Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La Rebelión de la Extinción y la Última Generación: ¿un movimiento identitario por el clima?

El movimiento de origen británico “Viernes por el futuro” (Fridays For Future) y las reivindicaciones climáticas de los Verdes se han extendido por toda Europa Occidental y ahora están ganando apoyo en las ciudades de Alemania Occidental. Sin embargo, hay grupos más radicales que protestan por una política climática aún más extrema, utilizando métodos como bloqueos y teatro callejero. En este artículo, Alexander Markovics identifica una coincidencia de objetivos entre los líderes globalistas y los cultos climáticos, y menciona un informe que habla de una agenda subversiva con raíces en el anarquismo y el ecosocialismo. El líder de la Última Generación, Roger Hallam, advierte Markovics, incluso habla de la necesidad de un “tribunal de generaciones”. Es importante advertir sobre los peligros de la secta climática y concienciar a los jóvenes activistas antes de que se radicalicen.

 

 

Por Alexander Markovics

“Viernes por el futuro” está en boca de todos, al igual que las reivindicaciones climáticas de los Verdes, junto con su retórica de prohibición, están ganando un apoyo mayoritario en las ciudades de Alemania Occidental. Pero mientras los Verdes están en el gobierno, sigue habiendo grupos para los que no son lo suficientemente radicales y no dejan de manifestarse a favor de una política climática aún más extrema. En sus métodos, recuerdan al movimiento identitario: sentadas de bloqueo, teatro callejero, “Las posadas” en las que las “víctimas de la política climática” yacen como cadáveres en el suelo de grandes calles comerciales, tardes de conferencias, ocupaciones de plazas con carácter de acampada, pero también, a diferencia de éstas, las ya características pegadas en la calle, de las que les viene el apodo de “pegatinas climáticas”. Originario del Reino Unido, el movimiento se ha extendido por toda Europa Occidental y ahora por Alemania.

 

Jóvenes, estudiantes, étnicamente alemanes

Sus activistas suelen ser estudiantes de clase media culta que cuentan con el apoyo de sus padres en sus acciones. Con entusiasmo e ingenuidad juvenil, hablan de la necesidad de hacer todo lo posible en la lucha por salvar el clima y la humanidad. De forma similar al movimiento “¡Bienvenidos los refugiados! movimiento a favor de la inmigración masiva, aquí también encontramos a muchas jóvenes europeas que arden de entusiasmo por sus convicciones. Hablamos de “Extinction Rebellion” (resistencia contra la extinción) y de su rama alemana “Die letzte Generation”. Su motivación: se levantan “Porque el gobierno se niega a proteger nuestro medio de vida”. Mientras que el movimiento de huelga escolar de Thunberg es legalmente legal, la vanguardia activista de Extinction Rebellion se mueve claramente en una zona legal gris o incluso se propone abiertamente infringir la ley. Su argumentación sigue claramente la lógica de que el fin justifica los medios: ¿Qué es una violación de las leyes alemanas frente a lo que ellos ven como la injusticia mucho mayor de destruir el planeta? En consecuencia, las acciones del grupo se saldan a menudo con detenciones e incluso registros domiciliarios. Los activistas climáticos se ven a sí mismos en la tradición de Mahatma Gandhi – pero, ¿son sus acciones realmente tan pacíficas y filantrópicas como las protestas de su gran modelo?

 

¿Está conduciendo la actitud apocalíptica a la RAF climática?

En su sede de Berlín Neukölln, estas personas, en su mayoría jóvenes y de etnia alemana, piden a la gente que presione aún más al gobierno de Scholz para que haga algo contra el cambio climático. Sus demandas van desde cosas sensatas como el billete de 9 euros y el refuerzo del transporte público hasta cosas absurdas como 100 km/h en la autopista y el cumplimiento por parte de Alemania del objetivo de 1,5 grados, que equivale a un debilitamiento económico masivo. Sus mensajes son hiperemocionales y apocalípticos: el mundo se enfrenta a una serie de puntos de inflexión, como el deshielo de los casquetes polares, que son irreversibles y conducirán directamente a un calentamiento global masivamente acelerado y a una catástrofe climática total. Aunque muchos científicos contradicen esta tesis, ello no impide que los ecologistas radicales adviertan de la aparición de zonas climáticas mortales.

El principal ideólogo de Extinction Rebellion, Roger Hallam, habla incluso de la amenaza de 7.000 millones de muertes en las próximas décadas como consecuencia del cambio climático. Habla explícitamente de “genocidio por omisión”. En este contexto, el erudito religioso Alexander-Kenneth Nagel habla, no sin razón, de un fenómeno de apocalipsis moderno: las dimensiones supuestamente apocalípticas del cambio climático se utilizan para justificar la imposición de un estado de emergencia, que a su vez justifica cualquier medio para remediar el problema. Si se llevan estas consideraciones hasta su conclusión lógica, la aparición de una RAF climática no aparece como una posibilidad, sino como una consecuencia cierta del desarrollo existente.

 

Del primer muerto al tribunal climático definitivo

El 31.10.2022, por ejemplo, un vehículo de rescate fue obstaculizado por activistas de la “Última Generación” para llegar al lugar de un accidente con la rapidez suficiente para atender a una ciclista gravemente herida. Finalmente se descubrió que la mujer tenía muerte cerebral. Activistas individuales como Blythe Pepino están incluso pidiendo a la gente que se abstenga de tener hijos por el bien del clima bajo el hashtag #birthstrike. Esta forma de pensar, que procede de la ecología profunda, propugna en última instancia la reducción de la humanidad para poder salvar a la Madre Tierra. Si se tiene en cuenta la lógica de la “última generación” y el estado de emergencia que pinta en la pared, no hay un largo camino desde la renuncia “voluntaria” a la maternidad hasta la eliminación activa de las personas que se interponen en el camino de la consecución de los objetivos climáticos.

Es interesante observar cómo los objetivos de las élites globalistas en torno a Klaus Schwab coinciden con los de los cultos climáticos. No en vano, el think tank británico Policy Exchange habla de una agenda subversiva con raíces en el anarquismo y el ecosocialismo con respecto a la élite de la Rebelión de la Extinción en un informe de 2019. Por último, el líder de pensamiento de la Última Generación, Roger Hallam, habla incluso de la necesidad de un “tribunal de generaciones” que vería a los más jóvenes sentarse a juzgar a la generación mayor más intransigente. En todo esto se puede leer la vieja lógica mefistofélica, según la cual la vida en la Tierra es un valle de lágrimas y por lo tanto hay que acabar con ella, esta vez por la Madre Tierra. Por eso es tan importante advertir de los peligros de la secta climática y abrir los ojos a los jóvenes activistas antes de que se deslicen hacia la RAF climática.

 

El Club de Roma, la agenda de despoblación mundial y la farsa del calentamiento global ‘provocado por el hombre’

 

Fuente:

Alexander Markovics, en Geopolitika: La Rebelión de la Extinción y la Última Generación: ¿un movimiento identitario por el clima? 20 de julio de 2023. Traducción por Enric Ravello Barber.

Criptopolítica

Por Mente Alternativa El 16 de noviembre de 2023, la Cour de Cassation confirmó la culpabilidad de la firma global de servicios financieros y...

Contenidos

Por Tsargrad Andrei Klintsevich dijo que los representantes del servicio de inteligencia británico MI6 en sus páginas de las redes sociales ya habían pedido...

Contenidos

Por Cisne Negro El ministro de Asuntos Exteriores británico, Lord David William Donald Cameron, Barón Cameron de Chipping Norton, no pudo ocultar su resentimiento...

Contenidos

Lo que en los medios de masas se presenta como una victoria de la derecha sobre la izquierda en las elecciones de la Unión...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram