Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

¿Pekín, los Cinco Ojos o algo más? ¿Quién es responsable de la pandemia de COVID?

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



En las últimas semanas, la hipótesis de la filtración del Covid-19 desde el laboratorio de Wuhan ha vuelto a causar furor. Sin embargo, la realidad es que mientras que China es propietaria de un total de dos laboratorios de armas biológicas (ambos dentro de sus fronteras), un vasto conjunto de docenas de laboratorios de armas biológicas dirigidos por el Pentágono ensucian el paisaje internacional. Además, la hipótesis del “virus chino” es poco convincente si se analiza en un contexto geopolítico-histórico profundo, sobre todo si tomamos en cuenta que vivimos en un mundo plagado de desorientación, guerra psicológica, operaciones de contrainteligencia y gestión de la percepción —especialmente en Occidente. En este artículo, el geoestratega Matthew Ehret se plantea preguntas como: ¿Por qué una crisis sanitaria que de haber sido orgánica seguramente habría unido al mundo, en la práctica sólo ha servido para aumentar las aspiraciones hegemónicas de un Cabal unipolar con epicentros en Occidente? y ¿quién tenía realmente el motivo, los medios y el modus operandi para llevar a cabo una operación global de esta envergadura?

 

 

Por Matthew Ehret

A la oligarquía que dirige el Sistema Transatlántico ciertamente está fascinada con el modelo de control centralizado con el que cuenta el sistema chino, y por su puesto adoran el tema del crédito social conductista. Pero ahí termina la admiración de Occidente por China.

Desde los primeros días de la pandemia del Coronavirus, empezaron a surgir pruebas de que el virus no era un fenómeno evolutivo natural, como afirmaban la OMS, la revista Nature y los editores de The Lancet, sino que tenía otros orígenes.

Entre los primeros que apoyaron esta teoría se encontraba el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Lijian Zhou, que causó sensación a nivel internacional al compartir dos artículos de Larry Romanov sobre la posibilidad de que el virus tuviera un “objetivo genético” que estaba teniendo un efecto desproporcionadamente malo en los iraníes, los italianos y varios genotipos asiáticos. A Zhou pronto se le unieron expertos en armas biológicas como Francis Boyle, los destacados virólogos Luc Montagnier y Judy Mikovits, seguidos de un creciente conjunto de estudiosos, científicos y académicos de todo el mundo que evaluaron que la aparente secuenciación genética del virus implicaba una obra humana. Aunque todos estaban de acuerdo en que el COVID parecía haberse originado en un laboratorio, todavía no estaba claro si ese laboratorio era chino o estaba controlado por Estados Unidos.

 

COVID-19: Por qué el Consejo Atlántico tilda de ‘difusor de teorías conspirativas’ al virólogo y Premio Nobel Dr. Luc Montagnier

 

Otra pregunta obvia surgió con esta teoría del laboratorio: ¿Fue una filtración accidental o se desplegó conscientemente?

Dado que las operaciones de juegos de guerra pandémicos se habían convertido en una parte normalizada de la vida geopolítica occidental, desde los primeros días del Invierno Oscuro en el año 2000 hasta el Lock Step de la Fundación Rockefeller en 2011 y el Evento 201 del Foro Económico Mundial (y docenas más entre ellos), la probabilidad de un despliegue consciente era una posibilidad muy seria.

¿Quién tenía el motivo, los medios y el modus operandi para llevar a cabo una operación global de este tipo?

 

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Comienza la teoría de Wuhan

En febrero de 2020, la hipótesis de la fuga del laboratorio de Wuhan comenzó a aparecer en los titulares alimentada por la evidencia de que el Dr. Anthony Fauci había exportado ciertos experimentos de coronavirus de ganancia de función de los laboratorios de armas biológicas de Estados Unidos al Instituto de Virología de Wuhan, uno de los dos laboratorios BSL-4 en China equipados para llevar a cabo este tipo de investigación en China.

Cuando Sir Richard Dearlove (ex jefe del MI6) se convirtió en un ruidoso defensor de la hipótesis de la filtración del laboratorio de Wuhan en junio de 2020, algo parecía estar mal. Dearlove ciertamente sabía una o dos cosas sobre armas biológicas. Conocía muy bien el vasto conjunto de laboratorios de armas biológicas del Pentágono, extendidos internacionalmente y salpicados por todo el mundo, y ciertamente entendía el arte del despiste siendo una criatura bizantina en la sombra que operaba en los más altos escalones de la inteligencia británica. Después de todo, Dearlove estuvo a cargo del expediente dudoso de la “torta amarilla” que lanzó una guerra en Irak, sabía de los informes falaces de los gases nerviosos utilizados por los gobiernos de Libia y Siria patrocinados por el MI6, incluso había supervisado los principales componentes del Rusiagate que impulsó un proceso revolucionario de color en los EE.UU.. Dearlove también sabía un par de cosas sobre los laboratorios de Porton Down que fabricaron el Novichok utilizado en el asunto Skripal.

Si bien la defensa de Dearlove de la teoría del laboratorio de Wuhan hizo saltar las alarmas, con el paso del tiempo no surgió ninguna prueba fehaciente que se pudiera “llevar a los tribunales”. En este sentido, la operación de Dearlove tenía ventaja, ya que los recibos de los NIH de Fauci al laboratorio de Wuhan sí fueron noticia. Qué conveniente.

Antes de pasar a la siguiente fase de la historia, es importante recordar que la ausencia de pruebas empíricas no es por sí misma una prueba de la inocencia de una parte, al igual que la existencia de una prueba empírica no es una prueba de la culpabilidad de otra parte. Este fue un triste descubrimiento que hizo demasiado tarde el Otelo de Shakespeare, después de que la “prueba” plantada por Iago de un pañuelo hiciera que el insensato guerrero asesinara a su amada esposa.

 

 

Se vuelve a viralizar la teoría del origenes en el laboratorio de Wuhan

En las últimas semanas, la hipótesis de la filtración del laboratorio de Wuhan ha vuelto a causar furor.

El enfrentamiento de Rand Paul con Fauci el 10 de mayo por la financiación de este último al Instituto de Virología de Wuhan echó más leña al fuego. El reportaje de Sky News del 7 de mayo sobre los documentos políticos chinos públicos en los que se discutían las armas biológicas basadas en cóvidos se ha hecho viral. El 26 de marzo, el ex director del Centro de Control de Enfermedades, Robert Redfield, afirmó que apoyaba la teoría de la filtración del laboratorio de Wuhan. Aunque los recibos escaneados de la transferencia de fondos de los NIH a Wuhan a través de la Eco Health Alliance (600 mil dólares fueron a Wuhan) para la investigación del coronavirus, estaban disponibles desde el pasado mes de febrero, hay que preguntarse por qué es ahora, más de un año después, cuando este hecho se difunde en el panorama de la percepción a todos los niveles.

Tanto los medios de comunicación convencionales como los alternativos de todo el mundo occidental, que representan tanto a la izquierda como a la derecha, se han subido al carro de culpar a China de la filtración del virus, ya sea por accidente o de forma intencionada (aunque, obviamente, la intención es la conclusión que se espera que saque cualquiera una vez que se haya producido la filtración de Wuhan). Pero, de nuevo, debo preguntar: en un mundo de desorientación, guerra psicológica y gestión de la percepción, ¿los indicios que se nos dan nos obligan a concluir que el gobierno chino está detrás del cierre global?

 

 

Los líderes chinos culpan a la CIA

Zeng Guang, epidemiólogo jefe del Centro de Control de Enfermedades de China, se unió recientemente al club de la conspiración el 9 de febrero de 2021 en una entrevista con los medios de comunicación chinos. Aunque negó que el laboratorio chino de Wuhan sea la fuente del virus, como muchos han afirmado en Occidente, Guang afirmó que no hay que descartar el origen de SarsCov2 en un laboratorio. Señalando los 200 laboratorios de armas biológicas estadounidenses extendidos por todo el mundo (y citando el probado historial de Estados Unidos de desplegar armas biológicas como parte de su arsenal bélico asimétrico desde la Segunda Guerra Mundial), Guang preguntó:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

“¿Por qué hay tantos laboratorios en Estados Unidos cuando los laboratorios de biología están por todo el mundo? ¿Cuál es el propósito? En muchas cosas, Estados Unidos exige a los demás que sean abiertos y transparentes, sólo para descubrir que es el propio Estados Unidos el que suele ser más opaco. Independientemente de que esta vez Estados Unidos tenga una fama especial en el tema del nuevo corona virus, debería tener el valor de ser abierto y transparente. Estados Unidos debería asumir la responsabilidad de demostrar su valía ante el mundo, en lugar de quedarse atrapado en el pensamiento hegemónico, escondiéndose del virus y dejando de lado a los demás”.

A Guang se le unió el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hua Chunying, que también había señalado el conjunto de laboratorios de armas biológicas del Pentágono, extendido por todo el mundo, diciendo:

“Me gustaría subrayar que si Estados Unidos respeta de verdad los hechos, debería abrir el laboratorio biológico de Fort Detrick, dar más transparencia a cuestiones como sus más de 200 laboratorios biológicos en el extranjero, invitar a expertos de la OMS a realizar el rastreo del origen en Estados Unidos y responder a las preocupaciones de la comunidad internacional con acciones reales”.

Aquellos que tienden a evitar analizar la historia y el alcance de la guerra con armas biológicas controlada por el Pentágono tienden a ignorar el contenido de las observaciones citadas por los funcionarios chinos antes mencionados por una multitud de razones. Por un lado: es fácil creer que Fauci y Gates son corruptos, y esta teoría no sólo implica a ambos hombres, sino que también los vincula a un gobierno chino que la mayoría de los occidentales han llegado a temer y odiar como un bastión de la trampa de la deuda global, el genocidio, la tecnocracia y el imperialismo.

Después de hacer un breve repaso de algunos hechos fundamentales de la historia mundial reciente junto a ciertas realidades geopolíticas de nuestro orden mundial actual a las que se refiere el jefe del CDC chino, creo que se está poniendo en marcha una operación para culpar al laboratorio chino de Wuhan. A continuación explico por qué…

 

Dato nº 1) La despoblación antes y ahora

Aunque mucha gente quiera evitar mirar este hecho, la despoblación es un factor impulsor de la política unipolar internacional hoy en día, como lo fue durante los días de la Segunda Guerra Mundial, cuando la Fundación Rockefeller, la Fundación Macy, la Ciudad de Londres y los intereses de Wall Street dieron su apoyo tanto al surgimiento del fascismo como una solución económica milagrosa para los problemas económicos de la gran depresión como a la eugenesia (la ciencia del control de la población) como la religión gobernante de un nuevo sacerdocio científico.

Hoy en día, esta agenda se disfraza detrás de un nuevo movimiento transhumanista, conformado por palabras como “Cuarta Revolución Industrial”, “economías descarbonizadas” y “Grandes Reinicios”. Esta agenda apunta principalmente contra:

1) la Institución del propio Estado-nación soberano, tal y como era el objetivo hace un siglo cuando el Banco de Inglaterra organizó la formación de la Sociedad de Naciones de 1919, y

2) las “zonas superpobladas” del mundo, con un enfoque en China, India, Sudamérica y África.

Para cualquiera que se sienta instintivamente inclinado a desechar tales afirmaciones como “teorías conspirativas”, le animo a que revise brevemente el infame informe NSSM-200 de Sir Henry Kissinger: Implicaciones del crecimiento demográfico mundial para la seguridad y los intereses de Estados Unidos en el extranjero, publicado en 1974. Este informe desclasificado contribuyó en gran medida a transformar la política exterior de Estados Unidos, que pasó de una filosofía favorable al desarrollo a un nuevo paradigma de control de la población. Kissinger advirtió que “si se quiere mantener las cifras futuras dentro de unos límites razonables, es urgente que se inicien y hagan efectivas las medidas de reducción de la fertilidad en los años 70 y 80…. La ayuda (financiera) se dará a otros países, teniendo en cuenta factores como el crecimiento de la población… La ayuda alimentaria y agrícola es vital para cualquier estrategia de desarrollo que tenga en cuenta la población… La asignación de los escasos recursos debería tener en cuenta los pasos que un país está dando en el control de la población… Existe una opinión alternativa de que los programas obligatorios pueden ser necesarios….”.

 

Agenda 21 y 2030 del Nuevo Orden Mundial: El plan de la ONU para la despoblación mundial

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En la retorcida lógica de Kissinger, la doctrina de la política exterior de Estados Unidos había buscado tontamente acabar con el hambre proporcionando los medios de desarrollo industrial y científico a las naciones pobres.

Kissinger, un verdadero maltusiano hasta la médula, creía que ayudar a los pobres a valerse por sí mismos daría lugar a un desequilibrio mundial, ya que las nuevas clases medias consumirían más y utilizarían los recursos estratégicos que se encuentran bajo su propio suelo, lo que llevaría al sistema mundial a un mayor desequilibrio y a una entropía acelerada.

Esto se consideraba inaceptable para la mente de Kissinger y de cualquier seguidor misántropo de Malthus que compartiera sus opiniones sobre la humanidad y el gobierno.

 

Muere el príncipe que deseó ‘volver a la Tierra reencarnado como un virus mortífero para reducir la población’

 

 

La sociedad global amo-esclavo de Kissinger

En el momento del ascenso de Kissinger al poder como Secretario de Estado bajo Nixon, se desencadenó una nueva gran estrategia diseñada para crear una nueva dependencia “amo-esclavo” entre los sectores desarrollados y no desarrollados del mundo… con especial énfasis en las 13 naciones objetivo del NSSM 200 más China.

A la propia China sólo se le permitió adquirir la tecnología occidental necesaria para empezar a salir de la abyecta pobreza con la condición de que obedecieran las exigencias de Rockefeller y el Banco Mundial de imponer programas de política de un solo hijo para frenar el crecimiento de la población.

Kissinger comenzó a organizar este nuevo conjunto de relaciones en la sociedad en torno a los consumidores postindustriales “Tenedores” y a una clase masiva de trabajadores pobres “No-Tenedores” con acceso a la industria, pero que permanecían estancados, baratos y sin medios para comprar los bienes que producían. Las otras zonas de piel más oscura del mundo estarían aún peor, sin tener medios de producción, ni de consumo, permaneciendo en constantes estados de hambruna, guerra y atraso. Estas zonas de la edad oscura estarían compuestas en gran parte por el África subsahariana y encontrarían sus tierras ricas en recursos explotadas por los intermediarios y financieros corporativos que corren tratando de dirigir el orden mundial por encima del “orden obsoleto” de los estados nación.

El modelo de Kissinger de un orden mundial era absolutamente estático sin espacio para el crecimiento de la población o el progreso tecnológico que tuviera alguna relación con el aumento de los poderes de producción. Mao y la Banda de los Cuatro que dirigió la revolución cultural parecían ser muy compatibles con la agenda de Kissinger. Pero cuando Mao murió y la Banda de los Cuatro fue justamente encarcelada, se puso en marcha una nueva estrategia a largo plazo conocida como las Cuatro Modernizaciones, configurada por Zhou Enlai y llevada a cabo por Deng Xiaoping. Este programa fue mucho más previsor de lo que Kissinger creía.

 

 

Hecho #2) China es actualmente una fuerza líder en el crecimiento de la población.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Mientras que Occidente se ha acelerado hacia un camino de decadencia en todos los niveles medibles, China se está moviendo rápidamente en una trayectoria opuesta a través de la ampliación de las inversiones a largo plazo y el desarrollo de tecnología avanzada en su propia sociedad, así como a sus vecinos a través de proyectos integrales como la Iniciativa del Cinturón y la Ruta.

Aunque su propia población no se ha curado de la desastrosa política de un solo hijo de 1979 y está lejos de alcanzar los 2,1 hijos por pareja necesarios para la fertilidad de reemplazo, levantó el límite de un solo hijo a dos en 2015 y los principales economistas del Banco de China han pedido la eliminación total de todos los límites inmediatamente. Mientras tanto, la orientación nacional descendente de China hacia el aumento de la energía libre necesaria para apoyar y hacer crecer la economía no se parece a nada que hayamos visto en el mundo occidental de sistema cerrado durante muchas décadas.

Un hecho vital que a menudo se olvida es que, juntos, China e India fueron fundamentales para sabotear el programa de la COP-14 de diciembre de 2009 en Copenhague, que había prometido establecer recortes de objetivos de emisiones legalmente vinculantes para guiar la descarbonización (y desindustrialización) de gran parte de la sociedad.

The London Guardian había informado de que “Copenhague fue un desastre. En eso estamos de acuerdo. Pero la verdad sobre lo que realmente ocurrió corre el peligro de perderse entre las vueltas y las inevitables recriminaciones mutuas. La verdad es ésta: China arruinó las conversaciones, humilló intencionadamente a Barack Obama e insistió en un horrible “acuerdo” para que los líderes occidentales se marcharan cargando con la culpa”.

Al parecer, China e India, junto con gobiernos africanos como el de Sudán (que aún no había sido descuartizado bajo la atenta mirada de la roldanista Susan Rice) no querían sacrificar su industria y su soberanía nacional en el altar de los modelos y tecnócratas del cambio climático que sólo unas semanas antes habían sido expuestos públicamente como fraudes por los investigadores de la Universidad de East Anglia durante el vergonzoso escándalo del Climategate.

Si bien hay que celebrar que China e India hayan saboteado este esfuerzo hace 11 años, muy pocas personas han podido retener este drama en su memoria, y menos aún se dan cuenta de cómo esta lucha por la soberanía estaba conectada de alguna manera con la creación en 2013 por parte de China de la Iniciativa de la Franja y la Ruta como fuerza vital detrás de la Alianza Multipolar.

 

Guerra nuclear vs. Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda: por qué China prevalecerá

 

 

Dato #3) Soros en Davos 2020: ‘Las dos mayores amenazas para la Sociedad Abierta son los Estados Unidos de Donald Trump y la China de Xi Jinping’.

Durante su discurso de enero de 2020 en Davos, Soros apuntó tanto a Trump como a Xi Jinping como las dos mayores amenazas para su Sociedad Abierta que había que detener a toda costa. En septiembre de 2019 (justo cuando el Evento 201 estaba ocurriendo) Soros escribió en el Wall Street Journal:

“Como fundador de la Open Society Foundations, mi interés en derrotar a la China de Xi Jinping va más allá de los intereses nacionales de Estados Unidos. Como expliqué en un discurso en Davos a principios de este año, creo que el sistema de crédito social que está construyendo Pekín, si se le permite expandirse, podría hacer sonar la campana de la muerte de las sociedades abiertas no sólo en China, sino también en todo el mundo”.

Antes de enfrascarse en la narrativa del “virus chino”, Donald Trump había trabajado excepcionalmente para enfatizar las buenas relaciones con China e incluso gestionó uno de los acuerdos comerciales más importantes que había pasado con éxito a la primera fase la semana en que Soros habló en Davos. Esta primera fase implicaba la creación por parte de China de un mercado de compra de productos acabados estadounidenses como parte del programa de reconstrucción del sector manufacturero perdido en Estados Unidos, que había sido vaciado durante 5 décadas de “post industrialismo”. Mientras Kissinger calificaba el TLCAN como “el paso más creativo hacia un nuevo orden mundial dado por cualquier grupo de países desde el final de la Guerra Fría”, Trump fue más allá al renegociar el tratado anti-estado-nación dando a los estados-nación un papel que desempeñar en la configuración de la política económica por primera vez en más de 25 años.

 

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

El peligroso giro sinofóbico del culto de Steve Bannon

 

Mientras hablaba con dureza sobre China hasta 2020, Trump también se resistió a los halcones de la guerra que impulsan un cerco militar total de China iniciado bajo el Pivote Asia de Obama que amenaza con una guerra nuclear (lo mismo está ocurriendo en el perímetro de Rusia). Quitó el combustible del cerco de misiles THAAD a China, que ha justificado su expansión basándose en la “amenaza norcoreana” durante más de una década, negando siempre la verdad de que el verdadero objetivo eran tanto Rusia como China. El empuje de Trump para construir relaciones amistosas con Kim Jong Un tuvo ramificaciones mucho más grandes en el cambio de la política militar del Pacífico de Estados Unidos de lo que muchos se dieron cuenta, aunque ese hecho ciertamente no se perdió por la intelectualidad china.

Mientras que las operaciones revolucionarias de color impulsadas por Soros/CIA han fracasado hasta ahora para dividir a China en Hong Kong, Tíbet y Xinjiang, han tenido éxito en los Estados Unidos.

 

 

Hecho #4) El Complejo Global de Armas Biológicas del Pentágono es un hecho

Mientras que China es la orgullosa propietaria de un total de DOS laboratorios de armas biológicas (ambos dentro de sus fronteras), un vasto conjunto de docenas de laboratorios de armas biológicas dirigidos por el Pentágono ensucian el paisaje internacional. Es difícil estimar exactamente cuántos son, como declaró Alexei Mukhin (Director General del Centro de Información Política de Rusia) en una entrevista de mayo de 2020:

“Según el Ministerio de Defensa ruso, en el espacio postsoviético operan 65 biolaboratorios secretos estadounidenses: 15 – en Ucrania, 12 – en Armenia, 15 – en Georgia, 4 – en Kazajistán. En Estados Unidos, esta actividad está prohibida. Por lo tanto, el Pentágono, según sus propias leyes, realiza actividades ilegales (en espíritu, no en letra). El objetivo es la creación de armas biológicas dirigidas contra los pueblos que habitaban el territorio de la URSS. Afortunadamente, el material biológico está ‘a mano’.”

 

¿Por qué el Pentágono está modificando insectos genéticamente para usarlos como armas?

 

En 2018, la periodista de investigación Dilyana Gaytandzhieva documentó el presupuesto multimillonario del Pentágono que sostiene laboratorios de armas biológicas en 25 naciones (y 11 dentro de los propios Estados Unidos), que creció exponencialmente desde que el ataque con ántrax con armas biológicas de diciembre de 2001 mató a cinco estadounidenses y justificó un aumento hiperbólico de la guerra con armas biológicas para pasar de 5.000 millones de dólares cuando se aprobó la Ley Bioshield de Cheney en 2004 a más de 50.000 millones en la actualidad.

 

Biolaboratorios del Pentágono en Kazajistán estudiaron coronavirus y agentes de bioterrorismo por una década

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Además, un documento político de octubre de 2000, coescrito por William Kristol, John Bolton, Richard Perle, Dick Cheney, Paul Wolfowitz, Elliot Abrams y Donald Rumsfeld, titulado Rebuilding America’s Defenses (RAD), afirmaba explícitamente que en el nuevo siglo americano “el combate tendrá lugar probablemente en nuevas dimensiones: En el espacio, en el ciberespacio y quizás en el mundo de los microbios… las formas avanzadas de guerra biológica que pueden “apuntar” a genotipos específicos pueden transformar la guerra biológica del reino del terror a una herramienta políticamente útil”.

 

El Proyecto para el Nuevo Siglo Estadounidense y la era de las armas biológicas: 20 años de terror psicológico

 

 

Dato #5) Los escenarios de juegos de guerra pandémicos internacionales sentaron las bases de la respuesta internacional al Covid. No es China

La fuerza impulsora de estos ejercicios de juegos de guerra con armas biológicas, como la Operación Invierno Oscuro de junio de 2000, el informe de la Fundación Rockefeller de mayo de 2010, Operación Lock step, y los ejercicios de pandemia del Foro Económico Mundial/Fundación Gates/CIA Event 201, me indican que China no es el nexo causal.

 

¿De qué sirvió que 4 centros de pensamiento de la élite occidental predijeran y hasta simularan la pandemia?

 

En definitiva, creo que estos hechos me han convencido de que a China se le está tendiendo una trampa y que, de hecho, es un objetivo principal de destrucción.

Cómo es posible que China se vea beneficiada por el desencadenamiento irresponsable de un novedoso virus que golpeó su propia economía, aceleró el estallido de la burbuja financiera mundial y condujo a un cierre de la estabilidad internacional es absurdo en extremo… especialmente si se tiene en cuenta el hecho de que todo lo que ha hecho China en las últimas décadas ha indicado un deseo constante de crear estabilidad, desarrollo a largo plazo y cooperación beneficiosa para todos con la comunidad internacional. No se ha visto nada similar entre los miembros de los Cinco Ojos o su red transatlántica de imperialistas sobredimensionados.

 

Diplomáticos estadounidenses involucrados en tráfico de sangre humana y patógenos para programa militar secreto

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

La oligarquía que dirige el Sistema Transatlántico ciertamente adora el control centralizado que se encuentra en el sistema chino, y adora la materia de crédito social conductista, pero ahí es donde termina la admiración. Los Kissinger, los Gates, Carney o los Schwab odian y temen todo lo que China ha hecho realmente por el desarrollo, el crecimiento de la población, la banca nacional, la generación de crédito a largo plazo, la construcción de economías industriales de amplio espectro y la defensa de la soberanía junto con Rusia, con la que están estrechamente vinculados en la alianza multipolar euroasiática.

 

La conexión entre el coronavirus y el monopolio angloamericano de la guerra, el comercio y la cultura

 

Fuente:

Matthew Ehret: Beijing, the Five Eyes or Something Else? Who’s to Blame for the COVID Pandemic?

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Mientras que el sumo sacerdote transhumanista Yuval Noah Harari aboga por gestionar a los “comedores inútiles” bajo un nuevo orden feudal tecnocrático global, otras...

Contenidos

El riesgo de disturbios alimentarios sigue aumentando en todo el mundo, ya que el director de la rama de ayuda alimentaria de las Naciones...

Contenidos

Desde la lógica de la criptopolítica, China no es una entidad homogénea adscrita a las élites occidentales —como las agencias de inteligencia quieren hacerle...

Contenidos

Por Executive Intelligence Revire Hay dos sistemas hoy en el mundo; uno busca salvar su burbuja especulativa de 2.000 billones de dólares a costa...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY