Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

2024 Año del Dragón: Rutas de la Seda, Rutas BRICS, Sino-Rutas

A medida que nos adentramos en el incandescente 2024, China, Rusia e Irán llevarán al siguiente nivel la lucha por un sistema más igualitario y justo, y cuatro grandes tendencias definirán el progreso de la Eurasia interconectada, escribe Pepe Escobar. La integración financiera y comercial será la norma. Rusia e Irán ya han integrado sus sistemas de transferencia de mensajes financieros, eludiendo el SWIFT y comerciando en riales y rublos. Rusia-China ya liquidan sus cuentas en rublos y yuanes, acoplando la inmensa capacidad industrial china con los inmensos recursos rusos. La integración económica del espacio postsoviético, que se inclina hacia Eurasia, fluirá predominantemente no tanto a través de la Unión Económica de Eurasia (UEEA) como interconectada con la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS). No habrá incursiones prooccidentales significativas en el Heartland: los “stans” centroasiáticos se integrarán progresivamente en una única economía euroasiática organizada a través de la OCS. El choque se agudizará aún más, enfrentando al Hegemón y sus satélites (Europa y Japón/Corea del Sur/Australia) contra la integración euroasiática, representada por los tres principales BRICS (Rusia, China, Irán) más la RPDC y el mundo árabe incorporado al BRICS 10.

 

 

Por Pepe Escobar

En el frente ruso, el inimitable Sergey Karaganov ha dictado la ley: “No debemos negar nuestras raíces europeas; debemos tratarlas con cuidado. Al fin y al cabo, Europa nos ha dado mucho. Pero Rusia debe avanzar. Y avanzar no significa hacia Occidente, sino hacia el Este y el Sur. Ahí es donde está el futuro de la humanidad”.

Y eso nos lleva al Dragón, en el Año del Dragón.

 

Las hojas de ruta de Mao y Deng

La friolera de 3.680 millones de viajes chinos en tren en 2023, un récord histórico.

China va camino de convertirse en líder mundial de la inteligencia artificial en 2030. El gigante tecnológico Baidu, por ejemplo, acaba de lanzar Ernie Bot para competir con ChatGPT. En China, la IA se está extendiendo rápidamente a la sanidad, la educación y el entretenimiento.

La eficiencia es la clave. Los científicos chinos han desarrollado el chip ACCEL, capaz de realizar 4,6 cuatrillones de operaciones por segundo, en comparación con el A100 de NVIDIA, que ofrece 0,312 cuatrillones de operaciones por segundo de rendimiento de aprendizaje profundo.

China gradúa no menos de un millón más de estudiantes de STEM que Estados Unidos, año tras año. Esto va mucho más allá de la IA. Las naciones asiáticas siempre alcanzan el 20% superior en las competiciones de ciencias y matemáticas.

Puede que el Instituto Australiano de Política Estratégica (ASPI) sea pésimo en geopolítica. Pero al menos han hecho un servicio público mostrando las naciones que lideran el planeta en 44 sectores tecnológicos críticos.

China es el número uno, a la cabeza en 37 sectores. Estados Unidos lidera 7. Todos los demás lideran cero sectores. Entre ellos, Defensa, espacio, robótica, energía, medio ambiente, biotecnología, materiales avanzados, tecnología cuántica clave y, por supuesto, IA.

¿Cómo ha llegado China hasta aquí? Hoy resulta muy esclarecedor volver a leer un libro de 1996 de Maurice Mesner: The Deng Xiaoping Era: Una investigación sobre el destino del socialismo chino, 1978-1994.

En primer lugar, hay que saber lo que ocurrió bajo Mao:

“Desde 1952 hasta mediados de la década de 1970, la producción agrícola neta de China aumentó a un ritmo medio anual del 2,5%, mientras que la cifra correspondiente al período más intenso de industrialización de Japón (de 1868 a 1912) fue del 1,7%”.

En el ámbito industrial, todos los indicadores subieron: producción de acero; carbón; cemento; madera; energía eléctrica; petróleo crudo; fertilizantes químicos. “A mediados de la década de 1970, China producía también un número considerable de aviones a reacción, tractores pesados, locomotoras de ferrocarril y modernos buques oceánicos. La República Popular también se convirtió en una importante potencia nuclear, dotada de misiles balísticos intercontinentales. En 1964 se realizó con éxito la primera prueba de bomba atómica, en 1967 se fabricó la primera bomba de hidrógeno y en 1970 se puso en órbita un satélite”.

La culpa es de Mao: transformó a China “de uno de los países agrarios más atrasados del mundo en la sexta potencia industrial a mediados de la década de 1970”. En la mayoría de los indicadores sociales y demográficos clave, China se comparaba favorablemente no sólo con India y Pakistán en el sur de Asia, sino también con “‘países de renta media’ cuyo PNB per cápita era cinco veces el de China”.

Todos estos avances allanaron el camino a Deng: “Los mayores rendimientos obtenidos en las explotaciones familiares individuales durante la primera época de Deng no habrían sido posibles de no haber sido por los vastos proyectos de irrigación y control de inundaciones -presas, obras de irrigación y diques fluviales- construidos por los campesinos colectivizados en los años 50 y 60.”

Por supuesto, hubo distorsiones, ya que el impulso de Deng produjo una economía capitalista de facto presidida por una burguesía burocrática: “Como ha ocurrido en las historias de todas las economías capitalistas, el poder del Estado estuvo muy implicado en el establecimiento del mercado laboral de China. De hecho, en China un aparato estatal altamente represivo desempeñó un papel particularmente directo y coercitivo en la mercantilización de la mano de obra, un proceso que ha procedido con una rapidez y a una escala sin precedentes históricos.”

Sigue siendo una fuente inextinguible de debate hasta qué punto este fabuloso Gran Salto Adelante económico bajo Deng generó calamitosas consecuencias sociales.

 

 

El Imperio de la kakistocracia

Mientras la era Xi aborda definitivamente -y trata de resolver- el drama, lo que lo hace aún más complicado es la constante interferencia de las notorias “contradicciones estructurales” entre China y el Hegemón.

El ataque a China es el juego políticamente correcto número uno en todo el Beltway, y eso está destinado a salirse de control en 2024. Suponiendo una debacle demócrata el próximo noviembre, hay pocas dudas de que una presidencia republicana -con o sin Trump- desencadenará la Guerra Fría 3.0 o 4.0, con China, y no Rusia, como principal amenaza.

Luego están las próximas elecciones en Taiwán. Si los candidatos independentistas las ganan, la incandescencia aumentará exponencialmente. Ahora imagina eso agravado con un rabioso sinófobo ocupando la Casa Blanca.

Incluso cuando China era militarmente débil, el Hegemón no pudo derrotarla, ni en Corea ni en Vietnam. Ahora hay menos de cero posibilidades de que Washington derrote a Pekín en un campo de batalla en el Mar de China Meridional.

El problema estadounidense se encapsula en una Tormenta Perfecta.

El poder hegemónico duro y blando se ha precipitado por un vacío negro con la inminente y cósmica humillación de la OTAN en Ucrania, agravada por la complicidad con el genocidio de Gaza.

Simultáneamente, el poder financiero global hegemónico está a punto de recibir un golpe muy duro a medida que la asociación estratégica Rusia-China que lidera BRICS 10 comienza a ofrecer alternativas bastante viables al Sur Global.

Los eruditos chinos, en impagables intercambios, siempre recuerdan a sus interlocutores occidentales que la Historia ha sido un constante campo de juego que ha enfrentado a oligarquías aristocráticas y/o/plutocráticas entre sí. Ahora resulta que el Occidente colectivo está “dirigido” por la variedad más tóxica de plutocracia: la kakistocracia.

Lo que los chinos califican, correctamente, de “naciones cruzadas” están ahora significativamente agotadas – económica, social y militarmente. Peor aún: casi totalmente desindustrializadas. Aquellos con un cerebro funcional entre los cruzados al menos han comprendido que “desvincularse” de China será un desastre mayor.

Nada de eso elimina su arrogante/ignorante impulso de una guerra contra China, incluso cuando Pekín ha ejercido una inmensa moderación al no darles ninguna excusa para iniciar otra Guerra Eterna.

En lugar de ello, Pekín está invirtiendo las tácticas hegemónicas, como sancionar a los hegemones y a sus vasallos (Japón, Corea del Sur) en las importaciones de tierras raras. Aún más eficaz es el impulso concertado de Rusia y China para eludir el dólar estadounidense y debilitar el euro, con el pleno apoyo de los 10 miembros del BRICS, los miembros de la OPEP+, los miembros de la UEEA y la mayoría de los miembros de la OCS.

 

 

El enigma de Taiwán

El plan maestro chino, en pocas palabras, es una belleza: acabar con el “orden internacional basado en normas” sin disparar un tiro.

Taiwán seguirá siendo el principal campo de batalla aún no comprometido. A grandes rasgos, es justo argumentar que la mayoría de la población de Taiwán no quiere la unificación; al mismo tiempo, no quieren una guerra provocada por Estados Unidos.

Quieren, esencialmente, el statu quo actual. China no tiene prisa: El plan maestro de Deng preveía la reunificación antes de 2049.

El Hegemón, en cambio, tiene una prisa tremenda: se trata de Divide y vencerás, una vez más, fomentando el caos y desestabilizando el inexorable ascenso de China.

Pekín rastrea literalmente todo lo que se mueve en Taiwán, mediante monumentales y meticulosos expedientes. Pekín sabe que para que Taipei prospere en un entorno pacífico, necesita negociar mientras aún tenga algo con lo que negociar.

Todos los taiwaneses con cerebro -y hay muchos cerebros científicos de primera clase en la isla- saben que no pueden esperar que los estadounidenses mueran luchando por ellos. En primer lugar, porque saben que el Hegemón no se atreverá a librar una guerra convencional con China, porque el Hegemón perderá, y mucho (el Pentágono se jugó todas las opciones). Y tampoco habrá una guerra nuclear.

A los eruditos chinos les gusta recordarnos que cuando el Reino Medio se fragmentó totalmente en el siglo XIX bajo la dinastía Qing (1644-1912), “la clase dirigente sino-manchú fue incapaz de renunciar a su autoimagen y de tomar las medidas draconianas necesarias”.

Lo mismo se aplica ahora a los excepcionalistas, incluso cuando dan volteretas en serie tratando de preservar su propia imagen mitológica de sí mismos: Narciso ahogado en un charco de su propia creación.

Es posible adelantar que el Año del Dragón será un año en el que reine la Soberanía. Los ataques hegemónicos de furia de la Guerra Híbrida y las élites compradoras colaboracionistas serán obstáculos constantes para el Sur Global. Sin embargo, al menos habrá tres polos con la columna vertebral, los recursos, la organización, la visión y el sentido de la Historia Universal para llevar la lucha hacia un sistema más igualitario y justo al siguiente nivel: China, Rusia e Irán.

 

2024 es el año del BRICS, pero Londres y Wall Street están dispuestos a incendiar el mundo con tal de socavar la transición hacia un orden multipolar

 

Fuente:

Pepe Escobar, en Strategic Culture Foundation: Year of the Dragon: Silk Roads, BRICS Roads, Sino-Roads. 12 de enero de 2024.

Contenidos

EIRNS hace eco de una grabación explosiva del 19 de febrero filtrada a través de RT y Sputnik, en la que cuatro altos funcionarios...

Contenidos

Hoy se ha hecho pública una grabación de audio de una conversación reciente entre oficiales alemanes de alto rango, incluido el comandante de la...

Contenidos

El 29 de febrero, en su discurso ante la Asamblea Federal de la Federación de Rusia, el presidente Vladimir Putin declaró la estructura familiar...

Contenidos

El llamamiento de von der Leyen a utilizar activos congelados de Rusia para armar a Ucrania, el de Macron a reforzar la “economía de...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram