Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Narcotráfico, S.A.: García Luna, Trump y el Deep State

Nota del editor: En este artículo, Milton Merlo aborda los enigmas en torno a la sentencia contra el ex secretario de Seguridad Pública de México, Gerardo García Luna. Concretamente, se hace esta pregunta: ¿Qué cambió en la relación de García Luna y las agencias de seguridad e inteligencia de Estados Unidos para que en un plazo de tiempo relativamente corto aquél haya pasado de ser condecorado por las autoridades estadounidenses, a afrontar una condena que se conocerá el próximo 27 de junio? La respuesta corta es: Donald Trump. Así como la ferocidad balcanizadora del Cártel de Sinaloa chocó con la del Cártel de los Beltrán Leyva, aumentando la incapacidad de García Luna como funcionario público, también las políticas del trumpismo chocaron con las recomendaciones de la burocracia de Washington, el denominado “Deep State”. A los pocos días del arresto de García Luna, el entonces secretario de Estado Mike Pompeo dijo en una conversación con diplomáticos mexicanos que el arresto de García Luna era un golpe contra la DEA y la CIA, agencias que solían proteger (y condecorar) al ex secretario de Seguridad. El juicio contra García Luna confirmó los dichos de Pompeo, pues durante las audiencias fueron impactantes las declaraciones sobre la supuesta corrupción en la DEA, el FBI y demás agencias. Tanto, que se especula que la drástica reducción de testigos durante el juicio -de 76 a 26-, ¡tiene mucho que ver con la información que allí se iba a revelar sobre el rol de las agencias estadounidenses en México! Muchas de esas agencias forman parte de la red de inteligencia británica de los Cinco Ojos (Five Eyes). Como advierte la prestigiosa revista Executive Intelligence Review (EIR): Narcotráfico, S.A. es el cartel internacional de narcotráfico que dirige el aparato financiero de la City de Londres, que en el período que va del 2007 al 2019 duplicó su mortífera producción de drogas ilícitas. Esta es una de las impactantes conclusiones de un nuevo estudio que está llevando a cabo EIR sobre el comercio internacional de drogas, para actualizar de nuevo los hallazgos que la EIR hizo famosos en su exitoso libro Dope, Inc, que comisionó Lyndon LaRouche y se publicó por primera vez en 1978. Su versión en español se titula “Narcotráfico, S.A.: La nueva guerra del opio”, y se publicó por primera vez en 1984.

 

Por Milton Merlo

La condena a Genaro García Luna por una corte de Brooklyn hoy martes deja como principal enigma para la historia qué cambió en la relación entre el ex funcionario de Felipe Calderón y las agencias de seguridad de Estados Unidos para que en un plazo de tiempo relativamente corto García Luna pase de ser condecorado por las autoridades del país vecino – fotos con Barack Obama y Hillary Clinton incluidas -, a afrontar una condena que se conocerá el próximo 27 de junio.

 

garcia luna hillary clinton

 

De un lado y del otro de la frontera se ensaya como respuesta la presidencia de Donald Trump y su estado de conflicto permanente con las agencias de seguridad e inteligencia.

García Luna fue arrestado en Texas en diciembre del 2019. Culminaba un año turbulento para el gobierno de los republicanos porque sus políticas chocaban con las recomendaciones de la burocracia de Washington, el denominado “Deep state”.

Por esos meses Trump quería desarmar el esquema de cooperación militar con Corea del Sur, alejarse de la OTAN y transferirle tecnología nuclear a Arabia Saudita para fortalecer a ese país en su conflicto permanente con Irán. Además, en febrero de ese año, a los pocos meses de que Andrés Manuel López Obrador llegara a Palacio Nacional, Trump ya hablaba de cerrar la frontera con México para combatir el tráfico de drogas.

A esto se agregaba que en la Casa Blanca de Trump se asimilaba que el juicio político que transcurría en el Capitolio contra el presidente tenía una conexión directa con la pelea permanente del magnate con militares y agentes de inteligencia.

A los pocos días del arresto de García Luna, el entonces secretario de Estado Mike Pompeo dijo en una conversación con diplomáticos mexicanos que el arresto de García Luna era un golpe contra la DEA y la CIA, agencias que solían proteger (y condecorar) al ex secretario de Seguridad. Así se lo dijeron a López Obrador en una reunión al alba, en Palacio Nacional. Una tesis que luego sería suscrita por el embajador Christopher Landau.

 

Los Cinco Ojos: La red global de espionaje del imperio británico que nos controla a todos

 

Para Trump era un juego de ganar-ganar: asestar un estiletazo contra sus propias agencias rebeldes, arrestar a un político mexicano supuestamente involucrado en narcotráfico y, detalle no menor, ligarlo al cartel de Sinaloa, el mismo cuyos laboratorios de drogas Trump quería bombardear según cuentan las memorias de Mark Esper, secretario de la Defensa en esa administración.

Pero había además otra motivación: arrestar a un ex funcionario con mucha información sobre el comportamiento y los nexos del crimen organizado en la CDMX entre el 2000 y el 2012, los años que gobernaban el actual presidente de México y el actual canciller.

El juicio contra García Luna que finalizó los días pasados confirmó los dichos de Pompeo. Es cierto que el retrato de México ofrecido en esas audiencias es demoledor en materia de legalidad y Estado de Derecho, pero todavía fueron más impactantes las declaraciones sobre la supuesta corrupción en la DEA, el FBI y demás agencias.

En la lectura del proceso desde el Gobierno mexicano domina la tesis de que la drástica reducción de testigos durante el juicio – de 76 a 26 -, tiene mucho que ver con la información que allí se iba a revelar sobre el rol de las agencias estadounidenses en México. Algo que era inviable en la sala de audiencias del juez Brian Cogan.

Aún así, no se pudo evitar que el pasado mes de febrero 21 fiscales de diversos estados pidieran al gobierno de Joe Biden declarar a los carteles de la droga como organizaciones terroristas al estilo Al-Qaeda.

El final precipitado del juicio, más allá de la declaración de culpabilidad, no agrada en Palacio Nacional, donde se esperaban elementos más contundentes sobre los años de Felipe Calderón. Pero es un final que distiende los ánimos de la agenda más delicada en la relación bilateral con Washington y evita además los riesgos de un efecto boomerang, a once meses de la sucesión presidencial.

 

El cartel internacional de narcotráfico dirigido por el aparato financiero de la City de Londres duplicó su producción de drogas ilícitas de 2007 a 2019

 

Fuente:

Milton Merlo, en La Política Online: García Luna, Trump y el Deep State. 21 de febrero de 2023.

Contenidos

El historiador revisionista Michael Hoffman analiza la ley de negación del genocidio aplicada sólo a un pueblo, el engaño de la «Ley Noájida» y...

Contenidos

Por Mente Alternativa En un informe publicado a finales de febrero por el centro de pensamiento estadounidense RAND Corporation, titulado “Teorías militares estadounidenses sobre...

Contenidos

Archivos filtrados por MintPress News revelan que los servicios de inteligencia británicos y entidades financiadas por el Ministerio de Asuntos Exteriores han vigilado, infiltrado...

Contenidos

Por Andrei Fursov He dado clases en diversas ocasiones en Estados Unidos y en Europa. Y puedo ver que tanto los jóvenes rusos como...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram