Las mentiras sobre Ucrania y la histeria contra China son operaciones de preguerra

Contra China. El senador Ted Cruz, quizás el más vicioso de todos los halcones mentirosos que están contra China, ha presentado un proyecto de ley en el que exige que el Congreso de Estados Unidos declare a Taiwán como nación “soberana”, lo cual obviamente es una provocación de guerra directa contra China. La acusación de que el programa de China para manejar la amenaza terrorista en Xinjiang (la educación y entrenamiento vocacional a los detenidos en campos especiales para ello, por un año o menos para los que han estado sujetos a la propaganda y reclutamiento del Estado Islámico) constituye una horrible afrenta a los derechos humanos y a “nuestros valores”, significa que quienes hacen esta acusación creen que China debe seguir el enfoque de la “guerra al terrorismo” de Estados Unidos y Gran Bretaña, es decir, bombardear a los países y devolverlos a la edad de piedra (como el caso de Iraq, que ni siquiera era un Estado “terrorista”), para dejarlos en la ruina y bajo el control de pandillas terroristas combatiéndose entre si (como sucedió en Libia, que tampoco estaba apoyando a los terroristas). ¿Tiene que bombardear China a Xinjiang? ¿Es esa la manera de respetar la “libertad y la democracia”? No ha habido más incidentes terroristas en tres años, lo cual ha permitido a la población vivir en paz y en seguridad para participar en la economía pujante de la región y del país.

 

 

El aparato neoconservador angloamericano está metido de lleno en una ofensiva, en Estados Unidos y en Europa, para satanizar a China, utilizando la revuelta de la turba jacobina en Hong Kong financiada por la Fundación Nacional para la Democracia (NED, en sus siglas en inglés) del Departamento de Estado de EU, y las fundaciones de George Soros, lo cual están exacerbando ahora con la filtración de documentos a la prensa complaciente donde pretenden involucrar a China en violaciones a los derechos humanos contra los musulmanes uigur en Xinjiang (reproducidos en The New York Times, la BBC de Londres, etc; y difundidos por el secretario de Estado Mike Pompeo, el senador Ted Cruz y la dirigente demócrata Nancy Pelosi). Aunque en lo inmediato esa ofensiva de todos esos elementos traidores está dirigida a impedir que el Presidente Trump cumpla con su propósito de firmar un acuerdo comercial parcial con el Presidente Xi Jinping (que estaba planeado para firmarse en la cumbre de APEC en Chile que se canceló, pero que está todavía en la agenda para este año) en realidad va mucho más lejos. Trump se ha negado a capitular, hasta ahora, y ha insistido en que la situación de Hong Kong y de Xinjiang la debe resolver el estado soberano de China, y ha elogiado al Presidente de China como “un gran líder” y amigo suyo, a pesar de haber promulgado con algunas objeciones la nefasta Ley sobre Hong Kong.

Toda la operación sobre Ucrania, comenzando con el respaldo del gobierno de Obama y del aparato de la NED y Soros al golpe de Estado fascista del 2014 perpetrado por grupos abiertamente nazis, contra un gobierno legítimamente electo, ha tenido y tiene la intención de provocar una guerra de Estados Unidos y la OTAN contra Rusia, un peligro que sigue vigente.

Lo mismo es cierto de las mentiras y la histeria contra China. El senador Ted Cruz, quizás el más vicioso de todos los mentirosos halcones contra China, apareció en una ocasión en Hong Kong ataviado con el disfraz negro que caracteriza a las turbas terroristas para mostrar su “solidaridad” con estos anarquistas y asesinos, a quienes calificó de “manifestantes pacíficos por la democracia”. Ahora Cruz ha presentado un proyecto de ley en el que exige que el Congreso de Estados Unidos declare a Taiwán como nación “soberana”, lo cual obviamente es una provocación de guerra directa contra China. La acusación de que el programa de China para manejar la amenaza terrorista en Xinjiang (la educación y entrenamiento vocacional a los detenidos en campos especiales para ello, por un año o menos para los que han estado sujetos a la propaganda y reclutamiento del Estado Islámico) constituye una horrible afrenta a los derechos humanos y a “nuestros valores”, significa que quienes hacen esta acusación creen que China debe seguir el enfoque de la “guerra al terrorismo” de Estados Unidos y Gran Bretaña, es decir, bombardear a los países y devolverlos a la edad de piedra (como el caso de Iraq, que ni siquiera era un Estado “terrorista”), para dejarlos en la ruina y bajo el control de pandillas terroristas combatiéndose entre si (como sucedió en Libia, que tampoco estaba apoyando a los terroristas). ¿Tiene que bombardear China a Xinjiang? ¿Es esa la manera de respetar la “libertad y la democracia”? No ha habido más incidentes terroristas en tres años, lo cual ha permitido a la población vivir en paz y en seguridad para participar en la economía pujante de la región y del país.

Hay que recordar que el movimiento terroristas internacional de los yihadistas lo crearon en Afganistán en las décadas de los 1970 y 1980 gente como el entonces Asesor de Seguridad Nacional (NSC) de Estados Unidos, Zbigniew Brzezinski, quien movilizó a varios grupos de musulmanes radicales desde el Medio Oriente y otras partes para llevarlos a Afganistán, donde fueron armados y entrenados para luchar contra la invasión soviética. Así nació Al-Qaeda. Todo esto basado en las teorías de Bernard Lewis, autor del “Choque de civilizaciones” y del “Plan de Bernard Lewis” para crear un “Arco de crisis” para rodear el flanco débil de la Unión Soviética con movimientos yihadistas. Entre esos movimientos estaban los uigures de China, del mismo modo que hay muchos uigur que luchan del lado de al-Qaeda y del Estado Islámica en la guerra en Siria, en donde Estados Unidos, al armar a los insurgentes “moderados” terminó armando realmente a los terroristas, incluyendo al grupo que perpetró el 11-S. Muchos de los elementos del Estado Islámico que quedan en la provincia de Idlib son uigures, que llevarían su yihad a China si se les permite.

El nuevo informe de EIR, End the McCarthyite Witch Hunt Against China and President Trump (Paren la cacería de brujas macarthyista contra China y el Presidente Trump), demuestra que el intento de golpe que está en marcha contra el Presidente está motivado precisamente por su propósito firme de establecer relaciones amistosas con Rusia y con China. Esto es un casus belli para el imperio británico y sus achichincles en Estados Unidos. En relación directa con esto, está la realidad ampliamente reconocida actualmente de que el sistema financiero transatlántico se está desbaratando, motivo por lo cual la Reserva Federal de Estados Unidos viene inyectando cientos de miles de millones de dólares al sistema bancario insolvente para mantenerlo a flote unas cuantas semanas o meses más. El propósito de Trump con relación a Rusia y a China, y su repudio a las guerras de cambio de régimen, le quita al imperio su capacidad para declarar condiciones de emergencia en tiempo de guerra para imponer la austeridad que están imponiendo internacionalmente bajo el pretexto de las mentiras del “cambio climático” para acabar con el progreso industrial y reducir el CO2. La capacidad de Trump para rechazar el fraude de la globalización (o sea, el neoimperalismo), con sus guerras permanentes y su ideología contra el crecimiento económico, demuestra que en cuanto estalle la burbuja financiera, Trump podría no acudir a sus incompetentes asesores de Wall Street, sino al plan de LaRouche para establecer las reformas de la Ley Glass Steagall y la generación de crédito productivo para la economía real orientado por el desarrollo científico y la exploración espacial.

A través de sus Comités de Correspondencia, LaRouchePAC está presentando estas ideas a la ciudadanía estadounidense, y a nivel internacional, en este momento de transformación histórica acelerada.

 

Revelan plan de EEUU para el golpe en Bolivia: nombres y apellidos, rol de Embajada y países vecinos

 

 

Fuente:

LaRouche PAC — Las mentiras sobre Ucrania y la histeria contra China son operaciones de preguerra.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion