Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Por qué el NIAID, los medios de masas y Facebook de pronto quieren que creas que el Covid-19 escapó de un laboratorio chino

Por Mente Alternativa

¿Tú le creerías a alguien que te mintió, que te censuró para sostener su mentira, y que una vez que la gente empieza a darse cuenta de la mentira, termina admitiendo que efectivamente mintió y, para quitarse la responsabilidad culpa a alguien más?

Como en un cuento para niños, en un período de tres semanas, el agente jesuita y director del NIAID de los Estados Unidos, Dr. Anthony Fauci [1], medios de masas, medios de oposición controlada, el presidente de los Estados Unidos, y hasta la red social Facebook han activado su aparato de especulación, propaganda y falsificación para resucitar la pseudo teoría del Covid-19 creado en un laboratorio chino.

Mientras se desmorona la versión oficial del Covid-19, predicha en 2010 por la Fundación Rockefeller, preparada por la Corona Británica desde enero de 2019, cuando instruyó a sus agentes sobre cómo mediatizar una pandemia e imponer una narrativa única sobre el Evento; y mientras son cada vez más cuestionadas las políticas que aplicaron EE.UU., Reino Unido, la Unión Europea y sus zonas de influencia en base a la pseudo ciencia dictada por charlatanes Del Imperial ‎College de Londres, ahora de pronto, como por arte de magia, la red social de la CIA dice que ya no seguirá censurando las publicaciones sobre el COVID creado en laboratorio:

“A la luz de las investigaciones en curso sobre el origen del COVID-19 y en consulta con los expertos en salud pública, ya no eliminaremos de nuestras aplicaciones la afirmación de que el COVID-19 ha sido creado por el hombre”. [2]

 

COVID-19: Por qué el Consejo Atlántico tilda de ‘difusor de teorías conspirativas’ al virólogo y Premio Nobel Dr. Luc Montagnier

 

Asimismo, el presidente de EE.UU., Joe Biden, está canalizando ahora la teoría conspirativa de Trump de que la pandemia global Covid-19 salió de un laboratorio biológico chino, misma que fue planteada por primera vez a principios de 2020 por el agente jesuita Steve Bannon y otros agentes antichinos de la administración Trump. Más tarde, la idea fue retomada por el ex-CIA y entonces Secretario de Estado, Mike Pompeo. Sin embargo, no hay evidencia sólida que respalde tal afirmación.

El presidente Joe Biden ordenó el martes a las agencias de espionaje estadounidenses que investiguen durante 90 días si el COVID-19 fue liberado por un laboratorio chino. La Casa Blanca dijo que “no descartaba nada, incluida la liberación deliberada del virus” [3], y aprovechando así una cínica oportunidad para que Washington aumente su hostilidad hacia Pekín.

Antes de creerse el cuento de que todos estos agentes de pronto han decidido manifestar sus “buenas intenciones” al unísono para revelar una supuesta conspiración de los “chinos comunistas” contra “la democracia y el mundo occidental que promueve la paz y los valores de la libertad” (sic), valdría la pena preguntarse: Desde una perspectiva geoestratégica, ¿qué tienen en común todos estos actores (Biden, Facebook, medios de masas, medios de oposición controlada y agencias de inteligencia estadounidenses —es decir la red de los Cinco Ojos que ha falsificado operaciones de guerra psicológica como el Rusiagate?

 

Si Biden gana, el Rusiagate se transformará mágicamente en Chinagate

 

Todos ellos son parte de la rama estadounidense del Nuevo Imperio Británico que impulsa el maltusianismo, la desindustrialización del planeta y la reducción de la población mundial. Y son ellos quienes promueven el Gran Reseteo, el Nuevo Trato Verde y el orden mundial unipolar —a los que Rusia y China se oponen de manera rotunda. Por lo tanto, es en ese contexto en el que se debe interpretar el súbito giro sinofóbico que posiblemente veremos intensificarse en la siguiente fase de la trama del origen del Covid-19, una vez que la versión oficial que ha venido defendiendo el Consejo Atlántico se vuelva obsoleta a ojos de todo el mundo.

 

La misma red anglo-estadounidense que impulsa el mortífero Gran Reseteo está detrás de la política antichina

 

No hay que olvidar que la Universidad de Barcelona y el Instituto Superior de Salud italiano (ISS) han demostrado que el Covid-19 ya estaba en aguas residuales de Barcelona, Milán y Turín en marzo de 2019.

Tampoco hay que pasar por alto que un laboratorio biológico del Pentágono descubrió coronavirus similares al MERS y al SARS en murciélagos en 2014 (Proyecto G-2101), que biolaboratorios del Pentágono en Kazajistán estudiaron Coronavirus y agentes de bioterrorismo de 2015 a 2018, ni los vínculos entre el coronavirus, la Pilgrims Society y el Instituto Pirbright de la Corona Británica, documentados por los patriotas de Americans for Innovation.

Tampoco hay que olvidar que, el mismo hombre que dirigió la Comisión Del 11-S, ahora está siendo promovido para presidir la “Comisión Del Covid” en los Estados Unidos. Es decir, el mismo individuo que manipuló y falsificó información para encubrir a los verdaderos responsables de los atentados del 11-S (la red británica-saudí-estadounidense) permitiendo así culpar a enemigos geopolíticos contra los que se lanzaron guerras de cambio de régimen en Oriente Medio.

Los imperios siempre han impuesto la versión de la historia que más les conviene para perpetrase, a través de guerras, ya sean calientes, psicológicas, o ambas. Por lo que no sería extraño que el imperio anglo-estadounidense ahora busque imprimir una versión de los hechos que le permita lanzar una nueva guerra caliente contra otro enemigo del imperio.

Maquiavelo, el consejero de la Familia Medici de la nobleza negra veneciana del medioevo —que hoy sigue operando a través de sus epicentros en la Ciudad de Londres, Suiza, el Vaticano y Washington DC—, escribió lo siguiente en su obra El Príncipe:

“Cuando tengan un problema interno, busquen una conflagración en el exterior.”

Así, mientras Estados Unidos se desquebraja en una crisis sistémica y existencial interna, y mientras la versión oficial del Covid-19 se desmorona, la estrategia a seguir bajo la lógica maquiavélica es la de buscar chivos expiatorios y un conflicto externo, por ejemplo, con China, que además de servirle para lubricar el negocio de la guerra y distraer a la gente del verdadero problema, dirige la mirilla hacia una potencia que pone en peligro la hegemonía de la nobleza negra anglo-veneciana y sus sicarios estadounidenses, que constituyen el epicentro del poder imperial occidental.

 

¿Pekín, los Cinco Ojos o algo más? ¿Quién es responsable de la pandemia de COVID?

 

Notas:

[1] Mente Alternativa: ¿Por qué el director del NIAID estadounidense ahora cree que el covid-19 podría haber sido creado en laboratorio?

[2] The Washington Post: Facebook’s reversal on banning claims that covid-19 is man-made could unleash more anti-Asian sentiment.

[3] New York Post: Biden orders 90-day review of COVID origins, ‘lab leak’ theory.

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Se han notificado enfermedades desmielinizantes inflamatorias del sistema nervioso central (IDD del SNC) relacionadas con la vacuna COVID-19. En un estudio...

Contenidos

Por Mente Alternativa Documento conjunto del 16 de mayo de 2024 de los Gobiernos de China y Rusia, en el que anuncian su política...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Un equipo de científicos de la Universidad de Ciencia y Tecnología de China ha logrado el primer entrelazamiento memoria-memoria del mundo...

Contenidos

Por Mente Alternativa En un informe publicado a finales de febrero por el centro de pensamiento estadounidense RAND Corporation, titulado “Teorías militares estadounidenses sobre...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram