizado por el Centro Interreligioso para el Desarrollo Sostenible, se destacó la importancia de la agricultura como fuente significativa de emisiones de gases de efecto invernadero, lo que plantea la necesidad de incluirla en la solución. Además, se presentaron propuestas como el cultivo de insectos como alternativa más sostenible. Durante el foro, se celebró una ceremonia de penitencia climática y se promovió la idea de una única religión abrahámica mundial centrada en la conservación de la naturaleza. Incluso existe una corriente de pensamiento ecologista que va más allá de la preocupación por los recursos y defiende la igualdad entre todas las especies, incluso equiparando los derechos de una araña a los de un ser humano. En estas reuniones se planteó la idea de utilizar el carbono como una forma de moneda en un futuro descarbonizado, con una mayor valoración de los recursos en el Hemisferio Sur. Además, se impulsó la privatización corporativa global de la naturaleza y la Tierra a través de la tecnología blockchain, en nombre de una agenda verde y un único dios interreligioso al servicio de la naturaleza. Estos enfoques tienen vínculos con la agenda del ultra-globalismo y el control mundial a través de fusiones entre Estados, corporaciones e instituciones supranacionales lideradas por inteligencia artificial. En resumen, las reuniones internacionales sobre el clima y la ecología revelan una intersección entre los intereses globalistas, la visión tecnocéntrica y una narrativa que niega la importancia de lo humano. Lo cierto es que hay una contra-narrativa basada en ciencia real y en filosofía humanista, y la teoría que atribuye el calentamiento climático a la actividad humana está a punto de convertirse en eje del enfrentamiento entre Occidente y Rusia. Si bien nadie duda que la temperatura aumenta en ciertas partes del mundo, la realidad es que no hay, por ahora, ninguna explicación alternativa para ese fenómeno. Por eso, científicos de renombre, van a presentar una en la COP28 de Dubai. Esos científicos son miembros de la Academia de Ciencias de Rusia. Si finalmente los científicos rusos logran hacerse escuchar en la COP28 es muy probable que los participantes se dividan en dos bandos. Así que es posible que la COP28 se convierta en un enfrentamiento entre los aliados de los anglosajones y los defensores de Rusia, que representan a la enorme mayoría de la población mundial.

 

 

Por Andrei Fursov

Tenemos en la mira algunas reuniones internacionales. Una de ellas fue el foro sobre el clima COP27, que tuvo lugar en noviembre de 2022 en el Sinaí (Egipto), es decir, el lugar de revelación religiosa de todas las religiones abrahámicas. Uno de los organizadores fue el Centro Interreligioso para el Desarrollo Sostenible.

Quiero recordarles que, a pesar de todo su atractivo exterior, el término “desarrollo sostenible” significa en realidad -de forma bastante optimista- reducir la población mundial a 2.000 millones de personas, en efecto “aterciopelado” y poco genocida, reducir el consumo y el nivel de vida del grueso de la población mundial, en nombre de salvar la naturaleza del hombre.

El Representante Especial de Estados Unidos para el Cambio Climático, John Kerry, ha dicho lo siguiente sobre cómo resolver el problema de las emisiones de gases de efecto invernadero acabando con la agricultura: “Mucha gente no sabe que la agricultura es responsable de cerca del 33% de las emisiones mundiales. Y no vamos a llegar a cero. No superaremos el reto si la agricultura no forma parte de la solución. Los propios sistemas alimentarios contribuyen a una cantidad significativa de emisiones, simplemente en virtud de lo que hacemos.”

“Estamos en medio de una extinción masiva, en medio de una crisis climática, y sin embargo, de alguna manera tenemos que alimentar a una población creciente”, dice la entomóloga Sarah Beynon, que está desarrollando alimentos a base de insectos en una granja experimental en Gales, “tenemos que cambiar, y tenemos que cambiar mucho”. El cultivo de insectos requiere mucha menos tierra, energía y agua que la agricultura tradicional y tiene una huella de carbono mucho menor. Según un estudio realizado por científicos de la Universidad de Wageningen (Países Bajos), los grillos producen un 80% menos de metano que las vacas y entre 8 y 12 veces menos de amoníaco que los cerdos”.

El foro interreligioso celebró una ceremonia de penitencia climática por la supuesta culpabilidad de la humanidad en el dañino cambio climático. Se presentó una eco-biblia escrita por un grupo de católicos, protestantes y judíos dirigidos por el rabino Neril. También se presentaron comentarios ecológicos sobre los libros del Génesis y el Éxodo. La tesis principal es que “el desarrollo sostenible es la voluntad de Dios”. Es decir, que la justificación secular del desarrollo sostenible de los ultraglobalistas ya no es suficiente. Se expusieron los 10 mandamientos de la justicia climática. Y lo que es más importante, se formuló la idea de una única religión abrahámica mundial, cuyo propósito y centro es la conservación de la naturaleza. Es decir, en nombre de Dios, por supuesto, pero, de hecho, no por Él, sino por el bien de la naturaleza.

“Los ecologistas sumidos en el espíritu del steampunk o del ciberfeminismo, los Cthulhuzen de Donna Harraway, son un tipo de posthumanos. Incapaces de ser humanos, intentan convertirse en ratones o garrapatas, pero al hacerlo ofenden a roedores y pájaros. El ‘capitaloceno’ es un estado del ser en el que el hombre se convierte en una especie de vida dentro del sistema capitalista. Tal persona es semejante a un musgo que vive en una roca en los bosques húmedos, y no piensa en decir sí o no a la roca. Es sólo musgo. Las personas que no dicen la palabra ‘capitalismo’ son musgo en el sistema capitalista. Crecen en él, funcionan en él, se reproducen en él y se propagan como un hongo. Siguen este statu quo, se disuelven en él. Pueden cambiar de género si son avanzados, pueden atenerse a su género si no son capitalistas muy avanzados y representan un modelo obsoleto de capital. Pero, aun así, ¡ambos son musgo! Forman parte del ‘capitaloceno’.” —Alexander Dugin.

Los ideólogos del ecologismo no se limitan a suponer que hay demasiada gente en el planeta y que están exprimiendo los recursos. El segundo postulado es mucho más interesante: todas las especies, incluida la humana, son iguales y equitativas. Es decir, una araña rara del Amazonas tiene los mismos derechos que un humano. Además, una araña no daña la naturaleza, mientras que los humanos la contaminan.

Los ultraglobalistas no serían fieles a sí mismos si no impulsaran cuestiones muy concretas de redistribución mundial y control de los recursos del mundo bajo el manto de la fe. Me llamó especialmente la atención el discurso de un tal Michael Sharon. Es un antiguo asesor del Banco de Inglaterra, copresidente del G-20 y ahora presidente de una entidad de Zuckerberg.

Afirmó sin rodeos que el carbono pronto se convertirá en una especie de moneda junto a la moneda convencional a medida que la industria se descarbonice. Y subrayó que el Hemisferio Sur, y el Sur global en general, tiene más valor que el Norte. “El Sur es más valioso y vale más que todo lo que hay en todos los bancos ingleses. Los bosques de Indonesia son el pulmón derecho del planeta, los bosques del Amazonas son el pulmón izquierdo. El agua, los árboles, la biodiversidad, todo ello…” – subrayó Sharon (¡y deberíamos recordarlo!) – “… cuesta dinero. Tenemos que pensar en ponerle precio a todo eso”. La única cuestión, en su opinión, es “cómo ponerlo en práctica”. “Lo más probable”, dijo, “a través de la tecnología blockchain”.

En nombre de una agenda “verde” y de un único dios interreligioso al servicio de la naturaleza, se está impulsando la idea de la privatización corporativa global de la naturaleza y, más concretamente, del planeta Tierra con todos sus recursos, incluido el oxígeno que producen los bosques. ¿Cómo no pensar en la novela de Alexander Belyaev “El vendedor de aire”? Creo que bien podríamos llegar a eso.

“La agenda medioambiental se ha convertido en las últimas décadas en uno de los principales focos de atención de los globalistas. En términos prácticos, esto es evidente en el concepto de ‘Gran Reajuste’ promovido por el fundador del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab. Su esencia es que, en nombre de la ecología, propone ceder el control del mundo a una fusión de Estados, corporaciones e instituciones supranacionales dirigidas por una inteligencia artificial.

En el plano teórico, esto coincide con el culto a la naturaleza como pura materialidad que impregna las actitudes de una serie de corrientes del transhumanismo, y con el discurso de la apologista ciberfeminista Donna Haraway sobre la ktul(x)ocene como fin de la era antropocéntrica. En este último caso, la narrativa ecológica se entrelaza con la tecnocéntrica y la negación de lo humano. Si acudimos a la historia de muchas iniciativas ecologistas, encontramos globalismo, maltusianismo, eugenesia, al servicio de los intereses de los círculos mundialistas” – Alexander Bovdunov.

 

El Club de Roma, la agenda de despoblación mundial y la farsa del calentamiento global ‘provocado por el hombre’

 

Fuente:

Andrey Fursov, en Zavtra: Cómo se privatizará el planeta Tierra. Una nueva religión para gobernar el mundo. 6 de junio de 2023.

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Policy Horizons Canada (Policy Horizons), el “centro de excelencia en prospectiva del Gobierno de Canadá”, publicó recientemente un informe titulado “Disrupciones...

Contenidos

Por Malek Dudakov El desafortunado Primer Ministro británico se encamina directamente hacia la derrota total en dos semanas. Pero hay buenas noticias para él....

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Un informe de la Universidad Deakin de Australia para la Red de Periodismo de la Tierra (Earth Journalism Network, EJN) (1),...

Ciencia y Tecnología

Por Andrei Fursov Nick Bostrom (en sueco, Niklas Boström), un filósofo sueco ultraglobalista de la Universidad de Oxford, que asesora al gobierno británico, escribe...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram