Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

De la grada al campo de batalla: los ultras neonazis de Ucrania ahora están en el frente de guerra y no en los estadios de fútbol

En Europa Occidental, los aficionados al fútbol que participan en protestas y revoluciones son a veces glorificados e idealizados. Muchos ultras tienen experiencia con la lucha y las armas. Decenas de ultras y hooligans ucranianos luchan desde 2014 en el Regimiento Azov, uno de los batallones de voluntarios paramilitares neonazis. El grupo ultranacionalista tiene vínculos con movimientos de extrema derecha en Europa. Las autoridades de seguridad suponen que varios centenares de ultraderechistas quieren participar en la guerra de Ucrania.
Como advierte Helga Zepp LaRouche, los hooligans en el fútbol y las pandillas de la red política neonazi de “Blood & Honour” son fenómenos de exportación británica que dejaron su huella en el Golpe de Maidan (Feb., 2014), luego en la Masacre de Mayo de Odessa, luego en Colonia con los disturbios de HoGeSa (Oct. 2014), y ahora, en el Batallón Azov.

 

ultras neonazis

 

Por Ronny Blaschke

En la madrugada del 24 de febrero, comienza la invasión rusa de Ucrania. Pocas horas después, los aficionados del club de fútbol Dinamo Kiev se manifiestan en las redes sociales. “Estamos preparados para luchar. Matamos a todos los ocupantes que vienen a nuestro país”, reza un post enmarcado con los colores nacionales ucranianos. “Es un llamamiento a todas las personas de honor: vayan a la embajada rusa y protesten. Dirígete a tu gobierno y ordénale que luche contra el enemigo común. Ucrania es un escudo para Europa. Juntos somos una potencia”.

La publicación se difunde en Telegram, Twitter y Facebook. Ultras y hooligans de otros clubes ucranianos también llaman a la resistencia en la red, por ejemplo del Metalist Kharkiv o del Arsenal Kiev. Piden voluntarios para unirse al ejército ucraniano. Hombres de hombros anchos y uniformados posan en las fotos. A veces llevan armas y banderas de garrote, y suelen ir enmascarados. En varios foros, los ultras publican vídeos de soldados y personas que huyen.

 

 

 

 

Poco después, los separatistas de las ciudades ucranianas orientales de Donetsk y Luhansk proclamaron las llamadas Repúblicas Populares. Los clubes de fútbol de esa región, el Shakhtyor Donetsk y el Sorja Luhansk, se exiliaron. Otros clubes se dieron de baja del juego. Cientos de aficionados se unieron al ejército y lucharon contra los separatistas. Otros que no pudieron huir a tiempo fueron encarcelados y algunos fueron liberados años después. Más de cincuenta ultras murieron en la guerra del este de Ucrania. Muchos volvieron traumatizados.

En Europa Occidental, los aficionados al fútbol que participan en protestas y revoluciones son a veces glorificados e idealizados. Así ocurrió tras la Primavera Árabe en Egipto en 2011, cuando los ultras tomaron posiciones en la plaza Tahrir contra el gobernante Mubarak. O tras las protestas de 2013 en Turquía, originadas en el Parque Gezi de Estambul. Se han escrito libros y realizado documentales sobre la movilización de los ultras. Ucrania desempeñó un papel fundamental. Pero la heroización enmascaró acontecimientos peligrosos.

Decenas de ultras y hooligans ucranianos luchan desde 2014 en el Regimiento Azov, uno de los batallones de voluntarios paramilitares. Es difícil decir exactamente cuántos son, porque las escenas son secretas. El grupo ultranacionalista tiene vínculos con movimientos de extrema derecha en Europa. En los foros pertinentes, los neonazis de Europa Occidental también se están movilizando para la guerra contra el “bolchevique” Putin, que cuenta con el apoyo de combatientes musulmanes de Chechenia. Las autoridades de seguridad suponen que varios centenares de ultraderechistas quieren participar en la guerra de Ucrania.

 

 

El fútbol desempeña un papel en la creación de redes. En las redes sociales circulan recomendaciones sobre cómo los combatientes voluntarios de Europa Occidental pueden llegar a la ciudad ucraniana occidental de Lviv a través de Polonia y desde allí al frente vía Kiev. También se mencionan los datos de contacto de los enlaces, como los ultras del club Karpati Lviv. Además, una foto muestra aparentemente a los hooligans del Dinamo Minsk, cerca de Kiev. Se opondrían así al dictador bielorruso Alexander Lukashenko, estrecho colaborador de Putin.

¿Pueden estas alianzas reforzar la extrema derecha en Europa? Una cosa es cierta: los miembros de la afición del Arsenal de Kiev, que se considera antifascista, también se están movilizando para la resistencia.

 

 

Más allá de Ucrania, miles de aficionados al fútbol adoptan una postura muy diferente ante la invasión rusa. Los ultras de Alemania, Polonia o Croacia expresaron su rechazo a Vladimir Putin con cánticos, pancartas y coreografías. Varios grupos están recogiendo dinero y donaciones en especie para Ucrania, organizando el transporte de los refugiados y organizando el alojamiento. Y lloran a las víctimas de la guerra y a los amigos caídos.

 

El eje Serbia-Moscú

Pero la condena de la guerra no es inequívoca en todas partes. En Serbia, los ultras de los grandes clubes mantienen amistad con Moscú: el Estrella Roja de Belgrado con el Spartak de Moscú, el Partizán con el ZSKA. En el derbi de la ciudad de Belgrado de hace quince días, los aficionados de Moscú también estuvieron presentes. Juntos corearon “Serbia y Rusia: hermanos para siempre”. Pero estas declaraciones no deben interpretarse como un entusiasmo por la guerra, dice el politólogo Alexander Mennicke. “Hay estos gritos casi en todos los derbis”.

Los grupos de aficionados de Belgrado y Moscú se consideran una “alianza fraternal”. Esto también quedó claro la semana pasada en un partido de la liga serbia entre el Estrella Roja y el FK Vozdovac. Algunos aficionados del Estrella Roja coreaban perceptiblemente “Rusia, Rusia”. A diferencia del FC Schalke 04, el Estrella Roja de Belgrado no se ha distanciado del patrocinador de su camiseta, Gazprom.

Durante años, el presidente serbio Aleksandar Vucic también cultivó las relaciones con el Kremlin. Esto también se aplica a Milorad Dodik, el representante serbio en la presidencia estatal de Bosnia-Herzegovina. Según una investigación de la red de medios de comunicación de investigación Birn, los hooligans serbios han luchado repetidamente en el lado ruso en el este de Ucrania en los últimos años.

¿Qué alianzas surgirán ahora? En la propia Rusia, los ultras parecen contener los mensajes políticos. El investigador Alexander Mennicke se encontró con un grafiti realizado por hinchas del Zenit de San Petersburgo. El mensaje: “Detener las guerras entre hermanos”. Al parecer, la represión masiva del gobierno ruso ya no permite un posicionamiento más claro.

 

Los hechos dan la razón a Putin: Una ‘banda de drogadictos y neonazis’ detentan ‎el poder en Kiev

 

Fuente:

Ronny Blaschke, en Neue Zürcher Zeitung: Vom Spielfeldrand aufs Schlachtfeld: Ultras stehen in der Ukraine nun an der Kriegsfront statt in den Fussballstadien.

Contenidos

Por Mente Alternativa En las últimas 48-72 horas previas al trágico accidente de helicóptero en el que murió el presidente iraní Ibrahim Raisi, Irán...

Contenidos

En un artículo publicado con motivo del 80 aniversario de la Gran Victoria contra el nazismo, el Vicepresidente del Consejo de Seguridad de la...

Contenidos

Por Mente Alternativa El exdiputado ucraniano Andrey Derkach ha revelado detalles sobre el escándalo de corrupción de Burisma relacionado con Hunter Biden. En una...

Contenidos

Por Mente Alternativa El intento de asesinato contra el Primer Ministro eslovaco, Robert Fico, tiene implicaciones internacionales, advierte Gretchen Small en una nota publicada...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram