El 26 de marzo de 2018, la Comisión Federal de Comercio de EE.UU. (FTC, por sus siglas en inglés) ha confirmado la apertura de una investigación sobre Facebook. A raíz de un escándalo masivo de recolección de datos, se ha descubierto que Facebook se acercó a al menos dos grandes partidos políticos australianos durante las últimas semanas de su elección de 2016 para ayudarlos a identificar votantes usando una poderosa herramienta de coincidencia de datos, informa el Sydney Morning Herald. Eso es algo interesante teniendo en cuenta que Facebook también ayudó a la campaña de Obama a identificar votantes utilizando la técnología de datos cosechados, algo similar a lo que Cambridge Analytica ha estado haciendo para varios candidatos en las elecciones de 2016 en los EE.UU. El ex director de campaña de Obama admitió en Twitter que Facebook no solo sabía de la recolección de datos de la campaña para “chupar todo el gráfico social”, sino que “no pudieron detenernos una vez que se dieron cuenta de que eso era lo que estábamos haciendo.” Los correos electrónicos de WikiLeaks publicados durante las elecciones de 2016 —por ejemplo— revelaron que Cheryl Sandberg, COO de Facebook, realmente quería que “Hillary ganara” como puede leerse en un email de John Podesta para decirle: “Espero con gran interés trabajar con usted para elegir a la primera mujer presidenta de los Estados Unidos.” En un artículo publicado en el portal de noticias y análisis Eurasia Future, el experto en geopolítica, Adam Garrie, expone cómo la campaña de Donald Trump contrató a Cambridge Analytica para manipular (o lavar el cerebro) a los votantes estadounidenses a través de una campaña de internet diseñada en base a los datos personales robados a 50 millones de usuarios de Facebook. Además —expone Garrie— el CEO de Cambridge Analytica admitió en un video filmado con una cámara oculta, que su empresa utiliza la “inteligencia israelí” como parte de su campaña de recopilación de datos y manipulación de datos. De acuerdo al medio de comunicación Observer, Strategic Communication Laboratories (SCL Group), es una rama de Cambridge Analytica con raíces profundamente arraigadas en el establishment político, militar y real británico. Gracias al escándalo de Facebook y Cambridge Analytica existe evidencia concreta de que actores sombríos usan trucos sucios para manipular las elecciones al rededor del mundo. Pero estos personajes no están operando desde los bunkers de inteligencia de Moscú, sino que son son británicos, educados en Eton, tienen su sede en la ciudad de Londres y cuentan con estrechos vínculos con el gobierno de Elizabeth II: la Reina de la pedofilia.

 

Británicos educados en Eton y vinculados a la Reina, responsables de amaño de elecciones

Finalmente tenemos la evidencia más concreta de que actores sombríos usan trucos sucios para manipular las elecciones. Pero estos personajes no están operando desde los bunkers de inteligencia de Moscú. En cambio, son británicos, educados en Eton, tienen su sede en la ciudad de Londres y tienen estrechos vínculos con el gobierno de Su Majestad.

En relación a las profundas conexiones entre la empresa matriz de Cambridge Analytica, Strategic Communication Laboratories (SCL Group) y el Partido Conservador y el establecimiento militar, Liam O Hare ha dicho que:

“Los miembros de la Junta incluyen a una serie de Señores, donantes Tory, ex oficiales del ejército británico y contratistas de defensa. Este es un escándalo que corta al corazón del establishment británico.”

El escándalo en torno a la recolección masiva de datos por Cambridge Analytica dio un nuevo la semana pasada. Una investigación encubierta de Channel 4 News reveló que Alexander Nix, director ejecutivo de la compañía, educado en Eton, se ofreció a usar trucos sucios, incluido el uso de sobornos y prostitutas, para atrapar a políticos y subvertir las elecciones.

Gran parte de los medios de comunicación se centran ahora en Cambridge Analytica y sus payasadas oscuras en las elecciones en todo el mundo, incluida la de Donald Trump. Sin embargo, Cambridge Analytica es una mera rama de Strategic Communication Laboratories (SCL Group), una organización con raíces profundamente arraigadas en el establishment político, militar y real británico.

De hecho, como el artículo de Observer que rompió el escándalo dijo:

“Para todos los efectos, SCL / Cambridge Analytica son una misma cosa.”

 

Facebook se acerca a los partidos políticos australianos para identificar posibles votantes

A raíz de un escándalo masivo de recolección de datos se ha descubierto que Facebook se acercó a al menos dos grandes partidos políticos australianos durante las últimas semanas de su elección de 2016 para ayudarlos a identificar posibles votantes usando una poderosa herramienta de coincidencia de datos, informa el Sydney Morning Herald.

Facebook ofreció un “emparejamiento avanzado” como parte de su llamada función de Audiencia Personalizada tanto para el Partido Liberal conservador (si bien no confusamente nombrado) como para el Partido Laborista “socialista democrático.” La herramienta prometía permitir a las partes comparar los datos que habían recopilado sobre los votantes, como nombres, fechas de nacimiento, números de teléfono, códigos postales y direcciones de correo electrónico, y asociar esa información a los perfiles de Facebook.

 

 

Las noticias del intento de Facebook de ayudar a los partidos políticos australianos a influir en sus elecciones de 2016 se producen días después de que Mark Zuckerberg le dijera a CNN que la posibilidad de que el gigante de las redes sociales influyera en las elecciones estadounidenses de 2016 era “una idea de locos.”

Eso es algo interesante teniendo en cuenta que Facebook también estaba ayudando a la campaña de Obama a elegir votantes utilizando datos cosechados, algo similar a lo que Cambridge Analytica hizo para varios candidatos republicanos en las elecciones de 2016. El ex director de campaña de Obama admitió en Twitter que Facebook no solo sabía de la recolección de datos de la campaña para “chupar todo el gráfico social”, sino que “no pudieron detenernos una vez que se dieron cuenta de que eso era lo que estábamos haciendo.”

Además, los correos electrónicos publicados por WikiLeaks durante las elecciones de 2016 revelaron que la COO de Facebook Cheryl Sandberg realmente quería que “Hillary ganara”, después de que esta visitó su casa y fuera “adorable con sus hijos.” Tanto es así que John Podesta escribió a Sandberg para decirle: “Espero con interés trabajar con usted para elegir a la primera mujer presidenta de los Estados Unidos.”

email podesta

 

Escándalo de Cambridge Analytica podría proporcionar pruebas contundentes de intromisión ‘israelí’ en la elección de Trump

En un artículo publicado en el portal de noticias y análisis Eurasia Future, el experto en geopolítica, Adam Garrie, expone cómo la campaña de Donald Trump contrató a Cambridge Analytica para manipular (o lavar el cerebro) a los votantes estadounidenses a través de una campaña de internet diseñada en base a los datos personales robados a 50 millones de usuarios de Facebook. Además —expone Garrie— el CEO de Cambridge Analytica admitió en un video filmado con una cámara oculta, que su empresa utiliza la “inteligencia israelí” como parte de su campaña de recopilación de datos y manipulación de datos. Con la Comisión Federal de Comercio de EE. UU. dispuesta a romper el papel de Facebook en el escándalo de Cambridge Analytica y con Mark Zuckerberg enfrentando llamados para testificar ante el Parlamento británico, parecería que mientras las élites combaten entre ellas, la verdad de sus abusos contra la gente común está saliendo a la luz y será cada vez más evidente. Lo que el mundo está presenciando es que las élites occidentales de Tel Aviv, Londres y Washington se vuelven contra sí mismas. Este espectáculo de canibalismo político entre una camarilla neoliberal que tiende a suscribirse más al pensamiento grupal que a cualquier cosa relacionada con la conciencia, no solo hará un favor al mundo al exponer las prácticas dudosas de Cambridge Analytica y Facebook, sino que ahorrarán a muchos periodistas independientes un gran esfuerzo. Al exponer a los políticos como enemigos de la democracia y la transparencia política, pronto quedará claro no solo que muchas de las elecciones más importantes están amañadas, sino hasta qué punto las elites políticas y corporativas las manipulan y cuáles son los métodos que utilizan para levar a cabo la manipulación de los seres humanos.

 

La Comisión Federal de Comercio de EE.UU. confirma la investigación sobre Facebook

La Comisión Federal de Comercio de EE.UU. (FTC, por sus siglas en inglés) ha confirmado la apertura de una investigación sobre Facebook.

En un comunicado emitido este 26 de marzo, el director interino de la Oficina de Protección al Consumidor de la FTC, Tom Pahl, ha anunciado que la institución “está firmemente comprometida con el uso de todas sus herramientas para proteger la privacidad de los consumidores.”

 

Fuentes:

Bella Caledonia – SCL a Very British Coup.

RT – La Comisión Federal de Comercio de EE.UU. confirma la investigación sobre Facebook.

Zero Hedge – Facebook Approached Australian Political Parties To Microtarget Voters.

Mente Alternativa – Escándalo de Cambridge Analytica podría proporcionar pruebas contundentes de intromisión ‘israelí’ en la elección de Trump.