Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Las acciones militares británicas secretas en el Líbano, Gaza y Yemen

En un artículo reciente publicado por The Cradle, el periodista de investigación británico, Kit Klarenberg, indaga las acciones militares y de inteligencia del Reino Unido en Oriente Medio en el marco de su desesperación por desencadenar una guerra regional en toda regla con ramificaciones desestabilizadoras para gran parte del mundo.

 

Por Kit Klarenberg

El 8 de octubre, el veterano reportero británico Robert Peston publicó un notable post en la plataforma de medios sociales X. Citando información privilegiada de “fuentes gubernamentales y de inteligencia”, Peston afirmó que la operación de resistencia palestina Inundación Al-Aqsa evolucionaría inevitablemente hacia una guerra regional en toda regla, que será “tan desestabilizadora para la seguridad mundial como el ataque de Putin a Ucrania.” El periodista advirtió:

“Estamos en las primeras etapas de un conflicto con ramificaciones para gran parte del mundo”.

Lo que hace aún más asombrosa esta revelación es la rapidez con la que la inteligencia británica adquirió certeza sobre la inminente agitación en Asia Occidental, poco más de 24 horas después del ataque sin precedentes de los combatientes palestinos por la libertad contra Israel.

La urgencia por preparar al público occidental para la inminente crisis apunta a un relato más profundo: que Londres puede haber tenido algo que ver en la ignición del conflicto en toda la región, un plan macabro que se ha estado desarrollando desde entonces.

 

Alianzas militares encubiertas: SAS en Gaza

No hace falta decir que la participación de Gran Bretaña en el asalto genocida de Israel en Gaza está envuelta en un intenso secretismo. En diciembre de 2020, Londres y Tel Aviv firmaron un acuerdo de cooperación militar descrito por funcionarios del Ministerio de Defensa como una “pieza importante de la diplomacia de defensa” que “fortalece” los lazos militares entre los dos países, al tiempo que proporciona “un mecanismo para la planificación de nuestra actividad conjunta.”

Sin embargo, el contenido de este acuerdo permanece oculto no sólo para los ciudadanos británicos de a pie, sino también para los legisladores electos.

Surgen especulaciones sobre si el acuerdo obliga a Gran Bretaña a defender a Israel en caso de ataque, lo que podría explicar la visible implicación del notorio SAS en el asalto del ejército de ocupación a los palestinos.

Los principales medios de comunicación informaron a finales de octubre de que el escuadrón de élite estaba “a la espera” en las bases militares y de inteligencia británicas de la vecina Chipre, preparándose para llevar a cabo arriesgadas operaciones de rescate de rehenes en Gaza.

Artículos posteriores sugerían que los soldados británicos de operaciones especiales estaban “entrenándose en Líbano para rescatar británicos” en Asia Occidental, en caso de que se vieran atrapados en la guerra de Gaza o “fueran tomados como rehenes” por la resistencia libanesa, Hezbolá, o sus aliados.

Un alto oficial del ejército británico se jactaba de que estas fuerzas habían “establecido una relación muy estrecha” con sus homólogos en Beirut, lo que “proporciona una visión e influencia en la toma de decisiones libanesa y ver las cosas desde el otro lado de la frontera norte, lo que claramente preocupa a Israel”.

El secretismo que rodea estas actividades llevó al Comité Asesor de Medios de Defensa y Seguridad (DSMA) de Gran Bretaña a emitir avisos D a los medios de comunicación británicos, advirtiendo contra la divulgación de información sensible sobre las operaciones del SAS en Asia Occidental.

Fieles a su costumbre, los principales medios de comunicación británicos no han vuelto a informar sobre el interés del SAS en Gaza. Sin embargo, la referencia de la DSMA a “operaciones de seguridad, inteligencia y antiterroristas” apunta a una finalidad muy distinta de su presencia en la región que el mero rescate de rehenes.

Las investigaciones independientes de Declassified UK refuerzan esta sospecha, revelando 33 vuelos de transporte militar que viajan a Tel Aviv desde las mismas bases británicas en Chipre donde están estacionados los operativos del SAS.

Estos vuelos, incluidos los diarios en los quince días siguientes al ataque de Israel contra Gaza, no son una mera coincidencia. Recientemente, el 12 de diciembre, un medio de comunicación independiente reveló cómo Gran Bretaña desplegó en secreto 500 soldados adicionales en sus bases de Chipre en respuesta a la Operación Inundación Al-Aqsa.

Esta información fue revelada a un parlamentario por un ministro del gobierno británico. También se reveló que Gran Bretaña envió tropas adicionales al Estado ocupante y a sus vecinos Egipto y Líbano, justificadas sólo por vagas referencias a “razones de seguridad operativa.”

 

El Reino Unido ocultó vuelos diarios de transporte militar a Israel desde que empezó el bombardeo a Gaza, según registros analizados por Declassified

 

¿Acceso sin restricciones al Líbano?

El 21 de noviembre, The Cradle sacó a la luz una iniciativa encubierta de Gran Bretaña para garantizar el acceso sin restricciones de sus fuerzas armadas a territorio libanés.

Un documento filtrado sobre las propuestas no ofrecía ni una justificación para que Londres lo hiciera, ni especificaba la misión concreta que cumplirían los soldados del ejército británico en Beirut, desviándose de la transparencia habitual en este tipo de memorandos de entendimiento.

De haber sido aprobado, el memorando habría concedido a “todo el personal militar [británico]” un acceso sin precedentes al territorio terrestre, aéreo y marítimo de Líbano, obviando la necesidad de “autorización diplomática previa” para “misiones de emergencia”.

No se especificaba la naturaleza de esas misiones. Esencialmente, a los soldados británicos se les habría permitido viajar de uniforme con sus armas a la vista en cualquier lugar de Líbano, al tiempo que gozaban de inmunidad frente a detenciones o procesamientos por la comisión de cualquier delito.

Estas audaces estipulaciones trazan inquietantes paralelismos con el Acuerdo de Rambouillet redactado por la OTAN y presentado a Yugoslavia en 1999, en el que la negativa se convirtió en un pretexto para una embestida militar dirigida por Estados Unidos.

En aquel momento, un alto funcionario del Departamento de Estado admitió con regocijo haber “puesto deliberadamente el listón más alto” de lo que podría aceptar el gobierno yugoslavo.

Sin embargo, Londres tenía buenas razones para creer que esta vez Beirut capitularía ante sus exorbitantes exigencias. Como ha documentado ampliamente The Cradle, la inteligencia británica ha llevado a cabo durante muchos años múltiples operaciones encubiertas para infiltrarse en las agencias militares, de seguridad y de inteligencia libanesas al más alto nivel, al tiempo que insertaba a sus operativos y aliados en ministerios estatales clave.

Cada una de estas operaciones estaba respaldada por un memorando de entendimiento, cuyos términos exactos nunca han sido revelados públicamente por ninguna de las partes.

Tras designar a Hezbolá, un destacado partido político libanés, como grupo terrorista proscrito, Gran Bretaña mantiene vigilada al ala militar del grupo de resistencia desde un puesto de escucha en el Monte Olimpo de Chipre. Esta vigilancia estratégica se justifica por la previsión de una posible implicación en un conflicto junto a Irán si se desarrolla una “guerra de aniquilación” en Gaza.

 

Al este de Suez

Esa “guerra de aniquilación” ya está en marcha. De haberse promulgado, el memorando Reino Unido-Líbano, que había quedado al descubierto, podría haber situado a las tropas británicas en una posición estratégica en el Estado levantino, lo que podría haber provocado una escalada de las tensiones hasta el borde de una guerra total.

Aunque las razones por las que no se promulgó el memorando siguen sin estar claras, un nuevo escenario de conflicto en el Mar Rojo puede estar desviando la atención. Estados Unidos, junto con sus aliados, entre ellos Gran Bretaña, ha iniciado una “misión de seguridad marítima” en respuesta a las operaciones de las fuerzas armadas yemeníes alineadas con Ansarallah contra buques comerciales con destino a Israel, lo que ha provocado una importante interrupción de las rutas marítimas vitales.

La coalición internacional, a pesar de su demostración de fuerza, se enfrenta a desafíos, ya que Sanaa no muestra signos de retroceder. Los costes operativos de interceptar drones de ataque de bajo coste están suscitando preocupación entre los altos cargos del Pentágono sobre la eficacia de la misión.

Para Gran Bretaña, la iniciativa liderada por Estados Unidos se alinea con sus objetivos estratégicos esbozados en la “revisión integrada de defensa” de marzo de 2021, un plan para volver a dominar las olas, garantizando “la libertad de navegación en el Golfo de Adén”.

Este renovado enfoque naval supone un marcado alejamiento de la retirada británica de la región en 1967, conocida como “al este de Suez”, una medida considerada simbólica en el declive del Imperio Británico.

Como expuso The Cradle en abril, la inteligencia británica dirigió operaciones secretas de guerra psicológica para coaccionar a los yemeníes a aceptar un inicuo plan de paz de la ONU para poner fin a la devastadora guerra aérea de Arabia Saudí contra Sanaa.

Con la resistencia de Ansarallah frente a las presiones neocoloniales, junto con el fracaso de tales tácticas psicológicas, el escenario está preparado para un conflicto con consecuencias potencialmente de largo alcance – una perspectiva inquietante presagiada por las fuentes de inteligencia de Robert Peston el 8 de octubre.

 

La ‘guerra de corredores marítimos y terrestres’ se expande del mar Rojo hasta el estrecho de Gibraltar y frente a las costas de India

 

Fuente:

Kit Klarenberg, en The Cradle: Secrecy shrouds British military actions in Lebanon. 21 de diciembre de 2023.

Ciencia y Tecnología

Ucrania ha encontrado componentes británicos e irlandeses en los drones iraníes utilizados por Rusia en ataques contra Ucrania, según informa The Sun. El laboratorio...

Contenidos

El 20 de febrero, Estados Unidos vetó una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que exigía un alto al fuego humanitario inmediato...

Contenidos

En un artículo publicado por Declassified UK, los periodistas Mark Curtis y John McEvoy llaman la atención sobre los posibles conflictos de intereses del...

Contenidos

Dame Victoria Sharp ha sido anunciada como la jueza del Tribunal Superior que la próxima semana se pronunciará sobre el intento de Julian Assange...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram