Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Israel está destruyendo deliberadamente los edificios de los medios de comunicación en Gaza para encubrir los crímenes de guerra que seguirán

Por Eva Bartlett

La destrucción de dos importantes edificios de Gaza que albergaban 20 medios de comunicación era tan sorprendente como previsible. La historia demuestra que si los medios de comunicación no están cerca para documentar los crímenes de guerra de Israel, es mucho más fácil que los cometa.

El martes, Israel bombardeó la Torre Al-Jawhara, de 10 plantas, provocando su derrumbe. Antes de hacerlo, había advertido “benévolamente” que los ataques aéreos estaban por llegar. Al día siguiente, bombardeó la torre Al-Shorouk, de 14 plantas, también avisando de que iba a hacerlo.

Según la mayoría de los informes, los edificios fueron evacuados antes de ser arrasados. Sin embargo, sin estos medios de comunicación, la información sobre otros crímenes de guerra de Israel se dejará en gran medida en manos de los pocos medios de comunicación que quedan y de los periodistas ciudadanos.

Los edificios eran significativos. Una declaración de la Federación Internacional de Periodistas (FIP) señaló que el edificio Al-Jawhara albergaba las oficinas de 13 instituciones de medios de comunicación y ONG. Y un aviso del Comité para la Protección de los Periodistas señaló que el edificio Al-Shorouk albergaba al menos siete medios de comunicación.

Otra declaración del mismo comité decía que el ejército israelí había defendido su bombardeo del edificio por correo electrónico, afirmando extrañamente que había “actuado dentro del derecho internacional”, alegando que el edificio Al-Jawhara albergaba oficinas militares y de inteligencia de Hamás, y diciendo que el edificio Al-Shorouk era una base para las oficinas de inteligencia militar de Hamás y una “infraestructura para comunicar información táctico-militar”.

Pocos minutos después de la destrucción del edificio Al-Shorouk, hablé por teléfono con Shadi Ali, un productor que había trabajado allí durante diez años y que estaba comprensiblemente devastado por lo ocurrido. Me habló de las ocasiones anteriores en las que Israel había bombardeado el edificio, en 2009, 2012 y 2014.

“Yo estaba allí en 2012. Mi oficina estaba en el piso 14 cuando fue atacado a las 6 de la mañana. Estaba durmiendo; sólo había dormido una hora y media cuando fue alcanzado por dos misiles en el último piso”, me dijo. “Cuando lo bombardearon en 2014, habíamos tomado precauciones y lo habíamos dejado ya. Impactaron en la planta 15, destruyéndola por completo. Nuestro piso se convirtió en el último piso después de eso”.

El edificio estaba en una calle principal de Gaza, Omar Mukhtar, rodeada de edificios de apartamentos residenciales. Le pregunté si sabía si había habido víctimas esta vez. Respondió: “Estamos esperando, porque a menudo vuelven a atacar poco después, sabiendo que la gente ha venido a buscar víctimas”.

He sido testigo de esta táctica con mis propios ojos. En enero de 2009, mientras acompañaba a los médicos de la Media Luna Roja palestina, uno de los cadáveres que los médicos recuperaron fue el de una tal Kiffah Lum Towwak, de 35 años, asesinada por un ataque con misiles israelíes en el patio de su casa en Jabaliya, apenas unos minutos después de un ataque que mató a un familiar que vivía en la misma casa.

Ese mismo mes, me encontraba en el interior del edificio Al-Shorouk, ahora destruido, y acababa de terminar una entrevista con RT sobre lo que había visto mientras viajaba en ambulancias en las zonas extremadamente peligrosas del norte de Gaza. Poco después de terminar la entrevista, Israel bombardeó el edificio al menos siete veces. Afortunadamente, los bombardeos no destruyeron el edificio y pudimos bajar las escaleras para ponernos “a salvo” (aunque en realidad ningún lugar era seguro).

 

El edificio de Al-Shorouk volvió a ser bombardeado una semana después. Reporteros sin Fronteras y el Comité para la Protección de los Periodistas condenaron el bombardeo y señalaron que los militares israelíes se habían puesto en contacto con Reuters (que tenía una oficina en el interior) “minutos antes del ataque para confirmar la ubicación de su oficina en Gaza”, y habían explicado que no sería un objetivo.

En noviembre de 2012, informé desde un hospital de Deir al-Balah, en el centro de Gaza, tras los ataques israelíes, y documenté la destrucción de puentes y otras infraestructuras, además de visitar los edificios de los medios de comunicación que habían sido blanco de los ataques. En aquel momento escribí: “Al menos tres periodistas palestinos murieron en los ataques israelíes de noviembre de 2012 contra Gaza, y se informó de que al menos 12 resultaron heridos. El edificio Sharook sufrió daños en sus pisos superiores a causa de varios bombardeos, incluyendo misiles de drones y posiblemente de helicópteros Apache. El edificio que alberga Aqsa TV y otras oficinas de medios de comunicación también sufrió importantes daños en sus pisos superiores.”

El CPJ informó: “Una serie de ataques aéreos que comenzaron a primera hora del domingo y continuaron hoy tuvieron como objetivo dos edificios, la Torre Al-Shawa y Housari y la Torre Al-Shuruq, que son conocidos por albergar a numerosas organizaciones de noticias internacionales y locales, según los informes de prensa. Al menos siete periodistas resultaron heridos en el primer ataque. Khader al-Zahhar, camarógrafo de Al-Quds TV, perdió la pierna derecha”.

Contar con periodistas sobre el terreno en un lugar como éste es fundamental. En anteriores guerras contra Gaza, Israel ha cometido una letanía de crímenes de guerra, entre ellos, en 2009, apuntar con una bomba de flecha y matar a un médico palestino uniformado mientras trabajaba para salvar a los civiles heridos; disparar más bombas de dardos sobre los dolientes al día siguiente, matando a seis, incluida una mujer embarazada; apuntar con fuego de francotirador a dos médicos con los que estaba, durante las horas de alto el fuego; asesinar a niños y bebés; bombardear con drones a un niño de 14 años durante las horas de alto el fuego; hacer llover fósforo blanco sobre zonas civiles de toda Gaza; bombardear una escuela que albergaba a desplazados; bombardear hospitales y bombardear repetidamente una casa en la que los soldados israelíes habían obligado a entrar a 60 miembros de una familia numerosa, matando a 26, entre ellos 10 niños y siete mujeres.

Y eso fue sólo en 2009. En 2012 y 2014, Israel volvió a cometer más crímenes de guerra incalificables, destruyendo barrios enteros y masacrando a sus habitantes, bombardeando a niños en una playa y atacando con drones a un adolescente horas antes del alto el fuego, entre muchos otros.

Y ahora, después de unos días de bombardeos israelíes, están saliendo informes horribles de Gaza, incluyendo relatos de palestinos muertos por lo que se cree que es gas tóxico, y bombardeos de precisión israelíes que matan a familias enteras. Hasta el 14 de mayo, el Ministerio de Sanidad de Gaza informaba de al menos 119 muertos, entre ellos 31 niños.

Mientras tanto, en toda la Palestina ocupada, los israelíes piden la muerte de los palestinos, con un rabino que supuestamente dijo: “¡Os pido que matéis a todos los árabes!” y otros que utilizan Facebook y Telegram para organizar turbas de ataque. Y recientemente se informó de que “el ministro de Defensa de Israel, Benny Gantz, amenazó con más destrucción de la que ordenó en Gaza en 2014. En ese momento, era el jefe del Estado Mayor de Israel al mando del asalto de 51 días que mató a más de 2.200 palestinos, incluidos 551 niños.”

También se informa del llamamiento de un diputado israelí para que el ejército israelí “aplane la Franja”. Esto no es nada nuevo. Como escribí en 2014, “durante los ocho días de matanza, las figuras israelíes llamaron a “devolver a Gaza a la Edad Media, destruyendo toda la infraestructura, incluyendo las carreteras y el agua”, y a “aplanar toda Gaza”. No debería haber electricidad en Gaza, ni gasolina ni vehículos en movimiento, nada’, dijeron el viceprimer ministro israelí Eli Yishai y Gilad Sharon respectivamente.”

La oleada de bombardeos de Israel contra objetivos de los medios de comunicación ha sido condenada con razón. El Sindicato de Periodistas Palestinos declaró que “el ataque a las sedes de los medios de comunicación en el brutal bombardeo de Gaza forma parte de los crímenes de guerra en toda regla cometidos por las autoridades de ocupación israelíes contra el pueblo palestino”, y pidió a las Naciones Unidas y a la Cruz Roja “que proporcionen protección urgente a los periodistas y a los medios de comunicación, y que activen la resolución 2222 del Consejo de Seguridad (que incluye la protección de los periodistas) y obliguen a la ocupación a cumplirla [sic]”.

El CPJ declaró: “Es totalmente inaceptable que Israel bombardee y destruya las oficinas de los medios de comunicación y ponga en peligro la vida de los periodistas, sobre todo porque las autoridades israelíes saben dónde se encuentran esos medios”. Y la Federación Internacional de Periodistas declaró: “La comunidad internacional no puede hacer la vista gorda ante las violaciones sistemáticas de los derechos humanos y los ataques deliberados contra medios de comunicación y periodistas. Hay que tomar medidas urgentes para que los responsables de estos crímenes rindan cuentas a nivel internacional”.

Sin embargo, aunque los comités de protección de periodistas han condenado los recientes bombardeos israelíes contra edificios de medios de comunicación en Gaza, los medios corporativos occidentales no lo han hecho en general. Imagínense, sin embargo, si esto ocurriera en Siria: si los aviones sirios o rusos bombardearan y arrasaran premeditadamente los edificios de los medios de comunicación allí. Eso sería noticia de primera plana durante días, si no semanas.

 

Volvería a Gaza para informar sobre este horror si pudiera entrar, pero eso es imposible: Israel no me dejaría entrar, y no permite la entrada de periodistas en general.

En diciembre de 2008, según informó RSF, Israel declaró la Franja de Gaza “zona militar cerrada” y negó el acceso a los periodistas que trabajan para los medios de comunicación internacionales. Y ahora, como me dijo Shadi Ali el otro día, Israel sabe que no hay muchos extranjeros en Gaza para informar de lo que ocurre. Hay un bloqueo mediático, además del brutal asedio a Gaza y los bombardeos de Israel.

“Israel cometerá muchos crímenes en Gaza, mientras los medios de comunicación extranjeros no estén presentes”, predijo Ali. Y tiene razón. Como Israel amenaza con invadir por tierra, la protección de los edificios de los medios de comunicación y de los periodistas se vuelve aún más importante, porque Israel cometerá más crímenes de guerra. Ya han prometido hacer arder Gaza.

 

 

Israel reconoce que bombardeó y ‎destruyó medios de prensa en Gaza

El gobierno de Israel justificó el bombardeo y destrucción total del edificio que albergaba el canal ‎de televisión palestino Al-Aqsa TV alegando que esa televisora pertenece al movimiento Hamas y está clasificada como terrorista en Israel

Israel justificó igualmente el bombardeo y destrucción total del edificio (ver foto) que albergaba los ‎estudios de la televisora qatarí Al-Jazeera y las oficinas de la agencia de prensa estadounidense ‎Associated Press (AP) en Gaza afirmando que allí se hallaba también la sede de la inteligencia ‎militar del Hamas. ‎

La agencia de noticias AP ha declarado que no tenía conocimiento de alguna presencia del Hamas en el edificio pero el ‎gobierno de Israel respondió que AP no sabe hacer su trabajo si no sabe quiénes son sus vecinos. ‎

Sin embargo, Israel se negó a mostrar pruebas de la presencia de la inteligencia militar del ‎Hamas en el edificio que albergaba las instalaciones de AP y de Al-Jazeera en Gaza. ‎

El ataque y destrucción intencional de medios de prensa es un crimen de guerra. ‎

 

 

Netanyahu: Israel usará presión política para sabotear investigación por crímenes de guerra de CPI

 

Fuentes:

RT: Israel is deliberately obliterating media buildings in Gaza to cover up the war crimes that will follow.

Red Voltaire: Israel reconoce que bombardeó y ‎destruyó medios de prensa en Gaza.

Contenidos

La teniente coronel retirada de la USAF, Karen Kwiatkowski, considera que los únicos factores que unen hoy al Congreso de los Estados Unidos son...

Contenidos

Por Mente Alternativa La Corte Internacional de Justicia (CIJ) ordenó este viernes a Israel detener inmediatamente su ofensiva en Rafah, al sur de la...

Contenidos

Por Mente Alternativa En las últimas 48-72 horas previas al trágico accidente de helicóptero en el que murió el presidente iraní Ibrahim Raisi, Irán...

Contenidos

Por Mente Alternativa Después de que el fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI) solicitó una orden de arresto contra el primer ministro...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram