Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La guerra secreta de la CIA: utilizar a los fascistas rusos para luchar contra Rusia

En los días previos a las elecciones presidenciales rusas, una red paramilitar operando bajo la Dirección Principal de Inteligencia del Ministerio de Defensa de Ucrania (GUR) lanzó ataques en territorio ruso para desestabilizar el gobierno de Putin y afectar las elecciones. La CIA podría haber estado involucrada, dada su relación con el GUR. Estos ataques incluyeron unidades como el Cuerpo de Voluntarios de Rusia, la Legión de la Libertad de Rusia y el Batallón Siberia. La CIA ha trabajado con el GUR desde 2014, incluyendo entrenamiento para operaciones en suelo ruso. Este incidente plantea serias preocupaciones sobre la política exterior de EE.UU. y el riesgo de escalada hacia una conflagración nuclear.

 

 

Por Scott Ritter

En los días previos a las elecciones presidenciales rusas que concluyeron el domingo, una red de tres organizaciones paramilitares rusas que trabajaban bajo los auspicios de la Dirección Principal de Inteligencia del Ministerio de Defensa de Ucrania, o GUR, lanzó una serie de ataques en el territorio de la Federación Rusa.

El objetivo de los atentados era claro: perturbar las elecciones presidenciales rusas de tres días de duración creando una atmósfera de debilidad e impotencia en torno al Presidente Vladimir Putin, destinada a socavar su autoridad, legitimidad y atractivo en las urnas.

La operación se planeó durante meses y en ella participaron el Cuerpo de Voluntarios de Rusia (RDK), la Legión de la Libertad de Rusia (LSR) y el Batallón Siberia. Estas tres organizaciones están controladas por el GUR, cuyo portavoz anunció los atentados.

No se ha dicho hasta qué punto la CIA estuvo implicada en lo que equivale a una invasión del territorio de la Federación Rusa por fuerzas que operan bajo el paraguas de lo que se reconoce abiertamente que es una guerra por poderes entre Estados Unidos y sus aliados de la OTAN contra Rusia.

Aunque Ucrania mantiene que los ataques del RDK, el LSR y el Batallón Siberia son acciones de «rusos patriotas» opuestos a Putin, la implicación del GUR en la organización, entrenamiento, equipamiento y dirección de estas fuerzas convierte su ataque en suelo ruso en una extensión directa de la guerra por poderes entre Rusia y Occidente.

Dada la amplia participación de la CIA en el trabajo del GUR, es muy improbable que una acción de este alcance y escala pudiera haberse ejecutado sin el conocimiento de la CIA y en los atentados, incluidas sus metas y objetivos.

De hecho, la presencia de material militar estadounidense de alta gama, incluidos los vehículos de combate de infantería (IFV) M-2 Bradley, en el orden de batalla del ataque de las fuerzas insurgentes rusas apunta a un papel directo de Estados Unidos, al igual que la naturaleza política de la misión de perturbación de las elecciones, que ha sido un objetivo a largo plazo de la CIA en Rusia desde hace décadas.

2014

La relación de la CIA con el GUR está bien establecida y se remonta a 2014, según The Washington Post, cuando la CIA trabajó con el GUR para establecer una red de bases a lo largo de la frontera entre Ucrania y Rusia desde las que llevar a cabo operaciones de inteligencia contra Rusia, incluidas misiones que implicaban operaciones en suelo ruso.

La CIA interceptó comunicaciones rusas, capturó drones rusos para su posterior explotación técnica y supervisó el reclutamiento y funcionamiento de redes de espionaje que operaban en suelo ruso.

En el periodo previo al inicio por Rusia de la Operación Militar Especial (OME) contra Ucrania el 24 de febrero de 2022, la CIA amplió su relación con el GUR para incluir la formación especializada proporcionada por miembros de la División Terrestre del Grupo de Actividades Especiales de la CIA, responsable de operaciones paramilitares encubiertas.

[La C.I.A. empezó a realizar operaciones secretas con fascistas contra Moscú en 1948 con los programas CARTEL y posteriormente AERODINÁMICO. Ver: On the Influence of Neo-Nazism in Ukraine (Sobre la influencia del neonazismo en Ucrania)].

El entrenamiento se centraba en habilidades de guerra no convencional y de guerrilla que ayudarían a facilitar la creación y el mantenimiento de insurgencias antirrusas llevadas a cabo por equipos de «permanencia» que operaban en cualquier territorio ucraniano que estuviera ocupado por fuerzas rusas.

Tras el inicio del OME, los rusos étnicos que habían servido desde 2014 en las filas de la organización paramilitar neonazi y nacionalista ucraniana conocida como Regimiento Azov se organizaron en una organización separada conocida como Cuerpo de Voluntarios Rusos, o RDK.

El RDK tomó como modelo al Ejército de Liberación Ruso, una entidad organizada, entrenada y equipada por los alemanes nazis durante la Segunda Guerra Mundial que estaba formada por prisioneros de guerra rusos. Hoy en día, los rusos suelen referirse a los miembros del RDK como «vlassovitas«, en honor al general ruso Andrei Vlasov, que fue capturado por los alemanes y más tarde desertó a su causa.

Vlasov reclutó a prisioneros de guerra rusos en lo que se conoció como el Ejército de Liberación Ruso, que llegó a constar de dos divisiones compuestas por unos 30.000 soldados. La mayor parte del «ejército» de Vlasov murió en combate o fue hecho prisionero por la Unión Soviética, donde se les trató como traidores y se les castigó en consecuencia (a los alistados se les condenó a largas penas en el Gulag y a los líderes se les ahorcó).

Una segunda unidad militar de etnia rusa, creada tras el OME, está formada principalmente por desertores militares rusos y prisioneros de guerra. Conocida como la Legión de la Libertad de Rusia (LSR), consta de varios cientos de soldados organizados en dos batallones. La LSR opera como parte de la Legión Internacional del Ejército Territorial Ucraniano.

La tercera unidad militar de etnia rusa que opera con Ucrania es el llamado Batallón Siberiano, compuesto por rusos étnicos y etnias no rusas de los territorios siberianos de la Federación Rusa.

Los miembros de esta formación son voluntarios de la Siberia rusa que se oponen al gobierno de Putin. Al igual que el LSR, el Batallón Siberiano operaba como una parte controlada por el GUR del Ejército Territorial Ucraniano y se dice que consta de unos 300 hombres, según un informe de Euronews.

La incursión del fin de semana de las fuerzas rusas anti-Putin controladas por el GUR no es el primer caso de este tipo. En marzo y abril de 2023, fuerzas afiliadas al Cuerpo de Voluntarios Rusos RDK llevaron a cabo varios pequeños ataques transfronterizos.

Más revelador fue un ataque de mayor envergadura perpetrado el 22 de mayo de 2023. El momento de este ataque, que duró menos de un día, pareció coincidir con la caída de la disputada ciudad de ante la empresa militar privada rusa Wagner.

La captura de Bajmut por Wagner señaló el comienzo de un rápido deterioro de las relaciones entre el jefe del Grupo Wagner, el otrora leal a Putin, el infiltrado Yevgeny Prigozhin, y la cúpula militar rusa, en particular el ministro de Defensa Sergei Shoigu y el jefe del Estado Mayor General Valeri Gerasimov.

El 23 de junio de 2023, Prigozhin dirigió a miles de sus combatientes Wagner en una rebelión en la que ocupó la sede rusa del OME en Rostov del Don y marchó hacia Moscú. Aunque la rebelión fue sofocada en 24 horas, muchos de los combatientes wagnerianos dijeron que habían participado sólo porque les habían dicho que se desplegarían en suelo ruso, donde la ley prohibía operar a Wagner, para defenderse de nuevas incursiones de la RDK.

La información que surgió tras la rebelión frustrada de Prigozhin demostró que el líder de Wagner había estado en contacto frecuente con el GUR ucraniano en los meses previos a su insurrección, y que los ataques de la RDK formaban parte de un esfuerzo coordinado orquestado por el GUR, diseñado para debilitar y quizá derrocar al gobierno de Putin.

El gobierno de Biden reconoció que disponía de información detallada de antemano sobre la revuelta de Prigozhin y, sin embargo, no advirtió de ello al gobierno ruso, lo que sugiere que la CIA estaba, como mínimo, al corriente de la operación del GUR y la apoyaba tácitamente.

La presencia de armas estadounidenses, incluidos vehículos Humvee, en poder de los combatientes de la RDK el fin de semana, insinuaba asimismo una participación más amplia de Estados Unidos en su entrenamiento y equipamiento, participación que, dada la prohibición del despliegue de fuerzas militares estadounidenses en calidad de entrenamiento en suelo ucraniano desde el inicio de la OME, apuntaba a la División Terrestre de la CIA como unidad facilitadora.

El gobierno ruso ha calculado que la fuerza total de las fuerzas controladas por el GUR que atacaron a Rusia, en el periodo previo a las elecciones presidenciales finalizado el domingo, ascendía a unos 2.500 hombres, apoyados por al menos 35 tanques y decenas de vehículos blindados, incluido un número significativo de vehículos blindados de combate M-2 Bradley IFV suministrados por Estados Unidos.

El alcance y la escala de la operación militar, que incluyó fuerzas transportadas en helicóptero e insertadas tras las líneas rusas, es tal que no podría haberse llevado a cabo sin el conocimiento de la C.I.A. Además, las tácticas y el equipo utilizados (incursiones en helicóptero, vehículos M-2 Bradley) sugieren claramente un papel más directo de la C.I.A. tanto en la planificación y el adiestramiento de la misión como en las tropas implicadas.

La División Terrestre de la C.I.A. está compuesta por veteranos de las guerras secretas de la C.I.A. tanto en Siria como en Afganistán, donde la C.I.A. entrenó ejércitos secretos para llevar a cabo sus propias guerras secretas en apoyo de los objetivos de la C.I.A.

El descrédito del gobierno de Putin con vistas a su destitución ha sido un objetivo de la CIA desde 2005, cuando ésta, junto con la inteligencia británica, empezó a trabajar activamente para crear movimientos de oposición política viables dentro de Rusia.

Aunque estos esfuerzos han fracasado en gran medida (la reciente muerte en una prisión rusa de Alexei Navalny, que se cree que fue una creación de la C.I.A., subraya el alcance y la escala de este fracaso), los guerreros políticos encubiertos de la C.I.A. en el Grupo de Acción Política del Centro de Actividades Especiales siguen intentando socavar a Putin por diversos medios.

Dado el objetivo declarado del gobierno ruso de producir una gran participación en las elecciones como forma de certificar la legitimidad de Putin, perturbar la participación de los votantes creando inestabilidad y falta de confianza sería precisamente el tipo de relación causa-efecto que la C.I.A. trataría de engendrar.

El hecho de que los dirigentes de la RDK se jactaran abiertamente de que sus ataques en curso estaban a) diseñados para perturbar las elecciones presidenciales rusas y b) se planearon meses antes del ataque, es un fuerte indicador de que, dada la naturaleza íntima de la relación entre la CIA y el GUR, la CIA estaba como mínimo al corriente de los ataques dirigidos por el GUR con insurgentes rusos controlados por Ucrania, y muy probablemente los facilitaba.

Para comprender la gravedad que rodea la posibilidad -de hecho, la probabilidad- de que la CIA estuviera implicada, aunque fuera periféricamente, en un ataque en suelo ruso destinado a perturbar unas elecciones presidenciales rusas, basta con reflexionar sobre cómo reaccionaría Estados Unidos si los servicios de inteligencia rusos colaboraran con los cárteles de la droga mexicanos para crear un ejército insurgente bien armado compuesto por mexicano-estadounidenses que atacaran territorio estadounidense desde el otro lado de la frontera entre Estados Unidos y México con el fin de influir en el resultado de las elecciones presidenciales estadounidenses de noviembre.

Estados Unidos lo consideraría un acto de guerra y respondería en consecuencia.

 

Peligro manifiesto de conflagración nuclear

La administración Biden está supervisando una política ucraniana que se derrumba rápidamente a su alrededor.

Los aliados estadounidenses de la OTAN, preocupados por la falta de liderazgo de la administración Biden en lo que respecta a Ucrania, amenazan con enviar tropas a Ucrania para reforzar al debilitado ejército ucraniano. El gobierno ruso ha advertido que cualquier medida de este tipo se interpretaría como un ataque a Rusia, y crearía potencialmente las condiciones para una guerra nuclear general entre Rusia y el Occidente colectivo.

Ahora, en medio de un ambiente tan tenso, parece que la CIA no sólo ha dado luz verde a una invasión real de la Federación Rusa, sino que es más que probable que haya participado en su planificación, preparación y ejecución.

Nunca en la historia de la era nuclear ha sido tan manifiesto el peligro de una guerra nuclear.

Que el pueblo estadounidense haya permitido que su gobierno cree las condiciones para que gobiernos extranjeros puedan determinar su destino y la CIA pueda llevar a cabo una guerra secreta que podría desencadenar un conflicto nuclear, destripa la noción de democracia.

El gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo parece un sueño lejano. En su lugar, el futuro de Estados Unidos parece estar en manos de una agencia de inteligencia deshonesta que hace tiempo abandonó toda pretensión de rendir cuentas y de actuar conforme al Estado de Derecho.

 

La alianza entre el MI6, la CIA y los banderistas: El ‎resurgimiento del racialismo nazi en Ucrania

Fuente:

Scott Ritter, en estrategia Culture Foundatin: La guerra secreta de la CIA: utilizar a los fascistas rusos para luchar contra Rusia. 25 de marzo de 2024.

Contenidos

Por Stewart Battle Los acontecimientos protagonizados por Occidente en los últimos días no han hecho sino subrayar aún más la peligrosa situación en la...

Contenidos

Por Georgy Muradov (viceprimer ministro de Crimea) Ya la primera sesión de la reunión suiza sobre el conflicto ucraniano, en la que los representantes...

Contenidos

Por Mente Alternativa La cumbre de paz sobre Ucrania, celebrada del 15 al 16 de junio en Bürgenstock, Suiza, resultó en un fracaso notable....

Contenidos

Por Mente Alternativa La Cámara de Representantes aprobó la Ley de Autorización de la Defensa Nacional (NDAA, por sus siglas en inglés), que obliga...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram