Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La ‘guerra’ interna de EE.UU. definirá el resultado del conflicto en Ucrania, según Alastair Crooke

Según el Director del Conflicts Forum y ex diplomático británico, Alastair Crooke, la inesperada gran paradoja (para las élites occidentales) es que el propio Estados Unidos podría ser el mayor perdedor en la guerra contra Rusia, pues lo que supuestamente iba a ser la consagración del orden unipolar en realidad ha llevado a los estadounidenses a cuestionarse si Biden cuenta con la capacidad para llevar a la práctica un cálculo geoestratégico sensato justo cuando su candidatura para 2024 ha quedado en tela de juicio.

 

Por Alastair Crooke

El 24 de febrero se cumple el primer aniversario de la guerra en Ucrania. Pocas veces un solo acontecimiento geopolítico cambia tan completamente las expectativas; pocas veces un acontecimiento geopolítico reorienta el mapa del mundo. Un vistazo a una representación geopolítica del mundo actual chocaría al ver lo pequeñas que aparecen Londres, París y Washington, y cómo el eje mundial se ha desplazado hacia el este, con Eurasia como nuevo “ojo” global en su centro.

Para ponerlo en perspectiva, hace un año las élites occidentales reunidas en la Conferencia de Seguridad de Múnich estaban en un delirio de excitación. Era embriagador, intoxicante, mientras los delegados imaginaban cómo sus sanciones a Rusia colapsarían su economía y probablemente llevarían a la destitución de Putin.

Iba a ser el triunfo de las élites occidentales que asisten a Múnich y Davos: la reivindicación de sus ideas sobre nuestro futuro global compartido. Y también iba a ser una clara validación de que eran ellos los que estaban en el “lado correcto de la historia”, en marcado contraste con “esos otros” (Rusia y los “autócratas”) que quedaron desenmascarados como el “lado oscuro” de la historia.

Hace un año, Rusia se mostraba inimaginable, confiada y solvente. Mientras que hoy, es Ucrania la que está al borde del colapso, la entropía militar y la bancarrota. Hace doce meses, se presumía que la “pequeña economía de enfoque limitado” de Rusia (como la denomina Occidente) no superaría la “prueba de resistencia” de enfrentarse a todo el peso de la fuerza financiera combinada de Occidente.

En cambio, hoy se plantean preguntas relativas a esa supuesta fortaleza financiera occidental: ¿Es la forma en que el sistema occidental hiperfinanciado mide la fortaleza económica -a través de la agregación de gastos- una medida válida de la resistencia económica de la economía real? En una época de alta inflación, ¿ofrecerán una economía y una moneda (vinculadas a materias primas tangibles) mayor fortaleza que las vinculadas al papel fiduciario? ¿Es una base manufacturera real estratégicamente dirigida una mayor fortaleza que la proporcionada por servicios financieros efímeros ad hoc?

¿Se habrían planteado estas preguntas, aunque sólo fuera por un momento, hace un año? No. Se están moviendo tantos “platos”…

Paradójicamente, en lo que se suponía que iba a surgir como la afirmación sublime de un “Orden basado Reglas” autodeterminado y dirigido por Occidente y un terremoto desencadenado bajo Putin, ha sido más bien la capacidad de Biden (no la de Putin) para hacer un cálculo geoestratégico sensato en el preciso momento en que debe tomar la decisión sobre su candidatura para 2024 lo que se ha puesto en tela de juicio.

En esta atmósfera de duda, Seymour Hersh, el legendario periodista de investigación estadounidense, lanzó su informe bomba, preguntando: ¿Se puede confiar (de nuevo) en que Biden no sea imprudente tras su errática decisión de volar el gasoducto de un estrecho aliado de la OTAN, Alemania? No, no se trata sólo de un caso de imprudencia (Nord Stream), sino de múltiples errores de juicio, dando lugar a la creciente ira del Estado Profundo dirigida a Biden, y más particularmente a su equipo cercano de neoconservadores con sus juicios políticos inmaduros.

 

Cómo Estados Unidos destruyó los gasoductos Nord Stream, por Seymour M. Hersh

 

No es difícil ver por qué las facciones dentro del Estado Profundo están “horrorizadas”: Los productos de la industria de defensa estadounidense se están consumiendo en Ucrania más rápido de lo que se pueden fabricar. La guerra está cambiando negativamente el cálculo estadounidense sobre China, a medida que el inventario militar estadounidense se consume en Ucrania, dejando la taquilla desnuda para otros desafíos. Y la guerra de Ucrania puede extenderse fácilmente por Europa del Este…

Biden ha puesto a la clase dirigente estadounidense en un aprieto: ¿Podemos imaginarnos a Estados Unidos levantando las manos y concediendo la victoria rusa? No. La OTAN podría desintegrarse ante un fracaso tan espectacular. ¿Se desesperará Biden? ¿Y, como muchos sospechan, apostará por redoblar la apuesta en una situación que empeora?

En resumidas cuentas, lo inesperado (para la élite occidental) es que puede que el mayor perdedor en la guerra contra Rusia sea el propio Estados Unidos.

El gobierno de Biden ha provocado una reacción concertada de la clase dirigente estadounidense contra la capacidad de Biden para tomar decisiones. El informe de Seymour Hersh, el informe de la Organización Rand, las entrevistas de The Economist con Zelensky y Zaluzhny, el informe del CSIS, el informe del FMI que muestra el crecimiento económico de Rusia -y las erupciones dispersas de la dura realidad que aparecen en los medios de comunicación- dan fe de que el círculo de desacuerdo con la gestión de Biden de la guerra de Ucrania está cobrando fuerza.

¿Puede Biden ser destituido? En teoría, sí: El 60% de los miembros jóvenes del Partido Demócrata no quieren que Biden vuelva a presentarse. La dificultad, sin embargo, radica en la profunda impopularidad de Kamala Harris como posible sucesora: La última prueba del desvanecimiento de Harris es un artículo muy crítico en el New York Times, lleno de desaprobación anónima por parte de demócratas de alto rango, muchos de los cuales la apoyaron en su día. Ahora están preocupados. Su temor, escribe Charles Lipson, es que sea casi imposible dejarla caer.

La respuesta de Occidente al enigma planteado por este inesperado “giro de los acontecimientos” es el recurso al maniqueísmo.

El discurso de Biden en Varsovia recurre al maniqueísmo radical para describir a Rusia como el centro de la batalla épica entre la luz y las fuerzas de la oscuridad. La eterna lucha que persiste, que debe librarse sin cesar y ganarse aplastantemente:

“Quédate con nosotros. Estaremos con vosotros. Avancemos… con el compromiso permanente de ser aliados no de la oscuridad, sino de la luz. No de la opresión, sino de la liberación. No de cautiverio, sino, sí, de libertad”, dijo Biden en Varsovia.

Pero Biden no ofreció a su audiencia ningún plan concreto. En Varsovia, con las arenas del tiempo agotándose en su “proyecto” de Ucrania, y con los “realistas” estadounidenses y los “halcones” chinos ganando más tracción en casa, Biden elevó la lucha del plano literal al metafísico. El maniqueísmo no es nada nuevo: se trata de un antiguo culto con profundas raíces en el cristianismo latino (y es probable que Biden suscriba, al menos en parte, la idea de ver a Putin como el Demiurgo, el anti-Dios “oscuro”).

En pocas palabras, con ello está tratando de cimentar el arraigado ethos misionero de Estados Unidos en una guerra “eterna” contra el “mal” ruso. Espera vincular a la clase dirigente estadounidense a la lucha metafísica por la “luz”. Pretende imponerse a los realistas que piden un cambio de política.

Pero, ¿a dónde nos llevará esto? ¿Serán los Estados Unidos los grandes perdedores? Esta es la lucha que se está librando ahora en la política estadounidense: el resultado de Ucrania se decidirá efectivamente en la “guerra” interna de Estados Unidos.

Podría ser peor. Sí”, de hecho, la clase dominante estadounidense está aterrorizada de que su mal manejo colectivo de la cuestión de Ucrania y las relaciones con el presidente Xi podrían haber provocado su peor pesadilla: Rusia y China avanzando hacia un pacto de defensa mutua.

Hablando claro, la capacidad de fabricación (y por lo tanto la capacidad potencial de producción de armas) de China por sí sola es equivalente a la de EE.UU. y Europa juntos …

 

Fuente:

Alastair Crooke, en Al Mayadeen: Icarus defies hubris: Are Biden’s ‘Wings’ melting?

Contenidos

Por José Luis Preciado La noche del 14 de abril Irán lanzó numerosos misiles y drones sobre Israel, justificando el ataque como legítima defensa...

Contenidos

En medio de esta incertidumbre, el mundo observa con cautela los movimientos de las potencias mundiales, a la espera de que se desvele el...

Contenidos

En un artículo publicado por el diario El Común, el patriota argentino Rubén Darío Guzzetti advierte cómo el sistema imperial occidental, aunque esté en...

Contenidos

Por Mente Alternativa El 9 de abril el ministro de exteriores británico, barón Lord David Cameron, anunció que el Reino Unido seguirá armando a...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram