Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Gaza es el espejo de la humanidad

Quienes realmente busquen soluciones a la guerra, en cualquier lugar, deben saber identificar cómo prácticamente cualquier conflicto “local” en el mundo actual (en Europa, Asia, América del Sur, África) puede explicarse desde el punto de vista de la insistencia obstinada y probablemente terminal de la angloesfera decadente y la necesidad de preservación violenta de su condenado sistema monetario y del poder despótico que conlleva a través de la guerra, escribe Dennis Speed en un artículo publicado por EIRNS. Las naciones BRICS-Plus avanzan en su marcha desde la pobreza hacia la independencia económica, y eso no le sienta nada bien a su Satánica Majestad, Carlos III de Inglaterra, y a su infernal “Oficina Colonial” ahora ampliada para incluir al Departamento de Estado de los Estados Unidos. Los ex primeros ministros británicos Tony Blair (laborista) y David Cameron (conservador) están siendo reubicados en sus puestos mientras el establishment británico teme que ya no está en condiciones de exigir un “Gran Reseteo” maltusiano. La destrucción de los tres monoteísmos, mediante el proceso de guerra, incluido el posible uso de un arma nuclear “táctica”, no es más que un “daño colateral” de la impía Cruzada que está llevando a cabo Su Satánica Majestad. Después de todo, las Fuerzas de Defensa de Israel ya han lanzado 30 mil toneladas de bombas sobre Gaza, aproximadamente equivalentes en tonelaje, si no en poder destructivo, a las dos armas nucleares utilizadas contra Hiroshima y Nagasaki. Y, a partir de ahora, el peligro sólo aumentará. Por lo que ha llegado el momento en que ideas y soluciones como las del fallecido economista y estadista Lyndon LaRouche, basadas en la transformación físico-económica de los niveles de vida de millones de personas, deben volverse hegemónicas en vez de considerarse meras soluciones “políticas”. El regreso a una cordura relativa requerirá también la reafirmación de la diferencia esencial entre los seres humanos y los animales, y la superación de la idea de que el hombre es una bestia que devora a otros con tal de subsistir. Es cierto que, durante siglos, los cruzados “cristianos”, los yihadistas “musulmanes” y los vigilantes “judíos” han asesinado a inocentes en masa en nombre de Dios; pero ¿por qué no aprovechar este momento para poner fin a esa práctica, que huele más a la sangrienta tradición de los ritos paganos de la casa griega de Atreo que a un monoteísmo divinamente inspirado?

 

 

Por Dennis Speed

Mientras Su Satánica Majestad, el Príncipe Carlos de Inglaterra, y su infernal “Oficina Colonial”, ahora ampliada para incluir al Departamento de Estado de los Estados Unidos, posicionan a la pérfida Albión para un asalto al estilo de la “Batalla de las Ardenas” contra la humanidad en la próxima conferencia COP28, la guerra mundial en dos frentes de la “anglosfera” contra Rusia y China está entrando en una fase nueva, potencialmente más destructiva. Y el peligro sólo aumentará, por lo que, ahora, ideas y soluciones únicas como las del fallecido economista y estadista Lyndon LaRouche, basadas en la transformación físico-económica de los niveles de vida de millones de personas, deben volverse hegemónicas en vez de considerarse meras soluciones “políticas”.

En el ámbito de las soluciones, el rey Mohammed VI de Marruecos, en un discurso reciente en el Foro Africano de Inversiones, describió el gasoducto Nigeria-Marruecos, un plan, que ya está en marcha, para llevar electricidad a 400 millones de personas de la región africana del Sahel a través de un proyecto conjunto con Nigeria y otras 14 naciones, que “permitirá a todos los países a lo largo de la ruta del oleoducto tener acceso a suministros de energía confiables…” El oleoducto de 5.300 kilómetros conectaría Nigeria, Benin, Togo, Ghana, la Costa de Marfil, Liberia, Sierra Leona, Guinea, Guinea-Bissau, Gambia, Senegal y Mauritania), terminando en Tánger, Marruecos y Cádiz, España.

Esta es la perspectiva del movimiento “El colonialismo ha terminado” de las naciones BRICS-Plus, que avanzan en su marcha desde la pobreza hacia la independencia económica. Esto no le sienta bien a Carlos, ni a los administradores del Imperio como Barack Obama, Tony Blair, el ex Gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, o la multitud de aparatos militares de la “OTAN Verde” que llevan a cabo guerras de destrucción que colocan al mundo a sólo un gatillo de una guerra termonuclear. Todos los que realmente busquen soluciones a la guerra, en cualquier lugar, deben insistir en que cualquier conflicto “local” en el mundo actual (en Europa, Asia, América del Sur, África) sea visto desde el punto de vista de la insistencia obstinada y probablemente terminal de la anglosfera moribunda en la necesidad de preservación violenta de su condenado sistema monetario y del poder despótico que conlleva, a través de la guerra. Sin embargo, cualquiera que sea su capacidad de destrucción, la autoridad moral de la anglosfera en el mundo, y también internamente, en cualquier caso, prácticamente se ha evaporado.

Inevitablemente, un retorno a una relativa cordura requerirá una reafirmación de la diferencia esencial entre seres humanos y animales, como han dejado demasiado claro los comentarios bestiales de ciertos miembros del gabinete israelí sobre el pueblo de la Franja de Gaza. Por ejemplo, dado que los tres monoteísmos, el judaísmo, el cristianismo y el islam, todos los cuales consideran a Jerusalén como su centro espiritual, evitan el sacrificio humano en general y el sacrificio de niños en particular, ¿por qué los líderes religiosos de los tres no han combinado fuerzas para exigir el fin de las matanzas en Gaza? Los cruzados “cristianos”, los yihadistas “musulmanes” y los vigilantes “judíos” han asesinado en masa a inocentes, en nombre de Dios, durante siglos, es cierto; pero ¿por qué no aprovechar este momento para poner fin a esa práctica, que huele más a la sangrienta tradición de los ritos paganos de la casa griega de Atreo que a un monoteísmo divinamente inspirado? El diálogo De Pace Fidel de Nicolás de Cusa debe circular lo más ampliamente posible entre posibles figuras religiosas y de otro tipo que estén dispuestas a, en las actuales “discusiones políticas”, superar la idea del hombre como una bestia.

El testimonio de un médico noruego que ha trabajado en el Hospital Al-Shifa en la ciudad de Gaza durante 16 años; el testimonio de una enfermera de Estados Unidos, que trabaja en Gaza, sobre cómo sus compañeros de trabajo palestinos evitaron que muriera de hambre y estuvieran a salvo, incluso cuando recibieron noticias de que sus familiares habían muerto en los bombardeos en curso, y que ella “Regresaría a Gaza en un abrir y cerrar de ojos”, si se le permitiera hacerlo; el anuncio del gobierno de Belice de que suspenderá las relaciones diplomáticas con Israel porque “a pesar de nuestras solicitudes, Israel no ha puesto fin a sus violaciones del derecho internacional humanitario ni ha permitido que los trabajadores de socorro alivien el sufrimiento de millones de habitantes de Gaza”; y la denuncia del presidente brasileño Lula de que Israel “mata a personas inocentes sin ningún criterio”: estas declaraciones no son partidistas, pero reflejan la agitación de la conciencia del mundo. Pero debemos ir más allá de eso.

¿Es cierto que la matanza de civiles en Gaza es un subproducto o el objetivo real en Gaza? ¿Fue el ataque de Hamás, digan lo que digan sobre su innegable brutalidad, una acción militar esencial y necesaria desde el punto de vista de Hamás que, de hecho, ha logrado elevar una vez más la causa del pueblo palestino a la atención mundial? Algunos, como el analista Scott Ritter, sostienen eso. Este tipo de preguntas están saliendo a la superficie en las conversaciones cotidianas, en múltiples lugares, en todo el mundo, particularmente en el mundo transatlántico. Esa es una buena cosa. Pero lamentablemente no llega a afrontar la verdadera tarea que tiene ante sí el mundo.

El presidente Widodo de Indonesia, una nación predominantemente musulmana de 277 millones de habitantes, la cuarta más grande del mundo, planteó el asunto del suroeste de Asia al presidente Biden el lunes 13 de noviembre, incluso antes de que comenzaran su visita oficial. “Indonesia hace un llamamiento a Estados Unidos para que haga más para detener las atrocidades en Gaza. El alto el fuego es imprescindible por el bien de la humanidad”. El martes, Washington fue el escenario de una manifestación “pro-Israel” de más de 100.000 personas (las autoridades informaron que fueron 200.000) con los congresistas Richie Torres, Brett Gelman, el presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, y el senador Chuck Schumer entre los oradores. Precisamente el pasado sábado 11 de noviembre, unas 300.000 personas se manifestaron en Londres contra las acciones militares israelíes. Cada día se producen decenas de manifestaciones y huelgas. El presidente francés Macron se vio obligado a retractarse de sus comentarios “casi humanos” de hace cinco días, cuando dijo que “no había justificación” para los bombardeos, en particular de hospitales, y pidió un alto el fuego. Luego, el domingo 12 de noviembre hubo una manifestación de 100.000 personas en París, momento en el que Macron ya había sido golpeado psicológicamente hasta someterlo. Pero, ¿estarían de acuerdo esos manifestantes con las opiniones de ciertos rabinos israelíes, como “los rabinos Yitzhak Shapira y Yosef Elitzur (quienes) escribieron explícitamente… en su libro de 2009 Torat Hamelej (La Torá del Rey), afirmando que… los bebés a menudo pueden ser un obstáculo en el camino de matar al enemigo y que, por tanto, se permite matarlo. Además, escribieron que su asesinato está permitido bajo la justificación de que estos bebés ‘crecerán para hacernos daño’”. Claramente, hay una batalla importante por la conciencia de la humanidad, y nuestras fuerzas, con nuestro método, pueden ganarla.

Los ex primeros ministros británicos Tony Blair (laborista) y David Cameron (conservador) están siendo reubicados en sus puestos mientras el establishment británico teme que ya no está en condiciones de exigir un “Gran Reseteo” maltusiano. La destrucción de los tres monoteísmos, mediante el proceso de guerra, incluido el posible uso de un arma nuclear “táctica”, no es más que un “daño colateral” de la impía Cruzada que está llevando a cabo Su Satánica Majestad. Después de todo, las Fuerzas de Defensa de Israel ya han lanzado 30.000 toneladas de bombas sobre Gaza, aproximadamente equivalentes en tonelaje, si no en poder destructivo, a las dos armas nucleares utilizadas contra Hiroshima y Nagasaki. Ucrania, con sus más de 500.000 muertos, prácticamente ha desaparecido, temporalmente, del debate. Recordemos a aquellos de fe abrahámica que cuando Abraham intentó sacrificar a su hijo Isaac “en obediencia a Dios”, una voz se lo impidió. “Y el ángel del Señor lo llamó desde el cielo, y dijo: Abraham, Abraham; y él dijo: Aquí estoy. Y (el ángel) dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada. a él.” Nosotros, en el mundo transatlántico, debemos ser ahora los mejores ángeles de la humanidad, la mayoría de los cuales no sólo se han pronunciado contra estos crímenes actuales, sino que están buscando un camino a seguir que requiere nuestra victoria.

 

El plan anglo-estadounidense para convertir el conflicto de Oriente Medio en un choque de civilizaciones debe contrarrestarse atacando el sistema financiero transatlántico

 

Fuente:

Dennis Speed, en EIRNS: Gaza Is Humanity’s Mirror. Nov. 15, 2023.

Contenidos

Según un informe del jueves del periódico catarí The New Arab, citado por The Jerusalem Post, Estados Unidos aprobó una potencial operación israelí en...

Contenidos

Por Dennis Small La implicación más amplia del ataque con misiles y aviones no tripulados de Irán contra Israel el 14 de abril —lanzado...

Contenidos

Israel se enfrenta ahora al dilema de mantener su poder de disuasión sin alienar a sus aliados árabes y occidentales. ¿Cuál es la lógica...

Contenidos

En un artículo publicado por Declassified UK, el periodista John McEvoy revela la conexión entre más de una docena de aristócratas de la Cámara...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram